Para un Mejor Amor…

Poe­ma de: Roque Dal­ton

El sexo es una cate­go­ría polí­ti­ca.
Kate Millet

Nadie dis­cu­te que el sexo
Es una cate­go­ría en el mun­do de la pare­ja:
De ahí la ter­nu­ra y sus ramas sal­va­jes.

Nadie dis­cu­te que el sexo
es una cate­go­ría fami­liar:
de ahí los hijos,
las noches en común
y los días divi­di­dos
(él, bus­can­do el pan en la calle,
en las ofi­ci­nas o en las fábri­cas;
ella, en la reta­guar­dia de los ofi­cios domés­ti­cos,
en la estra­te­gia y la tác­ti­ca de la coci­na
que per­mi­tan sobre­vi­vir en la bata­lla común
siquie­ra has­ta el fin de mes).

Nadie dis­cu­te que el sexo
es una cate­go­ría eco­nó­mi­ca:
bas­ta men­cio­nar la pros­ti­tu­ción,
las modas,
las sec­cio­nes de los dia­rios que sólo son para ella
o sólo son para él.
Don­de empie­zan los líos
es a par­tir de que una mujer dice
que el sexo es una cate­go­ría polí­ti­ca.

Por­que cuan­do una mujer dice
que el sexo es un cate­go­ría polí­ti­ca
pue­de comen­zar a dejar de ser mujer en sí
para con­ver­tir­se en mujer para sí,
cons­ti­tuir a la mujer en mujer
a par­tir de su huma­ni­dad
y no de su sexo,
saber que el des­odo­ran­te mági­co con sabor a limón
son fabri­ca­dos por la mis­ma empre­sa que fabri­ca el napalm
saber que las labo­res pro­pias del hogar
son las labo­res pro­pias de la cla­se social a que per­te­ne­ce ese hogar,
que la dife­ren­cia de sexos
bri­lla mucho mejor en la pro­fun­da noche amo­ro­sa
cuan­do se cono­cen todos esos secre­tos
que nos man­te­nían enmas­ca­ra­dos y aje­nos.

Géne­ro con Cla­se

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *