Avi­so para des­in­for­ma­dos: Washing­ton es el due­ño del Patio Tra­se­ro

Como lo mues­tran los hechos reales, EEUU (más allá de la gue­rra inter­na entre libe­ra­les y con­ser­va­do­res) ha sen­ta­do juris­pru­den­cia de hege­mo­nía impe­rial en su Patio Tra­se­ro valién­do­se del pro­ce­so hon­du­re­ño que ter­mi­nó con Zela­ya «jubi­la­do» en la emba­ja­da bra­si­le­ña en Tegu­ci­gal­pa. En for­ma iné­di­ta, que­dó reve­la­do quién es quién en Amé­ri­ca Lati­na.

Infor­me espe­cial
IAR Noti­cias
/​

De nada le sir­vió a Chá­vez y al eje de «gobier­nos izquier­dis­tas» (sos­te­nes de Zela­ya) el iné­di­to apo­yo inter­na­cio­nal reci­bi­do de las poten­cias, gobier­nos e ins­ti­tu­cio­nes capi­ta­lis­tas alia­das de EEUU en el con­trol impe­rial del pla­ne­ta.

Pese a ais­lar a Hon­du­ras, estran­gu­lar­la eco­nó­mi­ca­men­te, de ava­lar a Zela­ya como el «úni­co pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal», la Unión Euro­pea, la ONU, la OEA (vago­nes de la loco­mo­to­ra impe­rial) resul­ta­ron impo­ten­tes para res­tau­rar en el gobierno al mediá­ti­co pre­si­den­te derro­ca­do del som­bre­ro blan­co.

Una tras otras las ope­ra­cio­nes de pre­sión inter­na­cio­nal para res­tau­rar al «cha­vis­ta» Zela­ya (inclui­das las de Oba­ma y el Depar­ta­men­to de Esta­do), se des­mo­ro­na­ron como un cas­ti­llo de nai­pes ante la acción de sos­te­ner al gobierno gol­pis­ta de Miche­let­ti empren­di­da por el Pen­tá­gono y los sec­to­res ultra­con­ser­va­do­res USA.

La deci­sión final de la Casa Blan­ca con Oba­ma (pre­sio­na­do por el poder real del Impe­rio) de reco­no­cer las elec­cio­nes hon­du­re­ñas, sepul­tó a Zela­ya divi­dien­do y para­li­zan­do la manio­bra inter­na­cio­nal para res­tau­rar al peón de Chá­vez en la geren­cia hon­du­re­ña.

Como nun­ca, y en los tér­mi­nos con­cre­tos y mate­má­ti­cos de la reali­dad, que­dó en cla­ro quién domi­na y quién lide­ra (con mano de hie­rro) el sis­te­ma capi­ta­lis­ta a esca­la glo­bal, y la con­di­ción de saté­li­tes USA que revis­ten, tan­to las poten­cias cen­tra­les como la ONU y la OEA, herra­mien­tas de eje­cu­ción de los intere­ses del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal domi­nan­te.

Paté­ti­ca­men­te, Hon­du­ras (más allá del doble dis­cur­so polí­ti­co y las posi­cio­nes «anti-EEUU» para la pren­sa) demos­tró el nivel de subor­di­na­ción a las deci­sio­nes de EEUU que prac­ti­can los gobier­nos regio­na­les de «izquier­da» y de «dere­cha», abro­que­la­dos en la defen­sa común del «sis­te­ma demo­crá­ti­co» apli­ca­do según el decá­lo­go de los due­ños reales y efec­ti­vos del Patio Tra­se­ro.

Como nun­ca, que­dó en evi­den­cia la far­sa de la OEA, la paro­dia de la «uni­dad» y la fal­sa auto­no­mía de las geren­cias lati­no­ame­ri­ca­nas del Impe­rio: Los hechos demos­tra­ron que sólo Washing­ton tie­ne potes­tad (y deci­sión) para ins­tau­rar la «demo­cra­cia» o legi­ti­mar un gol­pe de Esta­do median­te elec­cio­nes, y sin que vue­le una mos­ca en Amé­ri­ca Lati­na.

Des­pués de Hon­du­ras, nadie pue­de sos­te­ner en for­ma lógi­ca y pro­ba­da, que los gobier­nos regio­na­les (fue­ra del dis­cur­so for­mal de «inde­pen­den­cia» en los foros y cum­bres con­ti­nen­ta­les) tie­nen poder de deci­sión pro­pia en la arti­cu­la­ción geo­eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca estra­té­gi­ca de Amé­ri­ca Lati­na.

Los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos de «izquier­da» y de «dere­cha», ade­más de tener sus sis­te­mas eco­nó­mi­cos pro­duc­ti­vos con­tro­la­dos por los ban­cos y cor­po­ra­cio­nes impe­ria­les, no tie­nen nin­gún poder efec­ti­vo y real para opo­ner­se al sis­te­ma de domi­nio mili­tar (el poder real que deter­mi­na el domi­nio eco­nó­mi­co) de EEUU en Amé­ri­ca Lati­na.

El table­ro hon­du­re­ño reve­ló (con cru­de­za iné­di­ta) quién es el due­ño real de la «toma de deci­sio­nes» tan­to en el patio tra­se­ro como en el res­to del pla­ne­ta con­tro­la­do des­de Wall Street y el com­ple­jo mili­tar indus­trial, asen­ta­dos sobre el más pode­ro­so arse­nal nuclear mili­tar del pla­ne­ta.

La región lati­no­ame­ri­ca­na, como suce­de his­tó­ri­ca­men­te, está bajo com­ple­to con­trol estra­té­gi­co y ope­ra­cio­nal de las fuer­zas mili­ta­res-nuclea­res de EEUU, que a tra­vés del Coman­do Sur ensam­bla la Cuar­ta Flo­ta USA con una cade­na de bases (de des­pe­gue rápi­do) encla­va­das en los pun­tos estra­té­gi­cos de con­trol de las fuen­tes de ener­gía y de recur­sos natu­ra­les.

A esto se suma el dato de que nin­gún ejér­ci­to de los paí­ses regio­na­les cuen­ta con una hipó­te­sis autó­no­ma de con­flic­to con un «enemi­go pro­pio», sino que se movi­li­zan doc­tri­na­ria y ope­ra­ti­va­men­te en los mar­cos de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» que EEUU uti­li­za como argu­men­to de sus estra­te­gia de con­trol geo­po­lí­ti­co y mili­tar de la región.

En lo polí­ti­co, los gobier­nos de Amé­ri­ca Lati­na (tan­to de izquier­da como de dere­cha, sal­vo Cuba) se rigen por dos prin­ci­pios doc­tri­na­rios bási­cos esta­ble­ci­dos por el Depar­ta­men­to de Esta­do USA en la región:1) defen­sa irres­tric­ta del «sis­te­ma demo­crá­ti­co» como mar­co de regu­la­ción polí­ti­ca y social a nivel regio­nal. 2) Pro­gra­mas de lucha con­tra el «terro­ris­mo», el «nar­co­trá­fi­co» y el «cri­men orga­ni­za­do», median­te con­ve­nios de coope­ra­ción sus­crip­tos con Washing­ton.

Ade­más, la estra­te­gia USA de con­trol eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social de Amé­ri­ca Lati­na, se com­ple­men­ta con la estruc­tu­ra ope­ra­ti­va del con­trol mili­tar en la cual se inser­tan ‑a modo de saté­li­tes- los gobier­nos, las fuer­zas arma­das y las poli­cías de toda la región que ope­ran bajo la acción coor­di­na­da de los pla­nes de EEUU para Amé­ri­ca Lati­na.

En lo susb­tan­cial, ter­mi­na­da la gue­rra fría por áreas de influen­cia con la Unión Sovié­ti­ca, derro­ta­dos los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios arma­dos por las dic­ta­du­ras mili­ta­res seten­tis­tas, sin huel­gas sal­va­jes ni con­flic­tos socia­les exten­di­dos en la región, Washing­ton care­ce de un enemi­go estra­té­gi­co que ame­na­ce su sis­te­ma de domi­na­ción en el tea­tro de Amé­ri­ca Lati­na.

Hipó­te­sis fun­da­men­ta­das des­car­tan, por otro lado, una gue­rra inter­ca­pi­ta­lis­ta (enfren­ta­mien­to entre paí­ses) dado que la mis­ma no está en la estra­te­gia y en los pla­nes de pre­ser­va­ción de la «gober­na­bi­li­dad» (léa­se domi­nio regio­nal) de EEUU, y nin­gún gobierno saté­li­te de la región se atre­ve­ría a enfren­tar la maqui­na­ria mili­tar nuclear de EEUU crean­do un con­flic­to mili­tar con paí­ses veci­nos.

Este es la reali­dad (esta­dís­ti­ca y veri­fi­ca­ble) que se reve­ló nue­va­men­te con el pro­ce­so hon­du­re­ño.

Y la reso­lu­ción final en Hon­du­ras demos­tró la far­sa «inde­pen­den­tis­ta» de los gobier­nos e ins­ti­tu­cio­nes capi­ta­lis­tas some­ti­dos a la maqui­na­ria impe­rial de Washing­ton en Amé­ri­ca Lati­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *