Blair admi­te inva­sión a Iraq para derro­car a Sad­dam Hus­sein

El ex pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co Tony Blair admi­tió hoy que inva­die­ron a Iraq en 2003 sin nin­gu­na evi­den­cia de armas de des­truc­ción masi­va con el fin de derro­car y eli­mi­nar al pre­si­den­te Sad­dam Hus­sein.

Blair decla­ró en una entre­vis­ta a la radio­emi­so­ra BBC que hubie­ran inva­di­do de todos modos a ese país, inclu­so sin prue­bas de una supues­ta ame­na­za del gobierno de Hus­sein, uno de los argu­men­tos esgri­mi­dos por Esta­dos Uni­dos en su plan de ata­que a ese país ára­be.

Dijo que de saber que no exis­tían armas de des­truc­ción masi­va se encon­tra­ría el modo de jus­ti­fi­car la gue­rra ante el par­la­men­to y la opi­nión públi­ca bri­tá­ni­ca.

Alu­dió como uno de los argu­men­tos el dere­cho que se adju­di­ca­ron Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña los artí­fi­ces de la inva­sión- a derro­car a Sad­dam Hus­sein y a eli­mi­nar­lo, bajo el pre­tex­to de ser una ame­na­za para la región.

Blair hizo esas con­fe­sio­nes en medio de una inves­ti­ga­ción sobre la par­ti­ci­pa­ción del Ejér­ci­to bri­tá­ni­co en la gue­rra con­tra Iraq, los erro­res del man­do y las men­ti­ras que pro­fi­rió enton­ces para jus­ti­fi­car la agre­sión.

El perió­di­co The Guar­dian recuer­da que el ex pri­mer minis­tro jus­ti­fi­có esa gue­rra en razón de que Hus­sein había que­bran­ta­do el apo­yo de la ONU por su pro­gra­ma de armas de des­truc­ción masi­va, acu­sa­ción que resul­tó fal­sa.

Yo pue­do pedir dis­cul­pas por la infor­ma­ción sobre armas de des­truc­ción masi­va que resul­tó ser inco­rrec­ta, pero no pue­do, sin­ce­ra­men­te, pedir dis­cul­pas por la eli­mi­na­ción de Sad­dam Hus­sein, dijo un año des­pués de la inva­sión en un dis­cur­so ante sus corre­li­gio­na­rios del Par­ti­do Labo­ris­ta, en
2004.

Con las recien­tes reve­la­cio­nes Blair al pare­cer abo­na el terreno en pre­vi­sión de su com­pa­re­cen­cia ante la comi­sión espe­cial de exper­tos que pre­si­de John Chil­cot, cuya vis­ta está fija­da para ini­cios del veni­de­ro año.

De acuer­do con con­fe­sio­nes de algu­nos de los ex fun­cio­na­rios, Blair estu­vo dis­pues­to a unir­se a Esta­dos Uni­dos en el plan para derro­car al pre­si­den­te ira­quí, tras la reu­nión que sos­tu­vo con su homó­lo­go Geor­ge W. Bush en el ran­cho de éste, en Craw­ford, Texas, en abril de 2002.

Su ex ase­sor en polí­ti­ca exte­rior David Man­ning reve­ló a la comi­sión que el gober­nan­te bri­tá­ni­co esta­ba total­men­te pre­pa­ra­do para con­tem­plar un cam­bio de régi­men en Iraq median­te la fuer­za.

La can­ci­lle­ría entre­gó a la comi­sión de cin­co exper­tos una serie de docu­men­tos que tes­ti­fi­can la pos­tu­ra ali­nea­da de Lon­dres, a pesar de las adver­ten­cias pre­sen­ta­das a Blair por el enton­ces fis­cal gene­ral Peter Golds­mith en julio de 2002 sobre la ile­gi­ti­mi­dad de una acción mili­tar de esa índo­le.

Blair renun­ció en 2007 con el amar­go sabor de la impo­pu­la­ri­dad acu­mu­la­da, en últi­ma ins­tan­cia, por sus men­ti­ras y el apo­yo cie­go a Esta­dos Uni­dos en la inva­sión con­tra Iraq.

(Con infor­ma­ción de Pren­sa Lati­na)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *