Noso­tras tam­bién bebe­mos y tene­mos arre­ba­tos, pero no mata­mos por Itziar Ziga, Sil­via Fer­nan­dez y Julia Muna­rritz

Cuan­do las muje­res hemos sido his­tó­ri­ca­men­te obje­to de deseo… pare­ce que no pasa­ba nada. Cuan­do somos suje­to de deseo, ya somos putas y, por lo tan­to, esta­mos expues­tas a todo.

La tar­de del lunes 9 de noviem­bre tuvi­mos la opor­tu­ni­dad de entrar al jui­cio por el ase­si­na­to de Nago­re Laf­fa­ge. Sali­mos de la sala des­pués de las 20:00 horas tan estre­me­ci­das y hela­das como la noche. Mucho se ha habla­do estos últi­mos días sobre las cir­cuns­tan­cias que rodea­ron al fatí­di­co encuen­tro entre Nago­re y su ase­sino tor­tu­ra­dor, pero en una sesión del jui­cio vol­vi­mos a escu­char dema­sia­dos deta­lles, pro­ba­dos o inven­ta­dos, sobre la can­ti­dad de alcohol que pudo inge­rir José Die­go Ylla­nes antes de aca­bar con la vida de Nago­re.

Los bru­ta­les hechos que se juz­gan suce­die­ron el 7 de julio de madru­ga­da. Cual­quie­ra que conoz­ca esta ciu­dad en tales fechas, coin­ci­di­rá con noso­tras en que la mayor par­te de la pobla­ción se encuen­tra en un esta­do inten­sa­men­te etí­li­co y, sin embar­go, no matan. Si no, los san­fer­mi­nes serían una autén­ti­ca car­ni­ce­ría. Y no es el caso. Noso­tras mis­mas, sin ver­güen­za algu­na, reco­no­ce­mos que regre­sa­mos a casa algu­nos sába­dos hacien­do eses, pero jamás agre­di­mos a nadie ni se nos pasa por la cabe­za matar. Si alguien al embo­rra­char­se saca su lado más vio­len­to, es su res­pon­sa­bi­li­dad man­te­ner­se abs­te­mio y acu­dir a tera­pia para tra­tar de con­tro­lar su agre­si­vi­dad.

Con­si­de­ra­mos que debe refor­mar­se el Códi­go Penal para que el alcohol deje de ser un ate­nuan­te cuan­do se juz­ga a alguien que ha come­ti­do un cri­men tenien­do en cuen­ta que, si habla­mos del Códi­go de Cir­cu­la­ción, el haber­se toma­do unas copas es agra­van­te, inclu­so deli­to en sí mis­mo. Si matas a otra per­so­na con tus manos, por lo tan­to inten­cio­na­da­men­te, pero borra­cho, te reba­jan la pena. Si lo hace igual­men­te borra­cho, pero atro­pe­llán­do­le con el coche, diga­mos que sin que­rer, te aumen­tan la con­de­na. Pero al mar­gen de esta impre­vi­si­ble revi­sión del Códi­go Penal, hay otro tema que nos eno­ja y entris­te­ce mucho.

Es espan­to­sa­men­te injus­to para Nago­re Laf­fa­ge y para su fami­lia y alle­ga­dos que se deba­ta tan­to sobre la can­ti­dad de alcohol que tomó su ase­sino para tra­tar de, en cier­ta mane­ra, excul­par­lo o jus­ti­fi­car­lo. Tam­bién es indig­nan­te que pagar 126.853 euros en con­cep­to de repa­ra­ción dis­mi­nu­ya la pena. Esta cla­ro que la jus­ti­cia es dife­ren­te para la gen­te rica y la pobre.

En la sala del Juz­ga­do, si cerra­bas los ojos, podía tra­tar­se de un jui­cio por ase­si­na­to de un hom­bre a otro hom­bre, una mujer a otra mujer, de un atra­co… Deta­lles y más deta­lles sin aná­li­sis ni dis­cur­so sobre la des­igual­dad de géne­ro.

Lo que debe­ría haber­se juz­ga­do esos días es la con­duc­ta de un hom­bre que no qui­so acep­tar la nega­ti­va de una mujer y la mató. Y, de algu­na mane­ra, debe­ría reco­no­cer­se públi­ca­men­te que no fue el alcohol lo que impul­só a José Die­go Ylla­nes a ter­mi­nar de una mane­ra tan sádi­ca con la vida de la joven Nago­re Laf­fa­ge, sino el machis­mo.

La cul­tu­ra de la mas­cu­li­ni­dad vio­len­ta que dema­sia­das veces sigue impe­ran­do en nues­tra socie­dad y que con­vier­te a un hom­bre en un macho capaz de matar por el sim­ple hecho de que una mujer deci­da lo que quie­re o no hacer con su pro­pio cuer­po. De nada de esto se ha habla­do en el Jui­cio de Nago­re, a pesar de los nume­ro­sos estu­dios, inves­ti­ga­cio­nes y apor­ta­cio­nes de pro­fe­sio­na­les espe­cia­lis­tas en vio­len­cia machis­ta.

Con este jui­cio, en vez de avan­zar en la con­quis­ta de nues­tros dere­chos, pode­mos retro­ce­der. La lec­ción dice: chi­cas, no os vayáis con cual­quie­ra; chi­cas, no hagáis lo que os dé la gana… de nue­vo la sexua­li­dad liga­da al mie­do.

Algu­na gen­te se lle­ga a plan­tear: ¿y por que subió al piso? ¿Era ligo­na? Esto últi­mo se plan­teó en el pro­pio jui­cio.

¡Bas­ta, por favor! Cuan­do las muje­res hemos sido his­tó­ri­ca­men­te obje­to de deseo… pare­ce que no pasa­ba nada. Cuan­do somos suje­to de deseo, ya somos putas y, por lo tan­to, esta­mos expues­tas a todo.

Sólo si nos deja­mos de etí­li­cas e insul­tan­tes jus­ti­fi­ca­cio­nes y afron­ta­mos los hechos des­de su raíz (el machis­mo una vez más) esta horri­ble tra­ge­dia ser­vi­rá un poqui­to para que todas y todos refle­xio­ne­mos sobre el mode­lo de socie­dad que desea­mos y qui­zás sea­mos más res­pon­sa­bles y más libres.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *