El ‘lobby’ béli­co de Bush se apro­pia del petró­leo ira­quí por Cubadebate

Des­ta­ca­dos miem­bros del lobby que apo­yó a Geor­ge W. Buh para que inva­die­ra Iraq han logra­do el con­trol de impor­tan­tes pozos petro­le­ros en el país, tan­to en la región autó­no­ma del Kur­dis­tán como en la con­tro­la­da por Bag­dad. Entre los lob­bis­tas que se bene­fi­cian del nego­cio del cru­do ira­quí se encuen­tran eje­cu­ti­vos del sec­tor petro­le­ro con base en Texas (Exxon, Hunt, Hill­wood), polí­ti­cos (el repu­bli­cano Bob Schaf­fer), diplo­má­ti­cos (el neo­con Zal­may Kha­lil­zad, el demó­cra­ta hal­cón Peter Gail­braith) y ex mili­ta­res (Jay Garner).

Más de seis años des­pués de la inva­sión, y ya en la cuen­ta atrás de la reti­ra­da de EEUU, el repar­to del petró­leo ira­quí el ter­cer país con más reser­vas del mun­do, tras Ara­bia Sau­dí e Irán ha entra­do en su últi­ma fase de repar­to. Hoy con­clu­ye en Bag­dad la segun­da gran subas­ta orga­ni­za­da por el Gobierno para ges­tio­nar los gigan­tes­cos recur­sos natu­ra­les.

Si hoy se asig­na el macro­po­zo de Qur­na Oes­te II, al sur, los prin­ci­pa­les yaci­mien­tos esta­rán ya repar­ti­dos, con la nota­ble excep­ción de Kir­kuk, zona en dispu­ta entre kur­dos y suníes. Eso sí, aún que­da­rán una dece­na de pozos por asig­nar, menos importantes.

Cuan­do en 2007 el ex pre­si­den­te de la Reser­va Fede­ral Alan Greens­pan publi­có La era de la tur­bu­len­cia se orga­ni­zó un gran revue­lo por­que escri­bió sin tapu­jos que la gue­rra se hizo por el con­trol del petró­leo, en un mun­do en que el peak oil el momen­to de pro­duc­ción máxi­ma de cru­do, a par­tir del cual empe­za­rá a decli­nar está a la vuel­ta de la esqui­na, pre­vis­to para 2012.

Pero lo que no dijo Greens­pan es que los mis­mos pro­mo­to­res de la gue­rra iban a que­dar­se per­so­nal­men­te con algu­nos de los pozos.

Cuan­do Greens­pan escri­bió su libro, sólo se sabía que Hunt Oil había logra­do un jugo­so con­tra­to de explo­ta­ción en el Kur­dis­tán ira­quí. Al fren­te de Hunt Oil está Ray Hunt, ínti­mo de Geor­ge W. Bush de la épo­ca de Dallas, miem­bro de su equi­po de ase­so­res para asun­tos inter­na­cio­na­les duran­te su pre­si­den­cia, gran finan­cia­dor de su cam­pa­ña elec­to­ral y miem­bro del con­se­jo del Ins­ti­tu­to Geor­ge W. Bush.

Pero en las últi­mas sema­nas la lis­ta de ami­gos de Bush agra­cia­dos con con­ce­sio­nes ha cre­ci­do mucho, ya sea a tra­vés de nue­vas adju­di­ca­cio­nes o por­que han tras­cen­di­do aho­ra adju­di­ca­cio­nes en el nor­te que se habían man­te­ni­do ocultas.

En mayo, cuan­do se hizo la pri­me­ra gran subas­ta ofi­cial, todas las adju­di­ca­cio­nes, sal­vo una, que­da­ron desier­tas. Pero el mes pasa­do se cerra­ron dos tra­tos de ese paque­te y en ambos casos gana­ron empre­sa­rios cer­ca­nos a Bush.

Una fue la teja­na Exxon­Mo­bil la mayor petro­le­ra del mun­do, diri­gi­da por otro ínti­mo del ex pre­si­den­te, Rex W. Tiller­son, que lide­ra el con­sor­cio que se que­dó con el macro­po­zo de Qur­na Oes­te I. La com­pa­ñía aspi­ra a rema­tar su entra­da en el país con otra pie­za mayor en la subas­ta que con­clu­ye hoy.

La otra es Occi­den­tal Petro­leum, como Hunt Oil y Exxon­Mo­bil, inte­gran­te del lis­ta­do de 50 empre­sas que más ayu­da­ron a finan­ciar la cam­pa­ña de Bush en 2004: par­ti­ci­pa del con­sor­cio, lide­ra­do por la ita­lia­na Eni, que ges­tio­na­rá el pozo de Zubair.

Ben Lan­do, perio­dis­ta esta­dou­ni­den­se que diri­ge el sema­na­rio Iraq Oil Report, recha­za que estas con­ce­sio­nes mues­tren que la gue­rra se hizo por el petró­leo. “Han gana­do el con­tra­to por­que ofre­cie­ron las mejo­res con­di­cio­nes”, expli­ca a Públi­co. Y aña­de: “Iraq nece­si­ta la expe­rien­cia téc­ni­ca de las gran­des empre­sas del sec­tor y Exxon es la mayor de todas”.

Sin embar­go, Patrick Heller, inves­ti­ga­dor de Reve­nue Watch, think tank con sede en Nue­va York que sigue el ras­tro del dine­ro del petró­leo, con­si­de­ra que toda la polé­mi­ca demues­tra la “impor­tan­cia de la trans­pa­ren­cia”. A su jui­cio, esta no ha sido sufi­cien­te en el país ára­be, que ni siquie­ra dis­po­ne de una ley que regu­le el sector.

Heller mues­tra su preo­cu­pa­ción por que el petró­leo “exa­cer­be la ines­ta­bi­li­dad y la vio­len­cia”, sobre todo en la pug­na entre el Gobierno cen­tral y la auto­no­mía kur­da, cuyos con­tra­tos no son reco­no­ci­dos por Bagdad.

La región kur­da ha otor­ga­do algu­nas de sus con­ce­sio­nes a des­ta­ca­dos miem­bros del lobby que empu­jó a Bush a la gue­rra. Una vez gana­da la gue­rra, varios de ellos recon­vir­tie­ron su lobby hacia el apo­yo a la máxi­ma auto­no­mía kur­da, inclui­do el diplo­má­ti­co demó­cra­ta Peter Gail­braith, cuyo nexo con la norue­ga DNO per­ma­ne­ció ocul­to has­ta ahora.

El últi­mo en lle­gar es Zal­may Kha­lil­zad, ex emba­ja­dor de Bush en Bag­dad y en la ONU. Su empre­sa, espe­cia­li­za­da en ener­gía, aca­ba de abrir sede en Bag­dad y en Erbil, la capi­tal kurda.

infografia-oro-negro

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *