La resis­ten­cia es la nue­va fuer­za beli­ge­ran­te por el pre­si­den­te elec­to de Hon­du­ras José Manuel Zela­ya Rosales

Compañeras(os) miem­bros de la Resis­ten­cia Nacio­nal con­tra el Gol­pe de Estado
A con­ti­nua­ción con espe­cial apre­cio me diri­jo a uste­des para agra­de­cer­les su labor en la resis­ten­cia, espe­ran­do que mis ideas le sean de uti­li­dad en sus refle­xio­nes en este momen­to tan difí­cil que vive nues­tro pue­blo, el cual me ha acom­pa­ña­do y res­pal­da­do en mi lucha de más de 30 años por la demo­cra­cia y la jus­ti­cia social para Honduras.
A 163 días de Resis­ten­cia con­tra el gol­pe de esta­do mili­tar don­de fui secues­tra­do y me des­te­rra­ron a Cos­ta Rica, sopor­tan­do igual que uste­des, dolor y sufri­mien­to por el pue­blo, con 78 días de ata­ques con­tra noso­tros, en este cer­co mili­tar en la sede diplo­má­ti­ca de Bra­sil, sopor­tan­do con mi fami­lia y los ami­gos que me acom­pa­ñan la per­se­cu­ción polí­ti­ca, uste­des en las calles, sufrien­do la más cruel repre­sión, masa­cres, ase­si­na­tos tor­tu­ras, per­se­cu­ción polí­ti­ca, deten­cio­nes arbi­tra­rias, por alzar la voz de pro­tes­ta con­tra la dic­ta­du­ra al exi­gir de mane­ra pací­fi­ca pero fir­me la res­ti­tu­ción del Pre­si­den­te que eli­gió el pue­blo, el retorno a la demo­cra­cia, Así como las san­cio­nes con­tra los que usur­pa­ron el poder.
Com­pa­ñe­ras (os); que no nos enga­ñen con la far­sa y la tram­pa que rea­li­za­ron el pasa­do 29 de noviem­bre en Hon­du­ras no hay demo­cra­cia, se ins­ti­tu­cio­na­li­zó el gol­pe de esta­do, no hay sepa­ra­ción de pode­res y se man­tie­ne la impu­ni­dad de las ins­ti­tu­cio­nes co-auto­ras del gol­pe de esta­do: Cor­te de Jus­ti­cia, Fis­cal del Esta­do, Comi­sio­na­do de los Dere­chos Huma­nos, las cúpu­las de Par­ti­dos Polí­ti­cos en el Con­gre­so, y las cas­tas militares.
Las elec­cio­nes tute­la­das por la dic­ta­du­ra no son váli­das, tie­nen vicios de naci­mien­to, sin obser­va­do­res cali­fi­ca­dos, bajo repre­sión, sin garan­tías de igual­dad ni liber­tad para los opo­si­to­res al régi­men de fac­to, cen­su­ra y cie­rre de medios con un abs­ten­cio­nis­mo de más del 60 %.
Por­fi­rio Lobo con un 40% del pue­blo sur­gió de un frau­de elec­to­ral, es ile­gi­ti­mo, es ile­gal y su Pre­si­den­cia suma­men­te débil, tal como lo demos­tró a las 48 horas de la elec­ción con una rápi­da alian­za con los mili­ta­res y la dic­ta­du­ra para opo­ner­se en el Con­gre­so al retorno al régi­men demo­crá­ti­co y del pre­si­den­te que eli­gió el pue­blo. Así per­dió toda legi­ti­mi­dad de su elección.
Aho­ra la alian­za gol­pis­ta Lobo-Miche­let­ti, nos impo­ne paque­ta­zos, deva­lua­rán nues­tra mone­da, des­car­gan­do el puño pesa­do de la repre­sión sobre el pueblo.
La resis­ten­cia tie­ne gran misión que cum­plir, con­ver­tir­se en una fuer­za beli­ge­ran­te y en una pla­ta­for­ma de coor­di­na­ción polí­ti­ca, ser el eje para coor­di­nar y aglu­ti­nar las fuer­zas polí­ti­cas pro­gre­sis­tas, que sin per­der su pro­pia iden­ti­dad, obli­gue a la eli­te domi­nan­te a reco­no­cer que los Hon­du­re­ños no tene­mos amos, que que­re­mos Liber­tad que todos tene­mos dere­cho a la vida y a vivir en mejo­res con­di­cio­nes, Reco­no­cer que todos somos Hon­du­re­ños y que nues­tro país nece­si­ta refor­mas que son imparables.
Por lo que la resis­ten­cia debe­rá orga­ni­zar su pla­ta­for­ma de coor­di­na­ción polí­ti­ca y pro­gra­mas con accio­nes defi­ni­das en cada barrio, cada muni­ci­pio en todos los depar­ta­men­tos que con­for­man el terri­to­rio nacio­nal, exi­gir un nue­vo pac­to social, una nue­va cons­ti­tu­ción en don­de el sobe­rano deter­mi­ne las reglas que per­mi­tan la solu­ción a los pro­ble­mas y las trans­for­ma­cio­nes de Honduras.
Lle­gué a la Pre­si­den­cia por el Par­ti­do Libe­ral, soy Libe­ral y lo sigo sien­do, prac­ti­co su ver­da­de­ra doc­tri­na, opues­ta a las dic­ta­du­ras y a los regi­me­nes mili­ta­res tota­li­ta­rios. Los que fra­gua­ron este gol­pe de esta­do deja­ron de ser libe­ra­les y el pue­blo los cas­ti­gó en las urnas. El Par­ti­do Nacio­nal jamás se hubie­ra levan­ta­do de la derro­ta que le pro­pi­cia­mos, para hacer­lo tuvie­ron que aso­ciar­se y cons­pi­rar con la eli­te pode­ro­sa, con sus ramas inter­na­cio­na­les y los dos pode­res del Esta­do para dar el gol­pe mili­tar y sacar­me del esce­na­rio político.
La Resis­ten­cia es la guía, es la espe­ran­za para retor­nar al orden demo­crá­ti­co, ins­ta­lan­do la pró­xi­ma Asam­blea Nacio­nal Constituyente.
Nues­tras armas son las ideas. Nues­tra lucha tie­ne estra­te­gias pacíficas.
No coope­ra­ción no vio­len­cia y des­obe­dien­cia civil con­tra leyes injus­tas, Nadie debe obe­dien­cia a quien asu­me el poder por las armas.
Por el amor al pueblo
Por el amor a los pobres
Por la defen­sa de nues­tra democracia.
No des­can­sa­re­mos has­ta derro­tar la dictadura.
José Manuel Zela­ya Rosales
Pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal de la Repú­bli­ca de Honduras
Tegu­ci­gal­pa, 07 de Diciem­bre de 2009.
ALAI, Amé­ri­ca Lati­na en Movimiento

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.