MGR:Venezuela nece­si­ta una revo­lu­ción de ver­dad por Gue­va­rian­do

Cuan­do han pasa­do lar­gos diez años del gobierno de Hugo Chá­vez, el MGR cree nece­sa­rio entre­gar una opi­nión que ayu­de a las tra­ba­ja­do­ras, tra­ba­ja­do­res y explo­ta­dos de la ciu­dad y el cam­po, a cla­ri­fi­car el esce­na­rio con el que se enfren­tan y se enfren­ta­rán en el futu­ro.

Mucha tin­ta se ha gas­ta­do en Vene­zue­la como en el res­to del mun­do, sobre el famo­so “pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano”. Por razo­nes diver­sas, pero por sobre todo basa­dos en el opor­tu­nis­mo polí­ti­co, muchos sec­to­res de la izquier­da capi­ta­lis­ta han entre­ga­do cer­ti­fi­ca­dos revo­lu­cio­na­rios al gobierno de Vene­zue­la. Los más osa­dos, han crea­do toda una suer­te de cate­go­rías que les per­mi­ta dar un sus­ten­to teó­ri­co al expe­ri­men­to que se rea­li­za en nues­tro país. Es así que sur­ge el ya gas­ta­do argu­men­to del socia­lis­mo del siglo XXI y todos los deri­va­dos que de allí se des­pren­den.

Pero si uno quie­re aden­trar­se en for­ma real en el pro­ce­so social y polí­ti­co vene­zo­lano, se encon­tra­rá con muchas sor­pre­sas que pro­vo­ca­rán algo más que un des­en­can­to para un des­pre­ve­ni­do admi­ra­dor del “pro­ce­so”.

Pro­po­ne­mos una revi­sión some­ra de algu­nos de los con­cep­tos que le dan sus­ten­to teó­ri­co al actual pro­ce­so empe­zan­do a cono­cer más allá de nues­tros deseos, cual es la reali­dad del “socia­lis­mo boli­va­riano”.

La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na.

Bajo este nom­bre se ini­cio el actual perio­do de gobierno de Vene­zue­la, que aus­pi­cia­ba ver­da­de­ros cam­bios en rela­ción con la cuar­ta repú­bli­ca. El con­cep­to revo­lu­ción has­ta enton­ces impli­ca­ba una rup­tu­ra estruc­tu­ral, eco­nó­mi­ca y social con el sis­te­ma ante­rior, o sea el capi­ta­lis­mo, pero a par­tir de enton­ces, este mis­mo con­cep­to es vacia­do de con­te­ni­do y empie­za a expre­sar una cosa muy dis­tin­ta.

La revo­lu­ción boli­va­ria­na se plan­tea hacer­la en for­ma pací­fi­ca, pero ade­más con el con­cur­so y par­ti­ci­pa­ción de quie­nes man­te­nían el sis­te­ma en fun­cio­na­mien­to, o sea la bur­gue­sía.

La elec­ción de la vota­ción como medio de supera­ción de con­tra­dic­cio­nes y dife­ren­cias, es la apues­ta de quie­nes diri­gen el pro­ce­so, y para esto es menes­ter acep­tar y par­ti­ci­par de las reglas del jue­go bur­gués. Esta acep­ta­ción impli­có no solo el reco­no­ci­mien­to del Esta­do y de sus ins­ti­tu­cio­nes y leyes, sino pre­sen­tar­se como alter­na­ti­va de admi­nis­tra­ción de ese mis­mo Esta­do, ins­ti­tu­cio­nes y leyes.

De tal for­ma que se renun­cia des­de el ini­cio a rea­li­zar una revo­lu­ción de ver­dad en el país que cam­bie el tipo de Esta­do, sus ins­ti­tu­cio­nes, su sis­te­ma eco­nó­mi­co, la pro­pie­dad sobre los medios de pro­duc­ción y por lo tan­to, todo el sis­te­ma social.

Lo que se pro­po­ne en cam­bio es una modi­fi­ca­ción del orde­na­mien­to jurí­di­co, por medio de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te que en lo medu­lar, bus­ca­ba reor­de­nar la nue­va corre­la­ción de fuer­zas entre las cla­ses diri­gen­tes y no aca­bar con el sis­te­ma bur­gués de explo­ta­ción. La nue­va cons­ti­tu­ción en su arti­cu­la­do cen­tral, con­sa­gra el sis­te­ma de pro­pie­dad que se apli­ca des­de la fun­da­ción mis­ma de la repú­bli­ca, y por lo tan­to deter­mi­na la sobre viven­cia del capi­ta­lis­mo bajo un nue­vo orde­na­mien­to de cla­ses domi­nan­tes.

La revo­lu­ción pasó de un plu­ma­zo a repre­sen­tar solo el orde­na­mien­to y repar­ti­ción del poder de una nue­va alian­za de cla­ses que des­de ese momen­to, esta diri­gi­da a pre­ser­var el sis­te­ma y el Esta­do capi­ta­lis­ta de explo­ta­ción. Ya no es un pro­ble­ma el capi­ta­lis­mo, sino su admi­nis­tra­ción y solo es nece­sa­rio tener bue­nos y capa­ci­ta­dos geren­tes. Ese es pre­ci­sa­men­te el dis­cur­so inau­gu­ral de la nue­va eta­pa del pre­si­den­te Chá­vez.

La Revo­lu­ción como pro­ce­so y no como acto revo­lu­cio­na­rio.

Des­de ese momen­to la revo­lu­ción como con­cep­to, deja de ser un acto revo­lu­cio­na­rio eje­cu­ta­do por los explo­ta­dos para poner fin al sis­te­ma que los some­te. Ya no se tra­ta de ejer­cer su poder de cla­se expre­sa­do en un nue­vo sis­te­ma polí­ti­co, social y eco­nó­mi­co y en la cons­truc­ción de un nue­vo Esta­do, sino que pasa a ser un pro­ce­so inde­ter­mi­na­do en el tiem­po y en el espa­cio, que va len­ta­men­te cam­bian­do algu­nas reglas del jue­go, pero man­te­nien­do lo sus­tan­cial del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Esa es la esen­cia de los nue­vos con­cep­tos que ani­man la “revo­lu­ción boli­va­ria­na”, que no es otra cosa que cam­bios gra­dua­les que son per­mi­ti­dos den­tro del capi­ta­lis­mo por­que no hacen otra cosa que for­ta­le­cer­lo y brin­dar­le una base social que nun­ca tuvo. La con­sig­na “aho­ra Vene­zue­la es de todos”, expre­sa muy bien la con­ci­lia­ción de cla­ses que se pre­ten­de impo­ner en el país.

Es sin­to­má­ti­co que este expe­ri­men­to polí­ti­co, coin­ci­da en el tiem­po con el empu­je defi­ni­ti­vo para el derrum­be del blo­que de paí­ses que bajo la influen­cia de la URSS, decían repre­sen­tar el socia­lis­mo real. Este es un dato muy impor­tan­te, por­que repre­sen­ta un cam­bio de tiem­po his­tó­ri­co y tam­bién un cam­bio de para­dig­ma para gran par­te de la izquier­da a nivel inter­na­cio­nal que encuen­tra en el refor­mis­mo capi­ta­lis­ta, su nue­va cuna teó­ri­ca y un nue­vo mode­lo para jus­ti­fi­car su ban­ca­rro­ta teó­ri­co polí­ti­ca. La izquier­da capi­ta­lis­ta.

A par­tir de enton­ces, pode­mos hablar con pro­pie­dad del for­ta­le­ci­mien­to de la izquier­da capi­ta­lis­ta, o lo que es lo mis­mo, de la izquier­da del capi­ta­lis­mo. Este vira­je con­cep­tual es tam­bién el entie­rro defi­ni­ti­vo y con­sus­tan­cial aban­dono, de for­mas de orga­ni­za­ción y ejer­ci­cio de for­mas de lucha que pon­gan en entre­di­cho en for­ma real al sis­te­ma capi­ta­lis­ta de explo­ta­ción.

Para que todo esto haya ocu­rri­do, debie­ron pasar otros hechos que mar­can todo el tiem­po his­tó­ri­co que esta­mos vivien­do. Para cono­cer estos hechos, debe­mos des­te­rrar la mira­da frag­men­ta­da que exis­te sobre el desa­rro­llo his­tó­ri­co lati­no­ame­ri­cano, tan­to en lo social, polí­ti­co, eco­nó­mi­co y mili­tar.

Los ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos.

Si nos situa­mos en los años sesen­ta en ade­lan­te, pode­mos ver que apa­re­ja­do con la cri­sis capi­ta­lis­ta de aquel enton­ces, se desa­rro­lla un auge no solo en la movi­li­za­ción del movi­mien­to de masas a nivel pura­men­te rei­vin­di­ca­ti­vo, sino que en varios paí­ses se desa­rro­lla la movi­li­za­ción y el com­ba­te en torno a la exis­ten­cia del sis­te­ma mis­mo.

La radi­ca­li­dad de la pro­tes­ta, el con­te­ni­do de la mis­ma y las nue­vas for­mas orga­ni­za­ti­vas que se desa­rro­llan, se dan en un mar­co de cri­sis gene­ra­li­za­da del capi­ta­lis­mo, el cual se ve en la obli­ga­ción de pasar a otra eta­pa de explo­ta­ción y domi­na­ción por la decli­na­ción cons­tan­te de la tasa media de ganan­cia que se pro­du­ce en ese momen­to.

La res­pues­ta eco­nó­mi­ca a esa cri­sis, lle­ga­rá de la mano de una varian­te capi­ta­lis­ta; el libe­ra­lis­mo más agre­si­vo, sobre el que ya se ha escri­to bas­tan­te, pero poco se ha pro­fun­di­za­do sobre el plan polí­ti­co de esta eta­pa y de la mis­ma for­ma, del plan ope­ra­ti­vo. Estas tres fases del plan gene­ral del capi­ta­lis­mo, se ven habi­tual­men­te sepa­ra­das y no se entien­den como un todo, des­di­bu­jan­do el aná­li­sis y las con­clu­sio­nes del mis­mo.

La res­pues­ta a la cri­sis des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, debe venir acom­pa­ña­da de un mode­lo polí­ti­co que la haga posi­ble y de un plan ope­ra­ti­vo que la desa­rro­lle y que eli­mi­ne los obs­tácu­los para su imple­men­ta­ción. Las cri­sis sis­té­mi­cas del capi­tal, no son eco­nó­mi­cas ni finan­cie­ras exclu­si­va­men­te, son la expre­sión más gene­ra­li­za­da y que abar­ca todos los ámbi­tos, de las con­tra­dic­cio­nes fun­da­men­ta­les que encie­rra el capi­ta­lis­mo al desa­rro­llar una pro­duc­ción social y una apro­pia­ción pri­va­da de la mis­ma.

Por lo tan­to la cri­sis sis­té­mi­ca del capi­tal, es emi­nen­te­men­te polí­ti­ca, cul­tu­ral, for­ma­ti­va, mili­tar, estruc­tu­ral, eco­ló­gi­ca, pro­duc­ti­va, eco­nó­mi­ca, cien­tí­fi­ca, teó­ri­ca, étni­ca, gene­ra­cio­nal y tam­bién de géne­ro. Nin­gún ámbi­to de la vida social esca­pa a este fenó­meno perió­di­co del capi­ta­lis­mo.

Si enten­de­mos esta diná­mi­ca del capi­tal, esta­re­mos en mejo­res con­di­cio­nes de enten­der los pla­nes del capi­tal en un sen­ti­do glo­bal y no frag­men­ta­do como nos tie­nen acos­tum­bra­dos los “ana­lis­tas”.

Vol­vien­do sobre el tema, debe­mos enten­der que la úni­ca sali­da polí­ti­ca posi­ble para la imple­men­ta­ción de la varian­te más extre­ma del capi­ta­lis­mo en nues­tro con­ti­nen­te, lo cons­ti­tuía la inau­gu­ra­ción de la era de las dic­ta­du­ras mili­ta­res en for­ma casi simul­ta­nea en casi todo los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos.

Aquí no habla­mos de neo­li­be­ra­lis­mo por varias razo­nes que pasa­mos a expli­car. Cuan­do se habla de neo­li­be­ra­lis­mo, se tra­ta de divor­ciar este con­cep­to del capi­ta­lis­mo, como si exis­tie­ra un capi­ta­lis­mo bueno (key­ne­siano), y uno malo (neo­li­be­ra­lis­mo), cuan­do en reali­dad son dos varian­tes de una mis­ma mone­da. Pero ade­más exis­te otro deta­lle de mucha impor­tan­cia.

Nun­ca el capi­ta­lis­mo apli­ca mode­los “puros”, y nun­ca son exclu­si­va­men­te una sola cosa. Habi­tual­men­te se dan com­bi­na­cio­nes de medi­das con énfa­sis en una o en otra, pero las dos rece­tas repre­sen­tan la con­ti­nui­dad del capi­tal y la apli­ca­ción de una de ellas en un momen­to deter­mi­na­do, solo pre­pa­ra la siguien­te eta­pa don­de se expre­sa­rá en for­ma prin­ci­pal su con­tra par­te. Acla­ra­do lo ante­rior, siga­mos revi­san­do los hechos his­tó­ri­cos.

Con una cla­se polí­ti­ca repre­sen­tan­te de la bur­gue­sía, ago­ta­da, ais­la­da y des­pres­ti­gia­da, con un refor­mis­mo radi­cal en muchos casos, que ya no podía con­te­ner el avan­ce de las masas, y con una pro­pues­ta de sali­da a la cri­sis de carác­ter revo­lu­cio­na­rio que empe­za­ba a cre­cer en vas­tos sec­to­res del movi­mien­to de masas, la úni­ca alter­na­ti­va que le que­da­ba al sis­te­ma, era echar mano a su reser­va de carác­ter estra­té­gi­co que lo cons­ti­tu­yen los cuer­pos arma­dos de los Esta­dos capi­ta­lis­tas.

El plan polí­ti­co, eco­nó­mi­co, ideo­ló­gi­co y mili­tar.

Solo ese sec­tor era con­fia­ble y nece­sa­rio para las bur­gue­sías y para el impe­ria­lis­mo de resol­ver a su favor y de for­ma estra­té­gi­ca, el con­flic­to de cla­ses plan­tea­do. No se tra­ta­ba solo de sal­var al sis­te­ma. Se tra­ta­ba de inau­gu­rar una for­ma de explo­ta­ción mucho más extre­ma, y para eso tenía nece­sa­ria­men­te que domes­ti­car al movi­mien­to de masas en ascen­so y movi­li­za­ción cada vez más radi­ca­li­za­da. La misión fun­da­men­tal de las dic­ta­du­ras mili­ta­res era refor­mar y refor­zar el Esta­do, cam­biar el para­dig­ma eco­nó­mi­co, y apli­car en for­ma estra­té­gi­ca, la nue­va polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que le repor­ta­ra al capi­tal, rever­tir su cri­sis sis­té­mi­ca.

Si hemos seña­la­do su plan polí­ti­co de lar­go alien­to, es nece­sa­rio seña­lar sin duda su plan ope­ra­ti­vo. El pri­mer obje­ti­vo de este plan era dar cuen­ta por la vía del exter­mi­nio, de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y de sus cua­dros más ade­lan­ta­dos y radi­ca­li­za­dos. Lue­go ven­dría el desar­me de las orga­ni­za­cio­nes de masas y de vaciar­las de con­te­ni­do teó­ri­co polí­ti­co, para des­pués avan­zar en su domes­ti­ca­ción. Obje­ti­vo estra­té­gi­co fue­ron los sin­di­ca­tos.

Como pode­mos ver, esta­mos en pre­sen­cia de una estra­te­gia glo­bal que no deja ele­men­tos al azar y que inclu­ye el desa­rro­llo de un esce­na­rio de gue­rra don­de no se deja nin­gún ele­men­to sin emplear. Si esto es así, sería ilu­so pen­sar que esta estra­te­gia ter­mi­na­ba una vez logra­do solo los obje­ti­vos par­cia­les. Hacia fal­ta pen­sar en la ade­cua­ción tác­ti­ca del futu­ro esce­na­rio y el dise­ño fue, el con­cep­to de las demo­cra­cias fuer­tes o pro­te­gi­das.

La esta­bi­li­dad rela­ti­va del nue­vo dise­ño, des­can­sa­ba no solo en la for­ta­le­za orgá­ni­ca- jurí­di­ca y de fuer­za de los esta­dos inter­ve­ni­dos, sino fun­da­men­tal­men­te en la par­ti­ci­pa­ción y acep­ta­ción de las masas del nue­vo sis­te­ma imple­men­ta­do.

En algu­nas par­tes bas­ta­ría con una cami­sa de fuer­za des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co-jurí­di­co, que man­tu­vie­ra a raya a los sec­to­res popu­la­res (como en el caso de chi­le), y en otros luga­res la esta­bi­li­dad del capi­ta­lis­mo, des­can­sa­ría en la for­ta­le­za de masas que con­quis­ta­ra el sis­te­ma. De esta for­ma, a la demo­cra­cia for­mal bur­gue­sa, se le dio ran­go de con­quis­ta popu­lar en con­tra­po­si­ción a las dic­ta­du­ras, y se con­quis­tó a par­te impor­tan­te de la izquier­da para que legi­ti­ma­ra con su pre­sen­cia, el nue­vo mode­lo de domi­na­ción polí­ti­ca, que hacia posi­ble un cli­ma de tran­qui­li­dad rela­ti­va pro­pi­cio para hacer nue­vos y bue­nos nego­cios.

La caí­da del blo­que socia­lis­ta, acción lar­ga­men­te pre­pa­ra­da tan­to inter­na, como exter­na­men­te, logra el quie­bre de para­dig­ma para amplios sec­to­res, sobre todo inte­lec­tua­les y teó­ri­cos que pro­ve­nían de las capas medias ilus­tra­das y que son los pri­me­ros en des­mar­car­se y asu­mir en la prác­ti­ca, el fin de la his­to­ria de la lucha de cla­ses y asu­mir sin com­ple­jos las orien­ta­cio­nes enemi­gas. Estos sec­to­res son los pri­me­ros que asu­men la pro­duc­ción libres­ca y jus­ti­fi­ca­ti­va de la derro­ta y en tra­tar de des­pe­da­zar la teo­ría revo­lu­cio­na­ria.

La ade­cua­ción tác­ti­ca de las demo­cra­cias fuer­tes o pro­te­gi­das, una vez acen­tua­da la nue­va fase de la cri­sis del capi­tal, reque­ría de un fuer­te recam­bio en la admi­nis­tra­ción del sis­te­ma, que le incor­po­ra­ra dina­mis­mo y esta­bi­li­dad al mis­mo en las nue­vas con­di­cio­nes en que se desa­rro­lla­ba la explo­ta­ción. Esta es otra varian­te con­tra­in­sur­gen­te y for­ma par­te de la estra­te­gia glo­bal capi­ta­lis­ta.

El éxi­to evi­den­te del capi­ta­lis­mo, en tan­to cum­plir con su fun­ción de súper explo­ta­ción, inter­na­cio­na­li­za­ción del capi­tal, pro­pie­dad de las empre­sas estra­té­gi­cas, mate­rias pri­mas vita­les y fle­xi­bi­li­dad del mer­ca­do del tra­ba­jo, con­tras­ta­ba con su desas­tro­so balan­ce social, que sin embar­go, esta­ba con­tem­pla­do a la hora del dise­ño de la estra­te­gia de explo­ta­ción y domi­na­ción en la nue­va eta­pa de desa­rro­llo del capi­tal.

Que­re­mos acla­rar algo vital en cuan­to a lo ante­rior. Los eco­no­mis­tas hablan del fra­ca­so del neo­li­be­ra­lis­mo para resol­ver los pro­ble­mas socia­les. Pues se equi­vo­can. El capi­ta­lis­mo, no tie­ne por misión resol­ver estos pro­ble­mas. Su úni­ca misión es obte­ner, ase­gu­rar y repro­du­cir a mayor esca­la, el robo per­ma­nen­te de plus­va­lía al pro­le­ta­ria­do y demás sec­to­res explo­ta­dos. En esto el capi­ta­lis­mo, ya sea en su cara key­ne­sia­na, libe­ral, neo­li­be­ral, fas­cis­ta, refor­mis­ta, popu­lis­ta o nacio­nal, cum­ple en for­ma exi­to­sa sus obje­ti­vos duran­te un tiem­po rela­ti­vo, emplean­do cual­quie­ra de sus varian­tes, o una com­bi­na­ción de varias de ellas, tan­to en lo tác­ti­co como estra­té­gi­co. De tal for­ma que si que­re­mos medir al capi­ta­lis­mo por su efi­ca­cia en tér­mi­nos socia­les, esta­mos tra­ba­jan­do sobre un supues­to nega­do, ya que es en for­ma y esen­cia, un sis­te­ma anti­so­cial, anti humano y anti desa­rro­llo.

Acla­ra­do lo ante­rior, pro­po­ne­mos revi­sar en for­ma sim­ple, cual es balan­ce de la imple­men­ta­ción de la nue­va eta­pa capi­ta­lis­ta en cual­quie­ra de sus varian­tes en Lati­noa­mé­ri­ca.

Altos nive­les de deu­da exter­na. Total­men­te fun­cio­nal a la inter­na­cio­na­li­za­ción del capi­tal en alian­za con sec­to­res bur­gue­ses loca­les y con la faci­li­ta­ción de los esta­dos.

Enor­mes can­ti­da­des de des­em­plea­dos. Fun­da­men­tal para lograr la reba­ja sus­tan­cial en el pre­cio de la fuer­za de tra­ba­jo.

Fle­xi­bi­li­dad labo­ral. Igual­men­te nece­sa­ria para cum­plir con lo ante­rior.

Pri­va­ti­za­ción de las empre­sas estra­té­gi­cas. Fun­da­men­tal para la inver­sión del capi­tal inter­na­cio­nal en aso­cia­ción con los capi­ta­les más peque­ños de las bur­gue­sías loca­les y así lograr la cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción del capi­tal.

Desa­rro­llo del endeu­da­mien­to interno. La hui­da del capi­tal des­de la pro­duc­ción a la espe­cu­la­ción para pro­te­ger­se fren­te a la inva­sión cre­cien­te de mer­can­cías inter­na­cio­na­les.

Desa­rro­llo de la agro­in­dus­tria. Fun­da­men­tal es la eli­mi­na­ción casi com­ple­ta del cam­pe­si­na­do.

Masa­cre y exter­mi­nio de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rios y de sus cua­dros más ade­lan­ta­dos. Nin­gu­na medi­da de las ante­rio­res hubie­ra sido posi­ble de imple­men­tar sin rea­li­zar las tareas tareas cri­mi­na­les pro­pias del capi­ta­lis­mo.

Con el exter­mi­nio se bus­có (y se logró en gran medi­da), la des­or­ga­ni­za­ción de los sec­to­res explo­ta­dos y un cla­ro retro­ce­so teó­ri­co polí­ti­co, al eli­mi­nar casi todo lo acu­mu­la­do en déca­das de acu­mu­la­ción estra­té­gi­ca por la cla­se obre­ra y los sec­to­res explo­ta­dos de la ciu­dad y el cam­po.

Esta­bi­li­za­ción del sis­te­ma polí­ti­co bur­gués con nue­vas reglas y elec­cio­nes perió­di­cas. Una vez eli­mi­na­do el peli­gro sub­ver­si­vo, la legi­ti­ma­ción del sis­te­ma demo­crá­ti­co bur­gués, es una pie­za fun­da­men­tal de la domi­na­ción, y para eso era nece­sa­rio con­so­li­dar una opo­si­ción sis­té­mi­ca o lo que es lo mis­mo, una car­ta de recam­bio admi­nis­tra­ti­vo para con­te­ner el avan­ce de las masas cuan­do este se pro­du­je­ra, median­te peque­ñas refor­mas eco­nó­mi­cas y socia­les, pero que sin embar­go, con­ser­va­ra lo esen­cial del sis­te­ma de explo­ta­ción y domi­na­ción capi­ta­lis­ta.

La inven­ción de la lla­ma­da “izquier­da inte­li­gen­te”, (sec­to­res liga­dos abier­ta­men­te con la social­de­mo­cra­cia inte­lec­tual euro­pea) no era sufi­cien­te, ya que esta se asen­ta­ba fun­da­men­tal­men­te den­tro de la inte­lec­tua­li­dad y sin un dis­cur­so ni vincu­lo real con el movi­mien­to de masas.

La car­ta de recam­bio en caso nece­sa­rio, debía venir del mis­mo mun­do social y polí­ti­co que había sido el nicho de la izquier­da his­tó­ri­ca, y tenía que asu­mir par­te de su dis­cur­so, emble­mas, rei­vin­di­ca­cio­nes y apro­ve­char inclu­si­ve, la ela­bo­ra­ción de pen­sa­do­res revo­lu­cio­na­rios fue­ra de con­tex­to y des­na­tu­ra­li­za­da, que jus­ti­fi­ca­ra el vira­je de posi­cio­nes.

Si obser­va­mos con aten­ción, nos dare­mos cuen­ta que la actual eta­pa polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, for­ma par­te de un plan glo­bal y exten­di­do en el tiem­po, que con­tem­pló dis­tin­tas varian­tes y en fun­ción de ellas, desa­rro­lló dis­tin­tos ins­tru­men­tos y pla­nes espe­cí­fi­cos que le per­mi­tie­ran una fle­xi­bi­li­dad tác­ti­ca en medio del desa­rro­llo de una estra­te­gia rígi­da que no ofre­ce nin­gu­na alter­na­ti­va revo­lu­cio­na­ria.

Este plan glo­bal supo­ne por tan­to, la pues­ta en prác­ti­ca de deter­mi­na­das varian­tes, que van des­de las dic­ta­du­ras mili­ta­res, el plan cón­dor, la vuel­ta a la demo­cra­cia bur­gue­sa, la apa­ri­ción de la izquier­da capi­ta­lis­ta, y has­ta la emer­gen­cia de gobier­nos “pro­gre­sis­tas” en la región.

El hilo con­duc­tor de todo este pro­ce­so, lo pode­mos encon­trar en la diná­mi­ca mis­ma del capi­tal como un fenó­meno anár­qui­co y con­vul­so, que atra­vie­sa eta­pas de rela­ti­va esta­bi­li­dad den­tro de sus con­vul­sio­nes y que lue­go vuel­ve a entrar en cri­sis. Lo cen­tral para el capi­tal, sigue sien­do su ata­que des­pia­da­do a la cla­se obre­ra en su empe­ño por ele­var su tasa media de ganan­cia por medio de la extrac­ción de mayor plus­va­lía. En esta lógi­ca del capi­tal, las dife­ren­tes varian­tes a emplear, esta­rán siem­pre deter­mi­na­das por su capa­ci­dad para ase­gu­rar una ele­va­ción de su tasa de ganan­cia media que se logra fun­da­men­tal­men­te dis­mi­nu­yen­do el valor de la fuer­za de tra­ba­jo.

La capa­ci­dad del sis­te­ma para per­mi­tir una mayor dis­tri­bu­ción del exce­den­te, esta­rá con­di­cio­na­da a su vez por la for­ta­le­za pre­via del mis­mo, o dicho de otro modo, por las ganan­cias extra­or­di­na­rias obte­ni­das. Pero esta mayor dis­tri­bu­ción, siem­pre será diri­gi­da para ase­gu­rar la con­ti­nui­dad del sis­te­ma, y nun­ca para efec­ti­va­men­te favo­re­cer la fuer­za de tra­ba­jo que es de don­de obtie­ne real­men­te su ganan­cia o plus­va­lía el capi­tal.

Vene­zue­la: Refor­mis­mo o Revo­lu­ción.

Acla­ra­do estos pun­tos, pode­mos com­pren­der mucho mejor el pano­ra­ma polí­ti­co lati­no­ame­ri­cano y muy espe­cial­men­te lo que acon­te­ce en Vene­zue­la.

La emer­gen­cia en Vene­zue­la del fenó­meno boli­va­riano, se fun­da­men­ta en la exis­ten­cia obje­ti­va de con­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias para avan­zar hacia el socia­lis­mo. La inca­pa­ci­dad mani­fies­ta de las cla­ses domi­nan­tes de man­te­ner con­te­ni­do el avan­ce del movi­mien­to de masas y muy espe­cial­men­te de la cla­se obre­ra, y el cre­cien­te has­tío de los sec­to­res explo­ta­dos por su pobre­za pau­pé­rri­ma, con­du­je­ron la situa­ción hacia una cre­cien­te ingo­ber­na­bi­li­dad que hacia obje­ti­vo el esta­lli­do social en cual­quier momen­to. Pero esta situa­ción con­tras­ta­ba con la extre­ma debi­li­dad de las orga­ni­za­cio­nes que se recla­ma­ban revo­lu­cio­na­rias y que sin embar­go, mar­cha­ban a la cola del movi­mien­to de masas y no con­ta­ban con un pro­gra­ma cohe­ren­te des­de el pun­to de vis­ta revo­lu­cio­na­rio.

No fue difí­cil por tan­to la emer­gen­cia de pro­yec­tos lúci­dos en cuan­to al diag­nós­ti­co de la situa­ción, pero que no expre­sa­ban los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Los explo­ta­dos sin una con­duc­ción revo­lu­cio­na­ria con­se­cuen­te y desa­rro­lla­da, fue­ron pre­sa fácil para quie­nes habían madu­ra­do un pro­yec­to, que si bien con­tem­pla­ba un con­jun­to de refor­mas al capi­ta­lis­mo ren­tís­ti­co y a su sis­te­ma polí­ti­co, no ponía en ries­go la exis­ten­cia del mis­mo median­te una revo­lu­ción socia­lis­ta.

De allí se des­pren­de en for­ma cla­ra, que nun­ca se bus­có en for­ma efec­ti­va ter­mi­nar con el capi­ta­lis­mo y con el esta­do que lo sos­te­nía, sino refor­mar­lo para hacer­lo más efi­caz en su misión de favo­re­cer al capi­tal en detri­men­to de la fuer­za tra­ba­jo. Es allí don­de se encuen­tra

la impor­tan­cia teó­ri­ca estra­té­gi­ca de hacer ver la revo­lu­ción como pro­ce­so y no como acto revo­lu­cio­na­rio. Para arrai­gar­se en los sec­to­res popu­la­res, al nue­vo pro­yec­to le fue pre­ci­so des­atar en algu­nos casos los nudos de las con­tra­dic­cio­nes socia­les y asu­mir en el dis­cur­so, gran par­te de las rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas de la izquier­da refor­mis­ta. El dis­cur­so anti­im­pe­ria­lis­ta, cal­za­ba a la per­fec­ción con la idea del desa­rro­llo de una bur­gue­sía “patrió­ti­ca y nacio­nal” (o sea el capi­ta­lis­mo bueno en con­tra­po­si­ción al impe­ria­lis­mo, el capi­ta­lis­mo malo). Este había sido par­te del dis­cur­so his­tó­ri­co de una izquier­da refor­mis­ta ya asi­mi­la­da por el sis­te­ma al impul­sar en sus pro­gra­mas y dis­cur­sos, la tan men­ta­da “libe­ra­ción nacio­nal”.

El ata­que al sis­te­ma polí­ti­co bipar­ti­dis­ta, reem­pla­zó el ata­que que debía reci­bir el capi­tal y las ener­gías socia­les des­ata­das se orien­ta­ron en esa direc­ción con bas­tan­te éxi­to. Las masas can­sa­das de más de cua­tro déca­das de bipar­ti­dis­mo, corrup­ción gene­ra­li­za­da, mise­ria a pesar del ingre­so petro­le­ro, y fal­ta de expec­ta­ti­vas, vie­ron una posi­bi­li­dad de resol­ver su situa­ción cam­bian­do a los admi­nis­tra­do­res de un sis­te­ma que les nega­ba no solo la dig­ni­dad, sino esen­cial­men­te su dere­cho a la vida.

El cam­bio cons­ti­tu­cio­nal pro­mo­vi­do y apro­ba­do en gran medi­da, hacia posi­ble la incor­po­ra­ción al Gobierno y a la admi­nis­tra­ción del Esta­do, de vas­tos sec­to­res mar­gi­na­dos de la toma de deci­sio­nes que se encon­tra­ban fun­da­men­tal­men­te den­tro de la peque­ña bur­gue­sía y que aho­ra se trans­for­ma­rían en cla­se diri­gen­te. Este cam­bio cons­ti­tu­cio­nal, ase­gu­ra­ba la con­ti­nui­dad del capi­ta­lis­mo y de su régi­men de pro­pie­dad pri­va­da sobre los medios de pro­duc­ción fun­da­men­ta­les, y ade­cua­ba al Esta­do para la nue­va corre­la­ción de fuer­zas inter­bur­gue­sas.

¿Nue­va bur­gue­sía o peque­ña bur­gue­sía que se trans­for­ma en bur­gue­sa?

La pues­ta en prác­ti­ca del nue­vo pro­yec­to, sig­ni­fi­có la con­so­li­da­ción de un gru­po hete­ro­gé­neo en cuan­to a su extrac­ción social ini­cial, pero que con el tiem­po, se depu­ra­ría median­te la pro­pia diná­mi­ca de acu­mu­la­ción que se iba pro­du­cien­do en el seno de este gru­po. Quie­nes en un momen­to no eran más que buro­cra­cia admi­nis­tra­ti­va, de pron­to se vie­ron en la posi­bi­li­dad de acu­mu­lar rique­za en muy cor­to tiem­po, y por lo tan­to entrar a for­mar par­te for­mal de la bur­gue­sía domi­nan­te.

La con­so­li­da­ción de esta frac­ción peque­ño-bur­gue­sa, sig­ni­fi­ca­ba y sig­ni­fi­có, el des­pla­za­mien­to de sec­to­res bur­gue­ses de algu­nos cam­pos de poder y su reem­pla­zo por el nue­vo gru­po en esas posi­cio­nes. Todo esto impli­ca­ba una lucha sin cuar­tel inter­bur­gue­sa que en últi­mo momen­to, ten­drían que resol­ver las masas explo­ta­das con su incli­na­ción por cual­quie­ra de los dos ban­dos. De allí que era vital para el nue­vo gru­po, des­atar las máxi­mas ener­gías en las masas popu­la­res que le ase­gu­ra­rán la incli­na­ción de la balan­za a su favor recla­man­do una revo­lu­ción que nun­ca lle­ga­ría. Las ener­gías de las masas fue­ron ten­sio­na­das y fue­ron con­du­ci­das hacia pro­pi­nar suce­si­vas derro­tas a la vie­ja cla­se gober­nan­te vene­zo­la­na, pri­me­ro en el cam­po elec­to­ral y tam­bién en la movi­li­za­ción y la lucha de calle des­pués.

Toda esta movi­li­za­ción no estu­vo orien­ta­da por una direc­ción revo­lu­cio­na­ria, y solo se empleó para nego­ciar de una for­ma ven­ta­jo­sa con la opo­si­ción de la dere­cha, y final­men­te para ase­gu­rar la per­ma­nen­cia en el poder del nue­vo gru­po emer­gen­te que se recla­ma­ba revo­lu­cio­na­rio.

El Esta­do capi­ta­lis­ta fue emplea­do una vez más para tras­pa­sar la ren­ta obte­ni­da con la ven­ta de petró­leo hacia la bur­gue­sía, pero aho­ra los acto­res habían cam­bia­do. En los últi­mos días los sec­to­res popu­la­res se han ente­ra­do qui­zás por pri­me­ra vez, de quien efec­ti­va­men­te hace los gran­des nego­cios con el Esta­do capi­ta­lis­ta. Mien­tras se man­tie­ne un dis­cur­so que rei­vin­di­ca el socia­lis­mo, el gobierno usan­do al Esta­do, entre­ga gran­des recur­sos a capi­ta­lis­tas, que has­ta hace pocos años, solo eran en el mejor de los casos, ofi­cia­les de ran­go menor o sim­ples emplea­dos oscu­ros den­tro de la buro­cra­cia esta­tal.

Casi todas las gran­des cons­truc­cio­nes de puen­tes, carre­te­ras, módu­los de salud, edi­fi­cios, trans­por­te, com­pra de vehícu­los, insu­mos médi­cos, car­te­ras de cré­di­to, dóla­res pre­fe­ren­cia­les, impor­ta­cio­nes masi­vas, y muchos otros ítems que el Esta­do nece­si­ta, fue­ron entre­ga­dos bajo la figu­ra de lici­ta­cio­nes o com­pras direc­tas a los nue­vos bur­gue­ses boli­va­ria­nos. El medio de acu­mu­la­ción ini­cial pre­fe­ri­do en este caso, fue­ron las fuer­tes comi­sio­nes reci­bi­das por con­tra­tar con el Esta­do bajo la figu­ra del “diez­mo”, toda una ins­ti­tu­ción en Vene­zue­la que se ha vis­to for­ta­le­ci­da en estos años.

El desa­rro­llo de ini­cia­ti­vas tan impor­tan­tes como Barrio Aden­tro Mer­cal, Pdval y otras misio­nes, sir­vie­ron como vehícu­lo de tras­pa­so de la ren­ta petro­le­ra obte­ni­da por el esta­do hacia estos sec­to­res que for­man par­te del blo­que en el poder. El des­ca­ro con que se enfren­ta esta situa­ción, casi no tie­ne lími­tes, y hoy nos encon­tra­mos que un ofi­cial de ran­go menor den­tro de la fuer­za arma­da, es hoy un fla­man­te due­ño de ban­co, mien­tras su her­mano es minis­tro y miem­bro del direc­to­rio de varia­das empre­sas e ins­ti­tu­cio­nes. Esta situa­ción tar­de o tem­prano tenía que esta­llar, ya que se hace del todo impo­si­ble seguir­la ocul­tan­do.

La osci­la­ción ini­cial den­tro del blo­que gober­nan­te sobre que tipo de pro­yec­to desa­rro­llar, fue rápi­da­men­te solu­cio­na­da en favor de la bur­gue­sía, ya que de esta mane­ra, se tra­ba­ja­ba para si mis­mo. No es casual que el gobierno en todos estos años favo­re­cie­ra tan­to a la ban­ca y que se esfor­za­ra has­ta lo inde­ci­ble para ele­var su tasa de ganan­cia.

La opción pre­fe­ren­cial por la bur­gue­sía, se empe­zó a expre­sar en for­ma más evi­den­te a par­tir del año 2006, año que coin­ci­de con una baja en la lucha de masas des­pués de pro­pi­nar suce­si­vas derro­tas a la dere­cha fas­cis­ta. Es tam­bién el año para tra­tar de con­so­li­dar al gru­po en el poder por medio de un nue­vo par­ti­do polí­ti­co que tras­cen­die­ra lo mera­men­te elec­to­ral. Era el año del naci­mien­to del PSUV.

En lo eco­nó­mi­co, se tra­bó lo que en boca del pre­si­den­te se lla­mó “la alian­za estra­té­gi­ca con la bur­gue­sía”, por medio de acuer­dos sobre tie­rras que per­te­ne­cían al esta­do y fue­ron paga­das a los capi­ta­lis­tas, la com­pra de empre­sas que­bra­das, el otor­ga­mien­to de cré­di­tos blan­dos, dóla­res pre­fe­ren­cia­les y faci­li­da­des de todo tipo a la ban­ca pri­va­da.

Al hacer­se publi­ca la cri­sis sis­té­mi­ca del capi­tal, se opto por el reim­pul­so pro­duc­ti­vo, que no es otra cosa que una serie de medi­das que favo­re­cie­ron a la bur­gue­sía en detri­men­to de los tra­ba­ja­do­res. Las medi­das que le siguie­ron fue­ron en la mis­ma direc­ción con un aumen­to del IVA del 33%, una reba­ja real del sala­rio, aumen­to del endeu­da­mien­to interno en favor de la ban­ca pri­va­da y otra serie de medi­das como la libe­ra­ción de pre­cios de algu­nos pro­duc­tos bási­cos que vinie­ron nue­va­men­te a gol­pear a la fuer­za de tra­ba­jo.

La aper­tu­ra de la fran­ja del Ori­no­co hacia la inver­sión y pro­pie­dad de capi­ta­les extran­je­ros, como en el caso de la empre­sa rusa median­te la figu­ra de empre­sa mix­ta, que en reali­dad es pro­pie­dad de Che­vron, la com­pra de cha­ta­rra indus­trial en desuso a Irán, y los con­ve­nios de inver­sión con Chi­na, no solo bus­can favo­re­cer­los capi­ta­les inter­na­cio­na­les lo que ya es con­tra­rio al dis­cur­so públi­co, sino que han repre­sen­ta­do exce­len­te nego­cios y ganan­cias para este blo­que bur­gués en el poder y han con­so­li­da­do sus posi­cio­nes como gran­des empre­sa­rios. Por lo tan­to su defen­sa más cerra­da del régi­men de pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta y de cas­ti­go hacia la cla­se tra­ba­ja­do­ra, era solo cues­tión de tiem­po.

La capa­ci­dad de manio­bra del gobierno en rela­ción a los temas socia­les y de inver­sión en esta área, esta en direc­ta rela­ción con su ingre­so de ren­ta petro­le­ra, a pesar que el mis­mo ban­co cen­tral reco­no­ce que la repar­ti­ción de esta ren­ta, favo­re­ce amplia­men­te a la bur­gue­sía en detri­men­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Al agu­di­zar­se la cri­sis del capi­tal, esta capa­ci­dad de manio­bra dis­mi­nu­ye y los efec­tos de la cri­sis del capi­tal se empie­zan a sen­tir en for­ma cla­ra en amplios sec­to­res, prin­ci­pal­men­te de tra­ba­ja­do­res. La mal lla­ma­da cri­sis finan­cie­ra, de recien­te data con la inter­ven­ción de sie­te ban­cos, no es otra cosa que la expre­sión públi­ca de una cri­sis polí­ti­ca de mag­ni­tu­des enor­mes que se bus­ca man­te­ner deba­jo de la mesa. Las con­tra­dic­cio­nes de intere­ses al inte­rior de los gru­pos en el poder, vie­ne toman­do cada vez un carác­ter más públi­co, y a medi­da que pase el tiem­po, se expre­sa­rá en toda su dimen­sión con con­se­cuen­cias más o menos pre­vi­si­bles.

¿Es el PSUV el par­ti­do de la revo­lu­ción socia­lis­ta?

Des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co, se pre­sio­nó de todas for­mas a algu­nos par­ti­dos y movi­mien­tos para que ingre­sa­ran al nue­vo par­ti­do de gobierno (psuv), y de esta for­ma, reedi­tar un vir­tual nue­vo pac­to de pun­to fijo, con la exis­ten­cia de solo dos gran­des ten­den­cias: la dere­cha tra­di­cio­nal capi­ta­lis­ta, y la nue­va izquier­da capi­ta­lis­ta y refor­mis­ta.

En este esque­ma dise­ña­do por el blo­que en el poder, no cabía nin­gu­na posi­bi­li­dad para los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios, y así lo hici­mos saber en su momen­to. Pese a todo lo ante­rior, no fue­ron pocos los movi­mien­tos que deci­die­ron ingre­sar al nue­vo par­ti­do. Algu­nos lo hicie­ron siguien­do la tác­ti­ca del entris­mo, otros ale­ga­ron que no había que dejar solas a las masas en la nue­va aven­tu­ra y tam­po­co fal­ta­ron los que pre­ten­dían cam­biar todo des­de den­tro con un lla­ma­do “apo­yo crí­ti­co”.

Cada uno de estos sec­to­res debe­rá hacer su pro­pio balan­ce des­pués de trans­cu­rri­do bas­tan­te tiem­po des­de aque­lla deci­sión, pero lo que ya esta bas­tan­te cla­ro, es que el PSUV es un par­ti­do plu­ri­cla­sis­ta en su base social, pero su direc­ción es una direc­ción bur­gue­sa y que repre­sen­ta a este sec­tor social. No duda­mos ni por un momen­to de la hones­ti­dad y com­pro­mi­so revo­lu­cio­na­rio de la mayo­ría de la base social “boli­va­ria­na”, sino habla­mos de las direc­cio­nes y la buro­cra­cia par­ti­da­ria que allí se desa­rro­lla.

La lucha de ten­den­cias al inte­rior de dicho par­ti­do, es casi nula, ya que el sec­tor domi­nan­te se ha ase­gu­ra­do el con­trol buro­crá­ti­co de prác­ti­ca­men­te todas las estruc­tu­ras. Se podrá argu­men­tar que en dis­tin­tos sec­to­res exis­ten reali­da­des par­ti­cu­la­res dis­tin­tas, pero eso nos pue­de hacer con­fun­dir tra­tan­do de expli­car el todo por la par­te, y expli­car el fenó­meno glo­bal a par­tir de peque­ñas expe­rien­cias lo que no con­du­ce a un diag­nós­ti­co acer­ta­do de la reali­dad.

Hoy el PSUV, pre­ten­de dar­le algo de sus­tan­cia al des­co­lo­ri­do eslo­gan del socia­lis­mo del siglo XXI, que no es otra cosa que el vie­jo y gas­ta­do capi­ta­lis­mo con un ros­tro algo más social. Esta sus­tan­cia ven­dría de la mano de impul­sar la for­ma­ción polí­ti­ca de sus cua­dros diri­gen­tes bajo la direc­ción del par­ti­do comu­nis­ta chino, el mis­mo que diri­ge un esta­do de cor­te bur­gués, don­de a sus tra­ba­ja­do­res, se les paga sala­rios mise­ra­bles y el mis­mo que hoy por hoy, man­tie­ne a flo­te la eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos a cos­ta del robo de la plus­va­lía a su cla­se tra­ba­ja­do­ra y en el man­te­ni­mien­to de una vir­tual escla­vi­tud para los sec­to­res más explo­ta­dos. Todo el supues­to “mila­gro chino” con su acu­mu­la­ción gigan­tes­ca de capi­tal, pro­vie­ne de la súper explo­ta­ción de su mano de obra y de las con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas en que sobre­vi­ven sec­to­res de su pobla­ción.

Hablan­do de jus­ti­cia…

La pues­ta en prác­ti­ca de la poli­cía nacio­nal, la apro­ba­ción de la ley de con­trol de armas y explo­si­vos, y la vir­tual apli­ca­ción de la ley anti­te­rro­ris­ta que no fue pro­mul­ga­da, impli­can un endu­re­ci­mien­to de la repre­sión por par­te del Esta­do. La pre­gun­ta que se for­mu­la sola es quien será el obje­to de dicha repre­sión.

Vene­zue­la y no es un mis­te­rio para nadie que viva en este país, tie­ne uno de los índi­ces de cri­mi­na­li­dad más altos del con­ti­nen­te y la segu­ri­dad no solo se ha trans­for­ma­do en un tema que entre­ga divi­den­dos polí­ti­cos, sino que ade­más se ha con­ver­ti­do en un exce­len­te nego­cio para la bur­gue­sía. Millo­nes y millo­nes de dóla­res se invier­ten cada año en las empre­sas que brin­dan segu­ri­dad a un seg­men­to de la pobla­ción que esta en con­di­cio­nes de pagar por dicha segu­ri­dad.

De tal for­ma que el man­te­ni­mien­to del actual cli­ma de inse­gu­ri­dad públi­ca, favo­re­ce en pri­mer tér­mino a la bur­gue­sía liga­da al lucra­ti­vo nego­cio de la segu­ri­dad. Es este sec­tor empre­sa­rial el que absor­be la mayor par­te de fun­cio­na­rios acti­vos y en reti­ro de las poli­cías y de la fuer­za arma­da, y es pre­ci­sa­men­te de don­de pro­vie­nen la mayo­ría de las ban­das orga­ni­za­das fun­da­men­tal­men­te en torno al deli­to de secues­tros y de trá­fi­co de armas.

El sica­ria­to en todas sus varian­tes, actúa de mane­ra per­ma­nen­te y orga­ni­za­da en Vene­zue­la des­de hace varios años. No es un mis­te­rio de don­de pro­vie­nen prin­ci­pal­men­te los sica­rios.

Todos saben que es la poli­cía y la guar­dia nacio­nal, quien mane­ja el trá­fi­co de armas en los barrios y en las cár­ce­les del país en alian­za estre­cha con el nar­co­trá­fi­co, para­mi­li­ta­res y sec­to­res de la bur­gue­sía liga­da a este lucra­ti­vo nego­cio de la segu­ri­dad.

La poli­cía y la guar­dia nacio­nal, muchas veces cum­plen fun­cio­nes de cus­to­dia y escol­ta a la bur­gue­sía tan­to den­tro como fue­ra de su hora­rio de tra­ba­jo, y esto los pone en con­di­ción de un peque­ño ejer­ci­to pri­va­do a dis­po­si­ción de quien pue­da pagar. De allí al sica­ria­to, hay un solo paso y eso es lo que ha suce­di­do en estos años.

La inse­gu­ri­dad y el mie­do de la pobla­ción, sir­ven como un ver­da­de­ro blo­que de con­ten­ción social a las deman­das de la pobla­ción, ya que la gen­te obser­va quien pone siem­pre las víc­ti­mas y quie­nes son los vic­ti­ma­rios. En estos años de avan­ce de las luchas socia­les, el sec­tor cam­pe­sino ha paga­do caro su movi­li­za­ción y lucha por la tie­rra. Ya son más de 300 diri­gen­tes y cam­pe­si­nos ase­si­na­dos por man­da­to de los terra­te­nien­tes y eso no pare­ce tener fin. En los sec­to­res sub­ur­ba­nos y urba­nos indus­tria­les, han sido los tra­ba­ja­do­res los gol­pea­dos en for­ma sal­va­je por este fla­ge­lo.

En los barrios de las gran­des ciu­da­des, las ban­das de delin­cuen­tes son quie­nes real­men­te tie­nen el con­trol del sec­tor ate­mo­ri­zan­do con su accio­nar y para­li­zan­do en los hechos, toda vida social comu­ni­ta­ria.

Estas ban­das son arma­das fun­da­men­tal­men­te por la poli­cía, y muy espe­cial­men­te en Cara­cas, don­de la PM se des­ta­ca en el trá­fi­co de armas y ven­ta de muni­cio­nes. No exis­te prác­ti­ca­men­te nin­gún vecino que no conoz­ca esta situa­ción y los gra­dos de impu­ni­dad alcan­za­dos por estos pará­si­tos poli­cia­les, lle­nan de indig­na­ción a toda la pobla­ción que sin embar­go, se sien­te impo­ten­te para actuar al obser­var el poder alcan­za­do por estos delin­cuen­tes. La lucha con­tra la inse­gu­ri­dad, es par­te inte­gran­te de la lucha de cla­ses y uno de los terre­nos don­de se expre­sa con toda su cru­de­za el papel que cum­plen los apa­ra­tos repre­si­vos del esta­do capi­ta­lis­ta.

La alian­za de la delin­cuen­cia con muchos poli­cías, empie­za a expre­sar el quie­bre pro­fun­do que sufren las ins­ti­tu­cio­nes del esta­do capi­ta­lis­ta y esa cre­cien­te des­com­po­si­ción, es señal más que evi­den­te de la cri­sis gene­ral del sis­te­ma que sin embar­go, aún impo­ne sus con­di­cio­nes.

Esta situa­ción se ve ava­la­da al com­pro­bar que en Vene­zue­la la impu­ni­dad es total. Aún nadie esta pre­so en for­ma efec­ti­va por las masa­cres come­ti­das duran­te la cuar­ta repú­bli­ca, la vio­len­cia orga­ni­za­da y des­ata­da por la dere­cha duran­te el gol­pe de Abril, aún no se cas­ti­ga y ni hablar del ase­si­na­to de líde­res sin­di­ca­les y cam­pe­si­nos.

En el terreno eco­nó­mi­co, no ocu­rre algo dife­ren­te. Cien­tos de miles de frau­des, esta­fas, comi­sio­nes ile­ga­les, enri­que­ci­mien­to súbi­to, trá­fi­co de influen­cias, sobre­pre­cios, usur­pa­cio­nes y robos des­ca­ra­dos, que­dan impu­nes y nada se pue­de hacer al res­pec­to. Se pro­du­ce un ilí­ci­to, se des­cu­bre, que­da el escán­da­lo, se pro­me­te una inves­ti­ga­ción y lue­go ya sea por acción direc­ta de la poli­cía o de los tri­bu­na­les, el impu­tado logra salir del país y bur­lar la nece­si­dad de jus­ti­cia de todo un pue­blo.

No ocu­rre los mis­mo con más de dos mil obre­ros, diri­gen­tes, estu­dian­tes, muje­res, cam­pe­si­nos y pue­blos ori­gi­na­rios que se encuen­tran ya sea encar­ce­la­dos, o con régi­men de pre­sen­ta­ción en tri­bu­na­les. La poli­cía, la ley y los tri­bu­na­les, al ser­vi­cio de la bur­gue­sía.

En tri­bu­na­les, a pesar de la lla­ma­da depu­ra­ción, siguen exis­tien­do las mafias y las ban­das orga­ni­za­das de delin­cuen­tes del dere­cho bur­gués, que ampa­ra­dos en su inves­ti­du­ra, siguen sir­vien­do los intere­ses de una cla­se putre­fac­ta y para­si­ta­ria que no tie­ne nada que ofre­cer que no sea su pes­ti­len­cia bur­gue­sa.

Así las cosas, no es nin­gún ali­vio para la pobla­ción la crea­ción de la poli­cía nacio­nal ni el for­ta­le­ci­mien­to de algu­nos órga­nos de inte­li­gen­cia. Cree­mos que a medi­da se agu­di­ce más la cri­sis del sis­te­ma, más dura será la repre­sión espe­cial­men­te para las y los tra­ba­ja­do­res. No hace mucho el pre­si­den­te ame­na­zó con la DISIP a los tra­ba­ja­do­res de Gua­ya­na y con mili­ta­ri­zar el Metro de Cara­cas si las y los tra­ba­ja­do­res seguían exi­gien­do sus dere­chos.

La pro­tes­ta social pre­ten­de ser trans­for­ma­da en un ilí­ci­to y se cri­mi­na­li­za la movi­li­za­ción por dis­tin­tas vías. Al decir esto, no esta­mos defen­dien­do las pro­vo­ca­cio­nes de la dere­cha fas­cis­ta. Cree­mos que lo que bus­ca la dere­cha con ellas, es jus­ta­men­te ser­vir de cor­ti­na de humo para que lue­go se repri­ma a los tra­ba­ja­do­res con el con­sen­ti­mien­to de una par­te de la pobla­ción que pue­de asi­mi­lar la legi­ti­ma pro­tes­ta de los explo­ta­dos por sus dere­chos, con un inten­to des­es­ta­bi­li­za­dor de la dere­cha fas­cis­ta.

¿Vamos rum­bo al socia­lis­mo?

Defi­ni­ti­va­men­te no. A la exis­ten­cia obje­ti­va de una base social que aspi­ra a un cam­bio de sis­te­ma polí­ti­co-eco­nó­mi­co que se orien­te al socia­lis­mo, exis­te una direc­ción cla­ra­men­te bur­gue­sa que bus­ca­rá por todos los medios defen­der sus intere­ses de cla­se a cos­ta de lo que sea y que en este momen­to, hace usu­fruc­to de un len­gua­je seu­do revo­lu­cio­na­rio para ase­gu­rar gran­je­rías y pri­vi­le­gios. Esta direc­ción acom­pa­ña­da por la buro­cra­cia y en alian­za abier­ta con los sec­to­res empre­sa­ria­les de los que ya for­ma par­te, no duda ni un minu­to que tie­ne que impe­dir el socia­lis­mo y se emplea­rá a fon­do en esa empre­sa.

No se tra­ta como creen algu­nos com­pa­ñe­ros de cam­biar a un minis­tro o a un equi­po eco­nó­mi­co. Si fue­ra así, esta­ría­mos vali­dan­do con nues­tra opi­nión que el pro­ble­ma es la admi­nis­tra­ción del sis­te­ma y no el sis­te­ma mis­mo. La apues­ta que se hace des­de la admi­nis­tra­ción del esta­do, no es eco­nó­mi­ca, sino es una apues­ta de cla­se que res­pon­de en un últi­mo tér­mino a una deci­sión polí­ti­ca lar­ga­men­te madu­ra­da.

La apues­ta que ya se hizo por este sec­tor gober­nan­te, tie­ne que ver con el for­ta­le­ci­mien­to de la bur­gue­sía en con­tra de la fuer­za de tra­ba­jo y con la pro­yec­ción de ese sec­tor bur­gués a nivel lati­no­ame­ri­cano. Eso no quie­re decir que esta bur­gue­sía entre en abier­ta con­tra­dic­ción con el impe­ria­lis­mo, solo quie­re nego­ciar des­de otra posi­ción de poder y obte­ner así una taja­da mas gran­de del pas­tel.

La reor­ga­ni­za­ción del esta­do y has­ta cier­to pun­to su invo­lu­cra­mien­to en el sec­tor pro­duc­ti­vo, no nos pue­de segar la vis­ta en rela­ción que este es un esta­do bur­gués y capi­ta­lis­ta, que tie­ne por misión ser­vir las nece­si­da­des del capi­tal y cuan­do el esta­do entra direc­ta­men­te a la fabri­ca, tie­ne por misión regu­lar en favor de la bur­gue­sía el mer­ca­do de la fuer­za de tra­ba­jo y enfren­tar direc­ta­men­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. El capi­ta­lis­mo de esta­do no tie­ne otra misión que ges­tio­nar la acu­mu­la­ción de capi­tal para lue­go ser entre­ga­do al sec­tor pri­va­do. Esa es la lamen­ta­ble his­to­ria no solo de Amé­ri­ca Lati­na, sino de muchos paí­ses euro­peos entre los que se pue­den seña­lar los que for­ma­ron par­te del blo­que orien­tal.

La inde­pen­den­cia de cla­se. Una nece­si­dad revo­lu­cio­na­ria.

Fren­te a todo este pano­ra­ma des­cri­to, a la cla­se obre­ra y a los sec­to­res explo­ta­dos de la ciu­dad y el cam­po, solo les cabe man­te­ner su inde­pen­den­cia de cla­se fren­te al gobierno y al esta­do, median­te la ela­bo­ra­ción de sus plie­gos rei­vin­di­ca­ti­vos y sus pla­nes de lucha por mejo­rar sus con­di­cio­nes de vida y avan­zar en la ela­bo­ra­ción de un pro­gra­ma de gobierno pro­pio que efec­ti­va­men­te se pro­pon­ga ter­mi­nar con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

Esta nece­si­dad polí­ti­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, es tam­bién la espe­ran­za de muchos otros sec­to­res explo­ta­dos, que ven como su cali­dad de vida des­cien­de mien­tras la bur­gue­sía se for­ta­le­ce. La acti­va­ción de esos sec­to­res socia­les, no se pro­du­ci­rá si pri­me­ro no obser­van como la cla­se obre­ra con­quis­ta su pro­pia inde­pen­den­cia de cla­se y avan­za resuel­ta­men­te detrás de un pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio socia­lis­ta.

La revo­lu­ción socia­lis­ta no ha fra­ca­sa­do, por­que esta no se ha pro­du­ci­do aún en Vene­zue­la y para que se pro­duz­ca, hay que orga­ni­zar­la des­de ya en todos los luga­res don­de se encuen­tre un revo­lu­cio­na­rio.

Cuan­do habla­mos de orga­ni­zar la revo­lu­ción socia­lis­ta, habla­mos de plan­tear­nos el pro­ble­ma del poder y el ejer­ci­cio del mis­mo por la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Eso nece­sa­ria­men­te nos lle­va a desa­rro­llar un pro­yec­to como cla­se que se asien­te en un pro­gra­ma y en un tipo de orga­ni­za­ción que no solo reali­ce el acto revo­lu­cio­na­rio y des­tru­ya el poder de la bur­gue­sía y su esta­do, sino que sea capaz de ini­ciar la cons­truc­ción prác­ti­ca del socia­lis­mo y desa­rro­llar­lo. Ese poder no pue­de ser un par­ti­do o movi­mien­to, tie­nen que ser las masas de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, explo­ta­dos de la ciu­dad y el cam­po, orga­ni­za­dos en un nue­vo tipo de orga­ni­za­ción social revo­lu­cio­na­ria. Esa es la genui­na expre­sión del poder popu­lar y de cla­se que se debe de orga­ni­zar des­de ya.

Esa pers­pec­ti­va no nos hace per­der de vis­ta los obje­ti­vos del momen­to y su pos­te­rior desa­rro­llo. No bas­ta con lla­mar a la orga­ni­za­ción del poder popu­lar en for­ma gené­ri­ca. Este poder de cla­se debe tener expre­sio­nes con­cre­tas en cada lugar de tra­ba­jo, en cada uni­ver­si­dad, liceo, cam­po o barrio, y esa orga­ni­za­ción no cae del cie­lo ni será rega­lo del esta­do. Son los revo­lu­cio­na­rios orga­ni­za­dos quie­nes deben impul­sar esa cons­truc­ción social des­de lo más sim­ple has­ta lo más com­ple­jo.

Por esa razón es que las con­sig­nas “con­trol obre­ro” o “con­se­jos de tra­ba­ja­do­res”, nos pare­cen jus­tas, pero extem­po­rá­neas. ¿Cua­les obre­ros con­tro­lan? ¿los de A.D? ¿los del psuv? ¿A cua­les con­se­jos nos refe­ri­mos? ¿cuan­tos de esos con­se­jos exis­ten? ¿esos tra­ba­ja­do­res tie­nen con­cien­cia de cla­se? ¿quie­ren el socia­lis­mo? ¿don­de están esos con­se­jos orga­ni­za­dos y cuan­tos hay?

Cree­mos que la revo­lu­ción es algo serio y pla­ni­fi­ca­do y no solo con­sig­nas que expre­san deseos que no tie­nen estos que ver con la reali­dad. La reali­dad actual para los revo­lu­cio­na­rios, es de una des­ven­ta­ja de carác­ter estra­té­gi­co que tie­ne expre­sio­nes en lo teó­ri­co, polí­ti­co, orga­ni­za­ti­vo, social, cul­tu­ral, eco­nó­mi­co-mate­rial, mili­tar y numé­ri­co.

Esta reali­dad debe ser reco­no­ci­da para poder ser cam­bia­da y nues­tro tra­ba­jo en la actua­li­dad debe expre­sar las nece­si­da­des obje­ti­vas que nos sepa­ran de la revo­lu­ción. Cree­mos que los revo­lu­cio­na­rios debe­mos empren­der una acu­mu­la­ción de fuer­zas de carác­ter his­tó­ri­co en todos los terre­nos antes plan­tea­dos y dar res­pues­tas reales a esas nece­si­da­des.

De allí que hemos for­mu­la­do des­de hace ya mucho, dotar a la cla­se obre­ra de una herra­mien­ta polí­ti­ca de gran poten­cia, que sea capaz de lle­var el pro­ble­ma del poder a las gran­des masas y ayu­dar a su orga­ni­za­ción detrás de este obje­ti­vo. Esa es para noso­tros la tarea de las tareas en este momen­to y como tal tra­ba­ja­mos en esa direc­ción. Las tareas agi­ta­ti­vas son par­te de este tra­ba­jo, pero no son el tra­ba­jo, a pesar que a veces todos nos con­fun­di­mos en esta labor.

La cons­truc­ción y el desa­rro­llo de la herra­mien­ta polí­ti­ca, sin duda que nos colo­ca en la sen­da que cree­mos correc­ta, pues nos for­ta­le­ce para plan­tear­nos el gran obje­ti­vo. Sin orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria no habrá revo­lu­ción socia­lis­ta, ya que esta no se rea­li­za por ósmo­sis ni por intui­ción de las masas y ni siquie­ra por­que exis­tan sec­to­res ade­lan­ta­dos den­tro de la cla­se obre­ra. La revo­lu­ción socia­lis­ta es un acto cien­tí­fi­co revo­lu­cio­na­rio que requie­re de una inge­nie­ría social y de una cons­truc­ción prác­ti­ca que no admi­te impro­vi­sa­cio­nes. Esto no quie­re decir que hayan rece­tas pre­es­ta­ble­ci­das, pero sabe­mos que se nece­si­ta un colec­ti­vo con herra­mien­tas teó­ri­cas, con la con­vic­ción más fir­me, con una gran dosis de dis­ci­pli­na, con un plan estra­té­gi­co y con una fuer­za mate­rial que per­mi­ta la cons­truc­ción de un nue­vo ima­gi­na­rio social y su pues­ta en movi­mien­to para lle­var­lo a cabo.

Es por eso que hemos plan­tea­do la uni­dad de los revo­lu­cio­na­rios a par­tir de una serie de defi­ni­cio­nes ini­cia­les que nos vayan acer­can­do hacia el obje­ti­vo. Hemos plan­tea­do la ela­bo­ra­ción de un pro­gra­ma que basa­do en la reali­dad social que vive nues­tro pue­blo, per­mi­ta dar gran­des pasos hacia el desa­rro­llo de una con­cien­cia de cla­se de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res.

Tam­bién hemos lla­ma­do a desa­rro­llar en todo su poten­cial, la lucha de ideas y de masas por el socia­lis­mo como una corrien­te que empie­ce a expre­sar los deseos de cam­bio real que exis­ten en el país.

Hemos invi­ta­do a las demás fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, a exa­mi­nar en for­ma dete­ni­da la situa­ción de Vene­zue­la y a rom­per en base a esa lec­tu­ra, con el refor­mis­mo capi­ta­lis­ta que aho­ga y asfi­xia todo pro­gre­so de las masas y hemos diri­gi­do nues­tras fuer­zas a empe­zar a cons­truir el poder popu­lar como expre­sión con­cre­ta de lo que tie­ne que ser el nue­vo poder de las tra­ba­ja­do­ras, tra­ba­ja­do­res, pobres y explo­ta­dos de la ciu­dad y el cam­po, en con­tra­po­si­ción al poder bur­gués expre­sa­do en el esta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes.

Estas son a nues­tro jui­cio, las gran­des tareas de los revo­lu­cio­na­rios que ade­más deben abor­dar­las en medio de una cre­cien­te lucha de cla­ses, que se expre­sa­rá en los pró­xi­mos tiem­pos en for­ma agu­da sobre todo en los sec­to­res obre­ros. Debe­mos par­ti­ci­par de esas luchas y poten­ciar nues­tra pro­pues­ta en el seno de las masas. Nues­tro gran desa­fío será cons­truir en medio de la lucha y de una cre­cien­te nece­si­dad de pasar rápi­da­men­te a otro momen­to his­tó­ri­co en cuan­to al alcan­ce de nues­tro pro­yec­to.

Nues­tros obje­ti­vos están cla­ros y hemos sido siem­pre muy pre­ci­sos en cuan­to a ellos. Debe­mos seguir por la sen­da tra­za­da lle­van­do a todo el pue­blo, el opti­mis­mo de que vie­ne otro tiem­po y ese tiem­po que vie­ne, es el tiem­po de la revo­lu­ción socia­lis­ta ver­da­de­ra.

Vamos con ale­gría y lle­nos de orgu­llo por este her­mo­so camino revo­lu­cio­na­rio. Nadie nos rega­la­rá nada, por­que todo tie­ne que ser con­quis­ta­do. Hoy esta­mos miran­do aún la his­to­ria y nues­tra invi­ta­ción es para que empe­ce­mos a rea­li­zar nues­tros sue­ños y sea­mos cons­truc­to­res de una nue­va arqui­tec­tu­ra social.

En esta nue­va arqui­tec­tu­ra social, el papel más impor­tan­te sin duda lo cum­pli­rá la juven­tud y es hacia ella que debe­mos orien­tar nues­tro esfuer­zo. Vamos hacia la juven­tud des­atan­do todas sus ener­gías rete­ni­das duran­te este tiem­po. Allí esta la can­te­ra de don­de sal­drán las muje­res y hom­bres que cam­bia­rán para siem­pre esta his­to­ria de mise­ria y explo­ta­ción. Vamos hacia la juven­tud con la ver­dad como arma polí­ti­ca, con cla­ri­dad, sin argu­cias ni medias tin­tas que a nada con­du­cen. Vamos a orga­ni­zar la rebel­día y a trans­for­mar­la en ideas y accio­nes revo­lu­cio­na­rias por todo el país. Tene­mos que sem­brar al Che por toda Vene­zue­la y res­ca­tar­lo de la vitri­na del mer­ca­do don­de lo han colo­ca­do duran­te estos años. Vamos a sem­brar Vene­zue­la de revo­lu­cio­na­rios.

Vamos todas y todos, tra­ba­ja­do­ras, tra­ba­ja­do­res, explo­ta­dos, muje­res, jóve­nes, pue­blos ori­gi­na­rios, cam­pe­si­nos, estu­dian­tes, pobla­do­res, comu­ni­da­des, pro­fe­sio­na­les y sol­da­dos. La revo­lu­ción que que­re­mos ya vie­ne, y con ella la ale­gría de cons­truir para noso­tros y no para la bur­gue­sía.

¡¡¡Cons­tru­yen­do la idea y el ins­tru­men­to revo­lu­cio­na­rio!!!

¡¡¡Ade­lan­te con todas las fuer­zas de la his­to­ria!!!

¡¡¡O revo­lu­ción socia­lis­ta, o cari­ca­tu­ra de revo­lu­ción!!!

Movi­mien­to Gue­va­ris­ta Revo­lu­cio­na­rio


Movi­mien­to Gue­va­ris­ta Revo­lu­cio­na­rio
WWW​.GUE​VA​RIAN​DO​.ORG

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *