¡Bue­na suer­te! por Jakue Pascual

Y como ya no sé si la suer­te es azar, pro­ba­bi­li­dad casual, sin­cro­ni­ci­dad, supers­ti­ción, fac­tor cau­sal o todo jun­to, me rodeo de tré­bo­les de cua­tro hojas, patas de lie­bre, mant­tan­go­rris, sie­tes y ele­fan­tes de jade

Si te ha aban­do­na­do el amor de tu vida por ser un des­con­si­de­ra­do egoís­ta, si has con­traí­do la gri­pe A o sus muta­cio­nes, si te ha engu­lli­do el labe­rin­to buro­crá­ti­co de Kaf­ka, si pade­ces el «esti­lo nulo» del regio­na­lis­mo vas­con­ga­di­llo, si la rece­sión te ha plan­ta­do en el paro con una hipo­te­ca y te sien­tes como un meque­tre­fe sin futu­ro al que la tele­vi­sión le ha borra­do la memo­ria… Está cla­ro que éste no ha sido tu año, que te han echa­do mal de ojo y que, de cara al 2010, nece­si­ta­rás con­ju­rar la mala suerte.

Aga­to­de­mon es un sim­pá­ti­co demo­nie­te, capri­cho­so pero bené­fi­co, que acom­pa­ña a Sócra­tes. Aris­tó­fa­nes brin­da con él para que no le aban­do­ne. Sie­te dio­ses tran­si­tan la suer­te de India a Japón, pasan­do por Chi­na. ¡Capri­cho­sa dio­sa Vor­tum­na, haz girar el azar en la rule­ta! En el Orácu­lo Prae­nes­te la suer­te del recién naci­do se repre­sen­ta en un tro­zo de roble y a la Oca­sión la pin­tan cal­va, de ahí que sea har­to difí­cil aprehen­der un mechón de su cabe­llo. For­tu­na Popu­li Roma­nii. Maquia­ve­lo ope­ra un des­pla­za­mien­to mate­ria­lis­ta sobre el des­tino. Vir­tud y For­tu­na. Las vic­to­rias de los prín­ci­pes se impo­nen median­te las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas que cons­tru­yen un cam­po de bata­lla favo­ra­ble. En el día de Acción de Gra­cias el Impe­rio Cató­li­co estam­pa cor­nu­co­pias en las ense­ñas que divi­den a los paí­ses de El Dora­do. Mien­tras, en el Alti­plano, el joro­ba­do, risue­ño, oron­do y sexual­men­te bien dota­do Eke­ko, ahu­yen­ta la des­gra­cia y ‑como un Olen­tze­ro- pro­vee de rega­los a aque­llos que le aga­sa­jan con aguar­dien­te en honor a la Potlatch per­di­da. Lo ates­ti­guan el inqui­si­to­rial Ludo­vi­co Ber­to­nio, para quien hay que «pro­cu­rar des­ha­cer esta per­sua­sión que tie­nen, por embus­te del demo­nio» y el rebel­de Túpac Kata­ri, cuya suble­va­ción le rin­de culto.

Quie­nes inter­pre­tan la vida en for­ma de suer­te creen que los suce­sos tien­den a orga­ni­zar­se de for­ma afor­tu­na­da o des­agra­da­ble. Los ritua­les y sacri­fi­cios reli­gio­sos median en la suer­te intro­du­cien­do el acuer­do for­zo­so con la volun­tad Divi­na. «Los que ade­re­záis mesa para la dio­sa For­tu­na, a todos os des­ti­na­ré a la espa­da», pro­fe­ti­za Isaías. Otros, como Freud, redun­dan en su efec­to pla­ce­bo. Jung deno­mi­na sin­cro­ni­ci­dad a la «coin­ci­den­cia tem­po­ral de dos o más suce­sos rela­cio­na­dos entre sí de una mane­ra no cau­sal». Las fuen­tes se hallan en el Tao, en la sim­pa­tía de las cosas, en el «todo está lleno de dio­ses», en la corres­pon­den­cia micro-macro de Para­cel­so y en la polé­mi­ca sobre si Dios jue­ga o no a los dados.

Y como ya no sé si la suer­te es azar, pro­ba­bi­li­dad casual, sin­cro­ni­ci­dad, supers­ti­ción, fac­tor cau­sal o todo jun­to, me rodeo de tré­bo­les de cua­tro hojas, patas de lie­bre, mant­tan­go­rris, sie­tes y ele­fan­tes de jade. Y me pre­ven­go tocan­do made­ra, cla­van­do una herra­du­ra en la puer­ta, levan­tán­do­me con el pie dere­cho, tapán­do­me la boca al bos­te­zar para que no entren los demo­nios, comien­do las doce uvas de Noche­vie­ja y cru­zan­do los dedos en for­ma de un que te jodan con una arque­tí­pi­ca higa. Begiz­ko y kutun, mal de ojo y amu­le­to, dos caras de una mone­da que tin­ti­nea esqui­va en pos de la incier­ta fortuna.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *