Wall Street, la CIA y los gol­pes de Esta­do por Mar­ce­lo Perez

«La ban­de­ra sigue al dólar, y los sol­da­dos a la ban­de­ra», decla­ró el ex mayor gene­ral esta­dou­ni­den­se, Smed­ley D. Butler, en su libro «War is a Rac­ket». Nacía la filo­so­fía con la que el impe­rio yan­ki inter­vino con su mari­na de gue­rra en casi todo el con­ti­nen­te. Ase­gu­ra­ba así la inci­pien­te expan­sión de sus trans­na­cio­na­les en Amé­ri­ca Lati­na duran­te la pri­me­ra mitad del siglo XX.

Y mien­tras apli­ca­ba la «diplo­ma­cia de las caño­ne­ras», inver­tía y otor­ga­ba prés­ta­mos, com­pra­ba deu­das, dic­ta­ba leyes, con­tro­la­ba las adua­nas y no reco­no­cía a nin­gún gobierno que no res­pon­die­ra a las pre­ten­sio­nes impe­ria­les. En 1913, la emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na pro­bó el pri­mer gol­pe de Esta­do en Méxi­co. La razón: una refor­ma agraria.

CONTRA LOS ENEMIGOS DE WALL STREET

Ter­mi­na la segun­da gue­rra mun­dial. Flo­re­cen sen­ti­mien­tos anti­fas­cis­tas y antim­pe­ria­lis­tas en Amé­ri­ca Lati­na. Wall Street y las trans­na­cio­na­les se alar­man. La CIA comien­za a reci­bir encar­gos mayo­res. Antes de inva­dir, se empe­zó a con­si­de­rar defi­ni­ti­va­men­te el gol­pe de Esta­do des­de den­tro de los gobier­nos, y el ase­si­na­to median­te accio­nes encubiertas.

En Gua­te­ma­la se des­cu­bre que el «buen vecino» es facha­da. Cuan­do Jaco­bo Arbenz apli­có la refor­ma agra­ria, direc­ti­vos de la CIA y repre­sen­tan­tes del esta­blish­ment vin­cu­la­dos a la Uni­ted Fruit Com­pany, res­ta­ble­cie­ron el «orden». Nixon excla­ma que por pri­me­ra vez «un gobierno comu­nis­ta» había sido reem­pla­za­do. No impor­ta­ba si lo era, pero afec­tó el capi­tal. Empe­za­ba así la «gue­rra fría» y el nue­vo argu­men­to: la cru­za­da con­tra el comunismo.

En 1952 había sen­dos «pro­ble­mas» en Cuba y Boli­via. En el país andino el Movi­mien­to Nacio­na­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio asu­mió el poder y nacio­na­li­zó la indus­tria del esta­ño. Afec­tó al pode­ro­so gru­po nor­te­ame­ri­cano Gug­genheim. Eisenho­wer da ins­truc­cio­nes a la CIA de res­tau­rar el régi­men a su favor.

La Agen­cia pene­tró las estruc­tu­ras polí­ti­cas, mili­ta­res y los ser­vi­cios secre­tos boli­via­nos. Esco­gió como futu­ro pre­si­den­te a René Barrien­tos, quien fue reclu­ta­do por el Jefe de la Esta­ción CIA en Boli­via. Des­pués vino el gol­pe de Esta­do con el apo­yo tam­bién de la trans­na­cio­nal petro­le­ra Gulf Oil Com­pany. Barrien­tos ense­gui­da abrió las puer­tas a los mono­po­lios norteamericanos.

En el caso de Cuba exis­tía la más impor­tan­te pene­tra­ción del capi­tal yan­ki en Amé­ri­ca. Pero al gober­nan­te Car­los Prío se le «mal» ocu­rrió tener una par­ti­ci­pa­ción como accio­nis­ta en el nego­cio del níquel, a tra­vés de la fir­ma holan­de­sa Billin­ton. Afec­tó intere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos de los Gru­pos Roc­ke­fe­ller, Gug­genheim, Sulli­van & Crom­well y de la fami­lia Dulles. Suma­do a otros fac­to­res, se ges­tó el gol­pe de Esta­do en 1952 por Ful­gen­cio Batis­ta, hom­bre de la CIA, quien rápi­da­men­te mul­ti­pli­có las inver­sio­nes norteamericanas.

Con estos «malos» ejem­plos, en agos­to de 1954 el Con­se­jo Nacio­nal de Segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos emi­tió el docu­men­to NSC-5432 «La polí­ti­ca de los Esta­dos Uni­dos hacia Amé­ri­ca Lati­na», el que defi­nió como peli­gro los «regí­me­nes nacio­na­lis­tas», «dema­sia­do sen­si­bles» a las «deman­das popu­la­res» y que «no favo­re­cen un buen cli­ma para las inver­sio­nes». En este infor­me se pro­po­nen pene­trar y tener bajo con­trol a los mili­ta­res lati­no­ame­ri­ca­nos por su influen­cia en los gobier­nos del continente.

En sep­tiem­bre de 1955, Esta­dos Uni­dos apa­dri­nó un gol­pe de Esta­do en Argen­ti­na. Derro­can a Juan Domin­go Perón. Su «error»: aumen­tar sala­rios, nacio­na­li­zar intere­ses yan­kis en la tele­fo­nía y una Cons­ti­tu­ción que le dio al Esta­do los dere­chos de explo­ta­ción de las fuen­tes de ener­gía y minerales.

En 1959 triun­fa el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio cubano. Se apli­ca una Refor­ma Agra­ria y un pro­ce­so pro­gre­si­vo de nacio­na­li­za­ción. Las tras­na­cio­na­les afec­ta­das y la CIA inten­ta­ron e hicie­ron todo tipo de accio­nes de blo­queo, sabo­ta­jes y sub­ver­sión inter­na, has­ta que en 1961 acu­den a la inva­sión mili­tar. Es has­ta hoy el más volu­mi­no­so «expe­dien­te inconcluso».

Ante la efer­ves­cen­cia revo­lu­cio­na­ria del con­ti­nen­te, Ken­nedy comien­za su estra­te­gia: «Alian­za para el Pro­gre­so». Pero se con­si­de­ró inefec­ti­va para ejer­cer el domi­nio real. Se impu­so la doc­tri­na «John­son», que inclu­yó más tareas para la CIA y de nue­vo la opción de la inva­sión directa.

Ahí esta­ba enton­ces Juan Bosh en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na. En 1963 ini­ció una refor­ma agra­ria. Pri­me­ro actuó la CIA y des­pués des­em­bar­ca­ron 40 mil efec­ti­vos. En Bra­sil, Joao Gou­lart, pre­ten­dió una refor­ma agra­ria y nacio­na­li­zar el con­sor­cio Inter­na­tio­nal Telepho­ne and Tele­graph (ITT), más otras indus­trias pri­ma­rias. La CIA com­pró gene­ra­les, polí­ti­cos y oli­gar­cas bra­si­le­ños. Le dio el gol­pe de Esta­do en 1964.

Se logra­ba, median­te la coer­ción, que duran­te las déca­das del 60 y 70 las inver­sio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas cre­cie­ran en el con­ti­nen­te a un rit­mo anual de un 5%. Pero Amé­ri­ca Lati­na siguió inten­tan­do nacio­na­li­zar sus recursos.

En Boli­via, se pro­du­ce la nacio­na­li­za­ción de la Gulf Oil Com­pany en 1969 y de las minas de zinc en manos del mono­po­lio Inter­na­tio­nal Mining Pro­ces­sing Cor­po­ra­tion. La CIA pri­me­ro inten­tó com­pro­me­ter al gene­ral Juan José Torres para que aban­do­na­ra su polí­ti­ca de nacio­na­li­za­cio­nes. Pero no lo hizo. Enton­ces ase­so­ró a Hugo Bán­zer a dar­le el gol­pe de Esta­do en 1971. El cadá­ver de Torres apa­re­ció en Argen­ti­na en 1976.

En Chi­le, el capi­tal nor­te­ame­ri­cano había cala­do pro­fun­do duran­te las déca­das del 50 y 60. Jun­to a la CIA, estas trans­na­cio­na­les diri­gi­das por J. Roc­ke­fe­ller, finan­cia­ron can­di­da­tos para que Sal­va­dor Allen­de no asu­mie­ra la pre­si­den­cia. Sabían que se per­ju­di­ca­rían, y así fue. Allen­de deci­de nacio­na­li­zar la gran mine­ría de cobre, el car­bón y ban­cos privados.

Nixon indi­có derro­car­lo. Según la pro­pia CIA, Nixon tenía una rela­ción per­so­nal con el Pre­si­den­te de la Pep­si-Cola, con nego­cios en Chi­le, e influ­yó en sus deci­sio­nes. Las tras­na­cio­na­les ITT, Ana­con­da, Ken­ne­cott Cop­per, Gra­ce Cor­po­ra­tion, Dow Che­mi­cal y Ford Motor, se afec­ta­ban, e inter­vi­nie­ron en la acti­vi­dad sub­ver­si­va con­tra Allen­de. Se apli­ca­ron tác­ti­cas de blo­queo, sabo­ta­je, gue­rra psi­co­ló­gi­ca, acu­ñar dine­ro fal­so, etcé­te­ra, has­ta que lle­gó el gol­pe mili­tar de Pino­chet. El gobierno nor­te­ame­ri­cano, la CIA y la ITT tuvie­ron que reco­no­cer des­pués su con­fa­bu­la­ción para derro­tar a Allen­de y al Gobierno de la Uni­dad Popular.

La CIA, en coa­li­ción con los ser­vi­cios secre­tos y gobier­nos tes­ta­fe­rros, for­ta­le­ció su maqui­na­ria. Había que evi­tar que lle­ga­ran al poder otros hom­bres como Fidel y Allen­de. Los escua­dro­nes de la muer­te y ope­ra­cio­nes como «Cón­dor», ase­si­na­ron, des­apa­re­cie­ron y tor­tu­ra­ron a cien­tos de miles de líde­res y fuer­zas pro­gre­sis­tas de la región. ¿Bajo qué argu­men­to? Un infor­me de la CIA en 1980 expre­sa­ba: «¼ de 1968 a 1980 se regis­tra­ron 6 714 mani­fes­ta­cio­nes de terro­ris­mo inter­na­cio­na­l¼ .Hoy, en 63 paí­ses ope­ran 370 gru­pos terro­ris­tas, prin­ci­pal­men­te mar­xis­tas». Como dije­ra un autor, eso fue «terro­ris­mo a la norteamericana».

A ini­cios de los 80, se pro­du­cen dos «acci­den­tes» aéreos don­de falle­cen dos pre­si­den­tes lati­no­ame­ri­ca­nos: Omar Torri­jos, de Pana­má y Jai­me Rol­dós, de Ecua­dor. En común: apli­ca­ron refor­mas y defen­die­ron la nacio­na­li­za­ción de los recur­sos natu­ra­les, entre ellos los ener­gé­ti­cos. Ambos sufrie­ron las con­se­cuen­cias del tra­ba­jo de un mis­mo agen­te encu­bier­to de la Inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na. Este agen­te denun­ció en su libro «Con­fe­sio­nes de un sica­rio eco­nó­mi­co», que actuó bajo facha­da de con­sul­tor pri­va­do y uti­li­zó méto­dos de enga­ño para esti­mu­lar cré­di­tos e inver­sio­nes. El obje­ti­vo: endeu­dar a dichos paí­ses. A pesar de lograr­lo, no fue sufi­cien­te, y por eso los dos fue­ron ase­si­na­dos por la CIA. Lo ase­gu­ran igual otros agen­tes de la CIA.

Con la vic­to­ria san­di­nis­ta en Nica­ra­gua en 1979, se nacio­na­li­za­ron las minas y los recur­sos no reno­va­bles. Reagan dio ins­truc­cio­nes a la CIA de ata­car por todos los medios posi­bles. En ese con­tex­to, inva­dió Gra­na­da en 1983. Mau­ri­ce Bishop había roto con 25 años de domi­na­ción de un gobierno títe­re de Esta­dos Uni­dos e ini­ció refor­mas que afec­ta­ron los intere­ses yan­kis. La CIA y la oli­gar­quía apli­ca­ron el plan «Pirá­mi­de» para su derrocamiento.

EL ALBA NO SE COTIZA EN LA BOLSA

Esta­dos Uni­dos garan­ti­za­ba que sus tras­na­cio­na­les man­tu­vie­ran su pre­do­mi­nio en la «Gran Área», median­te la fór­mu­la: CIA + mili­ta­res títe­res + oli­gar­quías corrup­tas. Es por eso que Wall Street ado­ró a gober­nan­tes como Leo­ni­das Tru­ji­llo, Bán­zer, Pino­chet y a otros en el con­ti­nen­te, que lle­na­ron de san­gre sus pue­blos y ven­die­ron la sobe­ra­nía a los capi­ta­les yankis.

Las trom­pe­tas de Wall Street sona­ron jubi­lo­sas en la déca­da del 90. Un infor­me de la Con­fe­ren­cia de las Nacio­nes Uni­das sobre el Comer­cio y el Desa­rro­llo, lle­gó a decir en 1993: «Fue­ra de las trans­na­cio­na­les: ¡no hay sal­va­ción!». El neo­li­be­ra­lis­mo, las rece­tas «sal­va­do­ras» del FMI, la libre impre­sión del dólar, los TLC y el ALCA, fue­ron los aco­ra­za­dos yan­kis de los últi­mos 20 años en Amé­ri­ca Lati­na. Algo con­fia­dos de este esce­na­rio, se fue­ron a la con­quis­ta del petró­leo del Medio Orien­te y de otros intere­ses estra­té­gi­cos en Asia Cen­tral y del Sur.

Amé­ri­ca Lati­na se levan­tó de su lecho de mise­ria y muer­te. El sur­gi­mien­to pau­la­tino de líde­res y movi­mien­tos pro­gre­sis­tas, des­de los pro­pios estra­tos socia­les here­da­dos, han devuel­to la luz a la vida. Los pro­ce­sos más radi­ca­les —los que nacio­na­li­zan recur­sos natu­ra­les y per­ju­di­can a Wall Street y a su cor­po­ra­to­cra­cia — , resul­tan lógi­ca­men­te los blan­cos principales.

Pri­me­ro el doble gol­pe a Chá­vez. Uno clá­si­co —el pri­me­ro — , y uno moderno: el paro petro­le­ro del 2003. La CIA tra­tan­do de hacer de las suyas, pero la Direc­ción de Inte­li­gen­cia y Ser­vi­cios de Pre­ven­ción (DISIP), no es la mis­ma que daba ofi­ci­nas y car­gos al agen­te Posa­da Carri­les. En Boli­via, otro tan­to con Evo. Se pro­bó un gol­pe «cons­ti­tu­cio­nal». En Hon­du­ras, a las evi­den­cias de la par­ti­ci­pa­ción de la tras­na­cio­nal Chi­qui­ta Brands (suce­so­ra de la Uni­ted Fruit Com­pany) en el gol­pe de Esta­do, se le suma aho­ra la deci­sión de Esta­dos Uni­dos de reco­no­cer el resul­ta­do de las «elec­cio­nes». Con ello «legi­ti­ma» el tipo de gol­pe que esta­ba «fue­ra de moda», aho­ra maqui­lla­do en la seu­do ver­sión del «gol­pe suave».

La vuel­ta atrás al sis­te­ma yan­ki de gol­pes de esta­do, es más que una señal. La éli­te nor­te­ame­ri­ca­na debe estar bus­can­do una nue­va doc­tri­na para seguir enmas­ca­ran­do su ideo­lo­gía real: la colo­ca­ción de sus capi­ta­les y sus ganan­cias, que a su vez, le sir­va para jus­ti­fi­car los cohe­tes que que­rrá lan­zar des­de las bases mili­ta­res. Pare­ce que Oba­ma era par­te de la fór­mu­la, pero la reali­dad en Amé­ri­ca Lati­na no es cos­mé­ti­ca, es pro­fun­da. La Wall Street cons­trui­da por los «padres fun­da­do­res» nun­ca se ha con­for­ma­do con una cuña, sino con todo el pas­tel. Pero el ALBA no se coti­za en la bol­sa, repre­sen­ta el capi­tal humano de los pueblos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *