Sobre el par­ti­do comu­nis­ta de Eus­kal Herria por Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak


El Esta­do sólo pue­de tener su ori­gen en el con­sen­ti­mien­to de los indi­vi­duos; si fal­ta éste, fal­ta igual­men­te la legi­ti­mi­dad, sien­do enton­ces líci­ta la resis­ten­cia”

John Lock (1632−1704)

John Lock no es, evi­den­te­men­te, un filó­so­fo mar­xis­ta. No podía haber­lo sido, pero sí un pre­cur­sor de las moder­nas demo­cra­cias for­ma­les bur­gue­sas. Si lo men­cio­na­mos es para dar­nos cuen­ta de has­ta qué pun­to la cien­cia polí­ti­ca ha esta­do espe­cial­men­te preo­cu­pa­da por el Esta­do, ese “Levia­tán” que rige y domi­na el des­tino de millo­nes de indi­vi­duos a lo lar­go de la His­to­ria. Pero, para ser más exac­tos, no es pro­pia­men­te a los indi­vi­duos a quien va diri­gi­da su exis­ten­cia sino a las cla­ses socia­les y al papel que desem­pe­ña en la lucha que éstas desa­rro­llan para no devo­rar­se entre sí.

Aho­ra sí, Marx y Engels retra­tan mucho mejor la natu­ra­le­za polí­ti­ca del Esta­do, como “el pro­duc­to y mani­fes­ta­ción del carác­ter irre­con­ci­lia­ble de las con­tra­dic­cio­nes de clase…una orga­ni­za­ción espe­cial de la fuer­za, una orga­ni­za­ción de la vio­len­cia para la repre­sión de una cla­se por otra”.

Pero es Lenin quien aña­de a esta carac­te­ri­za­ción el ele­men­to fun­da­men­tal que defi­ne al mar­xis­mo-leni­nis­mo, y es que la des­truc­ción del Esta­do bur­gués sólo podrá ser posi­ble, por regla gene­ral, median­te la revo­lu­ción vio­len­ta, que sus­ti­tu­ya el Esta­do bur­gués por el Esta­do pro­le­ta­rio, es decir, por la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. Y todo ello como paso pre­vio a la pro­pia des­apa­ri­ción del Esta­do en la medi­da en que des­apa­rez­can las cla­ses socia­les y, con ello, su nece­si­dad.

Este ele­men­to nuclear de la doc­tri­na mar­xis­ta, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, que no es otra cosa que la demo­cra­cia de y para la mayo­ría del Pue­blo en esa fase de trán­si­to al comu­nis­mo, es lo que dis­tin­gue a un mar­xis­ta de un peque­ño o un gran bur­gués ado­ce­na­do. (Lenin. “EL Esta­do y la revo­lu­ción”).

Eus­kal Herria se encuen­tra en una encru­ci­ja­da polí­ti­ca, una más de su más bien pro­ce­lo­sa exis­ten­cia. Los esta­dos impe­ria­lis­tas que la sojuz­gan han com­pren­di­do ya que no fun­cio­na el señue­lo de la “auto­no­mía”, gra­cias, todo hay que decir­lo, a una van­guar­dia aber­tza­le y socia­lis­ta que ha lucha­do a bra­zo par­ti­do por des­en­mas­ca­rar ese enési­mo dis­fraz seu­do-demo­crá­ti­co esta­tu­ta­rio, hijo de una Cons­ti­tu­ción demo­crá­ti­co-for­mal con la que el fran­quis­mo qui­so cam­biar su aspec­to para seguir con la domi­na­ción de la cla­se bur­gue­sa espa­ño­la y regio­na­lis­ta vas­co-nava­rra.

Y sólo así ha podi­do ser expul­sa­da del arma­zón demo­crá­ti­co-bur­gués una izquier­da aber­tza­le com­ba­ti­va e insu­mi­sa, con la com­pla­cien­te com­pli­ci­dad del vie­jo nacio­na­lis­mo, todo hay que decir­lo, que espe­ra­ba here­dar a sus elec­to­res. Aho­ra se encuen­tra la bur­gue­sía vas­ca a la defen­si­va, en sus vie­jas casas-torre medie­va­les, las dipu­tacio­nes fora­les, sin pro­yec­to polí­ti­co ni estra­te­gia nacio­nal algu­na. Más aún, barrun­ta, no sin razón, que el unio­nis­mo social­fas­cis­ta espa­ñol se apres­ta a des­alo­jar­la tam­bién de sus últi­mos reduc­tos fora­les y muni­ci­pa­les en las elec­cio­nes de 2011.

Para la nación que es Eus­kal Herria es vital cons­ti­tuir­se en Esta­do, a fin de poseer los ins­tru­men­tos y meca­nis­mos jurí­di­co-polí­ti­cos que per­mi­tan avan­zar en la lucha de cla­ses y, en defi­ni­ti­va, en la pro­pia des­apa­ri­ción del Esta­do a lar­go pla­zo. Esta apa­ren­te para­do­ja ha sido resuel­ta por la vie­ja doc­tri­na comu­nis­ta que ya en las jor­na­das de Octu­bre de 1917 pro­cla­ma­ba la nece­si­dad de la toma del Poder polí­ti­co del Esta­do para poder lle­var la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa has­ta las pos­tu­ras bol­che­vi­ques de “todo el Poder a los soviets”.

Es evi­den­te que ni esta­mos en 1917 ni Eus­kal Herria es la Rusia zaris­ta. Cada pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio es úni­co, irre­pe­ti­ble y dia­léc­ti­co. Y la mis­ma nece­si­dad del Par­ti­do, como arie­te teó­ri­co de las masas tra­ba­ja­do­ras, adquie­re dis­tin­tas for­mas según las cir­cuns­tan­cias y la corre­la­ción de fuer­zas. Actual­men­te, las fuer­zas popu­la­res vas­cas for­man un con­glo­me­ra­do de cla­ses y frac­cio­nes de cla­se medias y popu­la­res.

Cier­ta­men­te el MLNV, en el que tra­ba­jan los cama­ra­das de EHK, apa­re­ce como fuer­za prin­ci­pal y motriz del blo­que popu­lar. La izquier­da aber­tza­le es una fuer­za polí­ti­ca estruc­tu­ra­da que ha demos­tra­do, has­ta la fecha, su poten­cia­li­dad. Ha con­se­gui­do aunar las fuer­zas aber­tza­les y pro­gre­sis­tas de par­te del pro­le­ta­ria­do pero tam­bién de un sec­tor nada des­pre­cia­ble de la peque­ña bur­gue­sía y frac­cio­nes del peque­ño empre­sa­rio.

Es, des­de esa pers­pec­ti­va, una estruc­tu­ra efi­caz, has­ta la fecha, como ins­tru­men­to de acu­mu­la­ción de fuer­zas tra­ba­ja­do­ras y de otros sec­to­res popu­la­res con que opo­ner­se a la oli­gar­quía espa­ño­la y a los sec­to­res de la bur­gue­sía vas­co espa­ño­la del PNV que la apo­yan.

La actual apues­ta polí­ti­ca del MLNV con­sis­te, jus­ta­men­te, en agru­par fuer­zas tra­ba­ja­do­ras y popu­la­res cuyo míni­mo común deno­mi­na­dor sea el dere­cho de la nación vas­ca a deci­dir su futu­ro polí­ti­co en liber­tad a la par que defien­de los intere­ses eco­nó­mi­cos y socia­les de esos sec­to­res; el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, en defi­ni­ti­va. Esa bási­ca y sim­ple rei­vin­di­ca­ción cons­ti­tu­ye, sin embar­go, el mayor argu­men­to polí­ti­co fren­te a los esta­dos fran­cés y espa­ñol, pues des­nu­da la raíz del con­flic­to que los enfren­ta a la nación vas­ca. Ese es, pues, su flan­co débil y por ello insis­ten aho­ra en des­viar la aten­ción fijan­do el inte­rés de la socie­dad vas­ca y espa­ño­la en la pura con­fron­ta­ción mili­tar. En este cam­po, el de la repre­sión, se sien­ten cómo­dos, dada su supe­rio­ri­dad de medios. Pero en la lid polí­ti­ca se hallan huér­fa­nos de muni­ción.

Pues bien, a la orga­ni­za­ción de comu­nis­tas vas­cos EHK se le abre aho­ra la posi­bi­li­dad de inci­dir de un modo más autó­no­mo en la direc­ción del pro­ce­so polí­ti­co de cam­bio que se vis­lum­bra. EHK podría dedi­car su tiem­po y su esfuer­zo en la cons­truc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de Eus­kal Herria. Cla­ro que, como en todo, habrían de valo­rar­se los bene­fi­cios y los incon­ve­nien­tes. El Par­ti­do es, por defi­ni­ción, un ins­tru­men­to, no un fin en sí mis­mo. Con­tri­bu­ye a agru­par a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias y seña­la la direc­ción del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Lo de menos es el nom­bre. Los comu­nis­tas no somos nomi­na­lis­tas: “gato blan­co o negro, lo impor­tan­te es que cace rato­nes”. De otra par­te, el Par­ti­do debe agru­par fuer­zas, deci­mos. Y cabría pre­gun­tar­se si la cons­ti­tu­ción- pre­ci­sa­men­te aho­ra- del Par­ti­do va a pro­pi­ciar un acer­ca­mien­to de otros comu­nis­tas y pro­gre­sis­tas a sus filas. Cier­ta­men­te que en Eus­kal Herria hay per­so­nas y colec­ti­vos comu­nis­tas que no se hallan inte­gra­dos en EHK y ante ello cabe pre­gun­tar­se con serie­dad ¿ Se pue­de pre­ten­der agru­par a las masas revo­lu­cio­na­rias en derre­dor de un Par­ti­do comu­nis­ta que ni siquie­ra ha podi­do aún agru­par a gen­tes y colec­ti­vos que se decla­ran a sí mis­mos expre­sa­men­te comu­nis­tas?. La cons­ti­tu­ción del Par­ti­do requie­re la nece­si­dad de hacer­lo, des­de lue­go. Es la fun­ción la que crea el órgano. Pero eso requie­re de una pre­mi­sa pre­via: ha de demos­trar­se que la cons­ti­tu­ción de una estruc­tu­ra polí­ti­ca nue­va es más nece­sa­ria y con­ve­nien­te que la actual. Actual­men­te, como se sabe, EHK fun­cio­na de un modo autó­no­mo den­tro de un colec­ti­vo popu­lar, el MLNV. Cabría pues pre­gun­tar­se si no sería más acer­ta­do tra­tar de seguir inci­dien­do en esta estruc­tu­ra exis­ten­te, en la que fun­cio­na­mos razo­na­ble­men­te bien, has­ta que exis­ta la sufi­cien­te “masa crí­ti­ca” comu­nis­ta que acon­se­je adop­tar una estruc­tu­ra pro­pia y dis­tin­ta, en for­ma de Par­ti­do.

En efec­to. No se tra­ta de dupli­car car­gos y tareas por­que sí, o por­que así se hizo en tal o cual coyun­tu­ra his­tó­ri­ca. Hay que demos­trar su nece­si­dad con­cre­ta y actual y ello en la medi­da en que, por otra par­te, la orga­ni­za­ción vigen­te no encuen­tre ya come­ti­do ni fun­ción. ¿Qué ven­ta­ja aña­di­da nos apor­ta aho­ra la cons­ti­tu­ción de una estruc­tu­ra de Par­ti­do que no poda­mos rea­li­zar con nues­tra actual for­ma orga­ni­za­ti­va? Es difí­cil adver­tir algu­na.

Se cons­ti­tu­ye un Par­ti­do para inci­dir de mejor modo en la orga­ni­za­ción de los y las comu­nis­tas y de las masas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Pero antes de todo hay que demos­trar que, como comu­nis­tas, sabe­mos ana­li­zar mejor que nadie la reali­dad que nos rodea, es decir, y en pri­mer lugar, que sabe­mos com­pren­der mejor a las per­so­nas y colec­ti­vos de nues­tro Pue­blo, sus intere­ses y nece­si­da­des. Y esa tarea empie­za tra­ba­jan­do con las bases popu­la­res. Y cuan­do esa masa popu­lar advier­te la jus­te­za y acier­to del aná­li­sis comu­nis­ta, enton­ces y sólo enton­ces, apa­re­ce el inte­rés por agru­par­se en el Par­ti­do comu­nis­ta.

Y aho­ra refle­xio­ne­mos un ins­tan­te y pre­gun­té­mo­nos si, de ver­dad, la masa de tra­ba­ja­do­res vas­cos o, si se quie­re, la par­te de ellos más com­ba­ti­va o sus­tan­cial ha repa­ra­do en EHK como la estruc­tu­ra polí­ti­ca refe­ren­cial en la actual coyun­tu­ra. Pare­ce­ría vani­do­so por nues­tra par­te res­pon­der afir­ma­ti­va­men­te a esta pre­gun­ta.

EHK es una orga­ni­za­ción cono­ci­da y, si se quie­re, res­pe­ta­da y con­si­de­ra­da den­tro del MLNV, pero no cons­ti­tu­ye, AUN, el refe­ren­te polí­ti­co nuclear de la Uni­dad Popu­lar. Tarea de todos los comu­nis­tas vas­cos es lograr que lo sea y en un pla­zo razo­na­ble. Enton­ces, y sólo enton­ces, podre­mos sope­sar la crea­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de Eus­kal Herria. Mien­tras tan­to toca tra­ba­jar, y duro, por inci­dir en la línea polí­ti­ca tác­ti­co-estra­té­gi­ca del MLNV, en apor­tar los mejo­res aná­li­sis y las pro­pues­tas más acer­ta­das para que lo que aho­ra es una acu­mu­la­ción de fuer­zas popu­la­res inter­cla­sis­tas vaya tor­nan­do su direc­ción hacia el socia­lis­mo y la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, esto es, hacia la demo­cra­cia de la mayo­ría y para la mayo­ría en el seña­la­do y segu­ra­men­te lejano obje­ti­vo de la des­apa­ri­ción del Esta­do, es decir, de la des­apa­ri­ción de las cla­ses socia­les, hacia la socie­dad comu­nis­ta.

¿Quién se pue­de atre­ver a afir­mar enton­ces que los comu­nis­tas no apor­ta­mos a la izquier­da aber­tza­le?

EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *