Dis­cur­so de Raúl Cas­tro en la aper­tu­ra de la VIII Cum­bre del ALBA-TCP

Esti­ma­dos Jefes de Esta­do y de Gobierno;

Esti­ma­dos Dele­ga­dos e Invitados;

Al dar­les la más cor­dial bien­ve­ni­da, en nom­bre del gobierno y del pue­blo cuba­nos, les tras­la­do el salu­do del Jefe de la Revo­lu­ción Cuba­na, com­pa­ñe­ro Fidel Cas­tro Ruz, quien está siguien­do aten­ta­men­te nues­tra reunión.

En pri­mer lugar, apro­ve­cho la oca­sión para expre­sar en nom­bre de todos los pre­sen­tes el rego­ci­jo que sen­ti­mos por la con­tun­den­te vic­to­ria del pue­blo boli­viano el pasa­do domin­go al reele­gir por amplia mayo­ría al com­pa­ñe­ro Evo Mora­les Ayma, para un nue­vo man­da­to como Presidente.

Lamen­ta­ble­men­te, no con­ta­mos con la pre­sen­cia físi­ca del Pre­si­den­te de Hon­du­ras, Manuel Zela­ya. Al pue­blo de esa nación lati­no­ame­ri­ca­na se le ha pri­va­do de sus dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les y se le ha impues­to, con apo­yo del gobierno nor­te­ame­ri­cano, un gobierno usur­pa­dor y gol­pis­ta, que han tra­ta­do de legi­ti­mar con una far­sa electoral.

Cum­bre ALBA Foto: Rober­to More­jón ACN­La his­to­ria regis­tra­rá con mere­ci­do reco­no­ci­mien­to la acti­tud asu­mi­da por los paí­ses miem­bros del ALBA-TCP y por la mayo­ría de los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños, en la con­de­na ine­quí­vo­ca al gol­pe mili­tar en Hon­du­ras. Que­da­rá cons­tan­cia tam­bién de la acti­tud de aque­llos que, doble­ga­dos ante el impe­rio, ter­mi­na­ron acep­tan­do la manio­bra golpista.

Al heroi­co pue­blo hon­du­re­ño, a tra­vés de su legí­ti­ma repre­sen­tan­te como secre­ta­ria de Esta­do Patri­cia Rodas, aquí pre­sen­te, le envia­mos el más calu­ro­so saludo.
Esti­ma­dos colegas:

Esta Octa­va Cum­bre de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca que ofi­cial­men­te inau­gu­ra­mos hoy, sesio­na coin­ci­dien­do con el deci­mo­quin­to ani­ver­sa­rio de la pri­me­ra visi­ta a Cuba del líder de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y el quin­to ani­ver­sa­rio de la Decla­ra­ción Con­jun­ta entre Vene­zue­la y Cuba, fir­ma­da en el año 2004 por los pre­si­den­tes Hugo Chá­vez y Fidel Cas­tro, que mar­có el naci­mien­to ofi­cial del ALBA, lla­ma­da enton­ces Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para las Américas.

Han sido cin­co años de inten­so tra­ba­jo, de bús­que­da común, en los que hemos alcan­za­do resul­ta­dos alen­ta­do­res en el orden social, que aún pode­mos supe­rar, y que en este momen­to par­ti­cu­lar es jus­to men­cio­nar y celebrar.

El enor­me sig­ni­fi­ca­do que repre­sen­ta la decla­ra­ción de terri­to­rio libre de anal­fa­be­tis­mo en tres paí­ses miem­bros del ALBA: Boli­via, Nica­ra­gua y Vene­zue­la, es un paso en el com­ba­te que con­ti­núa para erra­di­car com­ple­ta­men­te este fla­ge­lo social en todos los paí­ses miem­bros de este meca­nis­mo de inte­gra­ción de nue­vo tipo.

La Ope­ra­ción Mila­gro ha mejo­ra­do o devuel­to la visión a más de 1 millón de pacien­tes den­tro del ALBA. Asi­mis­mo, se han gra­dua­do ya más de 2000 médi­cos de nues­tros paí­ses en la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na y hoy se for­man 6 mil 653 estu­dian­tes bajo el Nue­vo Pro­gra­ma de For­ma­ción de Médi­cos con con­cep­tos de inte­gra­li­dad, inter­na­cio­na­lis­mo y humanismo.

Actual­men­te en Vene­zue­la, Ecua­dor, Nica­ra­gua y Boli­via se desa­rro­lla un estu­dio gené­ti­co psi­co-social para per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, pro­yec­to de extra­or­di­na­rio valor humano que per­si­gue la aten­ción direc­ta, la bús­que­da de solu­cio­nes e inte­gra­ción social de dichas personas.

En la pasa­da Cum­bre cele­bra­da en Cocha­bam­ba se fir­mó el Tra­ta­do Cons­ti­tu­ti­vo del Sis­te­ma Uni­ta­rio de Com­pen­sa­ción Regio­nal (SUCRE), meca­nis­mo finan­cie­ro que a par­tir del 2010 comen­za­rá a fun­cio­nar para pro­mo­ver el comer­cio median­te la com­pen­sa­ción de pagos sin uti­li­zar el dólar, a tra­vés de una uni­dad de cuen­ta deno­mi­na­da «SUCRE». Un paso pre­vio había sido la cons­ti­tu­ción en junio de 2007 del Ban­co del ALBA, con el obje­ti­vo de finan­ciar pro­gra­mas y pro­yec­tos de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social. Varias empre­sas gran­na­cio­na­les son hoy una reali­dad, y otras están en pro­ce­so de pues­ta en mar­cha, para bene­fi­cio de nues­tros pueblos.

Com­pa­ñe­ros:

La agen­da que nos hemos pro­pues­to, nos da la posi­bi­li­dad de deli­be­rar, más que sobre los éxi­tos y resul­ta­dos del ALBA en estos cin­co años, acer­ca de las vías para pro­fun­di­zar en el desa­rro­llo, per­fec­cio­na­mien­to e impac­to de nues­tra Alianza.

Esta­mos obli­ga­dos a plan­tear­nos metas y obje­ti­vos auda­ces, par­tien­do de una com­pren­sión rea­lis­ta de las cir­cuns­tan­cias, obs­tácu­los y peli­gros que nos plan­tea la actual coyun­tu­ra inter­na­cio­nal y que recla­man nues­tra aten­ción prioritaria.

La actual cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal, ini­cia­da en Esta­dos Uni­dos y ges­ta­da por las pro­fun­das con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, con­ti­núa impac­tan­do con fuer­za en la eco­no­mía real, la socie­dad y el medio ambien­te de todo el mun­do. No son pocos los que han pro­cla­ma­do con injus­ti­fi­ca­do opti­mis­mo el inmi­nen­te fin de la recesión.

Sin embar­go, lo úni­co cier­to es que los efec­tos des­truc­to­res de la cri­sis se man­ten­drán por mucho tiem­po. Las más recien­tes esti­ma­cio­nes indi­can que el núme­ro de per­so­nas des­em­plea­das en todo el mun­do aumen­ta­ría en 50 millo­nes este año, en tan­to, los que viven en extre­ma pobre­za podrían acer­car­se a la alar­man­te cifra de 300 millones.

Uni­dos, esta­re­mos en mejo­res con­di­cio­nes de enfren­tar la cri­sis, apro­ve­chan­do las poten­cia­li­da­des que nos ofre­ce el mer­ca­do de los paí­ses del ALBA y uti­li­zan­do efi­cien­te­men­te las com­ple­men­ta­rie­da­des de nues­tras eco­no­mías para acce­der a ter­ce­ros mercados.

Los tiem­pos que vivi­mos refle­jan que en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be se agu­di­za el enfren­ta­mien­to entre dos fuer­zas his­tó­ri­cas. De un lado, un mode­lo polí­ti­co y eco­nó­mi­co depen­dien­te, eli­tis­ta y explo­ta­dor, here­de­ro del colo­nia­lis­mo y el neo­co­lo­nia­lis­mo, subor­di­na­do a los intere­ses del impe­rio. Del lado opues­to, el avan­ce de las fuer­zas polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias y pro­gre­sis­tas, que repre­sen­tan a las cla­ses tra­di­cio­nal­men­te des­po­seí­das y dis­cri­mi­na­das; com­pro­me­ti­das con la jus­ti­cia social, con la ver­da­de­ra inde­pen­den­cia de los pue­blos de la región, y con la aspi­ra­ción de dis­tri­buir jus­ta­men­te las inmen­sas rique­zas del continente.

Se tra­ta, en esen­cia, de la lucha his­tó­ri­ca para con­cre­tar la rea­li­za­ción de la visión boli­va­ria­na y mar­tia­na sobre Nues­tra América.

El esta­ble­ci­mien­to de bases mili­ta­res en la región es una expre­sión de la ofen­si­va hege­mó­ni­ca que des­plie­ga el gobierno nor­te­ame­ri­cano y cons­ti­tu­ye un acto de agre­sión con­tra toda Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Resul­ta evi­den­te la inten­ción de con­cre­tar su doc­tri­na polí­ti­ca-mili­tar de ocu­par y domi­nar a cual­quier pre­cio el terri­to­rio que siem­pre ha con­si­de­ra­do como su «tras­pa­tio natural».

La reac­ti­va­ción de la IV Flo­ta, con capa­ci­dad y obje­ti­vos ope­ra­ti­vo-estra­té­gi­cos anun­cia­dos de manio­brar inclu­so en aguas inte­rio­res de paí­ses de la región, demues­tra que para lograr sus pro­pó­si­tos no ten­drán lími­tes, excep­to el que le impon­ga la resis­ten­cia que sea­mos capa­ces de ofrecer.

El ALBA-TCP no pue­de igno­rar esa reali­dad. Sobre estos y otros temas, como el con­trol de los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, inter­cam­bia­re­mos en las jor­na­das que nos esperan.
Tene­mos tam­bién en nues­tra agen­da, el aná­li­sis sobre el fra­ca­so de las nego­cia­cio­nes que debe­rían con­cluir en Copenha­gue den­tro de unos días con com­pro­mi­sos con­cre­tos, reales y veri­fi­ca­bles para enfren­tar los efec­tos del cam­bio climático.

Se sabe ya que no habrá tal acuer­do y sólo cabe espe­rar un pro­nun­cia­mien­to polí­ti­co. Los paí­ses del ALBA-TCP debe­mos defen­der una posi­ción fir­me sobre este asun­to deci­si­vo para el futu­ro de la espe­cie humana.

Esta­mos segu­ros que los apor­tes y la coope­ra­ción de todos uste­des en esta Octa­va Cum­bre cons­ti­tui­rán una impor­tan­te con­tri­bu­ción al for­ta­le­ci­mien­to de nues­tra Alianza.

Muchas gra­cias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *