La resis­ten­cia es la nue­va fuer­za beli­ge­ran­te por el pre­si­den­te elec­to de Hon­du­ras José Manuel Zela­ya Rosa­les

Compañeras(os) miem­bros de la Resis­ten­cia Nacio­nal con­tra el Gol­pe de Esta­do
A con­ti­nua­ción con espe­cial apre­cio me diri­jo a uste­des para agra­de­cer­les su labor en la resis­ten­cia, espe­ran­do que mis ideas le sean de uti­li­dad en sus refle­xio­nes en este momen­to tan difí­cil que vive nues­tro pue­blo, el cual me ha acom­pa­ña­do y res­pal­da­do en mi lucha de más de 30 años por la demo­cra­cia y la jus­ti­cia social para Hon­du­ras.
A 163 días de Resis­ten­cia con­tra el gol­pe de esta­do mili­tar don­de fui secues­tra­do y me des­te­rra­ron a Cos­ta Rica, sopor­tan­do igual que uste­des, dolor y sufri­mien­to por el pue­blo, con 78 días de ata­ques con­tra noso­tros, en este cer­co mili­tar en la sede diplo­má­ti­ca de Bra­sil, sopor­tan­do con mi fami­lia y los ami­gos que me acom­pa­ñan la per­se­cu­ción polí­ti­ca, uste­des en las calles, sufrien­do la más cruel repre­sión, masa­cres, ase­si­na­tos tor­tu­ras, per­se­cu­ción polí­ti­ca, deten­cio­nes arbi­tra­rias, por alzar la voz de pro­tes­ta con­tra la dic­ta­du­ra al exi­gir de mane­ra pací­fi­ca pero fir­me la res­ti­tu­ción del Pre­si­den­te que eli­gió el pue­blo, el retorno a la demo­cra­cia, Así como las san­cio­nes con­tra los que usur­pa­ron el poder.
Com­pa­ñe­ras (os); que no nos enga­ñen con la far­sa y la tram­pa que rea­li­za­ron el pasa­do 29 de noviem­bre en Hon­du­ras no hay demo­cra­cia, se ins­ti­tu­cio­na­li­zó el gol­pe de esta­do, no hay sepa­ra­ción de pode­res y se man­tie­ne la impu­ni­dad de las ins­ti­tu­cio­nes co-auto­ras del gol­pe de esta­do: Cor­te de Jus­ti­cia, Fis­cal del Esta­do, Comi­sio­na­do de los Dere­chos Huma­nos, las cúpu­las de Par­ti­dos Polí­ti­cos en el Con­gre­so, y las cas­tas mili­ta­res.
Las elec­cio­nes tute­la­das por la dic­ta­du­ra no son váli­das, tie­nen vicios de naci­mien­to, sin obser­va­do­res cali­fi­ca­dos, bajo repre­sión, sin garan­tías de igual­dad ni liber­tad para los opo­si­to­res al régi­men de fac­to, cen­su­ra y cie­rre de medios con un abs­ten­cio­nis­mo de más del 60 %.
Por­fi­rio Lobo con un 40% del pue­blo sur­gió de un frau­de elec­to­ral, es ile­gi­ti­mo, es ile­gal y su Pre­si­den­cia suma­men­te débil, tal como lo demos­tró a las 48 horas de la elec­ción con una rápi­da alian­za con los mili­ta­res y la dic­ta­du­ra para opo­ner­se en el Con­gre­so al retorno al régi­men demo­crá­ti­co y del pre­si­den­te que eli­gió el pue­blo. Así per­dió toda legi­ti­mi­dad de su elec­ción.
Aho­ra la alian­za gol­pis­ta Lobo-Miche­let­ti, nos impo­ne paque­ta­zos, deva­lua­rán nues­tra mone­da, des­car­gan­do el puño pesa­do de la repre­sión sobre el pue­blo.
La resis­ten­cia tie­ne gran misión que cum­plir, con­ver­tir­se en una fuer­za beli­ge­ran­te y en una pla­ta­for­ma de coor­di­na­ción polí­ti­ca, ser el eje para coor­di­nar y aglu­ti­nar las fuer­zas polí­ti­cas pro­gre­sis­tas, que sin per­der su pro­pia iden­ti­dad, obli­gue a la eli­te domi­nan­te a reco­no­cer que los Hon­du­re­ños no tene­mos amos, que que­re­mos Liber­tad que todos tene­mos dere­cho a la vida y a vivir en mejo­res con­di­cio­nes, Reco­no­cer que todos somos Hon­du­re­ños y que nues­tro país nece­si­ta refor­mas que son impa­ra­bles.
Por lo que la resis­ten­cia debe­rá orga­ni­zar su pla­ta­for­ma de coor­di­na­ción polí­ti­ca y pro­gra­mas con accio­nes defi­ni­das en cada barrio, cada muni­ci­pio en todos los depar­ta­men­tos que con­for­man el terri­to­rio nacio­nal, exi­gir un nue­vo pac­to social, una nue­va cons­ti­tu­ción en don­de el sobe­rano deter­mi­ne las reglas que per­mi­tan la solu­ción a los pro­ble­mas y las trans­for­ma­cio­nes de Hon­du­ras.
Lle­gué a la Pre­si­den­cia por el Par­ti­do Libe­ral, soy Libe­ral y lo sigo sien­do, prac­ti­co su ver­da­de­ra doc­tri­na, opues­ta a las dic­ta­du­ras y a los regi­me­nes mili­ta­res tota­li­ta­rios. Los que fra­gua­ron este gol­pe de esta­do deja­ron de ser libe­ra­les y el pue­blo los cas­ti­gó en las urnas. El Par­ti­do Nacio­nal jamás se hubie­ra levan­ta­do de la derro­ta que le pro­pi­cia­mos, para hacer­lo tuvie­ron que aso­ciar­se y cons­pi­rar con la eli­te pode­ro­sa, con sus ramas inter­na­cio­na­les y los dos pode­res del Esta­do para dar el gol­pe mili­tar y sacar­me del esce­na­rio polí­ti­co.
La Resis­ten­cia es la guía, es la espe­ran­za para retor­nar al orden demo­crá­ti­co, ins­ta­lan­do la pró­xi­ma Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te.
Nues­tras armas son las ideas. Nues­tra lucha tie­ne estra­te­gias pací­fi­cas.
No coope­ra­ción no vio­len­cia y des­obe­dien­cia civil con­tra leyes injus­tas, Nadie debe obe­dien­cia a quien asu­me el poder por las armas.
Por el amor al pue­blo
Por el amor a los pobres
Por la defen­sa de nues­tra demo­cra­cia.
No des­can­sa­re­mos has­ta derro­tar la dic­ta­du­ra.
José Manuel Zela­ya Rosa­les
Pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal de la Repú­bli­ca de Hon­du­ras
Tegu­ci­gal­pa, 07 de Diciem­bre de 2009.
ALAI, Amé­ri­ca Lati­na en Movi­mien­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *