Nie­gan las mule­tas y obli­gan a des­ves­tir­se a un para­lí­ti­co cere­bral para ver a un preso

La sus­pen­sión de visi­tas no ha sido la úni­ca con­se­cuen­cia deja­da este fin de sema­na por la polí­ti­ca de res­tric­cio­nes apli­ca­das a fami­lia­res y ami­gos para poder acce­der a las cár­ce­les. Etxe­rat denun­ció ayer la gra­ve situa­ción acae­ci­da en Soria, don­de se pusie­ron todo tipo de tra­bas a una per­so­na que sufre pará­li­sis cere­bral y que había acu­di­do a visi­tar al san­tur­tzia­rra Gaiz­ka Gañan.

Los fami­lia­res expli­can que este dis­ca­pa­ci­ta­do, que pade­ce tam­bién defi­cien­cias visua­les, nun­ca había teni­do pro­ble­mas para rea­li­zar las visi­tas. «Debe acu­dir con mule­tas, pero nor­mal­men­te le dejan unas de made­ra para entrar al locu­to­rio», expli­ca Etxe­rat. Sin embar­go, este fin de sema­na todo cam­bió: «Las mule­tas de made­ra esta­ban pre­pa­ra­das, pero los fun­cio­na­rios no se las die­ron. Lue­go le obli­ga­ron a qui­tar­se las gafas (casi no ve), y en vez de pasar­le la raque­ta, le obli­ga­ron a qui­tar­se les pan­ta­lo­nes pese a no poder hacer­lo por sí mismo».

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.