La Ore­ja de Van Gogh, legi­ti­mi­za al esta­do sio­nis­ta y ase­sino de Israel

El gru­po donos­tia­rra, liga­do al espa­ño­lis­mo rea­li­za una gira por seme­jan­te esta­do, igno­ran­do el boi­cot de innu­men­ra­bles colec­ti­vos vas­cos


Decía Des­mond Tutu que optar por la neu­tra­li­dad en un caso de injus­ti­cia supo­ne tomar par­ti­do por el opre­sor. En la mis­ma línea, Albert Eins­tein ase­gu­ra­ba que el mun­do es un lugar muy peli­gro­so no por los que hacen el mal, sino por aque­llos que se sien­tan a con­tem­plar lo que ocu­rre. Graham Gree­ne dibu­ja­ba en ‘El ame­ri­cano impa­si­ble’ el retra­to del será­fi­co igno­ran­te que siem­bre el desas­tre por don­de quie­ra que pasa a pesar de sus bue­nas inten­cio­nes. Se podrían poner miles de ejem­plos sobre los peli­gros del fal­so paci­fis­mo, la neu­tra­li­dad, el bue­nis­mo. El pen­sa­mien­to blan­do, en defi­ni­ti­va. Todos esos ejem­plos le cua­dra­rían a La Ore­ja de Van Gogh.

El gru­po donos­tia­rra comen­zó la pasa­da sema­na una gira por Israel de diez días de dura­ción. La visi­ta inclu­ye con­cier­tos en Tel-Aviv, Lod y el Mar Muer­to y la fil­ma­ción de una pelí­cu­la. Los com­po­nen­tes del gru­po ase­gu­ran que no hay nin­gu­na moti­va­ción polí­ti­ca. Ellos irían a “cual­quier lugar del mun­do” a mos­trar su músi­ca y ade­más esta­rían “encan­ta­dos de tocar en terri­to­rio pales­tino, sim­ple­men­te no ha sur­gi­do”.

Con­ce­da­mos a La Ore­ja de Van Gogh el bene­fi­cio de la duda. Supon­ga­mos que su úni­co afán es artís­ti­co. O sim­ple­men­te eco­nó­mi­co, con la legí­ti­ma inten­ción de abrir nue­vos mer­ca­dos. En el caso de que así sea, las con­se­cuen­cias que se deri­van de su visi­ta mues­tran los peli­gros de la igno­ran­cia, la irre­fle­xión y la irres­pon­sa­bi­li­dad.

En pri­mer lugar, su via­je a Israel está orga­ni­za­do por la Casa Sefa­rad-Israel. Esta ins­ti­tu­ción está for­ma­da por el Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res, la Comu­ni­dad de Madrid y el Ayun­ta­mien­to de Madrid (Miguel Ángel Mora­ti­nos, Espe­ran­za Agui­rre y Alber­to Ruiz Gallar­dón com­po­nen el Con­se­jo Rec­tor) y sus obje­ti­vos son, según rezan sus esta­tu­tos, “fomen­tar un mayor cono­ci­mien­to de la cul­tu­ra judía” y “desa­rro­llar víncu­los de amis­tad y de coope­ra­ción entre la socie­dad espa­ño­la y la israe­lí”. En la prác­ti­ca, la Casa Sefa­rad-Israel actúa como un orga­nis­mo legi­ti­ma­dor del Esta­do sio­nis­ta y de su agre­sión al pue­blo pales­tino. Por supues­to, esta legi­ti­ma­ción no se hace de for­ma explí­ci­ta, sino por omi­sión. Bas­ta leer su bole­tín men­sual. En él, no se hace nin­gu­na refe­ren­cia a la ocu­pa­ción mili­tar y civil de Pales­ti­na ni a la con­ti­núa vul­ne­ra­ción de la lega­li­dad inter­na­cio­nal y de los dere­chos huma­nos. Por el con­tra­rio, todas las pági­nas están impreg­na­das de esa “nor­ma­li­dad” y “occi­den­ta­li­dad” que tan­to per­si­guen los diri­gen­tes hebreos: inter­cam­bios cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vos, espec­tácu­los, arte y lite­ra­tu­ra, via­jes, encuen­tros comer­cia­les, con­gre­sos, moda… Y Holo­caus­to, mucho Holo­caus­to. En este con­tex­to, no deja de resul­tar de un cinis­mo atroz que la res­pon­sa­ble de Pren­sa y Comu­ni­ca­ción de la Casa Sepa­rad-Israel, Úrsu­la O’Kuinghttons, afir­me que la ban­da no visi­ta­rá Gaza y Cis­jor­da­nia por­que no se tra­ta “de un acto de pro­se­li­tis­mo”, sino “la his­to­ria de un gru­po que des­cu­bre un país”. ¿Qué hace la ins­ti­tu­ción para la que tra­ba­ja sino un pro­se­li­tis­mo con­ti­nuo del Esta­do de Israel y de su beli­ge­ran­cia hacia Pales­ti­na?

(Con­vie­ne recor­dar que la Casa Sefa­rad-Israel, crea­da en diciem­bre de 2006, es una con­ce­sión del Gobierno espa­ñol a Israel y su acti­vi­dad ‑inclui­das las ges­tio­nes para la gira de La Ore­ja de Van Gogh- se finan­cia con fon­dos públi­cos. Por el con­tra­rio, no exis­te nin­gún órgano de rela­cio­nes con Pales­ti­na de simi­lar empa­que, con auto­no­mía pre­su­pues­ta­ria y for­ma­do por las admi­nis­tra­cio­nes cen­tral, auto­nó­mi­ca y local).

Otra con­se­cuen­cia, y no menos gra­ve, es la uti­li­za­ción que la socie­dad israe­lí hace de la pre­sen­cia de cual­quier per­so­na­je de rele­van­cia en el país, sea artis­ta, polí­ti­co, cien­tí­fi­co, depor­tis­ta o de otro ámbi­to. En esa estra­te­gia de ‘nor­ma­li­dad’ y de refor­za­mien­to de la ‘occi­den­ta­li­dad’, fren­te a un entorno ára­be-orien­tal al que quie­ren pre­sen­tar como bár­ba­ro, inci­vi­li­za­do y fun­da­men­ta­lis­ta, la lle­ga­da de famo­sos euro­peos o nor­te­ame­ri­ca­nos es reci­bi­da con una expec­ta­ción des­me­su­ra­da: los polí­ti­cos se foto­gra­fían al lado de los artis­tas, los medios de comu­ni­ca­ción cubren en direc­to todos sus movi­mien­tos, las entre­vis­tas y los repor­ta­jes se suce­den sin parar, los con­cier­tos se sal­dan con lle­nos espec­ta­cu­la­res… Así ha ocu­rri­do en los últi­mos meses con Depe­che Mode, Madon­na o Leo­nard Cohen.

La Ore­ja de Van Gogh no ha sido una excep­ción. Por supues­to, los ico­nos cul­tu­ra­les de esta ‘nor­ma­li­dad’ corrie­ron a dejar­se ver jun­to a los donos­tia­rras. En su con­cier­to de Tel Aviv actua­ron Noa, la ‘paci­fis­ta’ que jus­ti­fi­ca la masa­cre de Gaza a la vez que recha­za el Infor­me Golds­to­ne que denun­cia las atro­ci­da­des del ejér­ci­to israe­lí, o la ára­be-israe­lí Mira Awad, cuyo papel de ejem­plo de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad que fomen­ta el Esta­do de Israel cada vez es más paté­ti­co. El gru­po, no obs­tan­te, pare­ce no dar­se por ente­ra­do. “Es ver­dad que tocar en Israel pue­de estar car­ga­do de con­no­ta­cio­nes”, afir­ma­ba su can­tan­te, Lei­re Mar­tí­nez, “pero noso­tros vamos a dis­fru­tar, a com­par­tir con la gen­te; eso es lo impor­tan­te”. Se olvi­da de que entre la gen­te que no escu­cha­rá su músi­ca está el millón y medio de ára­bes-israe­líes ‑los lla­ma­dos pales­ti­nos del 48- que no podrán per­mi­tir­se ir a sus con­cier­tos por fal­ta de recur­sos (la bre­cha eco­nó­mi­ca entre judíos y ára­bes-israe­líes cada vez es mayor) o, sim­ple­men­te, por­que un guar­dia de segu­ri­dad les dene­ga­rá la entra­da. Ese millón y medio de per­so­nas, dis­cri­mi­na­das social y jurí­di­ca­men­te, cada vez está más ale­ja­da de Mira Awad.

