La últi­ma inva­sión yan­qui a Pana­má por Olme­do Beluche

Vein­te años han trans­cu­rri­do des­de la acia­ga media­no­che del 19 al 20 de diciem­bre de 1989. Aún los muer­tos gri­tan en silen­cio con­tra el olvi­do, exi­gien­do que sus nom­bres sean pro­nun­cia­dos y pidien­do jus­ti­cia. La quin­ta par­te de un siglo ha pasa­do y toda­vía el pue­blo pana­me­ño des­co­no­ce cuán­to daños nos hicie­ron. Como muchos otros crí­me­nes en este país, los hechos siguen sin escla­re­cer­se del todo, sin inves­ti­ga­ción judi­cial, sin pro­ce­so y sin castigo.

A la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na del 20 de Diciem­bre de 1989 le pasa lo mis­mo que al 3 de Noviem­bre de 1903: la cla­se domi­nan­te pana­me­ña man­tie­ne en la oscu­ri­dad el acon­te­ci­mien­to, mien­tras que los ama­nuen­ses inten­tan impo­ner­nos un balan­ce his­tó­ri­co que es dia­me­tral­men­te opues­to a la ver­dad. Ellos pre­ten­den que el acto más cruel y san­gui­na­rio de sojuz­ga­mien­to de la nación pana­me­ña por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano sea recor­da­do “como una libe­ra­ción”, en pala­bras del ex arzo­bis­po Mar­cos G. McGrath,tal y como han logra­do, con cier­to éxi­to, res­pec­to a la sepa­ra­ción de Pana­má de Colom­bia en 1903, pasan­do como “inde­pen­den­cia” el acto que nos con­vir­tió en colonia.

La eva­lua­ción his­tó­ri­ca de la inva­sión pue­de ser abor­da­da des­de dos pers­pec­ti­vas, la de los obje­ti­vos del inva­sor y la de las víc­ti­mas, la de Esta­dos Uni­dos y la de la mayo­ría de la nación panameña.

Como ya hemos indi­ca­do en el capí­tu­lo VI de nues­tro libro Diez años de luchas polí­ti­cas y socia­les en Pana­má (1980−1990), hay que dis­tin­guir entre los obje­ti­vos mani­fies­tos por el gobierno nor­te­ame­ri­cano y los obje­ti­vos reales.

Sería inge­nuo acep­tar a prio­ri los argu­men­tos del ex pre­si­den­te Geor­ge Bush padre, en el sen­ti­do de que se inva­dió a Pana­má para “garan­ti­zar la vida­de los nor­te­ame­ri­ca­nos y la segu­ri­dad del Canal”, o que se bus­ca­ba traer­nos la “demo­cra­cia” y san­cio­nar al “nar­co­dic­ta­dor” Manuel A. Norie­ga. Creer ese argu­men­to es tan pue­ril como dar por hecho que se inva­dió Irak en 2003 por las inexis­ten­tes “armas de des­truc­ción masi­va”, como sos­tu­vo Geor­ge W. Bush en su momen­to. Pro­ba­da­men­te men­ti­ro­sos y cri­mi­na­les tan­to el hijo como el padre.

En el cita­do libro sos­te­ne­mos que la prue­ba feha­cien­te de que el obje­ti­vo nor­te­ame­ri­cano no era “libe­rar­nos” del dic­ta­dor, fue que el 3 de Octu­bre de 1989, cuan­do Moi­sés Girol­di y un gru­po de ofi­cia­les dio un gol­pe de esta­do y arres­tó a Norie­ga, ofre­cién­do­se­lo a Esta­dos Uni­dos, las tro­pas del Coman­do Sur se hicie­ron los des­en­ten­di­dos y con des­pre­cio mira­ron para otro lado.

A nues­tro jui­cio, la Inva­sión del 20 de Diciem­bre de 1989 no se entien­de sin exa­mi­nar los acon­te­ci­mien­tos dra­má­ti­cos ocu­rri­dos en Pana­má duran­te la déca­da de 1980, los cua­les pode­mos resu­mir en que:

1. A par­tir de la fir­ma de los Tra­ta­dos Torri­jos-Car­ter, 1977, se pac­tó entre Esta­dos Uni­dos y los mili­ta­res pana­me­ños un pro­ce­so de demo­cra­ti­za­ción con­tro­la­do y pau­la­tino que debía cul­mi­nar en 1984 con elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Este pro­ce­so se ins­cri­bía cla­ra­men­te en la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na dise­ña­da por James Car­ter de impo­ner regí­me­nes par­la­men­ta­rios o pre­si­den­cia­lis­tas como mejor for­ma de domi­na­ción que las dic­ta­du­ras mili­ta­res impues­tas en la déca­da ante­rior, ya que algu­nas de ellas habían deri­va­do en revo­lu­cio­nes como en Irán y Nica­ra­gua. A par­tir del Con­sen­so de Washing­ton estos regí­me­nes com­bi­na­ron “demo­cra­cias” muy res­trin­gi­das con la apli­ca­ción de una drás­ti­ca polí­ti­ca eco­nó­mi­ca neo­li­be­ral de des­mon­te del “esta­do de beneficio”.
2. El pro­ce­so pana­me­ño de demo­cra­ti­za­ción se fue com­pli­can­do por dos vías: la muer­te (acci­den­tal o no) del Gene­ral Omar Torri­jos, en julio de 1981, con­du­jo a una lucha por el poder entre la ofi­cia­li­dad de la Guar­dia Nacio­nal; y una resis­ten­cia social cre­cien­te con­tra las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les que se inten­ta­ron impo­ner. De mane­ra que, hacia 1984 – 85, con el gobierno naci­do del frau­de elec­to­ral impues­to en acuer­do (sub­ra­yo), entre la Guar­dia Nacio­nal pana­me­ña y EE UU, del pre­si­den­te Nico­lás Ardi­to Bar­let­ta, esta­lló con fuer­za la cri­sis social y polí­ti­ca que deri­vó en la invasión.
3. Entre 1981 y mayo de 1989, el Gene­ral Norie­ga fue el alia­do pri­vi­le­gia­do de Washing­ton, reci­bien­do res­pal­do polí­ti­co y mili­tar para ele­var a la Guar­dia a un Ejér­ci­to moderno, a cam­bio de apli­car en Pana­má las polí­ti­cas de pri­va­ti­za­ción y deu­da exter­na impues­tas por los orga­nis­mos finan­cie­ros. Es la explo­sión de luchas popu­la­res con­tra el gobierno de Bar­let­ta la que lle­va a la cri­sis del acuer­do entre ambos. Pero la rup­tu­ra entre EEE UU y Norie­ga no se da has­ta febre­ro de 1988 y, aún así, no es sino has­ta el fra­ca­so de las elec­cio­nes de mayo de 1989, cuan­do el Pen­tá­gono se deci­de a des­ha­cer­se de Norie­ga en bus­ca de un régi­men polí­ti­co estable.

Por con­si­guien­te, el obje­ti­vo pri­ma­rio de la inva­sión para EE UU era esta­ble­cer en Pana­má un régi­men polí­ti­co esta­ble que, con apa­rien­cia demo­crá­ti­ca, que garan­ti­za­ra la apli­ca­ción de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les que eran su prio­ri­dad, al esti­lo de lo que se hizo en Méxi­co con Sali­nas de Gor­ta­ri, en Perú con Alber­to Fuji­mo­ri y en Argen­ti­na con Car­los Menem.

Este obje­ti­vo que­dó paten­ta­do en que, pocos meses des­pués de la inva­sión, julio de 1990, el gobierno nor­te­ame­ri­cano hizo fir­mar a Gui­ller­mo Enda­ra el lla­ma­do Con­ve­nio de Dona­ción, por el cual se darían algu­nos millo­nes de “ayu­da” eco­nó­mi­ca a cam­bio de la apli­ca­ción de un estric­to plan de libe­ra­li­za­ción y pri­va­ti­za­ción dic­ta­do por el FMI y el Ban­co Mun­dial, como seña­la el pro­pio tex­to del convenio.

Des­de este pun­to de vis­ta, polí­ti­co y eco­nó­mi­co, hay que decir que EE UU ha teni­do éxi­to con lo que se pro­pu­so en la inva­sión. La apa­rien­cia demo­crá­ti­ca del régi­men ha per­mi­ti­do apli­car a fon­do el esque­ma neo­li­be­ral a los suce­si­vos gobier­nos de Enda­ra, Pérez Balla­da­res, Mos­co­so y Mar­tín Torri­jos. Y no es sino has­ta las elec­cio­nes de 2009, cuan­do este régi­men y estas polí­ti­cas han empe­za­do a mos­trar cier­tas fisu­ras, influi­das por la deba­cle mun­dial del mode­lo neoliberal.

Seña­lá­ba­mos, en nues­tro libro ya cita­do, publi­ca­do en 1994, que otro de los obje­ti­vos podría estar rela­cio­na­do con la rever­sión del Canal a manos pana­me­ñas y el cie­rre de las bases mili­ta­res a par­tir del año 2000. En este aspec­to, die­ra la impre­sión que nos equi­vo­ca­mos, pues las bases mili­ta­res se cerra­ron y el canal rever­tió como esta­ba esta­ble­ci­do en el Tra­ta­do Torri­jos Carter.

Sin embar­go, a favor de nues­tro argu­men­to debe­mos adu­cir aho­ra que el gobierno nor­te­ame­ri­cano reti­ró sus tro­pas a ini­cios del siglo XXI, como esta­ba pac­ta­do, toman­do cier­tos res­guar­dos: una refor­ma cons­ti­tu­cio­nal y una ley orgá­ni­ca que con­vir­tió la admi­nis­tra­ción del canal en una “zona” bajo un régi­men en el que tie­nen más con­trol los usua­rios (el prin­ci­pal sigue sien­do EE UU) y las éli­tes finan­cie­ras, que el pue­blo panameño.

En el tema de las bases mili­ta­res, es cono­ci­do el inten­to falli­do de man­te­ner la base de Howard bajo el esque­ma de “com­ba­te al nar­co­trá­fi­co” (CMA), pero lue­go este défi­cit fue corre­gi­do con acuer­dos de segu­ri­dad, como el Salas-Beker, que auto­ri­za a uni­da­des mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas la cus­to­dia de nues­tros mares y nues­tras fron­te­ras. Has­ta que aho­ra, en la segun­da mitad de 2009, en el mar­co de la ins­ta­la­ción de sie­te bases mili­ta­res en Colom­bia, el nue­vo gobierno de Ricar­do Mar­ti­ne­lli ha ini­cia­do la ins­ta­la­ción de cua­tro bases mili­ta­res en terri­to­rio pana­me­ño (podrían lle­gar a o­nce, según el minis­tro José Mulino) con finan­cia­mien­to y ase­so­ría norteamericana.

Des­de la pers­pec­ti­va de las víc­ti­mas, reite­ra­mos lo dicho en nues­tro libro La ver­dad sobre la inva­sión: “En una sola noche las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas ase­si­na­ron 100 veces más pana­me­ños que en21 años de régi­men mili­tar. En una sola sema­na se hicie­ron 100 veces más pri­sio­ne­ros polí­ti­cos que los que hubo duran­te los 5 años de régi­men norieguista”.

Pese a la ausen­cia de una inves­ti­ga­ción ofi­cial, la Igle­sia Cató­li­ca pudo reu­nir los nom­bres de cer­ca de 500 ase­si­na­dos, la mayo­ría de ellos civi­les. Las fosas comu­nes de El Cho­rri­llo, Coro­zal, Arco Iris y Che­po siguen sin abrir­se. Per­so­nas que per­die­ron sus hoga­res esa noche, entre 18 y 20 mil. Orga­nis­mos de dere­chos huma­nos cuan­ti­fi­ca­ron los heri­dos en, al menos, dos mil. Algo que muchos igno­ran es que se hicie­ron cer­ca de 5,000 arres­tos polí­ti­cos. Las pér­di­das mate­ria­les, en espe­cial del esta­do pana­me­ño, siguen sin sumar­se, aun­que la Cáma­ra de Comer­cio cuan­ti­fi­có las suyas en 400 millo­nes de dóla­res, sin con­si­de­rar dos años de san­cio­nes eco­nó­mi­cas que hicie­ron retro­ce­der el PIB en – 16%.

Vein­te años des­pués, cuan­do pare­cía que iba a hacer­se algo de jus­ti­cia a tra­vés de una ley apro­ba­da en pri­me­ra ins­tan­cia por la Asam­blea Nacio­nal, en diciem­bre de 2007, para esta­ble­cer el recla­ma­do Día de Due­lo Nacio­nal y una Comi­sión Inves­ti­ga­do­ra, ésta fue veta­da pos­te­rior­men­te por el pre­si­den­te Mar­tín Torri­jos, sin que los dipu­tados pro­po­nen­tes hayan inten­ta­do impo­ner­la por insistencia.

En con­clu­sión, has­ta aho­ra, el balan­ce his­tó­ri­co sigue sien­do favo­ra­ble para los vic­ti­ma­rios y des­fa­vo­ra­ble para las víc­ti­mas. En espe­ra de que, más tem­prano que tar­de, una nue­va gene­ra­ción de pana­me­ños y pana­me­ñas logre un gobierno que rei­vin­di­que la memo­ria de los már­ti­res del 20 de Diciem­bre, nues­tra peque­ña con­tri­bu­ción a la jus­ti­cia que recla­man los muer­tos estri­ba en que se conoz­ca la cru­da ver­dad de los hechos.

Para que nues­tro pue­blo acce­da a la ver­dad ras­gan­do el velo de fal­se­da­des que se ha teji­do, apor­ta­mos una amplia biblio­gra­fía sobre el 20 de Diciem­bre de 1989:

Biblio­gra­fía adi­cio­nal sobre la invasión

Ada­mes M., Enoch. Polí­ti­ca social e Inva­sión. Pana­má: Colec­ción Pana­má ’90, Uni­ver­si­dad de Pana­má, IDEN. 1990.

Agu­do, Edi­cil­cia y Men­do­za, Aida Este­la. «La inva­sión de Esta­dos Uni­dos a pana­má: su impac­to en el corre­gi­mien­to de Tocu­men». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía Nº 8, IX Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, Memo­rias. 1993.

Agui­rre, Mariano. Pana­má, obje­ti­vo final: no devol­ver el Canal. Pana­má: Cua­der­nos para la Paz Nº 30, 1990.

ALDHU. «Infor­me sobre los dere­chos huma­nos en Pana­má». Pana­má: Tareas Nº 78, mayo – agos­to de 1991.

Antony, Car­men. «Las inte­ven­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas en pana­má en el pre­sen­te siglo». Pana­má: tareas Nº 77, enero – abril de 1991.

Auto­res varios. Inva­sión a Pana­má (Anto­lo­gía). Pana­má: Revis­ta Lote­ría Nº 399, VII Epo­ca, Octu­bre y Noviem­bre de 1994.

Avi­la, Víc­tor. «La sobe­ra­nía: Cau­sa jus­ta del pue­blo pana­me­ño». Pana­má: Tareas Nº 84, mayo – agos­to de 1993.

Baran­yi, Stephen Hen­ri. The dia­lec­tics of mili­tary deve­lop­ment and stra­te­gic defeat in Pana­ma. Onta­rio: York Uni­ver­sity, agos­to de 1993.

Belu­che, Olme­do. Diez años de luchas polí­ti­cas y socia­les en Pana­má, 1980 – 1990. Pana­má: Impre­sos Tavial, 1994.

Belu­che, Olme­do. «El movi­mien­to obre­ro y popu­lar pana­me­ño fren­te a la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Belu­che, Olme­do. La ver­dad sobre la inva­sión. 5ta. Edi­ción. Man­fer, S.A. Pana­má, 2004.

Ben-Yair, Elea­zar. Sala 8: Pana­má terri­to­rio por libe­rar. Pana­má: CINEP-CDT, 1992.

Ber­mú­dez, T., Lilia. «Pana­má: de la gue­rra de baja inten­si­dad a la inva­sión». Pana­má: Tareas Nº 74, enero-abril 1990.

Bós­quez, Eve­rar­do. «La cues­tión polí­ti­co-mili­tar de la inva­sión: un enfo­que de polí­ti­ca exte­rior». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Cabre­ra, Mage­la. «Cho­rri­llo e inva­sión». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Cam­bra, José. «La inva­sión a Pana­má: ¿La prue­ba de una corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­bles al impe­ria­lis­mo?». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Can­ti­llo, Aldo. «Pre­sos polí­ti­cos en Pana­má». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía Nº 8, IX Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, Memo­rias. 1993.

Camar­go, Jua­na. «Ocu­pa­ción, cri­sis eco­nó­mi­ca y edu­ca­ción». Pana­má: Tareas Nº 81, mayo-agos­to de 1992.

Cas­tro, Gui­ller­mo. «Pana­má, 20 de diciem­bre de 1989». Pana­má: Tareas Nº 74, enero – abril de 1990.

Cas­tro, Gui­ller­mo. «Pana­má: Para escri­bir la his­to­ria». Pana­má: Tareas Nº 88, sep­tiem­bre-diciem­bre de 1994.

Cevi­lle, Oscar. «La inva­sión Just Cau­se, San­ta Fe II». Pana­má: Tareas Nº 75, mayo-agos­to de 1990.

Chuez, Enri­que. Ope­ra­ción Cau­sa Jus­ta: la lar­ga noche de la inva­sión. Pana­má: CELA, 1992.

CODEHUCA. Esta es la cau­sa jus­ta. San José – Cos­ta Rica: CODEHUCA, 1990.

Con­te Porras, Jor­ge. «Ante­ce­den­tes de la inva­sión de Esta­dos Uni­dos a Pana­má». Pana­má: Tareas Nº 81, mayo-agos­to de 1992.

Con­te Porras, Jor­ge. «Los suce­sos his­tó­ri­cos del 20 de Diciem­bre de 1989». Pana­má: Revis­ta Lote­ría Nº 394, mar­zo-abril de 1993.

Davis, Enri­que­ta. «Las Fuer­zas de Defen­sa: Obje­ti­vo polí­ti­co de la inva­sión». Pana­má: Tareas Nº 74, enero – abril de 1990.

Del­ga­do D., Daniel. «La resis­ten­cia arma­da a la inva­sión dePa­na­má». Pana­má: Tareas Nº 81, mayo-agos­to de 1992.

Din­ges, John. Our man in Pana­ma: how gene­ral Norie­ga used the Uni­tes Sta­tes. New YorK: Ran­dom Hou­se, 1990.

Dixon, Gra­cie­la. «Sín­te­sis de la vio­la­ción a los dere­chos huma­nos en la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia en Pana­má a par­tir del 20 de diciem­bre de 1989».Panamá: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía Nº 8, IX Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, Memo­rias. 1993.

Fran­co, José. Las luciér­na­gas de la muer­te. Pana­má: CELA, 1992.

Fuen­tes, Car­los. «Las lec­cio­nes de Pana­má». pana­má: Tareas Nº 74, enero-abril de 1990.

Gan­dá­se­gui, Mar­co. «Cri­sis e inva­sión». Pana­má: Tareas Nº 79, sep­tiem­bre – diciem­bre de 1991.

Gan­dá­se­gui, Mar­co. «El pro­yec­to nacio­nal y la inva­sión de 1989». Pana­má: Tareas Nº 81, mayo-agos­to de 1992.

Gan­dá­se­gui, Mar­co. «Socio­lo­gía de una nación inva­di­da». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía Nº 8, IX Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, Memo­rias. 1993.

Gar­cía, Olme­do. «Hege­mo­nía impe­rial e iden­ti­dad nacio­nal». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Gilly, Adol­fo. «Pana­má y la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca en Amé­ri­ca Lati­na». Pana­má: Tareas Nº 77, enero – abril de 1991.

Glenn, Carl. «La inva­sión de esta­dos Uni­dos a Pana­má». Pana­má: Tareas Nº 84, mayo – agos­to de 1993.

Gon­zá­lez, María Vic­to­ria. La inva­sión a Pana­má: un rela­to, un tes­ti­mo­nio. Colom­bia: Car­va­jal, 1992.

Gon­zá­lez, Simeón. Pana­má 1970 – 1990. Ensa­yos de socio­lo­gía polí­ti­ca. Pana­má: Impren­ta Uni­ver­si­ta­ria, 1994.

Goros­tia­ga, Xabier. «¿Des­pués de la inva­sión a Pana­má, qué sigue?». Pana­má: Tareas Nº 74, enero-abril de 1990.

Gur­dián Gue­rra. La inva­sión mili­tar y los desa­fíos de la polí­ti­ca exte­rior pana­me­ña. Pana­má: Impren­ta Uni­ver­si­ta­ria, 1990.

Gutié­rrez Villa­lo­bos, Sonia. «Three theo­ries to press sup­port for the US Admi­nis­tra­tion during the Pana­ma inva­sion». Revis­ta Iden­ti­dad Cen­tro­ame­ri­ca­na Nº 3, agos­to de 1996.

Huer­ta, Mila­gros y Muñoz, Lina. Cau­sas y efec­tos de la inva­sión (Tesis). Pana­má: Uni­ver­si­dad de Pana­má, Escue­la de Socio­lo­gía, 1991.

IDEN. «Eco­no­mía e inva­sión». Pana­má: Tareas Nº 74, enero – abril de 1990.

IDEN. El Cho­rri­llo: situa­ción y alter­na­ti­vas. Pana­má: Uni­ver­si­dad de Pana­má – IDEN, octu­bre de 1990.

ILDEA. Nacio­na­lis­mo, sobe­ra­nía e inter­ven­ción. Pana­má: ILDEA, mar­zo de 1990.

Jara­mi­llo Levi, Enri­que. «Los pro y los con­tra de la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na». El Pana­má Amé­ri­ca, 22 de julio de 1990.

Jayán Cor­tez, Dorin­do. «La inva­sión a Pana­má: Des­en­la­ce de una tran­si­ción falli­da». Revis­ta de Inves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas, Nº 2, 1991.

Jones, Ken­neth J. Tiem­pos de ago­nía: Expul­san­do el dic­ta­dor de Pana­má. Colom­bia: Car­va­jal, 1990.

Kem­pe, Fre­de­rick. Divor­cing the dic­ta­tor. New York: G. P. Put­nams sons, 1990.

Kos­ter, R.M. In the time of the tyrants: Pana­má 1968 – 1990. New York: Nor­ton & Co.,1990.

Mar­tí­nez, José de Jesús. La inva­sión de Pana­má. Bogo­tá – Colom­bia: Cau­sa­días Edi­to­res, 1991.

Mar­tí­nez H., Mil­ton. Pana­má 1978 – 1990. Una cri­sis sin fin. Pana­má: CEASPA, 1990.

Mar­tí­nez H., Mil­ton. «La cri­sis y la inva­sión: una perio­di­za­ción para su enten­di­mien­to». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Mejía, Olga y Smith, Lilia.«Panamá: vio­la­ción al dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Mén­dez, Rober­to N. Pana­má, 20 de diciem­bre de 1989. ¿Libe­ra­ción … o cri­men de gue­rra? Pana­má: CELA, 1994.

Mez­qui­ta, Rafael. Refle­xio­nes des­de Méxi­co. Gua­da­la­ja­ra, Méxi­co: Rafael Mez­qui­ta, 1995.

Moreno, Ceci­lia. «De la inva­sión a la ocu­pa­ción». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Norie­ga, Rodri­go. «La inva­sión vis­ta des­de New York». Pana­má: La Pren­sa, 21 de diciem­bre de 1992.

OEA. «Reso­lu­ción de la OEA». Pana­má: Tareas Nº 74, enero-abril de 1990.

ONU. «Reso­lu­ción de la o­nU». Pana­má: Tareas Nº 74, enero-abril de 1990.

Pon­ce, Anto­ne­lla. Las casas son para vivir, que no vuel­va la gue­rra. Pana­má: Cela, 1991.

Pon­ce, Anto­ne­lla. «La inva­sión y los niños del barrio del Cho­rri­llo». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía Nº 8, IX Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, Memo­rias. 1993.

Por­cell G., Nés­tor y Tapia L., Octa­vio. Geno­ci­dio en Pana­má. Pana­má: s.n., 1992.

Quin­te­ro, Iván y Gón­go­ra, Nil­sa. «El movi­mien­to de masas en Pana­má des­pués de la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na. El caso de los pobla­do­res y el caso obre­ro». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Quin­te­ro De León, José. «Se pla­ni­fi­có la inva­sión en octu­bre». Pana­má: La Pren­sa, 20 de diciem­bre de 1990.

Ray­mont, Henry. «La inva­sión de Pana­má. ¿Rena­ci­mien­to del inter­ven­cio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano?». Pana­má: Tareas Nº 82, sep­tiem­bre – diciem­bre de 1992.

Reyes, Heras­to. «¿Qué se hizo tu Cho­rri­llo?». Pana­má: La Pren­sa, 10 de enero de 1990.

Rodrí­guez, Mario Augus­to. Negra pesa­di­lla roja. Pana­má: CELA, 1993.

Rodrí­guez, Mario Augus­to. La ope­ra­ción «Just Cau­se» en Pana­má. Pana­má: Fun­da­ción Omar Torri­jos, 1991.

Sán­chez, Miguel A. «La pren­sa extran­je­ra y la inva­sión de Pana­má». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Scran­ton, Mar­ga­ret. The Norie­ga years US pana­mian rela­tions, 1981 – 1990. Boul­der: Lyn­ne Rien­ner Publishers, Inc. 1991.

Soler T., Gian­car­lo. La inva­sión a Pana­má: Estra­te­gia y tác­ti­ca para el nue­vo orden mun­dial. Pana­má: CELA, 1993.

Soler T., Gian­car­lo. «La peque­ña gue­rra de Bush: la inva­sión a Pana­má y la géne­sis del nue­vo orden mun­dial». Pana­má: Tareas Nº 82, sep­tiem­bre – diciem­bre de 1992.

Soler, Ricaur­te. La inva­sión de Esta­dos Uni­dos a Pana­má. Méxi­co D. F.: Siglo Vien­tiuno Edi­to­res, 1991.

Soler, Ricaur­te. Pana­má his­to­ria de una cri­sis. Méxi­co D.F.: Siglo Vein­tiuno Edi­to­res, 1989.

Ster­ling, rolan­do. La bata­lla de San Migue­li­to: así se orga­ni­za­ron los Bata­llo­nes de la Dig­ni­dad. Pana­má: CELA, 1992.

Ungo, Ura­nia. «Notas para el deba­te sobre un pro­yec­to «nacio­nal-popu­lar» para Pana­má». Pana­má: Tareas Nº 77, enero – abril de 1991.

Whea­ton, Phi­lip E. Pana­ma inva­ded. New Jer­sey: The Red Sea Press, 1992.

Wood­ward, Bob. Los Coman­dan­tes. Colom­bia: Prin­ter Lati­no­ame­ri­ca­na Ltda., 1991.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *