La últi­ma inva­sión yan­qui a Pana­má por Olme­do Beluche

Vein­te años han trans­cu­rri­do des­de la acia­ga media­no­che del 19 al 20 de diciem­bre de 1989. Aún los muer­tos gri­tan en silen­cio con­tra el olvi­do, exi­gien­do que sus nom­bres sean pro­nun­cia­dos y pidien­do jus­ti­cia. La quin­ta par­te de un siglo ha pasa­do y toda­vía el pue­blo pana­me­ño des­co­no­ce cuán­to daños nos hicie­ron. Como muchos otros crí­me­nes en este país, los hechos siguen sin escla­re­cer­se del todo, sin inves­ti­ga­ción judi­cial, sin pro­ce­so y sin castigo.

A la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na del 20 de Diciem­bre de 1989 le pasa lo mis­mo que al 3 de Noviem­bre de 1903: la cla­se domi­nan­te pana­me­ña man­tie­ne en la oscu­ri­dad el acon­te­ci­mien­to, mien­tras que los ama­nuen­ses inten­tan impo­ner­nos un balan­ce his­tó­ri­co que es dia­me­tral­men­te opues­to a la ver­dad. Ellos pre­ten­den que el acto más cruel y san­gui­na­rio de sojuz­ga­mien­to de la nación pana­me­ña por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano sea recor­da­do “como una libe­ra­ción”, en pala­bras del ex arzo­bis­po Mar­cos G. McGrath,tal y como han logra­do, con cier­to éxi­to, res­pec­to a la sepa­ra­ción de Pana­má de Colom­bia en 1903, pasan­do como “inde­pen­den­cia” el acto que nos con­vir­tió en colonia.

La eva­lua­ción his­tó­ri­ca de la inva­sión pue­de ser abor­da­da des­de dos pers­pec­ti­vas, la de los obje­ti­vos del inva­sor y la de las víc­ti­mas, la de Esta­dos Uni­dos y la de la mayo­ría de la nación panameña.

Como ya hemos indi­ca­do en el capí­tu­lo VI de nues­tro libro Diez años de luchas polí­ti­cas y socia­les en Pana­má (1980−1990), hay que dis­tin­guir entre los obje­ti­vos mani­fies­tos por el gobierno nor­te­ame­ri­cano y los obje­ti­vos reales.

Sería inge­nuo acep­tar a prio­ri los argu­men­tos del ex pre­si­den­te Geor­ge Bush padre, en el sen­ti­do de que se inva­dió a Pana­má para “garan­ti­zar la vida­de los nor­te­ame­ri­ca­nos y la segu­ri­dad del Canal”, o que se bus­ca­ba traer­nos la “demo­cra­cia” y san­cio­nar al “nar­co­dic­ta­dor” Manuel A. Norie­ga. Creer ese argu­men­to es tan pue­ril como dar por hecho que se inva­dió Irak en 2003 por las inexis­ten­tes “armas de des­truc­ción masi­va”, como sos­tu­vo Geor­ge W. Bush en su momen­to. Pro­ba­da­men­te men­ti­ro­sos y cri­mi­na­les tan­to el hijo como el padre.

En el cita­do libro sos­te­ne­mos que la prue­ba feha­cien­te de que el obje­ti­vo nor­te­ame­ri­cano no era “libe­rar­nos” del dic­ta­dor, fue que el 3 de Octu­bre de 1989, cuan­do Moi­sés Girol­di y un gru­po de ofi­cia­les dio un gol­pe de esta­do y arres­tó a Norie­ga, ofre­cién­do­se­lo a Esta­dos Uni­dos, las tro­pas del Coman­do Sur se hicie­ron los des­en­ten­di­dos y con des­pre­cio mira­ron para otro lado.

A nues­tro jui­cio, la Inva­sión del 20 de Diciem­bre de 1989 no se entien­de sin exa­mi­nar los acon­te­ci­mien­tos dra­má­ti­cos ocu­rri­dos en Pana­má duran­te la déca­da de 1980, los cua­les pode­mos resu­mir en que:

1. A par­tir de la fir­ma de los Tra­ta­dos Torri­jos-Car­ter, 1977, se pac­tó entre Esta­dos Uni­dos y los mili­ta­res pana­me­ños un pro­ce­so de demo­cra­ti­za­ción con­tro­la­do y pau­la­tino que debía cul­mi­nar en 1984 con elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Este pro­ce­so se ins­cri­bía cla­ra­men­te en la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na dise­ña­da por James Car­ter de impo­ner regí­me­nes par­la­men­ta­rios o pre­si­den­cia­lis­tas como mejor for­ma de domi­na­ción que las dic­ta­du­ras mili­ta­res impues­tas en la déca­da ante­rior, ya que algu­nas de ellas habían deri­va­do en revo­lu­cio­nes como en Irán y Nica­ra­gua. A par­tir del Con­sen­so de Washing­ton estos regí­me­nes com­bi­na­ron “demo­cra­cias” muy res­trin­gi­das con la apli­ca­ción de una drás­ti­ca polí­ti­ca eco­nó­mi­ca neo­li­be­ral de des­mon­te del “esta­do de beneficio”.
2. El pro­ce­so pana­me­ño de demo­cra­ti­za­ción se fue com­pli­can­do por dos vías: la muer­te (acci­den­tal o no) del Gene­ral Omar Torri­jos, en julio de 1981, con­du­jo a una lucha por el poder entre la ofi­cia­li­dad de la Guar­dia Nacio­nal; y una resis­ten­cia social cre­cien­te con­tra las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les que se inten­ta­ron impo­ner. De mane­ra que, hacia 1984 – 85, con el gobierno naci­do del frau­de elec­to­ral impues­to en acuer­do (sub­ra­yo), entre la Guar­dia Nacio­nal pana­me­ña y EE UU, del pre­si­den­te Nico­lás Ardi­to Bar­let­ta, esta­lló con fuer­za la cri­sis social y polí­ti­ca que deri­vó en la invasión.
3. Entre 1981 y mayo de 1989, el Gene­ral Norie­ga fue el alia­do pri­vi­le­gia­do de Washing­ton, reci­bien­do res­pal­do polí­ti­co y mili­tar para ele­var a la Guar­dia a un Ejér­ci­to moderno, a cam­bio de apli­car en Pana­má las polí­ti­cas de pri­va­ti­za­ción y deu­da exter­na impues­tas por los orga­nis­mos finan­cie­ros. Es la explo­sión de luchas popu­la­res con­tra el gobierno de Bar­let­ta la que lle­va a la cri­sis del acuer­do entre ambos. Pero la rup­tu­ra entre EEE UU y Norie­ga no se da has­ta febre­ro de 1988 y, aún así, no es sino has­ta el fra­ca­so de las elec­cio­nes de mayo de 1989, cuan­do el Pen­tá­gono se deci­de a des­ha­cer­se de Norie­ga en bus­ca de un régi­men polí­ti­co estable.

Por con­si­guien­te, el obje­ti­vo pri­ma­rio de la inva­sión para EE UU era esta­ble­cer en Pana­má un régi­men polí­ti­co esta­ble que, con apa­rien­cia demo­crá­ti­ca, que garan­ti­za­ra la apli­ca­ción de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les que eran su prio­ri­dad, al esti­lo de lo que se hizo en Méxi­co con Sali­nas de Gor­ta­ri, en Perú con Alber­to Fuji­mo­ri y en Argen­ti­na con Car­los Menem.

Este obje­ti­vo que­dó paten­ta­do en que, pocos meses des­pués de la inva­sión, julio de 1990, el gobierno nor­te­ame­ri­cano hizo fir­mar a Gui­ller­mo Enda­ra el lla­ma­do Con­ve­nio de Dona­ción, por el cual se darían algu­nos millo­nes de “ayu­da” eco­nó­mi­ca a cam­bio de la apli­ca­ción de un estric­to plan de libe­ra­li­za­ción y pri­va­ti­za­ción dic­ta­do por el FMI y el Ban­co Mun­dial, como seña­la el pro­pio tex­to del convenio.

Des­de este pun­to de vis­ta, polí­ti­co y eco­nó­mi­co, hay que decir que EE UU ha teni­do éxi­to con lo que se pro­pu­so en la inva­sión. La apa­rien­cia demo­crá­ti­ca del régi­men ha per­mi­ti­do apli­car a fon­do el esque­ma neo­li­be­ral a los suce­si­vos gobier­nos de Enda­ra, Pérez Balla­da­res, Mos­co­so y Mar­tín Torri­jos. Y no es sino has­ta las elec­cio­nes de 2009, cuan­do este régi­men y estas polí­ti­cas han empe­za­do a mos­trar cier­tas fisu­ras, influi­das por la deba­cle mun­dial del mode­lo neoliberal.

Seña­lá­ba­mos, en nues­tro libro ya cita­do, publi­ca­do en 1994, que otro de los obje­ti­vos podría estar rela­cio­na­do con la rever­sión del Canal a manos pana­me­ñas y el cie­rre de las bases mili­ta­res a par­tir del año 2000. En este aspec­to, die­ra la impre­sión que nos equi­vo­ca­mos, pues las bases mili­ta­res se cerra­ron y el canal rever­tió como esta­ba esta­ble­ci­do en el Tra­ta­do Torri­jos Carter.

Sin embar­go, a favor de nues­tro argu­men­to debe­mos adu­cir aho­ra que el gobierno nor­te­ame­ri­cano reti­ró sus tro­pas a ini­cios del siglo XXI, como esta­ba pac­ta­do, toman­do cier­tos res­guar­dos: una refor­ma cons­ti­tu­cio­nal y una ley orgá­ni­ca que con­vir­tió la admi­nis­tra­ción del canal en una “zona” bajo un régi­men en el que tie­nen más con­trol los usua­rios (el prin­ci­pal sigue sien­do EE UU) y las éli­tes finan­cie­ras, que el pue­blo panameño.

En el tema de las bases mili­ta­res, es cono­ci­do el inten­to falli­do de man­te­ner la base de Howard bajo el esque­ma de “com­ba­te al nar­co­trá­fi­co” (CMA), pero lue­go este défi­cit fue corre­gi­do con acuer­dos de segu­ri­dad, como el Salas-Beker, que auto­ri­za a uni­da­des mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas la cus­to­dia de nues­tros mares y nues­tras fron­te­ras. Has­ta que aho­ra, en la segun­da mitad de 2009, en el mar­co de la ins­ta­la­ción de sie­te bases mili­ta­res en Colom­bia, el nue­vo gobierno de Ricar­do Mar­ti­ne­lli ha ini­cia­do la ins­ta­la­ción de cua­tro bases mili­ta­res en terri­to­rio pana­me­ño (podrían lle­gar a o­nce, según el minis­tro José Mulino) con finan­cia­mien­to y ase­so­ría norteamericana.

Des­de la pers­pec­ti­va de las víc­ti­mas, reite­ra­mos lo dicho en nues­tro libro La ver­dad sobre la inva­sión: “En una sola noche las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas ase­si­na­ron 100 veces más pana­me­ños que en21 años de régi­men mili­tar. En una sola sema­na se hicie­ron 100 veces más pri­sio­ne­ros polí­ti­cos que los que hubo duran­te los 5 años de régi­men norieguista”.

Pese a la ausen­cia de una inves­ti­ga­ción ofi­cial, la Igle­sia Cató­li­ca pudo reu­nir los nom­bres de cer­ca de 500 ase­si­na­dos, la mayo­ría de ellos civi­les. Las fosas comu­nes de El Cho­rri­llo, Coro­zal, Arco Iris y Che­po siguen sin abrir­se. Per­so­nas que per­die­ron sus hoga­res esa noche, entre 18 y 20 mil. Orga­nis­mos de dere­chos huma­nos cuan­ti­fi­ca­ron los heri­dos en, al menos, dos mil. Algo que muchos igno­ran es que se hicie­ron cer­ca de 5,000 arres­tos polí­ti­cos. Las pér­di­das mate­ria­les, en espe­cial del esta­do pana­me­ño, siguen sin sumar­se, aun­que la Cáma­ra de Comer­cio cuan­ti­fi­có las suyas en 400 millo­nes de dóla­res, sin con­si­de­rar dos años de san­cio­nes eco­nó­mi­cas que hicie­ron retro­ce­der el PIB en – 16%.

Vein­te años des­pués, cuan­do pare­cía que iba a hacer­se algo de jus­ti­cia a tra­vés de una ley apro­ba­da en pri­me­ra ins­tan­cia por la Asam­blea Nacio­nal, en diciem­bre de 2007, para esta­ble­cer el recla­ma­do Día de Due­lo Nacio­nal y una Comi­sión Inves­ti­ga­do­ra, ésta fue veta­da pos­te­rior­men­te por el pre­si­den­te Mar­tín Torri­jos, sin que los dipu­tados pro­po­nen­tes hayan inten­ta­do impo­ner­la por insistencia.

En con­clu­sión, has­ta aho­ra, el balan­ce his­tó­ri­co sigue sien­do favo­ra­ble para los vic­ti­ma­rios y des­fa­vo­ra­ble para las víc­ti­mas. En espe­ra de que, más tem­prano que tar­de, una nue­va gene­ra­ción de pana­me­ños y pana­me­ñas logre un gobierno que rei­vin­di­que la memo­ria de los már­ti­res del 20 de Diciem­bre, nues­tra peque­ña con­tri­bu­ción a la jus­ti­cia que recla­man los muer­tos estri­ba en que se conoz­ca la cru­da ver­dad de los hechos.

Para que nues­tro pue­blo acce­da a la ver­dad ras­gan­do el velo de fal­se­da­des que se ha teji­do, apor­ta­mos una amplia biblio­gra­fía sobre el 20 de Diciem­bre de 1989:

Biblio­gra­fía adi­cio­nal sobre la invasión

Ada­mes M., Enoch. Polí­ti­ca social e Inva­sión. Pana­má: Colec­ción Pana­má ’90, Uni­ver­si­dad de Pana­má, IDEN. 1990.

Agu­do, Edi­cil­cia y Men­do­za, Aida Este­la. «La inva­sión de Esta­dos Uni­dos a pana­má: su impac­to en el corre­gi­mien­to de Tocu­men». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía Nº 8, IX Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, Memo­rias. 1993.

Agui­rre, Mariano. Pana­má, obje­ti­vo final: no devol­ver el Canal. Pana­má: Cua­der­nos para la Paz Nº 30, 1990.

ALDHU. «Infor­me sobre los dere­chos huma­nos en Pana­má». Pana­má: Tareas Nº 78, mayo – agos­to de 1991.

Antony, Car­men. «Las inte­ven­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas en pana­má en el pre­sen­te siglo». Pana­má: tareas Nº 77, enero – abril de 1991.

Auto­res varios. Inva­sión a Pana­má (Anto­lo­gía). Pana­má: Revis­ta Lote­ría Nº 399, VII Epo­ca, Octu­bre y Noviem­bre de 1994.

Avi­la, Víc­tor. «La sobe­ra­nía: Cau­sa jus­ta del pue­blo pana­me­ño». Pana­má: Tareas Nº 84, mayo – agos­to de 1993.

Baran­yi, Stephen Hen­ri. The dia­lec­tics of mili­tary deve­lop­ment and stra­te­gic defeat in Pana­ma. Onta­rio: York Uni­ver­sity, agos­to de 1993.

Belu­che, Olme­do. Diez años de luchas polí­ti­cas y socia­les en Pana­má, 1980 – 1990. Pana­má: Impre­sos Tavial, 1994.

Belu­che, Olme­do. «El movi­mien­to obre­ro y popu­lar pana­me­ño fren­te a la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Belu­che, Olme­do. La ver­dad sobre la inva­sión. 5ta. Edi­ción. Man­fer, S.A. Pana­má, 2004.

Ben-Yair, Elea­zar. Sala 8: Pana­má terri­to­rio por libe­rar. Pana­má: CINEP-CDT, 1992.

Ber­mú­dez, T., Lilia. «Pana­má: de la gue­rra de baja inten­si­dad a la inva­sión». Pana­má: Tareas Nº 74, enero-abril 1990.

Bós­quez, Eve­rar­do. «La cues­tión polí­ti­co-mili­tar de la inva­sión: un enfo­que de polí­ti­ca exte­rior». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Cabre­ra, Mage­la. «Cho­rri­llo e inva­sión». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Cam­bra, José. «La inva­sión a Pana­má: ¿La prue­ba de una corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­bles al impe­ria­lis­mo?». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Can­ti­llo, Aldo. «Pre­sos polí­ti­cos en Pana­má». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía Nº 8, IX Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, Memo­rias. 1993.

Camar­go, Jua­na. «Ocu­pa­ción, cri­sis eco­nó­mi­ca y edu­ca­ción». Pana­má: Tareas Nº 81, mayo-agos­to de 1992.

Cas­tro, Gui­ller­mo. «Pana­má, 20 de diciem­bre de 1989». Pana­má: Tareas Nº 74, enero – abril de 1990.

Cas­tro, Gui­ller­mo. «Pana­má: Para escri­bir la his­to­ria». Pana­má: Tareas Nº 88, sep­tiem­bre-diciem­bre de 1994.

Cevi­lle, Oscar. «La inva­sión Just Cau­se, San­ta Fe II». Pana­má: Tareas Nº 75, mayo-agos­to de 1990.

Chuez, Enri­que. Ope­ra­ción Cau­sa Jus­ta: la lar­ga noche de la inva­sión. Pana­má: CELA, 1992.

CODEHUCA. Esta es la cau­sa jus­ta. San José – Cos­ta Rica: CODEHUCA, 1990.

Con­te Porras, Jor­ge. «Ante­ce­den­tes de la inva­sión de Esta­dos Uni­dos a Pana­má». Pana­má: Tareas Nº 81, mayo-agos­to de 1992.

Con­te Porras, Jor­ge. «Los suce­sos his­tó­ri­cos del 20 de Diciem­bre de 1989». Pana­má: Revis­ta Lote­ría Nº 394, mar­zo-abril de 1993.

Davis, Enri­que­ta. «Las Fuer­zas de Defen­sa: Obje­ti­vo polí­ti­co de la inva­sión». Pana­má: Tareas Nº 74, enero – abril de 1990.

Del­ga­do D., Daniel. «La resis­ten­cia arma­da a la inva­sión dePa­na­má». Pana­má: Tareas Nº 81, mayo-agos­to de 1992.

Din­ges, John. Our man in Pana­ma: how gene­ral Norie­ga used the Uni­tes Sta­tes. New YorK: Ran­dom Hou­se, 1990.

Dixon, Gra­cie­la. «Sín­te­sis de la vio­la­ción a los dere­chos huma­nos en la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia en Pana­má a par­tir del 20 de diciem­bre de 1989».Panamá: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía Nº 8, IX Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, Memo­rias. 1993.

Fran­co, José. Las luciér­na­gas de la muer­te. Pana­má: CELA, 1992.

Fuen­tes, Car­los. «Las lec­cio­nes de Pana­má». pana­má: Tareas Nº 74, enero-abril de 1990.

Gan­dá­se­gui, Mar­co. «Cri­sis e inva­sión». Pana­má: Tareas Nº 79, sep­tiem­bre – diciem­bre de 1991.

Gan­dá­se­gui, Mar­co. «El pro­yec­to nacio­nal y la inva­sión de 1989». Pana­má: Tareas Nº 81, mayo-agos­to de 1992.

Gan­dá­se­gui, Mar­co. «Socio­lo­gía de una nación inva­di­da». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía Nº 8, IX Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, Memo­rias. 1993.

Gar­cía, Olme­do. «Hege­mo­nía impe­rial e iden­ti­dad nacio­nal». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Gilly, Adol­fo. «Pana­má y la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca en Amé­ri­ca Lati­na». Pana­má: Tareas Nº 77, enero – abril de 1991.

Glenn, Carl. «La inva­sión de esta­dos Uni­dos a Pana­má». Pana­má: Tareas Nº 84, mayo – agos­to de 1993.

Gon­zá­lez, María Vic­to­ria. La inva­sión a Pana­má: un rela­to, un tes­ti­mo­nio. Colom­bia: Car­va­jal, 1992.

Gon­zá­lez, Simeón. Pana­má 1970 – 1990. Ensa­yos de socio­lo­gía polí­ti­ca. Pana­má: Impren­ta Uni­ver­si­ta­ria, 1994.

Goros­tia­ga, Xabier. «¿Des­pués de la inva­sión a Pana­má, qué sigue?». Pana­má: Tareas Nº 74, enero-abril de 1990.

Gur­dián Gue­rra. La inva­sión mili­tar y los desa­fíos de la polí­ti­ca exte­rior pana­me­ña. Pana­má: Impren­ta Uni­ver­si­ta­ria, 1990.

Gutié­rrez Villa­lo­bos, Sonia. «Three theo­ries to press sup­port for the US Admi­nis­tra­tion during the Pana­ma inva­sion». Revis­ta Iden­ti­dad Cen­tro­ame­ri­ca­na Nº 3, agos­to de 1996.

Huer­ta, Mila­gros y Muñoz, Lina. Cau­sas y efec­tos de la inva­sión (Tesis). Pana­má: Uni­ver­si­dad de Pana­má, Escue­la de Socio­lo­gía, 1991.

IDEN. «Eco­no­mía e inva­sión». Pana­má: Tareas Nº 74, enero – abril de 1990.

IDEN. El Cho­rri­llo: situa­ción y alter­na­ti­vas. Pana­má: Uni­ver­si­dad de Pana­má – IDEN, octu­bre de 1990.

ILDEA. Nacio­na­lis­mo, sobe­ra­nía e inter­ven­ción. Pana­má: ILDEA, mar­zo de 1990.

Jara­mi­llo Levi, Enri­que. «Los pro y los con­tra de la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na». El Pana­má Amé­ri­ca, 22 de julio de 1990.

Jayán Cor­tez, Dorin­do. «La inva­sión a Pana­má: Des­en­la­ce de una tran­si­ción falli­da». Revis­ta de Inves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas, Nº 2, 1991.

Jones, Ken­neth J. Tiem­pos de ago­nía: Expul­san­do el dic­ta­dor de Pana­má. Colom­bia: Car­va­jal, 1990.

Kem­pe, Fre­de­rick. Divor­cing the dic­ta­tor. New York: G. P. Put­nams sons, 1990.

Kos­ter, R.M. In the time of the tyrants: Pana­má 1968 – 1990. New York: Nor­ton & Co.,1990.

Mar­tí­nez, José de Jesús. La inva­sión de Pana­má. Bogo­tá – Colom­bia: Cau­sa­días Edi­to­res, 1991.

Mar­tí­nez H., Mil­ton. Pana­má 1978 – 1990. Una cri­sis sin fin. Pana­má: CEASPA, 1990.

Mar­tí­nez H., Mil­ton. «La cri­sis y la inva­sión: una perio­di­za­ción para su enten­di­mien­to». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Mejía, Olga y Smith, Lilia.«Panamá: vio­la­ción al dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Mén­dez, Rober­to N. Pana­má, 20 de diciem­bre de 1989. ¿Libe­ra­ción … o cri­men de gue­rra? Pana­má: CELA, 1994.

Mez­qui­ta, Rafael. Refle­xio­nes des­de Méxi­co. Gua­da­la­ja­ra, Méxi­co: Rafael Mez­qui­ta, 1995.

Moreno, Ceci­lia. «De la inva­sión a la ocu­pa­ción». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Norie­ga, Rodri­go. «La inva­sión vis­ta des­de New York». Pana­má: La Pren­sa, 21 de diciem­bre de 1992.

OEA. «Reso­lu­ción de la OEA». Pana­má: Tareas Nº 74, enero-abril de 1990.

ONU. «Reso­lu­ción de la o­nU». Pana­má: Tareas Nº 74, enero-abril de 1990.

Pon­ce, Anto­ne­lla. Las casas son para vivir, que no vuel­va la gue­rra. Pana­má: Cela, 1991.

Pon­ce, Anto­ne­lla. «La inva­sión y los niños del barrio del Cho­rri­llo». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía Nº 8, IX Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, Memo­rias. 1993.

Por­cell G., Nés­tor y Tapia L., Octa­vio. Geno­ci­dio en Pana­má. Pana­má: s.n., 1992.

Quin­te­ro, Iván y Gón­go­ra, Nil­sa. «El movi­mien­to de masas en Pana­má des­pués de la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na. El caso de los pobla­do­res y el caso obre­ro». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Quin­te­ro De León, José. «Se pla­ni­fi­có la inva­sión en octu­bre». Pana­má: La Pren­sa, 20 de diciem­bre de 1990.

Ray­mont, Henry. «La inva­sión de Pana­má. ¿Rena­ci­mien­to del inter­ven­cio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano?». Pana­má: Tareas Nº 82, sep­tiem­bre – diciem­bre de 1992.

Reyes, Heras­to. «¿Qué se hizo tu Cho­rri­llo?». Pana­má: La Pren­sa, 10 de enero de 1990.

Rodrí­guez, Mario Augus­to. Negra pesa­di­lla roja. Pana­má: CELA, 1993.

Rodrí­guez, Mario Augus­to. La ope­ra­ción «Just Cau­se» en Pana­má. Pana­má: Fun­da­ción Omar Torri­jos, 1991.

Sán­chez, Miguel A. «La pren­sa extran­je­ra y la inva­sión de Pana­má». Pana­má: Revis­ta Pana­me­ña de Socio­lo­gía, Nº 7, VII Con­gre­so Nacio­nal de Socio­lo­gía, 1991.

Scran­ton, Mar­ga­ret. The Norie­ga years US pana­mian rela­tions, 1981 – 1990. Boul­der: Lyn­ne Rien­ner Publishers, Inc. 1991.

Soler T., Gian­car­lo. La inva­sión a Pana­má: Estra­te­gia y tác­ti­ca para el nue­vo orden mun­dial. Pana­má: CELA, 1993.

Soler T., Gian­car­lo. «La peque­ña gue­rra de Bush: la inva­sión a Pana­má y la géne­sis del nue­vo orden mun­dial». Pana­má: Tareas Nº 82, sep­tiem­bre – diciem­bre de 1992.

Soler, Ricaur­te. La inva­sión de Esta­dos Uni­dos a Pana­má. Méxi­co D. F.: Siglo Vien­tiuno Edi­to­res, 1991.

Soler, Ricaur­te. Pana­má his­to­ria de una cri­sis. Méxi­co D.F.: Siglo Vein­tiuno Edi­to­res, 1989.

Ster­ling, rolan­do. La bata­lla de San Migue­li­to: así se orga­ni­za­ron los Bata­llo­nes de la Dig­ni­dad. Pana­má: CELA, 1992.

Ungo, Ura­nia. «Notas para el deba­te sobre un pro­yec­to «nacio­nal-popu­lar» para Pana­má». Pana­má: Tareas Nº 77, enero – abril de 1991.

Whea­ton, Phi­lip E. Pana­ma inva­ded. New Jer­sey: The Red Sea Press, 1992.

Wood­ward, Bob. Los Coman­dan­tes. Colom­bia: Prin­ter Lati­no­ame­ri­ca­na Ltda., 1991.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.