Por eso es tan impor­tan­te el boi­cot cul­tu­ral den­tro de la cam­pa­ña de Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes con­tra Israel. Por­que ata­ca a una de las líneas prio­ri­ta­rias del sio­nis­mo: la pro­yec­ción de una ima­gen de nor­ma­li­dad, occi­den­ta­li­dad y cos­mo­po­li­tis­mo median­te la cul­tu­ra. Es una estra­te­gia bien defi­ni­da y a cuya pues­ta en prác­ti­ca el Esta­do hebreo dedi­ca ingen­tes recur­sos. El deba­te en las orga­ni­za­cio­nes que secun­dan la cam­pa­ña de Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes sobre la con­ve­nien­cia de boi­co­tear mani­fes­ta­cio­nes artís­ti­cas ha sido muy inten­so. Bas­te recor­dar las recien­tes visi­tas de Noa o Mayu­ma­ná. Y muchos aún alber­gan dudas. Qui­zás para disi­par­las habría que tener siem­pre pre­sen­tes las pala­bras de Arye Mekel, direc­tor gene­ral de Asun­tos Cul­tu­ra­les del Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res de Israel, tras la matan­za de Gaza: “Envia­re­mos por todo el mun­do a nues­tros nove­lis­tas y escri­to­res más cono­ci­dos… De esta for­ma mos­tra­re­mos el ros­tro más ama­ble de Israel y evi­ta­re­mos que se nos iden­ti­fi­que úni­ca­men­te en un con­tex­to de gue­rra”. (The New York Times, 3 de mar­zo de 2009). En los meses pos­te­rio­res a la masa­cre, el Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res de Israel des­ti­nó dos millo­nes de dóla­res para mejo­rar la ima­gen del país a tra­vés de la cul­tu­ra y del espec­tácu­lo.

Si para el Esta­do de Israel su pro­yec­ción exte­rior a tra­vés de la cul­tu­ra es prio­ri­ta­ria, el des­en­mas­ca­ra­mien­to de esa estra­te­gia debe ser tam­bién prio­ri­ta­rio para la cam­pa­ña Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes. Y ese des­en­mas­ca­ra­mien­to ha de lle­var­se a cabo en dos direc­cio­nes: median­te el boi­cot tan­to a los artis­tas israe­líes que salen al extran­je­ro como a los artis­tas extran­je­ros que van a Israel.

Por últi­mo, otros resul­ta­dos nega­ti­vos de la gira de La Ore­ja por Israel son impu­tables tan sólo a los miem­bros del gru­po, bien a su igno­ran­cia o al deseo de no ofen­der en lo más míni­mo a sus anfi­trio­nes (en el caso de que sea por igno­ran­cia, tal vez el gui­ta­rris­ta y com­po­si­tor del gru­po, Pablo Bene­gas, debe­ría pedir­le a su padre, el polí­ti­co socia­lis­ta Txi­ki Bene­gas, que le die­ra unas lec­cio­nes bási­cas de geo­po­lí­ti­ca de Orien­te Pró­xi­mo).

Dicen los músi­cos que esta­rían “encan­ta­dos” de tocar en terri­to­rio pales­tino, pero sim­ple­men­te “no ha sur­gi­do”. Pues bien, La Ore­ja de Van Gogh sí va a tocar en Pales­ti­na. Su con­cier­to pre­vis­to en el Mar Muer­to se lle­va­rá a cabo en pleno terri­to­rio pales­tino. Por­que el Mar Muer­to es Pales­ti­na, tan­to según el Plan de Par­ti­ci­pa­ción de las Nacio­nes Uni­das de 1947 y del armis­ti­cio de 1949 como de las suce­si­vas reso­lu­cio­nes. Tam­bién tie­nen pro­gra­ma­da una actua­ción en Lod, quin­ce kiló­me­tros al sudes­te de Tel Aviv. Lod es la anti­gua ciu­dad ára­be de Lyd­da, que, según el Plan de Par­ti­ci­pa­ción, corres­pon­día al esta­do pales­tino. Tro­pas judías la con­quis­ta­ron en 1948 y depor­ta­ron a su pobla­ción, en una ope­ra­ción ins­cri­ta en una estra­te­gia de lim­pie­za étni­ca (Ilan Pap­pé, ‘La lim­pie­za étni­ca de Pales­ti­na’, Edi­to­rial Crí­ti­ca, 2009). Y final­men­te, en su pági­na web han col­ga­do foto­gra­fías de su visi­ta al Muro de las Lamen­ta­cio­nes. En el tex­to que acom­pa­ña a las imá­ge­nes se asu­me que el Muro de las Lamen­ta­cio­nes se encuen­tra en Israel. En reali­dad, el Muro de las Lamen­ta­cio­nes está en la Ciu­dad Anti­gua que, a su vez, per­te­ne­ce a Jeru­sa­lén Este, terri­to­rio pales­tino y, en con­se­cuen­cia, zona bajo ocu­pa­ción.

La repe­ti­ción de for­ma acrí­ti­ca del len­gua­je ofi­cial israe­lí cala como la llu­via fina: la his­to­ria se ter­gi­ver­sa o se olvi­da, la reali­dad se fal­sea o se ocul­ta y se impo­ne la acep­ta­ción de los hechos con­su­ma­dos como úni­ca ver­dad. En pala­bras de Ami­ra Hass, perio­dis­ta israe­lí espe­cia­li­za­da en asun­tos pales­ti­nos, ese len­gua­je ofi­cial “alien­ta a la gen­te a no saber” y “borra la per­cep­ción del ver­da­de­ro pro­yec­to que está en mar­cha: una mez­cla espe­cial de ocu­pa­ción mili­tar, colo­nia­lis­mo, apartheid, auto­go­bierno pales­tino en encla­ves ais­la­dos y una demo­cra­cia sólo para judíos”.

Por eso, por los gra­ves peli­gros que entra­ña la igno­ran­cia, habría que mos­trar a los miem­bros de La Ore­ja de Van Gogh la reali­dad de lo que ocu­rre en Pales­ti­na. Un buen cau­ce es la entra­da que bajo el títu­lo de Sha­lom han crea­do en su pági­na web.

http://​www​.lao​re​ja​de​van​gogh​.com/​b​l​o​g​/​?​p​=​8​1​6​&​c​p​=​5​#​c​o​m​m​e​n​t​-​2​2​1​475

Y des­pués ins­tar­les a actuar en con­se­cuen­cia. La res­pon­sa­bi­li­dad de un gru­po que ha ven­di­do cer­ca de sie­te millo­nes de dis­cos y cuya base de segui­do­res está com­pues­ta en su gran mayo­ría por ado­les­cen­tes es mucha. Muchos de ellos acu­di­rán a ver la pelí­cu­la que está en mar­cha. Des­de la Casa Sefa­rad-israel se ase­gu­ra que el obje­ti­vo de la cin­ta es “ense­ñar al públi­co espa­ñol la reali­dad del país des­pro­vis­ta, eso sí, de cual­quier este­reo­ti­po”. Oja­lá sea así y el fil­me evi­te los tópi­cos de la ‘nor­ma­li­dad’, ‘occi­den­ta­li­dad’ y del ‘sufri­do pue­blo ase­dia­do por millo­nes de ára­bes furi­bun­dos que recha­zan las suce­si­vas ofer­tas de paz’. Oja­lá la pelí­cu­la refle­je sólo y tan sólo la reali­dad de lo que allí ocu­rre. Y des­pués, que sea el públi­co el que juz­gue.

La Ore­ja de Van Gogh ten­dría que tomar con­cien­cia de esta reali­dad no por mie­do a un boi­cot, sino por éti­ca, por jus­ti­cia y por soli­da­ri­dad; por no ser de los que se que­dan miran­do mien­tras otros hacen el mal; por no ser el ame­ri­cano impa­si­ble de esta his­to­ria, y por­que, optan­do por la neu­tra­li­dad, se colo­can al lado del opre­sor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *