Cri­sis, vio­len­cia y lucha por Patxi Zamora

Las herra­mien­tas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para con­tro­lar a sus súb­di­tos son muy efi­ca­ces. Nos mean, y nos dicen que llue­ve. A pesar del som­brío pano­ra­ma que vive la mayo­ría de la huma­ni­dad, quie­nes diri­gen el mun­do han con­se­gui­do hiber­nar la opo­si­ción alia­dos con el mie­do, la igno­ran­cia o el nihi­lis­mo. Pero ha lle­ga­do la hora de pelear, de luchar para no olvi­dar que somos hom­bres y muje­res libres y demos­trar que los pro­ble­mas del mun­do, como diría Mer­ce­des Sosa, no nos son indiferentes.

El con­jun­to de datos eco­nó­mi­cos sobre las cau­sas de la cri­sis, sus res­pon­sa­bles y las con­se­cuen­cias en la pobla­ción, se podría uti­li­zar en el suma­rio de una acu­sa­ción glo­bal: cri­men de lesa huma­ni­dad. La prin­ci­pal cau­sa de la cri­sis, según la mayo­ría de los eco­no­mis­tas, es la asun­ción exa­ge­ra­da de ries­go en la bús­que­da de bene­fi­cios extra­or­di­na­rios, con­tan­do con la com­pli­ci­dad de las auto­ri­da­des polí­ti­cas y sin gene­rar acti­vi­dad pro­duc­ti­va o sea, especulando.

Hablan­do en pla­ta, nos encon­tra­mos ante una serie de Robin Hoods que roban a los pobres para dár­se­lo a los ricos siguien­do la dila­ta­da tra­di­ción anglo­sa­jo­na de cam­biar el cuen­to según sus intere­ses. Al mis­mo tiem­po, se pros­ti­tu­yen con­cep­tos como ayu­da al desa­rro­llo y soli­da­ri­dad mien­tras, por ejem­plo, las mul­ti­na­cio­na­les de la agro­ali­men­ta­ción con­tro­lan mer­ca­dos, semi­llas y pre­cios sabo­tean­do aque­llas acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que no les com­pen­san. Esto se tra­du­ce en ham­bre para mil millo­nes de per­so­nas en el mun­do. ¿Cómo es posi­ble que el arroz impor­ta­do por los paí­ses afri­ca­nos sea más bara­to que el cose­cha­do por ellos mis­mos? Dice Galeano, «no son paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, sino arro­lla­dos». Según afir­ma la pro­pia ONU, las 500 mayo­res mul­ti­na­cio­na­les suman el 52% del PIB (Pro­duc­to Inte­rior Bru­to) mun­dial y con­tro­lan el 60% del comer­cio en el planeta.

A su vez, los cau­san­tes de la cri­sis se van de rosi­tas obte­nien­do jubi­la­cio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias (Gori­gol­za­rri del BBVA), fichan­do por otras cor­po­ra­cio­nes o inclu­so por la nue­va Admi­nis­tra­ción demó­cra­ta esta­dou­ni­den­se. «Si quie­re segu­ri­dad, fiche a un ladrón» iro­ni­zó el sema­na­rio «The Eco­no­mist», a lo que el pres­ti­gio­so eco­no­mis­ta Dean Baker aña­dió «es como pedir ayu­da a Bin Laden para la gue­rra con­tra el terror». Los paraí­sos fis­ca­les guar­dan, según la OCDE (Orga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo) entre 1,3 y 8,6 billo­nes de euros (4 veces el PIB espa­ñol). Nike paga a Michael Jor­dan tan­to como a sus 30.000 asa­la­ria­dos fili­pi­nos jun­tos. Los 3 mayo­res patri­mo­nios, uno de ellos el de Bill Gates, equi­va­len al PIB de los 37 paí­ses más pobres de la tie­rra. El 60% de los tra­ba­ja­do­res del mun­do care­ce de con­tra­to labo­ral. En EE.UU se cele­bra el Día del Tra­ba­jo en agos­to, sin tin­tes rei­vin­di­ca­ti­vos. ¿Tie­ne cura la demo­cra­cia capi­ta­lis­ta o sus enfer­me­da­des son con­gé­ni­tas e inhe­ren­tes al pro­pio sistema?

En el esta­do espa­ñol, BME (Bol­sas y Mer­ca­dos Espa­ño­les) infor­ma que este año ya se han repar­ti­do un 54% más de divi­den­dos que en 2008. Sabe­mos tam­bién que los bene­fi­cios empre­sa­ria­les aumen­ta­ron duran­te la déca­da 1996 – 2006 más del doble que en el res­to de la Unión Euro­pea, mien­tras que el incre­men­to de los cos­tes sala­ria­les fue cin­co veces menor. Para­dó­ji­ca­men­te en esta épo­ca de bonan­za, para unos pocos, nacie­ron los «mileu­ris­tas». Los últi­mos datos del Minis­te­rio del Tra­ba­jo con­fir­man que uno de cada tres tra­ba­ja­do­res es even­tual, siguien­do un fenó­meno labo­ral impor­ta­do de los EE.UU. deno­mi­na­do Mcjob, que tra­ta a todos los tra­ba­ja­do­res como estu­dian­tes en bús­que­da de un empleo vera­nie­go y per­mi­te el estan­ca­mien­to de los sala­rios. Como medi­da con­tra la cri­sis y con­tra el incre­men­to de los hur­tos, El Cor­te Inglés ha impli­ca­do a sus ven­de­do­res pre­mian­do al tra­ba­ja­dor con un 10% del valor del pro­duc­to roba­do si cola­bo­ra en atra­par a un ladrón. Y el pai­sa­je de la pica­res­ca espa­ño­la se com­ple­ta con el impa­ga­ble ser­vi­cio de los laca­yos del impe­rio. Así, Miguel Ángel Agui­lar, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Perio­dis­tas Euro­peos e his­tó­ri­co en la nómi­na del gru­po PRISA, pro­pu­so que se debe­ría sus­ti­tuir la foto­gra­fía-icono del líder revo­lu­cio­na­rio Ché Gue­va­ra por la de Emi­lio Botín, fac­tó­tum del Ban­co San­tan­der, por ser éste últi­mo mucho más efi­caz con­tra la pobreza.

En Nafa­rroa, según los datos faci­li­ta­dos por el pro­pio Gobierno de la comu­ni­dad, UGT y CCOO reci­bie­ron de las arcas fora­les 13 millo­nes de euros por reunio­nes, con­ve­nios, estu­dios y cur­sos de for­ma­ción. Acu­dir a la comi­sión de segui­mien­to del III Plan de Empleo de Nava­rra ha supues­to a cada repre­sen­tan­te de UGT, CCOO y CEN (Con­fe­de­ra­ción de Empre­sa­rios de Nava­rra) 4.798 euros por unas sesio­nes de las que ni siquie­ra exis­ten actas de lo «tra­ba­ja­do» en cada una de ellas y fue­ron 11 en 2008. Más de 50.000 euros para cada repre­sen­tan­te de las tres orga­ni­za­cio­nes que recien­te­men­te han com­par­ti­do la dis­tin­ción foral más rele­van­te, otor­ga­da por el Gobierno de UPN, la Meda­lla de Oro de Navarra.

Hechos como los des­cri­tos prue­ban, de mane­ra humi­llan­te, la exis­ten­cia de una vio­len­cia eco­nó­mi­ca extre­ma con con­se­cuen­cias nefas­tas para la huma­ni­dad en todos los con­fi­nes de la tie­rra. ¿Con­de­nan los par­ti­dos demo­crá­ti­cos tra­di­cio­na­les con sufi­cien­te con­tun­den­cia estos atro­pe­llos y sus trá­gi­cas con­se­cuen­cias? ¿Debe­rían ser ile­ga­li­za­dos por no hacer­lo? Por aho­ra tam­po­co pode­mos espe­rar gran cosa de otras ins­tan­cias con igual­men­te esca­so pedi­grí demo­crá­ti­co. Así, Car­los Dívar, pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supre­mo de una Judi­ca­tu­ra ancla­da en el Medie­vo, afir­ma­ba en una recien­te entre­vis­ta sin des­pei­nar­se, «hay que obe­de­cer a Dios antes que a los hombres».

Sólo la movi­li­za­ción social, el deba­te, la argu­men­ta­ción y el com­pro­mi­so de la ciu­da­da­nía pue­den dar la vuel­ta a esta situa­ción. Y exis­ten ejem­plos de que «otro mun­do es posi­ble». La lle­ga­da al poder en Amé­ri­ca Lati­na de fuer­zas pro­gre­sis­tas que cues­tio­nan el impe­ria­lis­mo de for­ma hones­ta o la uni­dad de acción por par­te de la mayo­ría sin­di­cal en Eus­kal Herria for­man par­te del pai­sa­je que demos­tra­rá que los hom­bres no pode­mos corre­gir los hechos del pasa­do, pero sí con­di­cio­nar los del futuro.

PS: A los últi­mos dete­ni­dos y a quie­nes, como ellos y ellas, luchan por un mun­do mejor, empe­zan­do por su pro­pio pue­blo, aún a cos­ta de sufrir per­se­cu­ción y cautiverio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *