La polí­ti­ca y la lin­güís­ti­ca por Jon Odrio­zo­la

Si la par­la, el habla, la «paro­le» que decía Saus­su­re, gene­ra­ra lucro, los char­la­ta­nes serían millo­na­rios
Si el len­gua­je fue­ra una fuer­za pro­duc­ti­va que crea­ra rique­za, al igual que la fuer­za de tra­ba­jo huma­na (la inhu­ma­na, una vaca, por ejem­plo, tra­ba­ja pero no gene­ra plus­va­lía que es lo que per­si­gue el capi­ta­lis­ta ‑tra­ba­jo no remu­ne­ra­do- que explo­ta al obre­ro asa­la­ria­do; por eso el escla­vo romano era un «ani­mal que habla­ba» al que sólo se le man­te­nía con el con­du­mio, pero no con un sala­rio en una eco­no­mía ape­nas mone­ta­ri­za­da o mone­ti­za­da), decía que si la par­la, el habla, la paro­le que decía Saus­su­re, gene­ra­ra lucro, los char­la­ta­nes serían millo­na­rios.

De hecho, la lla­ma­da «cla­se polí­ti­ca» que, a pesar de Mos­ca, un poli­tó­lo­go, no es una cla­se social, pues es social­men­te impro­duc­ti­va, no con­tri­bu­ye al Pro­duc­to Social Bru­to de un país sino, al revés, vam­pi­ri­za par­te de él y se las vería muy tie­sas con la filo­so­fía del len­gua­je, el ato­mis­mo lógi­co de B. Rus­sell o el Círcu­lo de Vie­na de prin­ci­pios del siglo pasa­do que, dicho así, pare­ce que, esco­lás­ti­ca­men­te, pasa­ran cua­ren­ta siglos y lle­gá­ra­mos al fin de la his­to­ria. Y no tan­to: segui­mos en la Moder­ni­dad leyen­do a Neru­da.

La Lin­güís­ti­ca es un cam­po apa­sio­nan­te, pero inac­ce­si­ble para un hom­bre limi­ta­do como yo. ¿Hom­bre, he dicho?¿Qué es un «hom­bre»? Ya empe­za­mos a liar­la. Las cosas, los con­cep­tos, hay que pre­ci­sar­los y, si no, más vale echar­se a dor­mir. Para R. Car­nap, la sin­ta­xis lógi­ca era un cam­po de la inves­ti­ga­ción lin­güís­ti­ca en el que pres­cin­di­mos de los usua­rios del len­gua­je (o sea, usted y yo, pero even­tual­men­te), y ana­li­za­mos exclu­si­va­men­te las rela­cio­nes entre expre­sio­nes. En otras pala­bras: cuan­do usted, un «polí­ti­co», por ejem­plo, dice lo que dice, ¿qué está dicien­do en reali­dad? El Círcu­lo de Vie­na que­ría, como Fre­ge, mate­ma­ti­zar el len­gua­je, es decir, cons­tre­ñir lo que se dice (las pala­bras) a pro­po­si­cio­nes exac­tas y que no se pres­ten a anfi­bo­lo­gías ni lla­men a enga­ño. Que no haya tahú­res de la pala­bra (que es lo que pen­sa­ba Pla­tón de los poe­tas). En crí­ti­ca lite­ra­ria algo pasa de esto. Víc­tor Moreno lo denun­cia cons­tan­te­men­te; siem­pre pone el dedo en la lla­ga anti­pá­ti­ca­men­te para el sta­blihs­ment. Cuan­do un escri­tor dice que sus fuen­tes son gran­des escri­to­res como Faulk­ner, como dice el pos­ti­zo Muñoz Moli­na, hay que pre­gun­tar­le e inte­rrum­pir­le para decir­le: ¿pero usted ha leí­do a Faulk­ner? Y si res­pon­de que sí (que vete a saber), la siguien­te pre­gun­ta es: ¿qué obra, qué nove­la, y se cui­dó usted de estu­diar la cir­cuns­tan­cia his­tó­ri­ca y per­so­nal faulk­ne­ria­na para enten­der «Absa­lón, Absa­lón»? No hace fal­ta leer a Faulk­ner para ser un buen escri­tor, pero no pre­su­ma ni, menos, se com­pa­re con maes­tros para pasar por uno de ellos.

Si se bus­ca la pre­ci­sión, el lin­güis­ta inte­rrum­pi­ría a cada rato al «polí­ti­co». Le exi­gi­ría, no ya que sus pala­bras se corres­pon­die­ran en hechos, que es lo que pide el pue­blo, sino que, cuan­do dice lo que dice, sepa exac­ta­men­te lo que dice. Por ejem­plo, cuan­do se dice que si alguien te des­pier­ta a las seis de la maña­na tie­ne que ser el leche­ro por cojo­nes, ¿es un leche­ro inglés o un poli­cía espa­ñol? Witt­gens­tein diría que de lo que no se sabe, mejor no hablar. Y Rubal­ca­ba que los lími­tes de mi len­gua­je son los lími­tes de mi mun­do.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *