Dis­cur­so de Raúl Cas­tro en la aper­tu­ra de la VIII Cum­bre del ALBA-TCP

Esti­ma­dos Jefes de Esta­do y de Gobierno;

Esti­ma­dos Dele­ga­dos e Invitados;

Al dar­les la más cor­dial bien­ve­ni­da, en nom­bre del gobierno y del pue­blo cuba­nos, les tras­la­do el salu­do del Jefe de la Revo­lu­ción Cuba­na, com­pa­ñe­ro Fidel Cas­tro Ruz, quien está siguien­do aten­ta­men­te nues­tra reunión.

En pri­mer lugar, apro­ve­cho la oca­sión para expre­sar en nom­bre de todos los pre­sen­tes el rego­ci­jo que sen­ti­mos por la con­tun­den­te vic­to­ria del pue­blo boli­viano el pasa­do domin­go al reele­gir por amplia mayo­ría al com­pa­ñe­ro Evo Mora­les Ayma, para un nue­vo man­da­to como Presidente.

Lamen­ta­ble­men­te, no con­ta­mos con la pre­sen­cia físi­ca del Pre­si­den­te de Hon­du­ras, Manuel Zela­ya. Al pue­blo de esa nación lati­no­ame­ri­ca­na se le ha pri­va­do de sus dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les y se le ha impues­to, con apo­yo del gobierno nor­te­ame­ri­cano, un gobierno usur­pa­dor y gol­pis­ta, que han tra­ta­do de legi­ti­mar con una far­sa electoral.

Cum­bre ALBA Foto: Rober­to More­jón ACN­La his­to­ria regis­tra­rá con mere­ci­do reco­no­ci­mien­to la acti­tud asu­mi­da por los paí­ses miem­bros del ALBA-TCP y por la mayo­ría de los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños, en la con­de­na ine­quí­vo­ca al gol­pe mili­tar en Hon­du­ras. Que­da­rá cons­tan­cia tam­bién de la acti­tud de aque­llos que, doble­ga­dos ante el impe­rio, ter­mi­na­ron acep­tan­do la manio­bra golpista.

Al heroi­co pue­blo hon­du­re­ño, a tra­vés de su legí­ti­ma repre­sen­tan­te como secre­ta­ria de Esta­do Patri­cia Rodas, aquí pre­sen­te, le envia­mos el más calu­ro­so saludo.
Esti­ma­dos colegas:

Esta Octa­va Cum­bre de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca que ofi­cial­men­te inau­gu­ra­mos hoy, sesio­na coin­ci­dien­do con el deci­mo­quin­to ani­ver­sa­rio de la pri­me­ra visi­ta a Cuba del líder de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y el quin­to ani­ver­sa­rio de la Decla­ra­ción Con­jun­ta entre Vene­zue­la y Cuba, fir­ma­da en el año 2004 por los pre­si­den­tes Hugo Chá­vez y Fidel Cas­tro, que mar­có el naci­mien­to ofi­cial del ALBA, lla­ma­da enton­ces Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para las Américas.

Han sido cin­co años de inten­so tra­ba­jo, de bús­que­da común, en los que hemos alcan­za­do resul­ta­dos alen­ta­do­res en el orden social, que aún pode­mos supe­rar, y que en este momen­to par­ti­cu­lar es jus­to men­cio­nar y celebrar.

El enor­me sig­ni­fi­ca­do que repre­sen­ta la decla­ra­ción de terri­to­rio libre de anal­fa­be­tis­mo en tres paí­ses miem­bros del ALBA: Boli­via, Nica­ra­gua y Vene­zue­la, es un paso en el com­ba­te que con­ti­núa para erra­di­car com­ple­ta­men­te este fla­ge­lo social en todos los paí­ses miem­bros de este meca­nis­mo de inte­gra­ción de nue­vo tipo.

La Ope­ra­ción Mila­gro ha mejo­ra­do o devuel­to la visión a más de 1 millón de pacien­tes den­tro del ALBA. Asi­mis­mo, se han gra­dua­do ya más de 2000 médi­cos de nues­tros paí­ses en la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na y hoy se for­man 6 mil 653 estu­dian­tes bajo el Nue­vo Pro­gra­ma de For­ma­ción de Médi­cos con con­cep­tos de inte­gra­li­dad, inter­na­cio­na­lis­mo y humanismo.

Actual­men­te en Vene­zue­la, Ecua­dor, Nica­ra­gua y Boli­via se desa­rro­lla un estu­dio gené­ti­co psi­co-social para per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, pro­yec­to de extra­or­di­na­rio valor humano que per­si­gue la aten­ción direc­ta, la bús­que­da de solu­cio­nes e inte­gra­ción social de dichas personas.

En la pasa­da Cum­bre cele­bra­da en Cocha­bam­ba se fir­mó el Tra­ta­do Cons­ti­tu­ti­vo del Sis­te­ma Uni­ta­rio de Com­pen­sa­ción Regio­nal (SUCRE), meca­nis­mo finan­cie­ro que a par­tir del 2010 comen­za­rá a fun­cio­nar para pro­mo­ver el comer­cio median­te la com­pen­sa­ción de pagos sin uti­li­zar el dólar, a tra­vés de una uni­dad de cuen­ta deno­mi­na­da «SUCRE». Un paso pre­vio había sido la cons­ti­tu­ción en junio de 2007 del Ban­co del ALBA, con el obje­ti­vo de finan­ciar pro­gra­mas y pro­yec­tos de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social. Varias empre­sas gran­na­cio­na­les son hoy una reali­dad, y otras están en pro­ce­so de pues­ta en mar­cha, para bene­fi­cio de nues­tros pueblos.

Com­pa­ñe­ros:

La agen­da que nos hemos pro­pues­to, nos da la posi­bi­li­dad de deli­be­rar, más que sobre los éxi­tos y resul­ta­dos del ALBA en estos cin­co años, acer­ca de las vías para pro­fun­di­zar en el desa­rro­llo, per­fec­cio­na­mien­to e impac­to de nues­tra Alianza.

Esta­mos obli­ga­dos a plan­tear­nos metas y obje­ti­vos auda­ces, par­tien­do de una com­pren­sión rea­lis­ta de las cir­cuns­tan­cias, obs­tácu­los y peli­gros que nos plan­tea la actual coyun­tu­ra inter­na­cio­nal y que recla­man nues­tra aten­ción prioritaria.

La actual cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal, ini­cia­da en Esta­dos Uni­dos y ges­ta­da por las pro­fun­das con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, con­ti­núa impac­tan­do con fuer­za en la eco­no­mía real, la socie­dad y el medio ambien­te de todo el mun­do. No son pocos los que han pro­cla­ma­do con injus­ti­fi­ca­do opti­mis­mo el inmi­nen­te fin de la recesión.

Sin embar­go, lo úni­co cier­to es que los efec­tos des­truc­to­res de la cri­sis se man­ten­drán por mucho tiem­po. Las más recien­tes esti­ma­cio­nes indi­can que el núme­ro de per­so­nas des­em­plea­das en todo el mun­do aumen­ta­ría en 50 millo­nes este año, en tan­to, los que viven en extre­ma pobre­za podrían acer­car­se a la alar­man­te cifra de 300 millones.

Uni­dos, esta­re­mos en mejo­res con­di­cio­nes de enfren­tar la cri­sis, apro­ve­chan­do las poten­cia­li­da­des que nos ofre­ce el mer­ca­do de los paí­ses del ALBA y uti­li­zan­do efi­cien­te­men­te las com­ple­men­ta­rie­da­des de nues­tras eco­no­mías para acce­der a ter­ce­ros mercados.

Los tiem­pos que vivi­mos refle­jan que en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be se agu­di­za el enfren­ta­mien­to entre dos fuer­zas his­tó­ri­cas. De un lado, un mode­lo polí­ti­co y eco­nó­mi­co depen­dien­te, eli­tis­ta y explo­ta­dor, here­de­ro del colo­nia­lis­mo y el neo­co­lo­nia­lis­mo, subor­di­na­do a los intere­ses del impe­rio. Del lado opues­to, el avan­ce de las fuer­zas polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias y pro­gre­sis­tas, que repre­sen­tan a las cla­ses tra­di­cio­nal­men­te des­po­seí­das y dis­cri­mi­na­das; com­pro­me­ti­das con la jus­ti­cia social, con la ver­da­de­ra inde­pen­den­cia de los pue­blos de la región, y con la aspi­ra­ción de dis­tri­buir jus­ta­men­te las inmen­sas rique­zas del continente.

Se tra­ta, en esen­cia, de la lucha his­tó­ri­ca para con­cre­tar la rea­li­za­ción de la visión boli­va­ria­na y mar­tia­na sobre Nues­tra América.

El esta­ble­ci­mien­to de bases mili­ta­res en la región es una expre­sión de la ofen­si­va hege­mó­ni­ca que des­plie­ga el gobierno nor­te­ame­ri­cano y cons­ti­tu­ye un acto de agre­sión con­tra toda Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Resul­ta evi­den­te la inten­ción de con­cre­tar su doc­tri­na polí­ti­ca-mili­tar de ocu­par y domi­nar a cual­quier pre­cio el terri­to­rio que siem­pre ha con­si­de­ra­do como su «tras­pa­tio natural».

La reac­ti­va­ción de la IV Flo­ta, con capa­ci­dad y obje­ti­vos ope­ra­ti­vo-estra­té­gi­cos anun­cia­dos de manio­brar inclu­so en aguas inte­rio­res de paí­ses de la región, demues­tra que para lograr sus pro­pó­si­tos no ten­drán lími­tes, excep­to el que le impon­ga la resis­ten­cia que sea­mos capa­ces de ofrecer.

El ALBA-TCP no pue­de igno­rar esa reali­dad. Sobre estos y otros temas, como el con­trol de los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, inter­cam­bia­re­mos en las jor­na­das que nos esperan.
Tene­mos tam­bién en nues­tra agen­da, el aná­li­sis sobre el fra­ca­so de las nego­cia­cio­nes que debe­rían con­cluir en Copenha­gue den­tro de unos días con com­pro­mi­sos con­cre­tos, reales y veri­fi­ca­bles para enfren­tar los efec­tos del cam­bio climático.

Se sabe ya que no habrá tal acuer­do y sólo cabe espe­rar un pro­nun­cia­mien­to polí­ti­co. Los paí­ses del ALBA-TCP debe­mos defen­der una posi­ción fir­me sobre este asun­to deci­si­vo para el futu­ro de la espe­cie humana.

Esta­mos segu­ros que los apor­tes y la coope­ra­ción de todos uste­des en esta Octa­va Cum­bre cons­ti­tui­rán una impor­tan­te con­tri­bu­ción al for­ta­le­ci­mien­to de nues­tra Alianza.

Muchas gra­cias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.