La Ore­ja de Van Gogh, legi­ti­mi­za al esta­do sio­nis­ta y ase­sino de Israel

El gru­po donos­tia­rra, liga­do al espa­ño­lis­mo rea­li­za una gira por seme­jan­te esta­do, igno­ran­do el boi­cot de innu­men­ra­bles colec­ti­vos vas­cos


Decía Des­mond Tutu que optar por la neu­tra­li­dad en un caso de injus­ti­cia supo­ne tomar par­ti­do por el opre­sor. En la mis­ma línea, Albert Eins­tein ase­gu­ra­ba que el mun­do es un lugar muy peli­gro­so no por los que hacen el mal, sino por aque­llos que se sien­tan a con­tem­plar lo que ocu­rre. Graham Gree­ne dibu­ja­ba en ‘El ame­ri­cano impa­si­ble’ el retra­to del será­fi­co igno­ran­te que siem­bre el desas­tre por don­de quie­ra que pasa a pesar de sus bue­nas inten­cio­nes. Se podrían poner miles de ejem­plos sobre los peli­gros del fal­so paci­fis­mo, la neu­tra­li­dad, el bue­nis­mo. El pen­sa­mien­to blan­do, en defi­ni­ti­va. Todos esos ejem­plos le cua­dra­rían a La Ore­ja de Van Gogh.

El gru­po donos­tia­rra comen­zó la pasa­da sema­na una gira por Israel de diez días de dura­ción. La visi­ta inclu­ye con­cier­tos en Tel-Aviv, Lod y el Mar Muer­to y la fil­ma­ción de una pelí­cu­la. Los com­po­nen­tes del gru­po ase­gu­ran que no hay nin­gu­na moti­va­ción polí­ti­ca. Ellos irían a “cual­quier lugar del mun­do” a mos­trar su músi­ca y ade­más esta­rían “encan­ta­dos de tocar en terri­to­rio pales­tino, sim­ple­men­te no ha surgido”.

Con­ce­da­mos a La Ore­ja de Van Gogh el bene­fi­cio de la duda. Supon­ga­mos que su úni­co afán es artís­ti­co. O sim­ple­men­te eco­nó­mi­co, con la legí­ti­ma inten­ción de abrir nue­vos mer­ca­dos. En el caso de que así sea, las con­se­cuen­cias que se deri­van de su visi­ta mues­tran los peli­gros de la igno­ran­cia, la irre­fle­xión y la irresponsabilidad.

En pri­mer lugar, su via­je a Israel está orga­ni­za­do por la Casa Sefa­rad-Israel. Esta ins­ti­tu­ción está for­ma­da por el Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res, la Comu­ni­dad de Madrid y el Ayun­ta­mien­to de Madrid (Miguel Ángel Mora­ti­nos, Espe­ran­za Agui­rre y Alber­to Ruiz Gallar­dón com­po­nen el Con­se­jo Rec­tor) y sus obje­ti­vos son, según rezan sus esta­tu­tos, “fomen­tar un mayor cono­ci­mien­to de la cul­tu­ra judía” y “desa­rro­llar víncu­los de amis­tad y de coope­ra­ción entre la socie­dad espa­ño­la y la israe­lí”. En la prác­ti­ca, la Casa Sefa­rad-Israel actúa como un orga­nis­mo legi­ti­ma­dor del Esta­do sio­nis­ta y de su agre­sión al pue­blo pales­tino. Por supues­to, esta legi­ti­ma­ción no se hace de for­ma explí­ci­ta, sino por omi­sión. Bas­ta leer su bole­tín men­sual. En él, no se hace nin­gu­na refe­ren­cia a la ocu­pa­ción mili­tar y civil de Pales­ti­na ni a la con­ti­núa vul­ne­ra­ción de la lega­li­dad inter­na­cio­nal y de los dere­chos huma­nos. Por el con­tra­rio, todas las pági­nas están impreg­na­das de esa “nor­ma­li­dad” y “occi­den­ta­li­dad” que tan­to per­si­guen los diri­gen­tes hebreos: inter­cam­bios cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vos, espec­tácu­los, arte y lite­ra­tu­ra, via­jes, encuen­tros comer­cia­les, con­gre­sos, moda… Y Holo­caus­to, mucho Holo­caus­to. En este con­tex­to, no deja de resul­tar de un cinis­mo atroz que la res­pon­sa­ble de Pren­sa y Comu­ni­ca­ción de la Casa Sepa­rad-Israel, Úrsu­la O’Kuinghttons, afir­me que la ban­da no visi­ta­rá Gaza y Cis­jor­da­nia por­que no se tra­ta “de un acto de pro­se­li­tis­mo”, sino “la his­to­ria de un gru­po que des­cu­bre un país”. ¿Qué hace la ins­ti­tu­ción para la que tra­ba­ja sino un pro­se­li­tis­mo con­ti­nuo del Esta­do de Israel y de su beli­ge­ran­cia hacia Palestina?

(Con­vie­ne recor­dar que la Casa Sefa­rad-Israel, crea­da en diciem­bre de 2006, es una con­ce­sión del Gobierno espa­ñol a Israel y su acti­vi­dad ‑inclui­das las ges­tio­nes para la gira de La Ore­ja de Van Gogh- se finan­cia con fon­dos públi­cos. Por el con­tra­rio, no exis­te nin­gún órgano de rela­cio­nes con Pales­ti­na de simi­lar empa­que, con auto­no­mía pre­su­pues­ta­ria y for­ma­do por las admi­nis­tra­cio­nes cen­tral, auto­nó­mi­ca y local).

Otra con­se­cuen­cia, y no menos gra­ve, es la uti­li­za­ción que la socie­dad israe­lí hace de la pre­sen­cia de cual­quier per­so­na­je de rele­van­cia en el país, sea artis­ta, polí­ti­co, cien­tí­fi­co, depor­tis­ta o de otro ámbi­to. En esa estra­te­gia de ‘nor­ma­li­dad’ y de refor­za­mien­to de la ‘occi­den­ta­li­dad’, fren­te a un entorno ára­be-orien­tal al que quie­ren pre­sen­tar como bár­ba­ro, inci­vi­li­za­do y fun­da­men­ta­lis­ta, la lle­ga­da de famo­sos euro­peos o nor­te­ame­ri­ca­nos es reci­bi­da con una expec­ta­ción des­me­su­ra­da: los polí­ti­cos se foto­gra­fían al lado de los artis­tas, los medios de comu­ni­ca­ción cubren en direc­to todos sus movi­mien­tos, las entre­vis­tas y los repor­ta­jes se suce­den sin parar, los con­cier­tos se sal­dan con lle­nos espec­ta­cu­la­res… Así ha ocu­rri­do en los últi­mos meses con Depe­che Mode, Madon­na o Leo­nard Cohen.

La Ore­ja de Van Gogh no ha sido una excep­ción. Por supues­to, los ico­nos cul­tu­ra­les de esta ‘nor­ma­li­dad’ corrie­ron a dejar­se ver jun­to a los donos­tia­rras. En su con­cier­to de Tel Aviv actua­ron Noa, la ‘paci­fis­ta’ que jus­ti­fi­ca la masa­cre de Gaza a la vez que recha­za el Infor­me Golds­to­ne que denun­cia las atro­ci­da­des del ejér­ci­to israe­lí, o la ára­be-israe­lí Mira Awad, cuyo papel de ejem­plo de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad que fomen­ta el Esta­do de Israel cada vez es más paté­ti­co. El gru­po, no obs­tan­te, pare­ce no dar­se por ente­ra­do. “Es ver­dad que tocar en Israel pue­de estar car­ga­do de con­no­ta­cio­nes”, afir­ma­ba su can­tan­te, Lei­re Mar­tí­nez, “pero noso­tros vamos a dis­fru­tar, a com­par­tir con la gen­te; eso es lo impor­tan­te”. Se olvi­da de que entre la gen­te que no escu­cha­rá su músi­ca está el millón y medio de ára­bes-israe­líes ‑los lla­ma­dos pales­ti­nos del 48- que no podrán per­mi­tir­se ir a sus con­cier­tos por fal­ta de recur­sos (la bre­cha eco­nó­mi­ca entre judíos y ára­bes-israe­líes cada vez es mayor) o, sim­ple­men­te, por­que un guar­dia de segu­ri­dad les dene­ga­rá la entra­da. Ese millón y medio de per­so­nas, dis­cri­mi­na­das social y jurí­di­ca­men­te, cada vez está más ale­ja­da de Mira Awad.

Por eso es tan impor­tan­te el boi­cot cul­tu­ral den­tro de la cam­pa­ña de Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes con­tra Israel. Por­que ata­ca a una de las líneas prio­ri­ta­rias del sio­nis­mo: la pro­yec­ción de una ima­gen de nor­ma­li­dad, occi­den­ta­li­dad y cos­mo­po­li­tis­mo median­te la cul­tu­ra. Es una estra­te­gia bien defi­ni­da y a cuya pues­ta en prác­ti­ca el Esta­do hebreo dedi­ca ingen­tes recur­sos. El deba­te en las orga­ni­za­cio­nes que secun­dan la cam­pa­ña de Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes sobre la con­ve­nien­cia de boi­co­tear mani­fes­ta­cio­nes artís­ti­cas ha sido muy inten­so. Bas­te recor­dar las recien­tes visi­tas de Noa o Mayu­ma­ná. Y muchos aún alber­gan dudas. Qui­zás para disi­par­las habría que tener siem­pre pre­sen­tes las pala­bras de Arye Mekel, direc­tor gene­ral de Asun­tos Cul­tu­ra­les del Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res de Israel, tras la matan­za de Gaza: “Envia­re­mos por todo el mun­do a nues­tros nove­lis­tas y escri­to­res más cono­ci­dos… De esta for­ma mos­tra­re­mos el ros­tro más ama­ble de Israel y evi­ta­re­mos que se nos iden­ti­fi­que úni­ca­men­te en un con­tex­to de gue­rra”. (The New York Times, 3 de mar­zo de 2009). En los meses pos­te­rio­res a la masa­cre, el Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res de Israel des­ti­nó dos millo­nes de dóla­res para mejo­rar la ima­gen del país a tra­vés de la cul­tu­ra y del espectáculo.

Si para el Esta­do de Israel su pro­yec­ción exte­rior a tra­vés de la cul­tu­ra es prio­ri­ta­ria, el des­en­mas­ca­ra­mien­to de esa estra­te­gia debe ser tam­bién prio­ri­ta­rio para la cam­pa­ña Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes. Y ese des­en­mas­ca­ra­mien­to ha de lle­var­se a cabo en dos direc­cio­nes: median­te el boi­cot tan­to a los artis­tas israe­líes que salen al extran­je­ro como a los artis­tas extran­je­ros que van a Israel.

Por últi­mo, otros resul­ta­dos nega­ti­vos de la gira de La Ore­ja por Israel son impu­tables tan sólo a los miem­bros del gru­po, bien a su igno­ran­cia o al deseo de no ofen­der en lo más míni­mo a sus anfi­trio­nes (en el caso de que sea por igno­ran­cia, tal vez el gui­ta­rris­ta y com­po­si­tor del gru­po, Pablo Bene­gas, debe­ría pedir­le a su padre, el polí­ti­co socia­lis­ta Txi­ki Bene­gas, que le die­ra unas lec­cio­nes bási­cas de geo­po­lí­ti­ca de Orien­te Próximo).

Dicen los músi­cos que esta­rían “encan­ta­dos” de tocar en terri­to­rio pales­tino, pero sim­ple­men­te “no ha sur­gi­do”. Pues bien, La Ore­ja de Van Gogh sí va a tocar en Pales­ti­na. Su con­cier­to pre­vis­to en el Mar Muer­to se lle­va­rá a cabo en pleno terri­to­rio pales­tino. Por­que el Mar Muer­to es Pales­ti­na, tan­to según el Plan de Par­ti­ci­pa­ción de las Nacio­nes Uni­das de 1947 y del armis­ti­cio de 1949 como de las suce­si­vas reso­lu­cio­nes. Tam­bién tie­nen pro­gra­ma­da una actua­ción en Lod, quin­ce kiló­me­tros al sudes­te de Tel Aviv. Lod es la anti­gua ciu­dad ára­be de Lyd­da, que, según el Plan de Par­ti­ci­pa­ción, corres­pon­día al esta­do pales­tino. Tro­pas judías la con­quis­ta­ron en 1948 y depor­ta­ron a su pobla­ción, en una ope­ra­ción ins­cri­ta en una estra­te­gia de lim­pie­za étni­ca (Ilan Pap­pé, ‘La lim­pie­za étni­ca de Pales­ti­na’, Edi­to­rial Crí­ti­ca, 2009). Y final­men­te, en su pági­na web han col­ga­do foto­gra­fías de su visi­ta al Muro de las Lamen­ta­cio­nes. En el tex­to que acom­pa­ña a las imá­ge­nes se asu­me que el Muro de las Lamen­ta­cio­nes se encuen­tra en Israel. En reali­dad, el Muro de las Lamen­ta­cio­nes está en la Ciu­dad Anti­gua que, a su vez, per­te­ne­ce a Jeru­sa­lén Este, terri­to­rio pales­tino y, en con­se­cuen­cia, zona bajo ocupación.

La repe­ti­ción de for­ma acrí­ti­ca del len­gua­je ofi­cial israe­lí cala como la llu­via fina: la his­to­ria se ter­gi­ver­sa o se olvi­da, la reali­dad se fal­sea o se ocul­ta y se impo­ne la acep­ta­ción de los hechos con­su­ma­dos como úni­ca ver­dad. En pala­bras de Ami­ra Hass, perio­dis­ta israe­lí espe­cia­li­za­da en asun­tos pales­ti­nos, ese len­gua­je ofi­cial “alien­ta a la gen­te a no saber” y “borra la per­cep­ción del ver­da­de­ro pro­yec­to que está en mar­cha: una mez­cla espe­cial de ocu­pa­ción mili­tar, colo­nia­lis­mo, apartheid, auto­go­bierno pales­tino en encla­ves ais­la­dos y una demo­cra­cia sólo para judíos”.

Por eso, por los gra­ves peli­gros que entra­ña la igno­ran­cia, habría que mos­trar a los miem­bros de La Ore­ja de Van Gogh la reali­dad de lo que ocu­rre en Pales­ti­na. Un buen cau­ce es la entra­da que bajo el títu­lo de Sha­lom han crea­do en su pági­na web.

http://​www​.lao​re​ja​de​van​gogh​.com/​b​l​o​g​/​?​p​=​8​1​6​&​c​p​=​5​#​c​o​m​m​e​n​t​-​2​2​1​475

Y des­pués ins­tar­les a actuar en con­se­cuen­cia. La res­pon­sa­bi­li­dad de un gru­po que ha ven­di­do cer­ca de sie­te millo­nes de dis­cos y cuya base de segui­do­res está com­pues­ta en su gran mayo­ría por ado­les­cen­tes es mucha. Muchos de ellos acu­di­rán a ver la pelí­cu­la que está en mar­cha. Des­de la Casa Sefa­rad-israel se ase­gu­ra que el obje­ti­vo de la cin­ta es “ense­ñar al públi­co espa­ñol la reali­dad del país des­pro­vis­ta, eso sí, de cual­quier este­reo­ti­po”. Oja­lá sea así y el fil­me evi­te los tópi­cos de la ‘nor­ma­li­dad’, ‘occi­den­ta­li­dad’ y del ‘sufri­do pue­blo ase­dia­do por millo­nes de ára­bes furi­bun­dos que recha­zan las suce­si­vas ofer­tas de paz’. Oja­lá la pelí­cu­la refle­je sólo y tan sólo la reali­dad de lo que allí ocu­rre. Y des­pués, que sea el públi­co el que juzgue.

La Ore­ja de Van Gogh ten­dría que tomar con­cien­cia de esta reali­dad no por mie­do a un boi­cot, sino por éti­ca, por jus­ti­cia y por soli­da­ri­dad; por no ser de los que se que­dan miran­do mien­tras otros hacen el mal; por no ser el ame­ri­cano impa­si­ble de esta his­to­ria, y por­que, optan­do por la neu­tra­li­dad, se colo­can al lado del opresor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.