Soli­da­ri­dad con Ami­ne­tu Hai­dar por Uni­dad del Pue­blo Canario

img20071123091228logo
La vida de la acti­vis­ta saha­raui, Ami­ne­tu Hai­dar, corre serio peli­gro, tras vein­ti­tres días de huel­ga de ham­bre. El pasa­do 14 de Noviem­bre, Hai­dar fue expul­sa­da a Cana­rias des­de El Aaiún, su ciu­dad, por las auto­ri­da­des marro­quíes de ocu­pa­ción que le reti­ra­ron ade­más el pasa­por­te, tras regre­sar de EEUU, don­de había acu­di­do para reco­ger un pre­mio a su acti­vi­dad de defen­sa de los dere­chos del pue­blo saha­raui. El régi­men marro­quí se nie­ga a devol­ver­le el pasa­por­te sal­vo que “pida per­dón o acep­te la marro­qui­ni­dad del Sáhara.Desde enton­ces, Hai­dar per­ma­ne­ce en huel­ga de ham­bre, defen­dien­do dig­na­men­te su dere­cho y el de su pue­blo, fren­te al atro­pe­llo y la humi­lla­ción cons­tan­tes de los ocu­pan­tes. Hai­dar con gran deter­mi­na­ción y dig­ni­dad, está hacien­do fren­te al régi­men de Moha­med VI, al negar­se a acep­tar sus into­le­ra­bles exigencias.
No esta­mos solo ante un gra­ve y urgen­te pro­ble­ma huma­ni­ta­rio. Lo que la lucha ejem­plar de Hai­dar ha pues­to sobre la mesa, es ante todo un serio pro­ble­ma polí­ti­co que prue­ba a las cla­ras el cinis­mo del impe­ria­lis­mo, prin­ci­pal­men­teEEUU y la UE; la inope­ran­cia de la ONU; la impo­ten­cia cobar­de del Gobierno de Zapa­te­ro y el cinis­mo cóm­pli­ce del régi­men con­ti­nuis­ta espa­ñol, con el dolor del pue­blo saha­raui. Un pue­blo con­de­na­do a vivir, des­de hace trein­ta y cua­tro años fue­ra de su tie­rra, en con­di­cio­nes deplo­ra­bles o a resis­tir la ocu­pa­ción extran­je­ra que repri­me sus dere­chos más elementales.
Des­de su lle­ga­da al trono, a la muer­te de su padre, el tirano Has­san II, las poten­cias impe­ria­lis­tas se han esfor­za­do en pre­sen­tar el régi­men de Moha­med VI como una demo­cra­cia par­la­men­ta­ria, cuan­do no es sino una satra­pía, con­tro­la­da por una cas­ta mafio­sa enca­be­za­da por la fami­lia real, impli­ca­da, como han seña­la­do infi­ni­dad de denun­cias, en todo tipo de nego­cios ilí­ci­tos: des­de el trá­fi­co de dro­gas, al de personas.
Esta cas­ta, opri­me y explo­ta de for­ma impla­ca­ble a su pro­pio pue­blo. Por ello, miles de marro­quíes siguen arries­gan­do sus vidas en las pate­ras, para huir de la mise­ria a la que les con­de­na la monar­quía alaui­ta y encon­trar­se final­men­te con la bru­ta­li­dad de las leyes de extran­je­ría de la “civi­li­za­da” Euro­pa del capi­tal, cuyos gobier­nos, apo­yan sin reser­vas las atro­ci­da­des del tirano, al que con­si­de­ran su aliado.
En esta cri­sis, ni EEUU, ni la UE, han hecho nada, más allá de unas fal­sas pro­tes­tas ver­ba­les, para pre­sio­nar a Moha­med VI y obli­gar­le a cum­plir con el dere­cho inter­na­cio­nal, devol­vien­do su ciu­da­da­nía a Hai­dar. Tam­po­co la ONU ha ido más allá de “mos­trar su preo­cu­pa­ción”, lo que en el len­gua­je diplo­má­ti­co del impe­ria­lis­mo sólo tie­ne el sig­ni­fi­ca­do de dar car­ta blan­ca a Marrue­cos para que con­ti­núe con su atropello.
De hecho, como recien­te­men­te ha denun­cia­do el escri­tor, José Sara­ma­go, el régi­men marro­quí y el nazi sio­nis­ta de Israel, han igno­ra­do impu­ne­men­te todas las reso­lu­cio­nes de la ONU y con­ti­núan ocu­pan­do Pales­ti­na y el Saha­ra, res­pec­ti­va­men­te, sin que la lla­ma­da “comu­ni­dad inter­na­cio­nal” haya movi­do un dedo para impe­dir sus cons­tan­tes atropellos.
Pasa­dos 34 años des­de la “Mar­cha Ver­de”, la pan­to­mi­ma orques­ta­da por Has­san II para lle­var a cabo la ocu­pa­ción del Saha­ra; Marrue­cos sigue ocu­pán­do­lo e impi­dien­do la cele­bra­ción del refe­rén­dum de autodeterminación.
Enton­ces, el régi­men fran­quis­ta, igno­ran­do cobar­de­men­te las obli­ga­cio­nes de Espa­ña como poten­cia colo­nial, aban­do­nó a su suer­te al pue­blo saha­raui. Hoy, el Gobierno espa­ñol, como los que le pre­ce­die­ron, sigue olvi­dan­do su res­pon­sa­bi­li­dad en la terri­ble situa­ción que viven miles de per­so­nas en los cam­pos de refu­gia­dos de Tin­duf y en el Saha­ra ocupado. 
Es into­le­ra­ble que Mora­ti­nos, el Minis­tro de Exte­rio­res de Zapa­te­ro, haya mos­tra­do ante la dig­ni­dad de Hai­dar, una acti­tud ame­na­za­do­ra que se tor­na supli­can­te y medro­sa fren­te al tirano de Rabat. No, el Gobierno espa­ñol no pue­de lavar­se las manos ante la suer­te de Hai­dar. Su obli­ga­ción es la de tra­ba­jar acti­va­men­te para impo­ner a Moha­med VI el res­pe­to del dere­cho inter­na­cio­nal y la devo­lu­ción de sus dere­chos a Ami­ne­tu Hai­dar. No hay otra res­pues­ta acep­ta­ble a la acti­tud cri­mi­nal y repug­nan­te de las auto­ri­da­des marroquíes.
Es obli­ga­do tam­bién denun­ciar el papel ver­gon­zo­so del rey Bor­bón, impues­to por el ase­sino Fran­co, en nom­bre de quien acu­dió en 1.975, sema­nas antes de per­pe­trar­se la trai­ción con­tra los saha­raui, a visi­tar a las tro­pas de ocu­pa­ción espa­ño­las. Él, que siem­pre ha tra­ta­do con fami­lia­ri­dad a la casa real de Marrue­cos, lle­gan­do a lla­mar al tirano Has­san II, su her­mano mayor; él, que tuvo la tor­pe osa­día de man­dar callar al pre­si­den­te elec­to de un Esta­do sobe­rano: Chá­vez; guar­da aho­ra silen­cio ante esta nue­va y repug­nan­te fecho­ría de su “sobrino” Moha­med VI.
Ha que­da­do cla­ro una vez más que nada cabe espe­rar de los impe­ria­lis­tas. Úni­ca­men­te la soli­da­ri­dad de los pue­blos podrá evi­tar la impu­ni­dad de los regí­me­nes títe­re como el marro­quí que, a cam­bio de defen­der los intere­ses del impe­ria­lis­mo, tie­nen vía libre para ava­sa­llar a su pro­pio pue­blo e impo­ner a san­gre y fue­go sus intere­ses a otros pueblos.
UNIDAD DEL PUEBLO, reite­ra su apo­yo a la cau­sa saha­raui en su jus­ta lucha, exi­ge la cele­bra­ción inme­dia­ta del refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción, expre­sa su soli­da­ri­dad con Ami­ne­tu Hai­dar, y lla­ma a apo­yar todas las accio­nes enca­mi­na­das a lograr su vuel­ta a El Aaiún y el res­pe­to de sus dere­chos civiles.
UPC

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.