Ner­vios en par­ti­dos y medios ante el deba­te abier­to en la izquier­da aber­tza­le por Iña­ki Irion­do

Las expec­ta­ti­vas de cam­bio de esce­na­rio que ofre­ce la nue­va estra­te­gia polí­ti­ca que se está abrien­do paso mayo­ri­ta­ria­men­te en las asam­bleas de la izquier­da aber­tza­le, en con­so­nan­cia con el «Docu­men­to de Altsa­su», está gene­ran­do un indi­si­mu­la­ble ner­vio­sis­mo en algu­nos par­ti­dos y medios. Ayer fue una jor­na­da de fil­tra­cio­nes, reac­cio­nes y des­men­ti­dos que son un botón de mues­tra de esta situa­ción.

La apues­ta por un «pro­ce­so polí­ti­co pací­fi­co y demo­crá­ti­co», con una nue­va estra­te­gia, nue­vas alian­zas y nue­vos ins­tru­men­tos, que se está abrien­do paso mayo­ri­ta­ria­men­te en las asam­bleas de la izquier­da aber­tza­le, en con­so­nan­cia con la decla­ra­ción que más de un cen­te­nar de per­so­nas refe­ren­cia­les de este sec­tor social hicie­ron públi­ca el 14 de noviem­bre en Altsa­su, gene­ra ner­vio­sis­mo en algu­nos par­ti­dos polí­ti­cos y tam­bién en deter­mi­na­dos medios de comu­ni­ca­ción.

La sen­sa­ción de que se pue­de estar ges­tan­do un cam­bio de ciclo polí­ti­co gana terreno en los sec­to­res mejor infor­ma­dos del PSOE ‑que así lo mani­fies­tan en pri­va­do- y del PNV, lo que da lugar a diver­sas manio­bras y esca­ra­mu­zas. El día de ayer fue un botón de mues­tra de esta com­pli­ca­da situa­ción.

Fil­tra­cio­nes

La jor­na­da comen­zó con fil­tra­cio­nes a los medios de comu­ni­ca­ción. Ya el jue­ves la Cade­na Ser pasó bue­na par­te del día sos­te­nien­do que «ETA vuel­ve a impo­ner la lucha arma­da en el deba­te de la izquier­da aber­tza­le», en base a un docu­men­to deno­mi­na­do «Muga­rri» y que «El Mun­do» y «Públi­co» ya habían airea­do el 23 de noviem­bre.

Lla­ma­ti­va­men­te, la Ser incluía en su pági­na web cin­co párra­fos de ese tex­to en eus­ka­ra que según la pro­pia cade­na tie­ne 50 folios. En base exclu­si­va­men­te a esos cin­co párra­fos ‑y con algu­nos fallos en la tra­duc­ción al castellano‑, los perió­di­cos del Gru­po Noti­cias en la CAV abrían sus edi­cio­nes de ayer con gran­des titu­la­res en los que podía leer­se que «La ponen­cia del “sec­tor duro” supe­di­ta la estra­te­gia de Bata­su­na a la lucha arma­da». Al mis­mo tiem­po, el pre­si­den­te del EBB, Iñi­go Urku­llu, hacía un aná­li­sis del mis­mo en su blog per­so­nal.

Entre tan­to, a raíz de unas pala­bras dichas en la maña­na del jue­ves por el pro­pio Urku­llu en una entre­vis­ta de radio, en las que repe­tía la nece­si­dad de que los par­ti­dos alcan­cen un «aná­li­sis y un diag­nós­ti­co com­par­ti­do» para cuan­do «nos encon­tre­mos ante un final del terro­ris- mo», «El Correo» publi­ca­ba ayer con gran­des titu­la­res que «El PNV estu­dia las bases para crear un gran acuer­do de paz en Eus­ka­di». Y aña­día que en verano ya había habi­do un «ante­ce­den­te fre­na­do por Jose­ba Egi­bar».

Decla­ra­cio­nes

Y tras las fil­tra­cio­nes, lle­ga­ron las valo­ra­cio­nes de algu­nos polí­ti­cos. El por­ta­voz del PSE, José Anto­nio Pas­tor, afir­mó en refe­ren­cia al tex­to «Muga­rri» que «ya diji­mos con suce­si­vos docu­men­tos que se iban cono­cien­do de la refle­xio­nes inter­nas de esa lla­ma­da izquier­da aber­tza­le que no apor­ta­ban nin­gu­na nove­dad». A su jui­cio, se tra­ta de «mucha retó­ri­ca, muchos folios para decir lo mis­mo que veni­mos oyen­do y leyen­do muchos años por par­te de ese mun­do».

En cuan­to a la supues­ta apues­ta del PNV, res­pon­dió a Urku­llu que «no es el momen­to de hablar del día des­pués de ETA», sino de hablar de «cómo lle­ga­mos a ese día».

Tam­po­co el pre­si­den­te del PP de la CAV qui­so dejar la opor­tu­ni­dad de hablar sobre estos temas. Anto­nio Basa­goi­ti pidió al PNV que «cola­bo­re y ayu­de a la derro­ta» de la orga­ni­za­ción arma­da y denun­ció que esta for­ma­ción «en lugar de ayu­dar a la derro­ta del terro­ris­mo y de arri­mar el hom­bro en la des­le­gi­ti­ma­ción de ETA, man­da men­sa­jes sobre abrir puer­tas y ense- ñar espe­ran­zas a una gen­te que sigue estan­do don­de ha esta­do siem­pre».

Des­men­ti­do

Pero al final todo que­dó en nada. El pre­si­den­te del EBB sacó una nota en la que afir­ma­ba que «en rela­ción con algu­nas infor­ma­cio­nes apa­re­ci­das en medios de comu­ni­ca­ción, PNV quie­re dejar cla­ro que no está tra­ba­jan­do en nin­gún tex­to, ni en nin­gu­na pro­pues­ta a pre­sen­tar a los par­ti­dos polí­ti­cos sobre paci­fi­ca­ción», como ya había deja­do cla­ro en la entre­vis­ta de la vís­pe­ra. Urku­llu lamen­ta­ba que «haya quie­nes siem­pre parez­can más intere­sa­dos en refe­rir­se a la lucha con­tra el terro­ris­mo, no ya ter­gi­ver­san­do el plan­tea­mien­to de PNV, sino uti­li­zán­do­lo como arma arro­ja­di­za».

Y en cuan­to al tex­to «Muga­rri», fuen­tes cono­ce­do­ras del deba­te seña­lan que no está sien­do obje­to de aná­li­sis en las asam­bleas de la izquier­da aber­tza­le, que se basan en el docu­men­to «Cla­ri­fi­can­do la fase polí­ti­ca y la estra­te­gia» que dis­tri­bu­yó Bata­su­na entre sus bases.

EA asu­me las con­se­cuen­cias de una con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca con el Esta­do

El secre­ta­rio gene­ral de Eus­ko Alkar­ta­su­na, Pello Uri­zar, mos­tró ayer la con­vic­ción de su par­ti­do de que «antes o des­pués lle­ga­re­mos a una con­fron­ta­ción con el Esta­do, una con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca y que será sola­men­te polí­ti­ca». Si este paso tuvie­ra con­se­cuen­cias como una posi­ble acción de la Audien­cia Nacio­nal, Uri­zar asu­mió que «ten­dre­mos que acep­tar­lo».

En una entre­vis­ta en Eus­ka­di Irra­tia, en la que el líder de EA vol­vió a apos­tar cla­ra­men­te por «el tra­ba­jo en común entre inde­pen­den­tis­tas», le pre­gun­ta­ron sobre las men­cio­nes a su par­ti­do en el auto del juez Bal­ta­sar Gar­zón que decre­tó el encar­ce­la­mien­to de Arnal­do Ote­gi, Rafa Díez, Sonia Jacin­to, Miren Zaba­le­ta y Arkaitz Rodrí­guez. Uri­zar recor­dó que el con­te­ni­do de los autos de Gar­zón no es un dato des­de­ña­ble. Según seña­ló tex­tual­men­te, «por lo que nos cuen­tan, apa­re­cer en los autos de Gar­zón no sue­le ser gra­tui­to. Vere­mos si tie­ne con­se­cuen­cias o no, pero lo que tene­mos cla­ro es que, y EA lo ha dicho his­tó­ri­ca­men­te, antes o des­pués lle­ga­re­mos a una con­fron­ta­ción con el Esta­do, una con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca y que será sola­men­te polí­ti­ca. Mien­tras siga­mos en esa vía, si nos lle­ga algo de la mano de Gar­zón o de algún otro, ten­dre­mos que acep­tar­lo».

Uri­zar mani­fes­tó, res­pec­to a una posi­ble con­fron­ta­ción con el Esta­do, que exis­ten «dos opcio­nes»: «admi­tir» el actual esta­tus o «avan­zar, inten­si­fi­car la ten­sión y posi­bi­li­tar la con­fron­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal o de otro tipo». «Des­gra­cia­da­men­te, creo que va a ser así, por­que des­de Madrid nun­ca van a acep­tar el dere­cho de Eus­kal Herria a ser una nación». Pre­ci­só que para la con­fron­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal es nece­sa­rio con­se­guir pri­me­ro una mayo­ría, y en cuan­to a la con­fron­ta­ción en la calle puso como ejem­plo la que desa­rro­lló el movi­mien­to insu­mi­so al ser­vi­cio mili­tar espa­ñol en los años 80.

Uri­zar defen­dió nue­va­men­te «el tra­ba­jo en común entre inde­pen­den­tis­tas», y expli­có que su par­ti­do ya ha hecho públi­cos «los míni­mos» para empren­der esa tarea y que la izquier­da aber­tza­le, «por lo menos en gran par­te», puso sus con­di­cio­nes en la decla­ra­ción de Altsa­su. Así, indi­có que aho­ra están «a la espe­ra» de que el res­to de par­ti­dos, sin­di­ca­tos y agen­tes socia­les «hagan lo mis­mo para poder entrar ya en con­cre­cio­nes». En cuan­to a ETA, seña­ló su deseo de que «deje la polí­ti­ca en manos de los polí­ti­cos» y que «sólo entre en asun­tos téc­ni­cos» deri­va­dos del desar­me. Reite­ró que el acuer­do sólo es posi­ble des­de la uti­li­za­ción exclu­si­va de «medios polí­ti­cos y pací­fi­cos», como «hemos dicho des­de el pri­mer día».

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *