Cri­sis, vio­len­cia y lucha por Patxi Zamora

Las herra­mien­tas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para con­tro­lar a sus súb­di­tos son muy efi­ca­ces. Nos mean, y nos dicen que llue­ve. A pesar del som­brío pano­ra­ma que vive la mayo­ría de la huma­ni­dad, quie­nes diri­gen el mun­do han con­se­gui­do hiber­nar la opo­si­ción alia­dos con el mie­do, la igno­ran­cia o el nihi­lis­mo. Pero ha lle­ga­do la hora de pelear, de luchar para no olvi­dar que somos hom­bres y muje­res libres y demos­trar que los pro­ble­mas del mun­do, como diría Mer­ce­des Sosa, no nos son indiferentes.

El con­jun­to de datos eco­nó­mi­cos sobre las cau­sas de la cri­sis, sus res­pon­sa­bles y las con­se­cuen­cias en la pobla­ción, se podría uti­li­zar en el suma­rio de una acu­sa­ción glo­bal: cri­men de lesa huma­ni­dad. La prin­ci­pal cau­sa de la cri­sis, según la mayo­ría de los eco­no­mis­tas, es la asun­ción exa­ge­ra­da de ries­go en la bús­que­da de bene­fi­cios extra­or­di­na­rios, con­tan­do con la com­pli­ci­dad de las auto­ri­da­des polí­ti­cas y sin gene­rar acti­vi­dad pro­duc­ti­va o sea, especulando.

Hablan­do en pla­ta, nos encon­tra­mos ante una serie de Robin Hoods que roban a los pobres para dár­se­lo a los ricos siguien­do la dila­ta­da tra­di­ción anglo­sa­jo­na de cam­biar el cuen­to según sus intere­ses. Al mis­mo tiem­po, se pros­ti­tu­yen con­cep­tos como ayu­da al desa­rro­llo y soli­da­ri­dad mien­tras, por ejem­plo, las mul­ti­na­cio­na­les de la agro­ali­men­ta­ción con­tro­lan mer­ca­dos, semi­llas y pre­cios sabo­tean­do aque­llas acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que no les com­pen­san. Esto se tra­du­ce en ham­bre para mil millo­nes de per­so­nas en el mun­do. ¿Cómo es posi­ble que el arroz impor­ta­do por los paí­ses afri­ca­nos sea más bara­to que el cose­cha­do por ellos mis­mos? Dice Galeano, «no son paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, sino arro­lla­dos». Según afir­ma la pro­pia ONU, las 500 mayo­res mul­ti­na­cio­na­les suman el 52% del PIB (Pro­duc­to Inte­rior Bru­to) mun­dial y con­tro­lan el 60% del comer­cio en el planeta.

A su vez, los cau­san­tes de la cri­sis se van de rosi­tas obte­nien­do jubi­la­cio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias (Gori­gol­za­rri del BBVA), fichan­do por otras cor­po­ra­cio­nes o inclu­so por la nue­va Admi­nis­tra­ción demó­cra­ta esta­dou­ni­den­se. «Si quie­re segu­ri­dad, fiche a un ladrón» iro­ni­zó el sema­na­rio «The Eco­no­mist», a lo que el pres­ti­gio­so eco­no­mis­ta Dean Baker aña­dió «es como pedir ayu­da a Bin Laden para la gue­rra con­tra el terror». Los paraí­sos fis­ca­les guar­dan, según la OCDE (Orga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo) entre 1,3 y 8,6 billo­nes de euros (4 veces el PIB espa­ñol). Nike paga a Michael Jor­dan tan­to como a sus 30.000 asa­la­ria­dos fili­pi­nos jun­tos. Los 3 mayo­res patri­mo­nios, uno de ellos el de Bill Gates, equi­va­len al PIB de los 37 paí­ses más pobres de la tie­rra. El 60% de los tra­ba­ja­do­res del mun­do care­ce de con­tra­to labo­ral. En EE.UU se cele­bra el Día del Tra­ba­jo en agos­to, sin tin­tes rei­vin­di­ca­ti­vos. ¿Tie­ne cura la demo­cra­cia capi­ta­lis­ta o sus enfer­me­da­des son con­gé­ni­tas e inhe­ren­tes al pro­pio sistema?

En el esta­do espa­ñol, BME (Bol­sas y Mer­ca­dos Espa­ño­les) infor­ma que este año ya se han repar­ti­do un 54% más de divi­den­dos que en 2008. Sabe­mos tam­bién que los bene­fi­cios empre­sa­ria­les aumen­ta­ron duran­te la déca­da 1996 – 2006 más del doble que en el res­to de la Unión Euro­pea, mien­tras que el incre­men­to de los cos­tes sala­ria­les fue cin­co veces menor. Para­dó­ji­ca­men­te en esta épo­ca de bonan­za, para unos pocos, nacie­ron los «mileu­ris­tas». Los últi­mos datos del Minis­te­rio del Tra­ba­jo con­fir­man que uno de cada tres tra­ba­ja­do­res es even­tual, siguien­do un fenó­meno labo­ral impor­ta­do de los EE.UU. deno­mi­na­do Mcjob, que tra­ta a todos los tra­ba­ja­do­res como estu­dian­tes en bús­que­da de un empleo vera­nie­go y per­mi­te el estan­ca­mien­to de los sala­rios. Como medi­da con­tra la cri­sis y con­tra el incre­men­to de los hur­tos, El Cor­te Inglés ha impli­ca­do a sus ven­de­do­res pre­mian­do al tra­ba­ja­dor con un 10% del valor del pro­duc­to roba­do si cola­bo­ra en atra­par a un ladrón. Y el pai­sa­je de la pica­res­ca espa­ño­la se com­ple­ta con el impa­ga­ble ser­vi­cio de los laca­yos del impe­rio. Así, Miguel Ángel Agui­lar, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Perio­dis­tas Euro­peos e his­tó­ri­co en la nómi­na del gru­po PRISA, pro­pu­so que se debe­ría sus­ti­tuir la foto­gra­fía-icono del líder revo­lu­cio­na­rio Ché Gue­va­ra por la de Emi­lio Botín, fac­tó­tum del Ban­co San­tan­der, por ser éste últi­mo mucho más efi­caz con­tra la pobreza.

En Nafa­rroa, según los datos faci­li­ta­dos por el pro­pio Gobierno de la comu­ni­dad, UGT y CCOO reci­bie­ron de las arcas fora­les 13 millo­nes de euros por reunio­nes, con­ve­nios, estu­dios y cur­sos de for­ma­ción. Acu­dir a la comi­sión de segui­mien­to del III Plan de Empleo de Nava­rra ha supues­to a cada repre­sen­tan­te de UGT, CCOO y CEN (Con­fe­de­ra­ción de Empre­sa­rios de Nava­rra) 4.798 euros por unas sesio­nes de las que ni siquie­ra exis­ten actas de lo «tra­ba­ja­do» en cada una de ellas y fue­ron 11 en 2008. Más de 50.000 euros para cada repre­sen­tan­te de las tres orga­ni­za­cio­nes que recien­te­men­te han com­par­ti­do la dis­tin­ción foral más rele­van­te, otor­ga­da por el Gobierno de UPN, la Meda­lla de Oro de Navarra.

Hechos como los des­cri­tos prue­ban, de mane­ra humi­llan­te, la exis­ten­cia de una vio­len­cia eco­nó­mi­ca extre­ma con con­se­cuen­cias nefas­tas para la huma­ni­dad en todos los con­fi­nes de la tie­rra. ¿Con­de­nan los par­ti­dos demo­crá­ti­cos tra­di­cio­na­les con sufi­cien­te con­tun­den­cia estos atro­pe­llos y sus trá­gi­cas con­se­cuen­cias? ¿Debe­rían ser ile­ga­li­za­dos por no hacer­lo? Por aho­ra tam­po­co pode­mos espe­rar gran cosa de otras ins­tan­cias con igual­men­te esca­so pedi­grí demo­crá­ti­co. Así, Car­los Dívar, pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supre­mo de una Judi­ca­tu­ra ancla­da en el Medie­vo, afir­ma­ba en una recien­te entre­vis­ta sin des­pei­nar­se, «hay que obe­de­cer a Dios antes que a los hombres».

Sólo la movi­li­za­ción social, el deba­te, la argu­men­ta­ción y el com­pro­mi­so de la ciu­da­da­nía pue­den dar la vuel­ta a esta situa­ción. Y exis­ten ejem­plos de que «otro mun­do es posi­ble». La lle­ga­da al poder en Amé­ri­ca Lati­na de fuer­zas pro­gre­sis­tas que cues­tio­nan el impe­ria­lis­mo de for­ma hones­ta o la uni­dad de acción por par­te de la mayo­ría sin­di­cal en Eus­kal Herria for­man par­te del pai­sa­je que demos­tra­rá que los hom­bres no pode­mos corre­gir los hechos del pasa­do, pero sí con­di­cio­nar los del futuro.

PS: A los últi­mos dete­ni­dos y a quie­nes, como ellos y ellas, luchan por un mun­do mejor, empe­zan­do por su pro­pio pue­blo, aún a cos­ta de sufrir per­se­cu­ción y cautiverio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.