Las «dos caras» del lobby judío: El antes y el des­pués de Bush

Cuan­do se refie­ren al lobby judío (al que lla­man lobby pro-israe­lí) la mayo­ría de los exper­tos y ana­lis­tas hablan de un gru­po de fun­cio­na­rios y tec­nó­cra­tas de la dere­cha fun­da­men­ta­lis­ta, en cuyas manos está el dise­ño y la eje­cu­ción de la polí­ti­ca mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na.

A este lobby judío (de dere­cha con­ser­va­do­ra) se le atri­bu­ye el obje­ti­vo estra­té­gi­co per­ma­nen­te de impo­ner la agen­da mili­tar y los intere­ses polí­ti­cos y geo­po­lí­ti­cos del gobierno y el Esta­do de Israel en la polí­ti­ca exte­rior de EEUU.

Como defi­ni­ción, el lobby es una gigan­tes­ca maqui­na­ria de pre­sión eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca que ope­ra simul­tá­nea­men­te en todos los esta­men­tos del poder ins­ti­tu­cio­nal esta­dou­ni­den­se: Casa Blan­ca, Con­gre­so, Pen­tá­gono, Depar­ta­men­to de Esta­do, CIA y agen­cias de la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia, entre los mas impor­tan­tes.

Como obje­ti­vo estra­té­gi­co per­ma­nen­te, el lobby judío orien­ta sus accio­nes a impo­ner la agen­da mili­tar y los intere­ses polí­ti­cos y geo­po­lí­ti­cos del gobierno y el Esta­do de Israel en la polí­ti­ca exte­rior de EEUU, valién­do­se de fun­cio­na­rios y lobbys­tas que ope­ran sobre las estruc­tu­ras del Esta­do nor­te­ame­ri­cano.

A tra­vés del lobby judío («por dere­cha») el Esta­do mili­ta­ris­ta de Israel con­si­gue impo­ner sus pro­pias estra­te­gias en la agen­da exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na, prin­ci­pal­men­te en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, don­de se mime­ti­za con las posi­cio­nes ofi­cia­les de la repre­sen­ta­ción de Washing­ton en ese orga­nis­mo cla­ve de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal.

Con esa misión el lobby tie­ne ins­ta­la­dos fun­cio­na­rios cla­ves en los cen­tros de deci­sión de la Casa Blan­ca, el Con­gre­so, el Pen­tá­gono y el Depar­ta­men­to de Esta­do y las redes y agen­cias de la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se.

Según Petras, el poder del lobby pro-Israel, que inclu­ye al AIPAC, la Con­fe­ren­cia de Pre­si­den­tes, los PAC y cien­tos de orga­ni­za­cio­nes loca­les for­ma­les e infor­ma­les, se ve incre­men­ta­do por su influen­cia y hege­mo­nía sobre el Con­gre­so, los medios de comu­ni­ca­ción de masas, las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, los fon­dos de pen­sio­nes y las orga­ni­za­cio­nes fun­da­men­ta­lis­tas cris­tia­nas.

Los tec­nó­cra­tas del lobby (neo­cons) pro­vie­nen prin­ci­pal­men­te del lobby sio­nis­ta de Israel, la dere­cha cris­tia­na, los think-tanks, las fun­da­cio­nes y los gran­des con­sor­cios mediá­ti­cos ‑dia­rios y cade­nas tele­vi­si­vas y radia­les- que inte­gran la logia empre­sa­rial con­tra­tis­ta del Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial.

El lobby judío en EEUU adqui­rió fuer­za y gran capa­ci­dad de influen­cia en la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na hacia Orien­te Medio tras la gue­rra ára­be-israe­lí de 1967, cuan­do se creó el Ame­ri­can-Israel Public Affairs Com­mit­tee (AIPAC) y la doc­tri­na Nixon con­vir­tió a Israel en el gen­dar­me regio­nal del poder mili­tar esta­dou­ni­den­se en la región.

Entre los inte­gran­tes más sobre­sa­lien­tes del lobby (nuclea­dos alre­de­dor de las figu­ras polí­ti­cas del vice­pre­si­den­te Dick Che­ney, y del secre­ta­rio de Defen­sa Donald Rums­feld) sobre­sa­le el ex secre­ta­rio adjun­to de defen­sa, Paul Wol­fo­witz (hoy pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial) para muchos el ver­da­de­ro «cere­bro».

Otros miem­bros des­ta­ca­dos del gru­po son Dou­glas Feith, el ex núme­ro tres en el Pen­tá­gono, Lewis «Scoo­ter» Libby, ex jefe de gabi­ne­te del vice­pre­si­den­te Dick Che­ney, John R. Bol­ton, emba­ja­dor de EEUU en la ONU, y Elliott Abrams, a car­go de la polí­ti­ca de Medio Orien­te en el Con­se­jo Nacio­nal de Segu­ri­dad.

Tam­bién son inte­gran­tes des­ta­ca­dos James Wool­sey, ex direc­tor de la CIA, autor de la ope­ra­ción que inten­tó vin­cu­lar a Sad­dam Hus­sein con el 11‑S y con las car­tas con ántrax en EE.UU; y Richard Per­le, que renun­ció a su car­go de ase­sor del depar­ta­men­to de Defen­sa tras un escán­da­lo empre­sa­rial.

Una vez que aban­do­nan sus car­gos en la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se pasan a desem­pe­ñar­se en los think-tanks (gabi­ne­tes estra­té­gi­cos) como el Ame­ri­can Enter­pri­se Ins­ti­tu­te (AEI), y el Cen­tro de Estu­dios Estra­té­gi­cos e Inter­na­cio­na­les (CSIS, por sus siglas en inglés), des­de los cua­les siguen ope­ran­do ideas y nego­cios para el lobby des­de la fun­ción pri­va­da.

El dine­ro para la finan­cia­ción de las estruc­tu­ras ope­ra­ti­vas del lobby («por dere­cha») pro­vie­ne de las mega­cor­po­ra­cio­nes, petro­le­ras, arma­men­tis­tas, tec­no­ló­gi­cas, finan­cie­ras, que hacen nego­cios tan­to con el Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial como con Wall Street, y tam­bién de fun­da­cio­nes con­ser­va­do­ras al esti­lo de Brad­ley y Olin que uti­li­zan las for­tu­nas lega­das a tal fin por mag­na­tes que ya deja­ron este mun­do.

El mayor víncu­lo entre los think-tanks con­ser­va­do­res y el lobby de Israel es el Ins­ti­tu­to Judío de Asun­tos de Segu­ri­dad Nacio­nal (JINSA, por sus siglas en inglés) de Washing­ton, que apo­ya al Likud, y que invo­lu­cra a muchos exper­tos no-judíos de Defen­sa, quie­nes hacen cons­tan­tes via­jes a Israel en carác­ter de con­sul­ti­vos de los hal­co­nes de los gobier­nos sio­nis­tas de turno en el Esta­do de Israel.

El Ins­ti­tu­to Judío para Asun­tos de la Segu­ri­dad Nacio­nal (Jin­sa), que fue fun­da­do en 1976, fue fusio­na­do con otro gru­po, el Cen­tro para la Polí­ti­ca de Segu­ri­dad (CSP), y posee una impre­sio­nan­te jun­ta direc­ti­va que inclu­ye al vice­pre­si­den­te, Dick Che­ney, y los neo­con­ser­va­do­res Paul Wol­fo­witz, Richard Per­le, el sub­se­cre­ta­rio de Esta­do, John Bol­ton, el sub­se­cre­ta­rio de Defen­sa, Dou­glas Feith, Michael Ledeen, la anti­gua emba­ja­do­ra en las Nacio­nes Uni­das Jean­ne J. Kirk­pa­trick, Stephen Bryen, Joshua Murav­chik, Euge­ne Ros­tow y el ex direc­tor de la CIA James Wool­sey, ade­más de varios gene­ra­les y almi­ran­tes reti­ra­dos.

El gru­po de fun­cio­na­rios y tec­nó­cra­tas del lobby «por dere­cha» se apo­de­ró de la admi­nis­tra­ción Bush hijo por medio del vice­pre­si­den­te Dick Che­ney, una espe­cie de tutor polí­ti­co de W., cuan­do éste esta­ba a car­go de la tran­si­ción pre­si­den­cial (el perío­do entre la elec­ción en noviem­bre y el acce­so al poder en enero).

Che­ney, ase­so­ra­do en las som­bras por su socio y ami­go el ex pre­si­den­te Geor­ge Bush, padre de W., se valió de esa cir­cuns­tan­cia para colo­car en la pri­me­ra línea de admi­nis­tra­ción repu­bli­ca­na a los más repu­tados inte­lec­tua­les y tec­nó­cra­tas del lobby judío «por dere­cha».

Des­de ese espa­cio cla­ve empe­za­ron a cons­truir las nue­vas coor­de­na­das de la polí­ti­ca exte­rior del Impe­rio y dise­ña­ron la nue­va estra­te­gia colo­ni­za­do­ra del Esta­do nor­te­ame­ri­cano: las gue­rras pre­ven­ti­vas con­tra el «eje del mal», plas­ma­das en el papel por la hal­co­na negra Con­do­leez­za Rice.

En esa orien­ta­ción estra­té­gi­ca el lobby («por dere­cha») empe­zó a cons­truir las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas sobre Bin Laden y el «terro­ris­mo ame­na­zan­te» que sir­vie­ron para jus­ti­fi­car la inva­sión a Afga­nis­tán tras el 11‑S, y lue­go la inva­sión a Irak.

Las teo­rías e hipó­te­sis de con­flic­to jus­ti­fi­ca­to­rias de esa inva­sio­nes fue­ron ela­bo­ra­das por el lobby judío en la Ofi­ci­na de Pla­nes Espe­cia­les (una estruc­tu­ra para­le­la a la CIA y a los orga­nis­mo de inte­li­gen­cia) , en vin­cu­la­ción direc­ta con el equi­po con­du­ci­do por la enton­ces ase­so­ra en Segu­ri­dad Nacio­nal de Bush, Con­do­leez­za Rice, que com­po­nían jun­to con Che­ney y Powell (hoy reti­ra­do) la pri­me­ra línea de influen­cia en la Casa Blan­ca.

Des­de allí el lobby cons­tru­yó las prin­ci­pa­les teo­rías legi­ti­ma­do­ras de la nue­va inva­sión a Irak en base a infor­mes fal­sos como lo fue, por ejem­plo, la infor­ma­ción pro­vis­ta a Bush sobre las armas quí­mi­cas de Sad­dam, y sus pre­sun­tas vin­cu­la­cio­nes con la orga­ni­za­ción Al Qae­da de Bin Laden.

Expe­rien­cia que le valió el mote de «fabri­ca de men­ti­ras» con que se cono­ce a esta ofi­ci­na invi­si­ble del lobby en el Pen­tá­gono.

Actual­men­te el lobby neo­con con sus jefes polí­ti­cos, Dick Che­ney y Donald Rums­feld, incre­men­ta su pre­sión sobre la Casa Blan­ca para que orde­ne accio­nes mili­ta­res pun­tua­les con­tra Irán y Siria, bási­ca­men­te bom­bar­deos «selec­ti­vos» como los rea­li­za­dos en Irak antes de la inva­sión.

El lobby judío («por dere­cha») impul­sa abier­ta­men­te la inter­ven­ción mili­tar en todo el mapa de Medio Orien­te para eli­mi­nar «la ame­na­za ára­be a Israel», y sos­tie­ne que Israel y Tur­quía son los úni­cos ver­da­de­ros Esta­dos-nacio­nes de la región y han esta­do pro­nos­ti­can­do la desin­te­gra­ción de algu­nos Esta­dos ára­bes des­de la pri­me­ra Gue­rra del Gol­fo.

Su «biblia» fun­cio­nal se con­den­sa en un docu­men­to del año1996 titu­la­do «Un cam­bio níti­do: una nue­va estra­te­gia para ase­gu­rar el terri­to­rio nacio­nal,» escri­to por el gru­po JINSA para acon­se­jar al enton­ces pri­mer minis­tro entran­te israe­lí Ben­ja­min Netan­yahu.
 
Este docu­men­to abre­va en las raí­ces de la «teo­ría de los bolos» del Orien­te Medio, según la cual un gol­pe diri­gi­do con­tra Irak podría derri­bar varios regí­me­nes ára­bes del Medio Orien­te.
 
La mis­ma teo­ría la repi­ten aho­ra ponien­do en el cen­tro a Irán y Siria, y a las orga­ni­za­cio­nes radi­ca­li­za­das ára­bes que com­ba­ten a la ocu­pa­ción mili­tar de EE.UU. en Irak.

Has­ta aquí, hemos des­crip­to resu­mi­da­men­te al lobby judío «de dere­cha» como un gru­po estra­té­gi­co de fun­cio­na­rios y tec­nó­cra­tas «ultra­de­re­chis­tas» que (infil­tra­do en la admi­nis­tra­ción Bush, y des­de el 11‑S) orien­ta sus accio­nes a impo­ner la agen­da mili­tar y los intere­ses polí­ti­cos y geo­po­lí­ti­cos del gobierno y el Esta­do de Israel en la polí­ti­ca exte­rior de EEUU.

Pero esta ver­sión del lobby (recrea­da por los exper­tos) está incom­ple­ta, le fal­ta un capí­tu­lo.

El lobby «por izquier­da»

Curio­sa­men­te los exper­tos, tan­to de izquier­da como de dere­cha, (sal­vo James Petras) sólo se ocu­pan del lobby judío neo­con­ser­va­dor de la admi­nis­tra­ción Bush, sin nin­gu­na men­ción de otras admi­nis­tra­cio­nes ante­rio­res, como la del demó­cra­ta Clin­ton, por ejem­plo.

¿Aca­so el lobby judío es un inven­to exclu­si­vo de la dere­cha fun­da­men­ta­lis­ta que hoy con­tro­la la Casa Blan­ca?

¿Por­qué cuan­do se habla del lobby judío en «ver­sión con­ser­va­do­ra» se omi­te, aun­que sea como refe­ren­cia com­ple­men­ta­ria, su «ver­sión libe­ral» imple­men­ta­da duran­te las admi­nis­tra­cio­nes demó­cra­tas, prin­ci­pal­men­te de Car­ter y de Clin­ton?

¿Aca­so con las admi­nis­tra­cio­nes demó­cra­tas se detie­ne la acción del lobby judío sobre la Casa Blan­ca y las estruc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les del poder esta­dou­ni­den­se?

¿Aca­so con las admi­nis­tra­cio­nes demó­cra­tas se detie­nen las inva­sio­nes mili­ta­res de EEUU por con­quis­tas de mer­ca­dos y apro­pia­ción de recur­sos natu­ra­les, como las rea­li­za­das por Bush y su admi­nis­tra­ción en Irak y Afga­nis­tán?

Al libe­ra­lis­mo de los demó­cra­tas, en EEUU, se lo deno­mi­na «izquier­da». Y al lobby judío que ope­ra duran­te esas admi­nis­tra­cio­nes (com­ple­men­ta­rias de la dere­cha con­ser­va­do­ra) habría que lla­mar­lo, por lógi­ca con­se­cuen­cia, lobby judío «de izquier­da».

O por lo menos hacer una refe­ren­cia, cuan­do se habla del lobby judío «de dere­cha», que el mis­mo lobby que hoy ope­ra con la dere­cha con­ser­va­do­ra de Bush (con otros nom­bres) ope­ra simul­tá­nea­men­te tan­to en las estruc­tu­ras del Par­ti­do Repu­bli­cano como del Par­ti­do Demó­cra­ta, y de sus res­pec­ti­vas admi­nis­tra­cio­nes cuan­do lle­gan a la Casa Blan­ca.

Por ejem­plo: nin­gún ana­lis­ta se pre­gun­tó que hacia Samuel Ber­ger, el jefe polí­ti­co del lobby judío que se movía en la órbi­ta de la admi­nis­tra­ción Clin­ton, como prin­ci­pal ase­sor del can­di­da­to demó­cra­ta John Kerry en la últi­ma elec­ción pre­si­den­cial .

Ber­ger, un sio­nis­ta libe­ral «de izquier­da», fue ase­sor de segu­ri­dad nacio­nal duran­te la pre­si­den­cia de Bill Clin­ton, pero has­ta ser des­cu­bier­to roban­do pape­les secre­tos se desem­pe­ña­ba como prin­ci­pal con­se­je­ro en temas de segu­ri­dad del can­di­da­to demó­cra­ta John Kerry.

Samuel Ber­ger, William Cohen y Made­lei­ne Albright cum­plie­ron, duran­te la admi­nis­tra­ción de Bill Clin­ton, las mis­mas fun­cio­nes para el lobby judío libe­ral «de izquier­da» que hoy cum­plen Dick Che­ney, Donald Rums­feld y Con­do­leez­za Rice en la admi­nis­tra­ción Bush.

Pero de eso los ana­lis­tas no hablan, solo se ocu­pan de los fun­cio­na­rios hal­co­nes de Bush que hoy repre­sen­tan al lobby «por dere­cha».

Des­de sus pues­tos en la Casa Blan­ca los sio­nis­tas judíos «de izquier­da» Ber­ger, Albright y Cohen, tuvie­ron una par­ti­ci­pa­ción cla­ve en los bom­bar­deos y pos­te­rior inva­sión de EEUU a Yugos­la­via lan­za­da por la admi­nis­tra­ción Clin­ton con la com­pli­ci­dad mili­tar de la OTAN, en mar­zo de 1999.

El trío tam­bién fue el impul­sor prin­ci­pal de las ope­ra­cio­nes aéreas anglo esta­dou­ni­den­ses sobre la lla­ma­da «zona de exclu­sión» de Irak, las que cau­sa­ron miles de muer­tos por las bom­bas y por los efec­tos cola­te­ra­les de la radia­ción con ura­nio empo­bre­ci­do entre la pobla­ción civil.

Esta hoja en su pron­tua­rio no les impi­de a los sio­nis­tas «por izquier­da», Ber­ger y a Albright, pre­sen­tar­se hoy (sin nin­gún cues­tio­na­mien­to de los ana­lis­tas y de la pren­sa del sis­te­ma ) como opo­si­to­res «demo­crá­ti­coacé­rri­mos a las prác­ti­cas mili­ta­ris­tas «uni­la­te­ra­les» de Bush en terri­to­rio ira­quí.

Exper­to en con­tra­te­rro­ris­mo, Ber­ger fue una pie­za cla­ve en la «apor­ta­ción de prue­bas» para las denun­cias sobre «irre­gu­la­ri­da­des» come­ti­das por la admi­nis­tra­ción Bush duran­te los aten­ta­dos terro­ris­tas del 11‑S for­mu­la­das por Richard Clar­ke, las que fue­ron uti­li­za­das mediá­ti­ca­men­te para com­pli­car elec­to­ral­men­te al actual pre­si­den­te de EEUU.

La admi­nis­tra­ción de Clin­ton inva­dió paí­ses y ase­si­nó a tanta o más gen­te que Bush, y sin embar­go la pren­sa impe­ria­lis­ta lo pre­sen­ta hoy como un ino­fen­si­vo play boy, o como un moderno cru­za­do (algo cho­lu­lo) de la demo­cra­cia ame­ri­ca­na ocu­pa­do en escri­bir libros para chi­cos o pre­sen­tar sus memo­rias con un éxi­to edi­to­rial millo­na­rio.

Según James Petras, » Bajo el pre­si­den­te Clin­ton, el impe­rio esta­dou­ni­den­se se expan­dió mucho más allá de las fron­te­ras de cual­quier otro pre­si­den­te des­de Harry Tru­man. Des­de los paí­ses bál­ti­cos a los Bal­ca­nes, siguien­do hacia la par­te meri­dio­nal de lo que antes era la URSS, EE.UU. ha esta­ble­ci­do una can­ti­dad de esta­dos clien­tes, que son o nue­vos miem­bros de la OTAN o «Aso­cia­dos por la Paz» (clien­tes en espe­ra)».

Para Petras, «El esti­lo de cons­truc­ción del impe­rio de Clin­ton com­bi­na­ba la pene­tra­ción eco­nó­mi­ca abier­ta y el reclu­ta­mien­to de nue­vos clien­tes polí­ti­cos con la inter­ven­ción mili­tar y de inte­li­gen­cia encu­bier­ta.

«Este últi­mo méto­do fue uti­li­za­do sea para refor­zar la influen­cia sobre regí­me­nes en desin­te­gra­ción o para soca­var a regí­me­nes inde­pen­dien­tes, o para ven­cer en la com­pe­ten­cia con­tra com­pe­ti­do­res euro­peos o japo­ne­ses, usan­do el espio­na­je eco­nó­mi­co de alto nivel, el lla­ma­do Pro­yec­to Eche­lon», seña­la Petras.

A este caba­lle­ro, Bill Clin­ton, la social­de­mo­cra­cia «pro­gre­sis­ta» inter­na­cio­nal, alia­da de los demó­cra­tas y del lobby judío «por izquier­da, pre­sen­ta como un este­reo­ti­po «demo­crá­ti­co» a Bush.

Los demó­cra­tas y el lobby judío «libe­ral» de la era Clin­ton fue­ron los inven­to­res de los bom­bar­deos «qui­rúr­gi­cos», tér­mino con el que se defi­nió el uso inten­si­vo de misi­les y bom­bas «inte­li­gen­tes» diri­gi­dos por sis­te­ma láser, con el que se ini­ció la era de la supre­ma­cía de los ata­ques aéreos como méto­do de con­quis­ta mili­tar, cuyo módu­lo expe­ri­men­tal fue Yugos­la­via.

Duran­te la ges­tión de Clin­ton comen­za­ron las pri­me­ras ope­ra­cio­nes encu­bier­tas de la CIA para ase­si­nar o derro­car a Sad­dam Hus­sein, uti­li­zan­do a los mis­mos fun­cio­na­rios títe­res que hoy gobier­nan para Bush en Irak, y que enton­ces se pre­sen­ta­ban en Lon­dres y en Washing­ton como la «opo­si­ción a Sad­dam en el exi­lio».

Tras la apro­ba­ción en 1998 por el Con­gre­so de EEUU de la deno­mi­na­da Acta de Libe­ra­ción de Irak, la Admi­nis­tra­ción Clin­ton se dedi­có a «fabri­car» prue­bas de inte­li­gen­cia fal­sas y una opo­si­ción al ex líder ira­quí, con el pro­pó­si­to de des­ti­tuir­lo o de legi­ti­mar una inva­sión mili­tar y un cam­bio de régi­men interno en el país.

El lobby judío, a tra­vés de Samuel Ber­ger jun­to con el secre­ta­rio de Defen­sa, William Kohen, fue­ron fir­mes impul­so­res tan­to del gru­po terro­ris­ta de Iyav Alla­wi (ex pri­mer minis­tro de Irak) como con el de Amhed Cha­la­bi, quie­nes con­si­guie­ron cuan­tio­sos recur­sos del Pen­tá­gono y de la CIA para ase­si­nar a Sad­dam Hus­sein y pre­pa­rar el terreno para la inva­sión mili­tar.

El lobby judío de Clin­ton

El Washing­ton Ins­ti­tu­te for Near East Policy (WINEP), crea­do en 1985 bajo la res­pon­sa­bi­li­dad del que has­ta enton­ces había sido el direc­tor del AIPAC, Mar­tin Indyk, desem­pe­ñó, duran­te la admi­nis­tra­ción Clin­ton el mis­mo rol de «think tank» del lobby neo­con­ser­va­dor que hoy desem­pe­ña el Ins­ti­tu­to Judío para Asun­tos de la Segu­ri­dad Nacio­nal (JINSA) en el gobierno de los hal­co­nes de Bush.

Ambas son una rama de AIPAC, la orga­ni­za­ción de pre­sión sio­nis­ta más pode­ro­sa de EEUU y de todo el pla­ne­ta capi­ta­lis­ta.

Y como dato rele­van­te indi­ca­dor de la fun­ción com­ple­men­ta­ria de ambos lobbys judíos (el de dere­cha con los repu­bli­ca­nos, y el de izquier­da con los demó­cra­tas) bas­te men­cio­nar que el direc­tor fun­da­dor de WINEP, Mar­tin Indyk, había sido antes direc­tor de inves­ti­ga­ción del Comi­té de Asun­tos Públi­cos Esta­dou­ni­den­se-Israe­lí (AIPAC).

Como ya había­mos dicho y como seña­la­ra Petras, el poder del lobby pro-Israel, que lide­ra el AIPAC, la Con­fe­ren­cia de Pre­si­den­tes, los PAC y cien­tos de orga­ni­za­cio­nes loca­les for­ma­les e infor­ma­les, incre­men­tan su influen­cia y hege­mo­nía sobre el Con­gre­so, los medios de comu­ni­ca­ción de masas, las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, los fon­dos de pen­sio­nes y las orga­ni­za­cio­nes fun­da­men­ta­lis­tas cris­tia­nas.

En 1993, tras adqui­rir la ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se, Indyk se con­vir­tió en ase­sor espe­cial del pre­si­den­te Clin­ton y direc­tor para Orien­te Medio del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal. Más tar­de fue nom­bra­do emba­ja­dor en Israel y sub­se­cre­ta­rio de Esta­do para Orien­te Medio y el Sudes­te Asiá­ti­co.

El WINEP hoy es diri­gi­do por Den­nis Ross, que actuó como coor­di­na­dor del pre­si­den­te Clin­ton en el pro­ce­so de paz de Orien­te Medio. Entre los inves­ti­ga­do­res y el per­so­nal que com­par­te con otros ins­ti­tu­tos neo­con­ser­va­do­res se encuen­tran Robert Satloff (direc­tor de polí­ti­ca), Patrick Claw­son (direc­tor de inves­ti­ga­ción), Michael Rubin y Mar­tin Kra­mer.

Fue el WINEP quien impul­só la con­cep­ción estra­té­gi­ca nor­te­ame­ri­ca­na de Israel como gen­dar­me del Medio Orien­te y alia­do impres­cin­di­ble de EEUU con­tra la «expan­sión del isla­mis­mo» y de los Esta­dos «terro­ris­tas» en el mun­do ára­be.

Los ope­ra­ti­vos del lobby judío de la admi­nis­tra­ción Clin­ton fue­ron los ade­lan­ta­dos de las teo­rías y estra­te­gias para el Medio Orien­te que lue­go pusie­ron en prác­ti­ca los hal­co­nes sio­nis­tas de la era Bush hijo.

Los tec­nó­cra­tas y fun­cio­na­rios del WINEP esta­ban entre los con­se­je­ros más pró­xi­mos al pre­si­den­te Clin­ton en la cum­bre que nego­cia­ba la paz entre pales­ti­nos e israe­líes, en Camp David, en julio de 2000.

La dele­ga­ción nor­te­ame­ri­ca­na seguía al pie de la letra las posi­cio­nes del pri­mer minis­tro israe­lí Ehud Barak, sin ofre­cer pro­pues­tas inde­pen­dien­tes para la reso­lu­ción del con­flic­to, tal como hoy lo hacen los inte­gran­tes del lobby neo­con que con­tro­la la polí­ti­ca exte­rior de Bush en Medio Orien­te.

Ade­más, el lobby sio­nis­ta de la era Clin­ton impul­só el caso de mayor abu­so de poder en la his­to­ria esta­dou­ni­den­se con el per­dón pre­si­den­cial otor­ga­do para Mark Rich, un mul­ti­mi­llo­na­rio fugi­ti­vo en la lis­ta de los Más Bus­ca­dos del FBI, que había renun­cia­do a su ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se antes de pagar los impues­tos que debía.

El gobierno de Clin­ton, influi­do por el lobby de pre­sión sio­nis­ta ini­ció los bom­bar­deos pre­ven­ti­vos con­tra Irak des­oyen­do el lla­ma­do de quie­nes pedían que cesa­ran las san­cio­nes eco­nó­mi­cas que mata­ban a seis mil niños cada mes.

Estas pre­ci­sio­nes y evi­den­cias his­tó­ri­cas prue­ban, entre otras cosas, que el lobby judío no es pro­pie­dad ni crea­ción «exclu­si­va» de los hal­co­nes de Bush, sino que res­pon­de a dos líneas con­ver­gen­tes del sio­nis­mo capi­ta­lis­ta tras­na­cio­nal que pro­yec­ta su influen­cia en la Casa Blan­ca, tan­to con admi­nis­tra­cio­nes demó­cra­tas como repu­bli­ca­nas.

La cate­dral del poder sio­nis­ta
(O la madre de todos los lobbys)

A los ana­lis­tas (escan­da­li­za­dos por el lobby judío dere­chis­ta de Che­ney y Rums­feld) no les mere­ció nin­gún comen­ta­rio el hecho de que la can­di­da­tu­ra del demó­cra­ta Kerry fue­ra impul­sa­da por el lobby judío libe­ral «de izquier­da», encar­na­do por la cre­ma de empre­sa­rios y finan­cis­tas de Wall Street, entre los que se con­ta­ban, entre otros, Geor­ge Soros, David Roc­ke­fe­ller  y Warren Buf­fet, el segun­do hom­bre más rico del pla­ne­ta des­pués de Bill Gates.

Todos ellos nota­bles inte­gran­tes de la Comi­sión Tri­la­te­ral, his­tó­ri­co bas­tión del lobby judío libe­ral «por izquier­da».

La Comi­sión Tri­la­te­ral, fun­da­da por ini­cia­ti­va de David Rockfe­ller en julio de 1973, con­so­li­da la alian­za entre el poder de las tras­na­cio­na­les, el de las finan­zas y el de la polí­ti­ca, gra­cias a una red de influen­cias cuyas rami­fi­ca­cio­nes se extien­den a los prin­ci­pa­les sec­to­res de la socie­dad esta­dou­ni­den­se y mun­dial.

Entre sus prin­ci­pa­les «cere­bros» fun­da­do­res se encuen­tra Zbig­niew Brze­zins­ki, arti­cu­la­dor estra­té­gi­co de la polí­ti­ca exte­rior de Car­ter, gurú «ideo­ló­gi­co» del lobby sio­nis­ta que acom­pa­ñó a Clin­ton, y men­tor doc­tri­na­rio en las som­bras de la cam­pa­ña elec­to­ral de Kerry.

La Comi­sión Tri­la­te­ral (CT) repre­sen­ta­ba la sín­te­sis del pro­yec­to que venía a ter­mi­nar con los resi­duos ideo­ló­gi­cos del capi­ta­lis­mo con­ser­va­dor tra­di­cio­nal, des­ti­na­do a morir a pla­zo fijo jun­to con la Gue­rra Fría y la URSS.

El «nue­vo orden» tri­la­te­ra­lis­ta (para­do­jal­men­te impul­sa­do por los vie­jos con­sor­cios del impe­rio nor­te­ame­ri­cano) esta­ba deli­nea­do por la nue­va cla­se diri­gen­te de la era nuclear y espa­cial.

Bill Clin­ton, como James Car­ter y el res­to de los pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos de las últi­mas cin­co déca­das, salie­ron de las entra­ñas del Coun­cil on Foreign Rela­tions (CFR) , la Comi­sión Tri­la­te­ral y el Bil­der­berg Group, colum­nas ver­te­bra­les del poder sio­nis­ta capi­ta­lis­ta tras­na­cio­nal.

El Coun­cil on Foreign Rela­tions (CFR) con­for­ma una pode­ro­sa orga­ni­za­ción cen­tra­li­za­do­ra del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal a nivel pla­ne­ta­rio, de muy bajo per­fil públi­co, y de alta efec­ti­vi­dad, inte­gra­da por unos 3.600 miem­bros del más alto nivel, pres­ti­gio e influen­cia en sus res­pec­ti­vas dis­ci­pli­nas y ámbi­tos de poder, tan­to en EEUU como en Euro­pa.

Inte­gra en su seno una red ver­te­bra­do­ra del capi­ta­lis­mo sio­nis­ta tras­na­cio­na­li­za­do expre­sa­do en el domi­nio abru­ma­dor de un redu­ci­do núme­ro de empre­sas trans­na­cio­na­les de dimen­sio­nes gigan­tes­cas, mayo­res que Esta­dos, sobre la pro­duc­ción, el comer­cio y las finan­zas mun­dia­les.

La con­cen­tra­ción del capi­tal mun­dial en estos mega-gru­pos o mega-com­pa­ñías, en una pro­por­ción aplas­tan­te, que impli­ca modi­fi­ca­cio­nes de todo tipo, en la eco­no­mía, en la socie­dad, en la vida polí­ti­ca, en la cul­tu­ra, etc., es segu­ra­men­te el aspec­to más defi­ni­to­rio de la glo­ba­li­za­ción impues­ta por el poder mun­dial del capi­ta­lis­mo impe­rial sio­nis­ta.

Este capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal «sin fron­te­ras» asen­ta­do en dos pila­res fun­da­men­ta­les: la espe­cu­la­ción finan­cie­ra infor­ma­ti­za­da (con asien­to terri­to­rial en Wall Street ) y la tec­no­lo­gía mili­tar-indus­trial de últi­ma gene­ra­ción (cuya expre­sión máxi­ma de desa­rro­llo se con­cen­tra en el Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial de EEUU) se expre­sa tota­li­za­da­men­te en la estruc­tu­ra fun­cio­nal de Coun­cil on Foreign Rela­tions (CFR)

El obje­ti­vo cen­tral expan­si­vo de este capi­ta­lis­mo sio­nis­ta tras­na­cio­na­li­za­do es el con­trol y el domi­nio de recur­sos natu­ra­les y sis­te­mas eco­nó­mi­co – pro­duc­ti­vos, que sus defen­so­res y teó­ri­cos lla­man «polí­ti­cas de mer­ca­do».

El capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal, a esca­la glo­bal, es el due­ño de los esta­dos y sus recur­sos y sis­te­mas eco­nó­mi­co- pro­duc­ti­vos, no sola­men­te del mun­do depen­dien­te, sino tam­bién de los paí­ses capi­ta­lis­tas cen­tra­les.

Por lo tan­to los gobier­nos depen­dien­tes y cen­tra­les son geren­cias de encla­ve ( por izquier­da o dere­cha) que con varian­tes dis­cur­si­vas eje­cu­tan el mis­mo pro­gra­ma eco­nó­mi­co y las mis­mas líneas estra­té­gi­cas de con­trol polí­ti­co y social.

El lobby judío de Washing­ton (por izquier­da o por dere­cha) pla­ni­fi­ca todo el nivel de las ope­ra­cio­nes del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal, pero el dise­ño de la estra­te­gia está en la cabe­za de los gran­des char­mans y eje­cu­ti­vos que se sien­tan en el cón­cla­ve del Con­sen­so de Washing­ton, ins­tan­cia eje­cu­ti­va del «poder real».

Bush y sus hal­co­nes mili­ta­ris­tas, como lo fue­ron Clin­ton y su trou­pe ban­ca­ria , son ope­ra­do­res cir­cuns­tan­cia­les de las nece­si­da­des estra­té­gi­cas de este capi­ta­lis­mo sio­nis­ta tras­na­cio­na­li­za­do que, más allá de sus fal­sas com­pe­ten­cias inter­nas entre «hal­co­nes» y «mode­ra­dos», entre lobby de «dere­cha» y lobby de «izquier­da», fun­cio­na en una inter­ac­ción eco­nó­mi­ca – cien­tí­fi­ca – tec­no­ló­gi­ca – mili­tar tota­li­za­da.

Clin­ton, Rubin, y el Con­sen­so de Washing­ton lan­za­ron (en la déca­da de los 90) la «bur­bu­ja finan­cie­ra» de libre mer­ca­do y capi­ta­lis­mo sin fron­te­ras, con el «sis­te­ma demo­crá­ti­co» estan­da­ri­za­do como estra­te­gia de domi­nio en todo el pla­ne­ta, prin­ci­pal­men­te en el patio tra­se­ro lati­no­ame­ri­cano.

Pero tam­bién (uti­li­zan­do la cara «mili­ta­ris­ta» del Impe­rio) la admi­nis­tra­ción demó­cra­ta de Clin­ton lan­zó la inva­sión mili­tar a Yugos­la­via con el obje­ti­vo de expan­dir el capi­ta­lis­mo hacia los ex paí­ses comu­nis­tas de Euro­pa del Este.

El Coun­cil on Foreign Rela­tions, como ya se dijo, con­for­ma la red ver­te­bra­do­ra cen­tral de este capi­ta­lis­mo tras­na­cio­na­li­za­do y «sin fron­te­ras».

Sus redes se expre­san a tra­vés de una mul­ti­pli­ci­dad de orga­ni­za­cio­nes dedi­ca­das a pro­mo­ver el actual mode­lo glo­bal, entre las que se cuen­tan prin­ci­pal­men­te:
The Hud­son Ins­ti­tu­te, The RAND Cor­po­ra­tion
, The Broo­kings Ins­ti­tu­tion, The Tri­la­te­ral Com­mis­sion, The World Eco­no­mic Forum, Aspen Ins­ti­tu­te, Ame­ri­can Enter­pri­se Ins­ti­tu­te, Deu­ts­che Gesells­chaft für Aus­wär­ti­gen Poli­tik, Bil­der­berg Group, Cato Ins­ti­tu­te, Taves­tock ins­ti­tu­te, y el Car­ne­gie Endow­ment for Inter­na­tio­nal Pea­ce, entre otros.

Todos estos think tanks o «ban­cos de cere­bros», reúnen a los mejo­res tec­nó­cra­tas, cien­tí­fi­cos y estu­dio­sos en sus res­pec­ti­vos cam­pos, egre­sa­dos de los las uni­ver­si­da­des de EEUU, Euro­pa y de todo el res­to del mun­do.

Su fun­ción tác­ti­ca y estra­té­gi­ca con­sis­te en iden­ti­fi­car ame­na­zasopor­tu­ni­da­des del entorno mun­dial, eva­luar las fuer­zasdebi­li­da­des de los intere­ses agru­pa­dos den­tro del CFR, y rea­li­zar amplios pla­nes estra­té­gi­cos, tác­ti­cos y ope­ra­ti­vos en todos los ámbi­tos don­de ope­ra la estruc­tu­ra del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal.

El CFR nuclea a los más altos direc­ti­vos de ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, colo­sos indus­tria­les y medios de comu­ni­ca­ción social, a inves­ti­ga­do­res y aca­dé­mi­cos, a ofi­cia­les mili­ta­res de máxi­ma jerar­quía, y a polí­ti­cos, fun­cio­na­rios públi­cos y deca­nos de uni­ver­si­da­des, facul­ta­des y cen­tros de estu­dios.

Los dis­tin­tos nive­les ope­ra­ti­vos del sio­nis­mo capi­ta­lis­ta tras­na­cio­nal, des­de tec­nó­cra­tas, eje­cu­ti­vos y gran­des «char­man» del Con­sen­so de Washing­ton (expre­sión máxi­ma del poder capi­ta­lis­ta real) con asien­to en Nue­va York, están con­te­ni­dos y expre­sa­do­sen el Coun­cil on Foreign Rela­tions.

Son miem­bros del CFR una par­te mayo­ri­ta­ria de los pre­si­den­tes, geren­tes y accio­nis­tas de las empre­sas For­tu­ne 500 que en su con­jun­to mane­jan casi el 80% de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se, emplean a más de 25 millo­nes de per­so­nas, y tie­nen un valor de mer­ca­do que equi­va­le a dos veces y media el PBI de los Esta­dos Uni­dos. 

Las “For­tu­ne 500” son las 500 mayo­res empre­sas de los Esta­dos Uni­dos de acuer­do al ran­king que anual­men­te publi­ca la revis­ta “For­tu­ne”. 

Des­de su fun­da­ción, en 1945, el CFR tuvo como voce­ro a la publi­ca­ción inter­na­cio­nal más pres­ti­gio­sa e influ­yen­te en mate­ria de aná­li­sis geo­po­lí­ti­co: Foreign Affairs. Los exper­tos sos­tie­nen que «lo que hoy se publi­ca en “Foreign Affairs” se trans­for­ma maña­na en la polí­ti­ca exte­rior ofi­cial de los Esta­dos Uni­dos».

En el CFR se con­cen­tra todo el poder mediá­ti­co del lobby judío sio­nis­ta (por dere­cha y por izquier­da): CNN, CBS, NBC, The New York Times, The Daily Tele­graph, Le Figa­ró, The Eco­no­mist, The Wall Street Jour­nal, Le Mon­de, The Washing­ton Post, Time, News­week, US News & World Report, Busi­ness Week, RTVE, etc, todos en manos de redes empre­sa­ria­les que inte­gran el CFR.

En tér­mi­nos ope­ra­ti­vos el CFR con­for­ma un pode­ro­so cen­tro de aná­li­sis y pla­nea­mien­to geo­po­lí­ti­co y estra­té­gi­co del capi­ta­lis­mo impe­rial sio­nis­ta en sus fase tras­na­cio­na­li­za­da y glo­ba­li­za­da.

Tam­bién son miem­bros inte­gran­tes del CFR las gran­des uni­ver­si­da­des y facul­ta­des como Har­vard, MIT Mas­sa­chus­sets Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy, Colum­bia, Johns Hop­kins, Prin­ce­ton, Yale, Stan­ford, y Chica­go, entre otras, des­de don­de egre­san la mayo­ría de los pro­fe­sio­na­les que cubren los 150 pues­tos cla­ve de la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se, inclu­yen­do los car­gos más rele­van­tes en sus fuer­zas arma­das.

Como ejem­plo del poder «tota­li­za­dor» del CFR, se pue­de citar algu­nos miem­bros des­ta­ca­dos del mis­mo como David Roc­ke­fe­ller, Henry Kis­sin­ger, Bill Clin­ton, Zbig­niew Brze­zins­ki, Geor­ge H.W. Bush, la ex-secre­ta­ria de esta­do Made­lei­ne Albright, el espe­cu­la­dor sio­nis­ta Geor­ge Soros, el juez de la cor­te supre­ma Stephen Bre­yer, Lau­ren­ce A. Tisch (pre­si­den­te de la cade­na Lowes/​CBS), el ex secre­ta­rio de Esta­do Colin Powell, Jack Welsh (pre­si­den­te de Gene­ral Elec­tric Com­pany), W. Tho­mas John­son (pre­si­den­te de CNN y hoy direc­tor de Aol/­Ti­me-War­ner), Kathe­ri­ne Graham (falle­ci­da pre­si­den­ta del gru­po Washing­ton Post /​News­week /​Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne), Richard Che­ney (vice­pre­si­den­te de EE. UU., ex-secre­ta­rio de defen­sa de Geor­ge Bush (padre), y ex-pre­si­den­te de la petro­le­ra Halli­bur­ton), Samuel “Sandy” Ber­ger (ex ase­sor del pre­si­den­te Clin­ton en segu­ri­dad nacio­nal), John M. Deu­tch (ex-direc­tor de la CIA del pre­si­den­te Clin­ton), Alan Greens­pan (ex pre­si­den­te del Ban­co de la Reser­va Fede­ral), Stan­ley Fis­cher (ex-direc­tor geren­te del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y actual direc­tor del Citi­Group), Anne Krue­ger (ex vice­di­rec­to­ra del FMI), James D. Wol­fen­sohn (ex pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial), Paul Volc­ker (pre­si­den­te del CS First Bos­ton Bank y ex-gober­na­dor de la Reser­va Fede­ral), John Reed (direc­tor y ex-pre­si­den­te de Citi­Group); los eco­no­mis­tas Jef­frey Sachs, Les­ter Thu­row, Mar­tin Feld­manRichard N. Cooper, el ex-secre­ta­rio del Teso­ro, ex-pre­si­den­te de Gold­man Sachs y actual co-Chair­man de Citi­Group, Robert E. Rubin, el pre­si­den­te de IBM, Louis V. Gerst­ner,  el dipu­tado repu­bli­cano, Newt Gin­grich, y la ase­so­ra del pre­si­den­te Bush en segu­ri­dad nacio­nal, Con­do­lee­za Rice, el repre­sen­tan­te comer­cial de Bush Robert Zoe­llick, Elliot Abrams, William Perry, Mark Fal­coff, Paul Wol­fo­witz (cere­bro del lobby judío «de dere­cha» y actual pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial) , Richard N. Per­le, y Richard Armi­ta­ge, entre muchos otros.

Los cita­dos per­so­na­jes con­for­man las «dos caras» del lobby judío que con­tro­la las estruc­tu­ras ope­ra­ti­vas y estra­té­gi­cas del capi­ta­lis­mo sio­nis­ta tras­na­cio­nal que hege­mo­ni­za los recur­sos natu­ra­les y los sis­te­mas eco­nó­mi­cos-pro­duc­ti­vos a lo lar­go y a lo ancho del pla­ne­ta.

Para quien quie­ra inves­ti­gar su exis­ten­cia real, pue­de visi­tar la sede del CFR en la resi­den­cial Park Ave­nue esqui­na calle 68 de la ciu­dad de Nue­va York, don­de podrá obte­ner un ejem­plar de su Memo­ria y Balan­ce en el que figu­ran des­crip­cio­nes ofi­cia­les de sus acti­vi­da­des y la nómi­na de sus más de 3.600 miem­bros.
 

En sín­te­sis:

El lla­ma­do lobby judío (por «dere­cha» y por «izquier­da) esta con­for­ma­do por una estruc­tu­ra de estra­te­gas y tec­nó­cra­tas que ope­ran las redes indus­tria­les, tec­no­ló­gi­cas, mili­ta­res, finan­cie­ras y mediá­ti­cas del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal exten­di­do por los cua­tro pun­tos car­di­na­les del pla­ne­ta.

El lobby judío no res­pon­de sola­men­te al Esta­do de Israel (como afir­man los ana­lis­tas de la «cara dere­chis­ta» de los neo­cons) sino a un poder mun­dial sio­nis­ta que es el due­ño del Esta­do de Israel tan­to como del Esta­do nor­te­ame­ri­cano, y del res­to de los Esta­dos con sus recur­sos natu­ra­les y sis­te­mas eco­nó­mi­co-pro­duc­ti­vos.

El lobby no sola­men­te está en la Casa Blan­ca sino que abar­ca todos los nive­les de las ope­ra­cio­nes del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal, cuyo dise­ño estra­té­gi­co está en la cabe­za de los gran­des char­mans y eje­cu­ti­vos de ban­cos y con­sor­cios mul­ti­na­cio­na­les que se sien­tan en el Con­sen­so de Washing­ton y se repar­ten el pla­ne­ta como si fue­ra un pas­tel.

Este dise­ño del poder mun­dial, inter­ac­ti­vo y tota­li­za­do, se con­cre­ta median­te una red infi­ni­ta de aso­cia­cio­nes y vasos comu­ni­can­tes entre el capi­tal finan­cie­ro, indus­trial y de ser­vi­cios que con­vier­te a los paí­ses y gobier­nos en geren­cias de encla­ve.

Ni la izquier­da ni la dere­cha hablan de este poder «tota­li­za­do» por la sen­ci­lla razón de que ambas están fusio­na­das (a modo de alter­na­ti­vas fal­sa­men­te enfren­ta­das) a los pro­gra­mas y estra­te­gias del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal que con­tro­la el pla­ne­ta.

Mien­tras no se arti­cu­le un nue­vo sis­te­ma de com­pren­sión estra­té­gi­ca (una «ter­ce­ra posi­ción» revo­lu­cio­na­ria del saber y el cono­ci­mien­to) el poder mun­dial que con­tro­la el pla­ne­ta segui­rá per­pe­tuán­do­se en las fal­sas opcio­nes de «izquier­da» y «dere­cha».

Y el lobby judío de «dere­cha» de Bush y los hal­co­nes repu­bli­ca­nos será sus­ti­tui­do ‑como está pre­vis­to- por el lobby judío «de izquier­da» de los demó­cra­tas libe­ra­les en una con­ti­nui­dad estra­té­gi­ca de las mis­mas líneas rec­to­ras del Impe­rio sio­nis­ta mun­dial.

Y el mun­do (de no mediar un vira­je estra­té­gi­co del sis­te­ma de com­pren­sión) segui­rá como has­ta aho­ra: alie­na­do y con el cere­bro divi­di­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *