El MIR, ante las elec­cio­nes en Chile

A los tra­ba­ja­do­res y al pue­blo de Chi­le
A los Peñi y Lamn­gen Mapu­che
A nues­tros sim­pa­ti­zan­tes y cola­bo­ra­do­res, al pue­blo miris­ta
A nues­tros mili­tan­tes

Este domin­go 13 de diciem­bre y has­ta la segun­da vuel­ta elec­to­ral, en for­ma con­sis­ten­te con nues­tro aná­li­sis de la situa­ción polí­ti­ca nacio­nal y de lo que con­si­de­ra­mos deben ser las tareas de los revo­lu­cio­na­rios hoy, no con­vo­ca­re­mos a la rea­li­za­ción de nin­gún tipo de acti­vi­dad elec­to­ral o anti-electoral.

Nues­tro eje estra­té­gi­co de cons­truc­ción de fuer­zas pri­vi­le­gia otras for­mas de lucha y de acu­mu­la­ción, bási­ca­men­te el desa­rro­llo y exten­sión del Poder Popu­lar en para­le­lo al desa­rro­llo de la lucha arma­da, bajo una con­cep­ción polí­ti­co-mili­tar. Y aun­que tác­ti­ca­men­te hoy no con­si­de­ra­mos per­ti­nen­te par­ti­ci­par en modo alguno en esta coyun­tu­ra del blo­que en el poder, no cree­mos que sea un pro­ce­so elec­to­ral irre­le­van­te o que poda­mos afir­mar con total fal­ta de rigu­ro­si­dad que es sim­ple­men­te “más de lo mismo”.

Por pri­me­ra vez en 20 años, se ha pre­sen­ta­do una fisu­ra mayor al inte­rior del agen­te polí­ti­co hege­mó­ni­co del blo­que domi­nan­te, la Con­cer­ta­ción, que con­si­de­ra­mos es expre­sión de una cri­sis polí­ti­ca más glo­bal que afec­ta la inte­gri­dad y cohe­sión del blo­que en su con­jun­to, corre­la­ti­va de la pér­di­da de dina­mis­mo y de gober­na­bi­li­dad de la moda­li­dad neo­li­be­ral del patrón de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta en Chi­le, así como de sus devas­ta­do­res efec­tos cola­te­ra­les en las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo de nues­tro pueblo.

Expre­sión de esta cri­sis, es el mis­mo pro­ce­so elec­to­ral, con un padrón enve­je­ci­do, don­de 9 de cada 10 jóve­nes no está ins­cri­to para votar ‑apro­xi­ma­da­men­te 4 millo­nes de per­so­nas- y son exclui­dos todos los chi­le­nos que viven en el extran­je­ro, lo que cier­ta­men­te le res­ta repre­sen­ta­ti­vi­dad y legi­ti­mi­dad al pro­ce­so y afec­ta de mane­ra dife­ren­cial a los posi­bles gobier­nos que se for­men a par­tir de marzo.

La Con­cer­ta­ción, con Eduar­do Frei como can­di­da­to, des­pués de 20 años de admi­nis­trar y per­fec­cio­nar el sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co neo­li­be­ral del país, arries­ga seria­men­te per­der el gobierno. Hoy es un des­tar­ta­la­do, pesa­do y vie­jo bar­co sin timón, que lle­ga al pro­ce­so elec­to­ral de este domin­go a duras penas, con su tri­pu­la­ción peleán­do­se todos los días, hacien­do agua bajo el nivel de flo­ta­ción, con pro­fun­das tri­za­du­ras y habien­do per­di­do ya cin­co peda­zos en el camino, por lo que depen­de­rá de los resul­ta­dos de esta elec­ción el tiem­po polí­ti­co en que se resol­ve­rá su diso­lu­ción tal como la conocemos.

Como agen­te polí­ti­co hege­mó­ni­co, la Con­cer­ta­ción es el prin­ci­pal enemi­go del pue­blo y los tra­ba­ja­do­res, ya que repre­sen­ta fiel­men­te los intere­ses de los due­ños del poder y la rique­za y es su pro­gra­ma el que impul­sa, pro­tec­ción social más o menos. Bas­ta ana­li­zar cómo le ha ido a los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos bajo los gobier­nos de la Con­cer­ta­ción. Jun­tos, la Con­cer­ta­ción y la dere­cha, des­de un pun­to de vis­ta de cla­se, y aun­que uti­li­cen herra­mien­tas dis­tin­tas para ejer­cer la domi­na­ción, son las dos caras de una mis­ma mone­da, las dos coa­li­cio­nes polí­ti­cas que gobier­nan el país en bene­fi­cio del blo­que en el poder.

El Par­ti­do Comu­nis­ta, a con­tra­pe­lo de cual­quier pers­pec­ti­va de cla­se ‑sal­vo la de las cla­ses dominantes‑, en el máxi­mo momen­to de debi­li­dad polí­ti­ca de la Con­cer­ta­ción, ha renun­cia­do a la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de levan­tar una alian­za polí­ti­ca, una can­di­da­tu­ra y un pro­gra­ma inde­pen­dien­te de izquier­da ‑a pesar del dis­cur­so públi­co de su can­di­da­to ofi­cial, Jor­ge Arrate‑, pre­fi­rien­do dar la espal­da al movi­mien­to social y a sus pro­pios mili­tan­tes inmer­sos en él, para sumar­se en los hechos al pro­gra­ma neo­li­be­ral y repre­si­vo de una Con­cer­ta­ción en deca­den­cia. Mien­tras el PC apo­ya a Frei a cam­bio de dos par­la­men­ta­rios, sus alia­dos pasan una apla­na­do­ra sobre las rei­vin­di­ca­cio­nes de los pro­fe­so­res, pri­va­ti­zan el mar y con­ti­núan la per­se­cu­ción al pue­blo Mapuche.

Res­pec­to a Mar­co Enrí­quez Omi­na­mi, más allá de las dis­cu­sio­nes en torno a los con­te­ni­dos de su pro­gra­ma o el carác­ter de su can­di­da­tu­ra, esta se vuel­ve rele­van­te para nues­tro aná­li­sis, por­que está sien­do a la vez una expre­sión de la cri­sis del agen­te polí­ti­co hege­mó­ni­co y de la cri­sis del blo­que en el poder, y un fac­tor que la profundiza.

Fue­ra de la ten­sión que ha intro­du­ci­do has­ta este momen­to en los par­ti­dos de la Con­cer­ta­ción, una mino­ría de los votos que irían a él en pri­me­ra vuel­ta, no se tras­pa­sa­rán a Frei en segun­da, según la lógi­ca funes­ta del mal menor. Estos votos podrían lle­gar a ser rele­van­tes, ya que la con­cer­ta­ción nece­si­ta­rá todos los votos posi­bles para impo­ner­se a la dere­cha en segun­da vuel­ta. Por otro lado, de insis­tir en su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, que­da mejor posi­cio­na­do y con auto­no­mía para el pro­ce­so elec­cio­na­rio del 2014, des­de fue­ra de la Con­cer­ta­ción, pero ape­lan­do a sus bases, por lo que tam­bién con­tri­bui­ría a un reor­de­na­mien­to de las fuer­zas polí­ti­cas pre­sen­tes en ella, que no deja­rá de ser conflictivo.

En el hipo­té­ti­co caso que pasa­ra a segun­da vuel­ta, la cri­sis de la Con­cer­ta­ción debie­ra ser mucho más rápi­da, ya que en un mes ésta se debe­ría rear­ti­cu­lar en torno al can­di­da­to y gene­rar las con­di­cio­nes para un triun­fo fren­te a la dere­cha el 17 de enero.

Final­men­te, con la can­di­da­tu­ra del empre­sa­rio dere­chis­ta Sebas­tián Piñe­ra, la reac­ción está a un paso de vol­ver al gobierno por meca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les, des­pués de 50 años de gober­nar tras bam­ba­li­nas o a tra­vés de la mano san­gui­na­ria de las FF.AA.

A pesar de esto, el méri­to no es de su can­di­da­to ni de los par­ti­dos que lo res­pal­dan, que siguen sien­do recha­za­dos por una amplia mayo­ría en el país, sino de una con­cer­ta­ción divi­di­da, debi­li­ta­da y en crisis.

50 años, en que la dere­cha de este país no ha evo­lu­cio­na­do y sigue sien­do pro­fun­da­men­te reac­cio­na­ria en la defen­sa de sus intere­ses de cla­se, con un pro­gra­ma bási­co de mayor explo­ta­ción, mayor des­po­jo y mayor repre­sión y cri­mi­na­li­za­ción para los tra­ba­ja­do­res y el pueblo.

Dada la actual ten­den­cia de mayor movi­li­za­ción popu­lar fren­te a los gra­ves pro­ble­mas que gene­ra el neo­li­be­ra­lis­mo, un gobierno de dere­cha sólo la pro­fun­di­za­ría y radi­ca­li­za­ría, dada la pre­fe­ren­cia por la res­pues­ta repre­si­va que siem­pre ha exhi­bi­do la reac­ción. A los nue­vos opo­si­to­res sólo les que­da­rá legi­ti­mar la movi­li­za­ción y sumar­se a ella –velan­do por sus pro­pios intere­ses de retorno al poder‑, pero esto amplia­rá las posi­bi­li­da­des de inter­ven­ción de la izquier­da revolucionaria.

Final­men­te, fren­te a los dos esce­na­rios que se con­fi­gu­ra­rían con mayor pro­ba­bi­li­dad este domin­go, con­si­de­ra­mos las siguien­tes líneas de acción:

a) Ante un triun­fo de Piñe­ra, debe­mos vol­car nues­tros inci­pien­tes pero deter­mi­na­dos esfuer­zos de orga­ni­za­ción, como tarea prio­ri­ta­ria, a gene­rar las con­di­cio­nes y alian­zas nece­sa­rias para no dar­le un solo día de gober­na­bi­li­dad a la dere­cha en el poder, impul­san­do la movi­li­za­ción popu­lar por sus rei­vin­di­ca­cio­nes y defen­sa de sus dere­chos, la lucha calle­je­ra, la auto­de­fen­sa de masas y for­mas supe­rio­res de lucha, si las cir­cuns­tan­cias así lo exigen.

b) Ante un triun­fo de Frei y con­si­de­ran­do que un nue­vo perio­do pre­si­den­cial sólo alar­ga­rá la cri­sis de hege­mo­nía de la Con­cer­ta­ción sobre el movi­mien­to y los sec­to­res popu­la­res, en un con­tex­to de movi­li­za­cio­nes socia­les en pau­la­ti­na alza, debe­mos impul­sar una orga­ni­za­ción polí­ti­ca abier­ta, de carác­ter trans­ver­sal, des­de la cual desa­rro­llar nues­tra polí­ti­ca en el seno del movi­mien­to popu­lar, levan­tan­do un pro­gra­ma de rup­tu­ra y pla­ta­for­mas de lucha que reco­jan las par­ti­cu­la­ri­da­des de cada sec­tor y fren­te espe­cí­fi­co con los cua­les nos vin­cu­le­mos, en for­ma com­ba­ti­va, ponien­do el énfa­sis en la lucha, la movi­li­za­ción popu­lar y la uni­dad de los revo­lu­cio­na­rios y la izquierda.

A con­tar del mis­mo domin­go 13 de diciem­bre, enton­ces, hace­mos un lla­ma­do a nues­tros mil
itan­tes, a nues­tros sim­pa­ti­zan­tes y cola­bo­ra­do­res, a impul­sar con deci­sión la línea que se des­pren­da de situa­ción polí­ti­ca que se abri­rá a par­tir de los resul­ta­dos del pro­ce­so electoral.

A las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias del país, a las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co socia­les, a las orga­ni­za­cio­nes socia­les y rei­vin­di­ca­ti­vas que desa­rro­llan su acti­vi­dad de acuer­do a una pers­pec­ti­va de cla­se, las lla­ma­mos a gene­rar las con­di­cio­nes de uni­dad que nos per­mi­tan con­ver­ger a una pla­ta­for­ma de lucha común en cada fren­te en que nos encon­tre­mos, que nos per­mi­ta mul­ti­pli­car nues­tras fuer­zas, y trans­for­mar esas fuer­zas en poder para el pue­blo y los trabajadores.

Ni la Con­cer­ta­ción, ni la dere­cha, ni can­di­da­tu­ras alter­na­ti­vas sur­gi­das des­de el mis­mo blo­que en el poder, podrán resol­ver los gra­ves pro­ble­mas que enfren­ta nues­tro pue­blo, pro­duc­to de 30 años de neo­li­be­ra­lis­mo y colu­sión polí­ti­ca de los due­ños del poder y la rique­za. Será su pro­pia orga­ni­za­ción y la lucha con­se­cuen­te por sus pro­pios obje­ti­vos e intere­ses, la que per­mi­ti­rá pro­vo­car la cri­sis de los pode­ro­sos y abrir un nue­vo perio­do de la lucha de cla­ses en nues­tro país.

¡CONSTRUYENDO LA FUERZA DEL PUEBLO, A PREPARAR LA CRISIS DE LOS PODEROSOS! 

¡ES LUCHANDO COMO AVANZA EL PUEBLO!

Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria
MIR de Chile

Chi­le, 12 de diciem­bre de 2009

NOTA:

El accio­nar de los due­ños del poder y la rique­za cubre cual­quier inten­to que pre­ten­da ame­na­zar su hege­mo­nía. Los tra­ba­ja­do­res fores­ta­les, los pro­fe­so­res, los estu­dian­tes, las comu­ni­da­des mapu­che, por nom­brar algu­nos, han sido tes­ti­gos y vic­ti­mas del actuar repre­si­vo del Esta­do Chi­leno. Ahí están, sigi­lo­sos, aten­tos, dedi­ca­dos a tiem­po com­ple­to, con bue­nos suel­dos y sesu­dos ana­lis­tas, inten­tan­do detec­tar y neu­tra­li­zar cual­quier aso­mo de insur­gen­cia o bro­te revo­lu­cio­na­rio que pue­da surgir.

Hoy nos tocó a noso­tros. Con fecha 19 de noviem­bre de 2009, nues­tra pagi­na web www​.chi​le​-mir​.org sufrió un ata­que y dejó de fun­cio­nar, per­dien­do de for­ma momen­tá­nea nues­tro prin­ci­pal medio de comu­ni­ca­ción con uste­des. De pasó, afec­ta­ron a com­pa­ñe­ros anar­quis­tas con quie­nes com­par­tía­mos servidor.

Curio­sa­men­te, y de for­ma simul­tá­nea, se levan­tó una pági­na con una direc­ción simi­lar a la nues­tra, que ha clo­na­do todos los artícu­los que con ante­rio­ri­dad había­mos subi­do, que repre­sen­tan nues­tra línea polí­ti­ca, y tam­bién mate­rial del MIR de Deme­trio Hernández.

Lla­ma­mos a nues­tros ami­gos y com­pa­ñe­ros, a estar aten­tos fren­te a este tipo de manio­bras que bus­can aca­llar­nos, y qui­zás, gene­rar ante­ce­den­tes y con­di­cio­nes para futu­ros mon­ta­jes o gol­pes repre­si­vos. No nos pode­mos hacer res­pon­sa­bles de lo que se publi­que o infor­me en esa pági­na fan­tas­ma, por lo que nues­tra opi­nión polí­ti­ca la hare­mos lle­gar direc­ta­men­te, como aho­ra, o a tra­vés de nues­tra pági­na web, una vez haya­mos resuel­to este impas­se, gene­ra­do por los “des­co­no­ci­dos” de siempre.

Debi­do a esto, es que hemos opta­do por enviar esta decla­ra­ción a tra­vés de este medio y formato.

Salu­dos a ustedes.

Atte.

DANILO NEIRA

MOVIMIENTO DE IZQUIERDA REVOLUCIONARIA (MIR) DE CHILE

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.