La actual con­tra­ofen­si­va ideo­ló­gi­ca con­tra Cuba por Fran­cis­co Alva­ra­do Godoy

Cuba ha sido, des­de hace déca­das, el país más agre­di­do por el terro­ris­mo en todo el mun­do. Con­tra su heroi­co pue­blo se han lan­za­do, año tras año, las más cri­mi­na­les agre­sio­nes, enmar­ca­das en una gue­rra sucia capi­ta­nea­da por los Esta­dos Uni­dos y eje­cu­ta­da por sus ins­tru­men­tos de la mafia con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de Mia­mi. Más de cin­co mil actos terro­ris­tas de todo tipo han pro­vo­ca­do innu­me­ra­bles muer­tes ino­cen­tes, miles de heri­dos y lisia­dos, así como un inme­di­ble cos­to en pér­di­das materiales.

Si el terro­ris­mo direc­to ha daña­do a los cuba­nos, no menos daño ha pro­vo­ca­do el terro­ris­mo mediá­ti­co man­te­ni­do duran­te déca­das con el pro­pó­si­to de des­vir­tuar la reali­dad cuba­na, ais­lar a Cuba y sata­ni­zar­la ante el res­to de la huma­ni­dad y opa­car asi­mis­mo los logros que la Revo­lu­ción ha traí­do para el pue­blo de la Isla. Es una agre­sión direc­ta con­tra el ejemplo.

Si las bom­bas y agre­sio­nes direc­tas han pro­vo­ca­do luto y deso­la­ción, como esfuer­zo deses­pe­ra­do por retro­traer la mar­cha de la his­to­ria median­te la vio­len­cia con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, las cam­pa­ñas ideo­ló­gi­cas y des­in­for­ma­ti­vas han sido el recur­so mani­do del impe­ria­lis­mo para con­fun­dir, para divi­dir, para ais­lar y con­de­nar inme­re­ci­da­men­te a la heroi­ca Cuba.

Si en su demen­cial extre­mis­mo, los Esta­dos Uni­dos han recu­rri­do a su tene­bro­sa CIA y a una plé­ya­de de cri­mi­na­les como Luis Posa­da Carri­les, Orlan­do Bosch Ávi­la y otros, para lle­var a cabo su gue­rra terro­ris­ta anti­cu­ba­na, hoy acu­den al sucio mari­da­je con los gran­des mono­po­lios de la infor­ma­ción, con supues­tas fun­da­cio­nes de dudo­sa per­te­nen­cia, con una quin­ta colum­na mer­ce­na­ria y sobre­di­men­sio­na­da, así como con gobier­nos y par­ti­dos genu­fle­xos a Washing­ton, para imple­men­tar sus ata­ques ideo­ló­gi­cos con­tra Cuba.

La edul­co­ra­da ima­gen, car­ga­da de fal­sas expec­ta­ti­vas y dudo­sas pro­me­sas, adqui­ri­da por Esta­dos Uni­dos median­te la admi­nis­tra­ción de Oba­ma, no es más que un bur­do mar­ke­ting para enga­ñar al mun­do. Detrás de un pre­si­den­te negro, demó­cra­ta y dis­pues­to a asu­mir el diá­lo­go den­tro del mar­co de las actua­les rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, se escon­de en for­ma ama­ña­da el más mons­truo­so con­ti­nuis­mo de la polí­ti­ca ultra con­ser­va­do­ra norteamericana.

La paz de Oba­ma, hipó­cri­ta­men­te ben­de­ci­da con un pre­mio Nobel, sigue sien­do esca­mo­tea­da por el aven­tu­re­ris­mo mili­tar en el Medio Orien­te, por el arma­men­tis­mo nor­te­ame­ri­cano en todo el mun­do, por el apo­yo táci­to al gol­pis­mo en Amé­ri­ca Lati­na, por los esfuer­zos por divi­dir a las nacio­nes median­te rece­los y añe­jas des­con­fian­zas para reafir­mar su pro­pia hege­mo­nía impe­ria­lis­ta y, sobre todo, por man­te­ner los mis­mos meca­nis­mos de domi­na­ción y explotación.

El ros­tro de cor­de­ro com­pla­cien­te asu­mi­do hoy por Esta­dos Uni­dos, tan mani­do his­tó­ri­ca­men­te con polí­ti­cas como el New Deal, la Alian­za para el Pro­gre­so, el ALCA y muchas otras hipó­cri­tas doc­tri­nas, no logra esca­mo­tear al ver­da­de­ro mons­truo que lle­va implí­ci­to. El smart power es, en esen­cia, el rever­de­cer dis­fra­za­do de la doc­tri­na de la segu­ri­dad nacio­nal, del garro­te inje­ren­cis­ta y del hard power.

Oba­ma está allí, al fren­te de la admi­nis­tra­ción yan­qui, no por una casua­li­dad. Ha sido el fru­to de un mejo­ra­mien­to de ima­gen por par­te del impe­ria­lis­mo, es una tar­je­ta ideo­ló­gi­ca para ven­der al mun­do a una poten­cia que ha per­di­do terreno y pres­ti­gio ante él.

Con res­pec­to a Cuba, Oba­ma inten­ta ofre­cer la zanaho­ria y la rama de oli­vo, cuan­do en reali­dad no per­si­gue otra cosa que dar cum­pli­mien­to al frus­tra­do sue­ño de sus ante­ce­so­res en la Ofi­ci­na Oval: des­truir a la Revo­lu­ción Cubana.

En decla­ra­cio­nes hechas a la mer­ce­na­ria y apó­cri­fa­men­te sobre­di­men­sio­na­da blo­gue­ra cuba­na Yoa­ni Sán­chez, Oba­ma decla­ró: “Mi admi­nis­tra­ción está lis­ta para esta­ble­cer lazos con el gobierno cubano en áreas de mutuo inte­rés, como hemos hecho en las con­ver­sa­cio­nes migra­to­rias y sobre correo direc­to. Tam­bién me pro­pon­go faci­li­tar mayor con­tac­to con el pue­blo cubano, espe­cial­men­te entre fami­lias que están divi­di­das, algo que he hecho con la eli­mi­na­ción de res­tric­cio­nes a visi­tas fami­lia­res y a remesas.”

Lue­go, expre­só: «Lo que EE.UU. apo­ya en Cuba es un mayor res­pe­to a los dere­chos huma­nos y a las liber­ta­des polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, y se une a las espe­ran­zas de que el gobierno res­pon­da a las aspi­ra­cio­nes de su gen­te de dis­fru­tar de la demo­cra­cia y de poder deter­mi­nar el futu­ro de Cuba libremente».

(…) “Lle­vo tiem­po dicien­do que es hora de apli­car una diplo­ma­cia direc­ta y sin con­di­cio­nes, sea con ami­gos o enemi­gos. Sin embar­go, hablar por hablar no me intere­sa. En el caso de Cuba, el uso de la diplo­ma­cia debe­ría resul­tar en mayo­res opor­tu­ni­da­des para pro­mo­ver nues­tros intere­ses y las liber­ta­des del pue­blo cubano.” 

De sus pala­bras se dedu­ce que Oba­ma es inca­paz de man­te­ner un diá­lo­go serio con Cuba en la medi­da que pre­ten­de impo­ner con­di­cio­nes a la Isla. Su cues­tio­na­mien­to sobre la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos en Cuba res­pon­de, des­de lue­go, a su pro­pia per­cep­ción y no a la del pue­blo cubano, ali­neán­do­se a las posi­cio­nes inje­ren­cis­tas de la extre­ma dere­cha norteamericana.

La admi­nis­tra­ción de Oba­ma poco ha hecho por disol­ver el enta­ri­ma­do de las agre­sio­nes ideo­ló­gi­cas con­tra Cuba. Por el con­tra­rio, ha man­te­ni­do todo el tin­gla­do de meca­nis­mos para el desa­rro­llo de la gue­rra ideo­ló­gi­ca con­tra la isla, pre­ci­sa­men­te cuan­do en el seno de la opi­nión públi­ca nor­te­ame­ri­ca­na y el pro­pio Con­gre­so de ese país aumen­tan las voces a favor de la eli­mi­na­ción del blo­queo con­tra Cuba y la auto­ri­za­ción de los via­jes de ciu­da­da­nos de EE UU a la Isla.

Las ini­cia­ti­vas de los repre­sen­tan­tes Jeff Fla­ke y Bill Delahunt, con­te­ni­das en un pro­yec­to de ley para lograr en la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes el levan­ta­mien­to de las res­tric­cio­nes de via­je de los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses, han sido blo­quea­das por gran par­te de los repu­bli­ca­nos y varios demó­cra­tas, cuyo voto ha sido com­pra­do por la mafia anti­cu­ba­na de Mia­mi y por sec­to­res de la dere­cha tra­di­cio­nal e intolerante.

El auge de los ata­ques con­tra Cuba, res­pon­de a la fina­li­dad de aco­rra­lar e inu­ti­li­zar cual­quier acer­ca­mien­to hacia la Isla y Oba­ma se ha pres­ta­do a ese jue­go, cedien­do a las pre­sio­nes y hacien­do mira­das com­pla­cien­tes a las cam­pa­ñas para deni­grar a Cuba y con­di­cio­nar la polí­ti­ca hacia la Isla sobre la base de la detrac­ción ideo­ló­gi­ca. Ese es su jue­go actual con la mer­ce­na­ria Yoa­ni Sán­chez y otros repre­sen­tan­tes de la redu­ci­da y fabri­ca­da con­tra­rre­vo­lu­ción inter­na de la Isla.

PRESIONES SOBRE LA UNION EUROPEA

Otra de las actua­les cam­pa­ñas ideo­ló­gi­cas con­tra Cuba está diri­gi­da a ejer­cer pre­sio­nes sobre la Unión Euro­pea con vis­tas a que la mis­ma man­ten­ga la obso­le­ta Posi­ción Común con res­pec­to a la Isla. Para ello, se han vali­do de la labor con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria y des­in­for­ma­ti­va, aus­pi­cia­da por Esta­dos Uni­dos y eje­cu­ta­da por varios gru­púscu­los de la quin­ta colum­na inter­na, con vis­tas a til­dar al gobierno cubano de vio­la­dor de los dere­chos humanos.

Para ello, a ins­tan­cias de sus amos y finan­cie­ros de EE UU, varios de estos redu­ci­dos gru­pos se reu­nie­ron en la Haba­na para soli­ci­tar a la UE con vis­tas a que pre­sio­ne al gobierno de Cuba para que pon­ga fin a una supues­ta e inexis­ten­te repre­sión en el país. Con las mis­mas mani­das acu­sa­cio­nes, sie­te con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios enca­be­za­dos por Eli­zar­do Sán­chez San­ta Cruz (El Cama­ján), Fran­cis­co Cha­viano y Héc­tor Pala­cios soli­ci­ta­ron a los euro­peos el apo­yo a su supues­ta lucha por la demo­cra­cia en Cuba.

De inme­dia­to, ape­nas con unas horas de dife­ren­cia, la Fun­da­ción Nacio­nal Cubano Ame­ri­ca­na (FNCA) salió en defen­sa de sus mer­ce­na­rios den­tro de Cuba para pedir a la UE que man­ten­ga la Posi­ción Común con­tra Cuba. En la voz del con­no­ta­do terro­ris­ta Pepe Her­nán­dez, su actual pre­si­den­te, la FNCA se sumó a la sucia cam­pa­ña diver­sio­nis­ta con­tra la Isla, al decla­rar: “Hoy más que nun­ca resul­ta impres­cin­di­ble que la UE con­si­de­re los recla­mos de las fuer­zas pro demo­cra­cia den­tro de Cuba como con­di­ción indis­pen­sa­ble para la fle­xi­bi­li­za­ción de su posi­ción común con res­pec­to a Cuba”. 

Den­tro de la Unión Euro­pea, la cam­pa­ña anti­cu­ba­na es capi­ta­nea­da por varios par­ti­dos libe­ra­res de extre­ma dere­cha y por los repre­sen­tan­tes del Gru­po Popu­lar Euro­peo (PPE) den­tro del Par­la­men­to Europeo.

En el caso de Cuba, los par­ti­dos libe­ra­les euro­peos han desa­rro­lla­do una ten­den­cio­sa cam­pa­ña des­es­ta­bi­li­za­do­ra, finan­cian­do a gru­púscu­los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios den­tro del país, sobre­di­men­sio­nan­do de legi­ti­mi­dad y tras­cen­den­cia con vis­tas a que desem­pe­ñen su papel pro­vo­ca­dor y com­pro­me­ti­do a las cam­pa­ñas inter­na­cio­na­les de difa­ma­ción hacia la Revo­lu­ción Cuba­na. Uno de estos gru­púscu­los, ascen­di­dos a la deno­mi­na­ción de Par­ti­do por obra y gra­cia de sus amos, la Unión Libe­ral Cuba­na, es diri­gi­do por el terro­ris­ta y agen­te CIA Car­los Alber­to Montaner.

Los supues­tos prin­ci­pios que unen a los par­ti­dos libe­ra­les euro­peos, eri­gi­dos en defen­so­res de los dere­chos huma­nos, las elec­cio­nes libres y jus­tas y la demo­cra­cia mul­ti­par­ti­ta, la jus­ti­cia social, la tole­ran­cia, la eco­no­mía de libre mer­ca­do, el libre comer­cio, la sos­te­ni­bi­li­dad medioam­bien­tal y un fuer­te sen­ti­do de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, son emplea­dos de mane­ra par­cia­li­za­da y a su pro­pia inter­pre­ta­ción, como arma ideo­ló­gi­ca con­tra Cuba y otras nacio­nes pro­gre­sis­tas en Amé­ri­ca Latina.

Los prin­ci­pa­les detrac­to­res de Cuba y aus­pi­cia­do­res de una insig­ni­fi­can­te opo­si­ción den­tro de la Isla, pro­mo­to­res de las cam­pa­ñas ideo­ló­gi­cas anti­cu­ba­nas den­tro de la UE son el Deu­ts­che Grup­pe der LI y el Par­ti­do Demo­crá­ti­co Libre (Ale­ma­nia), el Foro Libe­ral (Aus­tria), Mou­ve­ment Réfor­ma­teur y Vlaam­se Libe­ra­len en Demo­cra­ten (Bél­gi­ca), Par­ti­do Libe­ral de Cana­dá, Det Radi­ka­le Vens­tre y el Par­ti­do Libe­ral Danés (Dina­mar­ca), Liber­tad y Demo­cra­cia, y la Unión Mallor­qui­na (Espa­ña), Par­ti­do Cen­tris­ta de Fin­lan­dia y Svens­ka Folk­par­tiet (Fin­lan­dia), Unión para la Demo­cra­cia Fran­ce­sa (Fran­cia), Neder­land­se Groep, Demo­cra­ten 66, Par­ti­do Popu­lar por la Liber­tad y la Demo­cra­cia (Holan­da), Alian­za de los Demó­cra­tas Libres (Hun­gría), Par­ti­do Libe­ral (Norue­ga), Par­ti­do Alian­za de Irlan­da del Nor­te, Libe­ral Inter­na­tio­nal Bri­tish Group y Par­ti­do Libe­ral Demó­cra­ta (Rei­no Uni­do), Par­ti­do Demo­crá­ti­co Ruso Yablo­ko (Rusia), Par­ti­do Popu­lar Libe­ral (Sue­cia), Par­ti­do Radi­cal Demo­crá­ti­co Sui­zo y Par­ti­do Libe­ral Sui­zo (Sui­za).

De las arcas de estos par­ti­dos par­te el finan­cia­mien­to de los gru­púscu­los des­es­ta­bi­li­za­do­res y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios cuba­nos, encar­ga­dos de pro­pa­lar dia­tri­bas con­tra su pro­pio pue­blo. Ese detes­ta­ble rol de supues­tas víc­ti­mas lo han asu­mi­do gru­púscu­los afi­lia­dos a los libe­ra­les tales como el Par­ti­do Libe­ral de Cuba, el Par­ti­do Soli­da­ri­dad Demo­crá­ti­ca y la Unión Libe­ral Cubana.

Por su par­te, el Gru­po Popu­lar Euro­peo se ha opues­to al levan­ta­mien­to de la Posi­ción Común en un dis­cur­so retró­gra­do y mal inten­cio­na­do, ejer­cien­do pre­sión sobre la Alta repre­sen­tan­te de Polí­ti­ca exte­rior de la Unión Euro­pea, la recién nom­bra­da baro­ne­sa Cathe­ri­ne Ash­ton, a quien exi­ge una deta­lla­da argu­men­ta­ción sobre su polí­ti­ca hacia Cuba, lue­go de que la mis­ma se mos­tra­ra a favor de un replan­tea­mien­to de la polí­ti­ca euro­pea hacia la Isla. El GPE, en la voz de su vice­pre­si­den­te, el espa­ñol Jai­me Mayor Ore­ja, se ha eri­gi­do como into­le­ran­te fis­cal y juez con vis­tas a tor­pe­dear los víncu­los entre Euro­pa y la Habana.

Por su par­te, las auto­ri­da­des cuba­nas deja­ron bien cla­ra su posi­ción de prin­ci­pios ante la Unión Euro­pea, por cuan­to:”Cuba cues­tio­nó los dobles rase­ros y la mani­pu­la­ción polí­ti­ca de los dere­chos huma­nos y reite­ró que no reco­no­ce a nin­gún Esta­do ni gru­po de Esta­dos auto­ri­dad moral algu­na para dar con­se­jos ni lec­cio­nes en mate­ria de demo­cra­cia y dere­chos humanos”.

Para Cuba, la “exis­ten­cia de la obso­le­ta, inje­ren­cis­ta y uni­la­te­ral Posi­ción Común de la Unión Euro­pea de 1996, cons­ti­tu­ye un obs­tácu­lo inevi­ta­ble para la nor­ma­li­za­ción de estas rela­cio­nes, que debe ser eliminado».

LAS MARCHAS REDUCIDAS COMO ELEMENTO DE PRESION IDEOLOGICA.

Den­tro de la actual cam­pa­ña ideo­ló­gi­ca con­tra Cuba, varias orga­ni­za­cio­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias radi­ca­das en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos orga­ni­za­ron el día de ayer varias mar­chas para denun­ciar la supues­ta vio­la­ción de dere­chos huma­nos en la Isla, con el sucio pro­pó­si­to de pre­sio­nar a la Unión Euro­pea en su pro­ce­so de acer­ca­mien­to hacia el país caribeño.

Con una redu­ci­da par­ti­ci­pa­ción, estas mar­chas tuvie­ron lugar en Madrid, Bar­ce­lo­na y Mar­be­lla, con­tan­do con el apo­yo del ultra­de­re­chis­ta Par­ti­do Popu­lar espa­ñol de José María Aznar.

El mal lla­ma­do Mara­tón inter­na­cio­nal por los dere­chos huma­nos de Cuba alre­de­dor del mun­do, tuvo una esca­sa par­ti­ci­pa­ción en Espa­ña, París, Roma, Toron­to, Tam­pa, West Palm Beach, Hia­leah, San Juan de Puer­to Rico, Mia­mi, Nue­va Jer­sey, Chica­go y Los Ánge­les, entre otras ciu­da­des, y reci­bió el repu­dio de gru­pos soli­da­rios con la Revo­lu­ción, los que se opu­sie­ron a la manio­bra diver­sio­nis­ta y pro­vo­ca­do­ra de los gru­pos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios al ser­vi­cio de Esta­dos Uni­dos y de la dere­cha europea.

A las mar­chas anti­cu­ba­nas se suma­ron varios par­ti­dos de dere­cha en Espa­ña, así como la orga­ni­za­ción Repor­te­ros sin Fron­te­ra, ínti­ma­men­te vin­cu­la­da a la CIA nor­te­ame­ri­ca­na, así como varias orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas de ori­gen cubano radi­ca­das en Esta­dos Unidos.

LA COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS (CIDH) COMO PEON DE LA OFENSIVA ANTICUBANA.

A esta sucia cam­pa­ña con­tra Cuba se sumó San­tia­go Can­tón, secre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos de la OEA, quien en decla­ra­cio­nes a la mal lla­ma­da Radio Mar­tí arre­me­tió con fal­sas acu­sa­cio­nes con­tra Cuba y Venezuela.

Las inju­rias de Can­tón estu­vie­ron diri­gi­das a endil­gar a ambos paí­ses supues­tos crí­me­nes con­tra los dere­chos huma­nos, tales como eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, pro­ble­mas en la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, exis­ten­cia de tor­tu­ras con­tra los ciu­da­da­nos, la pri­va­ción de la liber­tad, la fal­ta de igual­dad de la mujer, la peno­sa situa­ción de la niñez, pobre­za e impo­si­bi­li­dad de resol­ver pro­ble­mas de salud ele­men­ta­les, así como otras fal­se­da­des que res­pon­den al dis­cur­so ideo­ló­gi­co de los prin­ci­pa­les enemi­gos de Cuba y Venezuela.

El recién fina­li­za­do 137 perio­do de ordi­na­rio de sesio­nes de la a Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, fue el mar­co pro­pi­cio para que este órgano de la OEA con­ti­nua­ra sumán­do­se a la actual cam­pa­ña ideo­ló­gi­ca con­tra las nacio­nes del ALBA, par­ti­cu­lar­men­te con­tra Cuba y Venezuela.

En el Infor­me Anual de la CIDH para el año 2008, libe­lo sin base jurí­di­ca y car­ga­do de men­ti­ras, se argu­men­tan fal­sas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos y al desem­pe­ño demo­crá­ti­co en Cuba y Vene­zue­la, des­vir­tuan­do de mane­ra cons­cien­te y ten­den­cio­sa la reali­dad exis­ten­te en esa mate­ria en ambos países.

Las fala­cias y sucias impu­tacio­nes anti­cu­ba­nas lle­ga­ron al extre­mo de des­per­tar la cóm­pli­ce com­pla­cen­cia de este órgano de la OEA, de los Esta­dos Uni­dos y sus acó­li­tos, cuan­do la repre­sen­tan­te del Direc­to­rio Demo­crá­ti­co Cubano (DDC), orga­ni­za­ción vin­cu­la­da a terro­ris­tas y finan­cia­da por la CIA, decla­ró: “El régi­men de La Haba­na apli­ca de for­ma sis­te­má­ti­ca méto­dos de tor­tu­ra y ani­qui­la­mien­to con­tra los cuba­nos des­de hace 50 años y, en muchos casos, la repre­sión, las ame­na­zas y la tor­tu­ra sico­ló­gi­ca impi­den a los sobre­vi­vien­tes o fami­lia­res de víc­ti­mas salir ante la luz públi­ca a denun­ciar estos hechos».

Si el fal­so entu­sias­mo con el que se ata­có a Cuba hubie­ra sido usa­do igual­men­te para con­de­nar los crí­me­nes de Esta­dos Uni­dos en Irak y Afga­nis­tán, la cruel repre­sión come­ti­da con­tra los hon­du­re­ños por los mili­ta­res gol­pis­tas, los ase­si­na­tos come­ti­dos con­tra líde­res pro­gre­sis­tas en el mun­do, la mise­ria y la pobre­za en las nacio­nes sub­de­sa­rro­lla­das y el geno­ci­dio sio­nis­ta con­tra el pue­blo pales­tino, la CIDH hubie­ra teni­do un poco de cre­di­bi­li­dad. Sin embar­go, su retó­ri­ca par­cia­li­za­da le colo­ca en el peno­so papel de ser voce­ro de la insi­dia y la falacia.

Los infor­mes anua­les de la CIDH, tal como el recien­te «Tor­tu­ra, eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les y vio­la­cio­nes del dere­cho a la liber­tad de expre­sión en Cuba», son una sar­ta de men­ti­ras escri­tas ela­bo­ra­das en las tene­bro­sas ofi­ci­nas de la CIA y de los fun­cio­na­rios del gobierno nor­te­ame­ri­cano, quie­nes enco­mien­dan a sus papa­ga­yos repe­tir al pie de la letra las fal­sas acu­sa­cio­nes, a cam­bio de un poco de pro­ta­go­nis­mo y de financiamiento.

EL CASO DE YOANI SANCHEZ

Los esfuer­zos de Washing­ton por imple­men­tar su gue­rra ideo­ló­gi­ca han con­ta­do fre­cuen­te­men­te con el recur­so de fabri­car disi­den­tes, emplean­do todos los resor­tes mediá­ti­cos posi­bles para sacar deba­jo de la man­ga a per­so­na­ji­llos de dife­ren­te cata­du­ra, dis­pues­tos a pro­yec­tar­se ante la opi­nión públi­ca como desin­te­re­sa­dos lucha­do­res por la liber­tad, a cam­bio de pre­ben­das eco­nó­mi­cas y de un dudo­so protagonismo.

Esta labor de mar­ke­ting mediá­ti­co ha sido empe­la­da innu­me­ra­bles veces, tal como ocu­rrió no hace mucho con el char­la­tán Ricar­do Bofill y con el simu­la­dor Arman­do Valla­da­res. El estre­lla­to ruti­lan­te de ambos que­dó res­que­bra­ja­do ante las opor­tu­nas denun­cias de sus sucias moti­va­cio­nes. El pri­me­ro dejó bien cla­ro que su moti­va­ción prin­ci­pal era enri­que­cer­se a cos­ta de la labor con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. El segun­do, fal­so poe­ta e invá­li­do, car­gan­do sobre sus hom­bros un pasa­do como repre­sor y terro­ris­ta, supo sacar jugo­sas ganan­cias y bene­fi­cios de su estrellato.

Aho­ra los enemi­gos de la Revo­lu­ción Cuba­na han echa­do garra a Yoa­ni Sán­chez como fres­ca opción ante el gra­do de dete­rio­ro de ima­gen de los tra­di­cio­na­les con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios den­tro de Cuba, muchos de ellos cri­ti­ca­dos por su acé­rri­mo opor­tu­nis­mo polí­ti­co y su fal­ta de escrú­pu­los. Repre­sen­ta, igual­men­te, la fal­sa ima­gen de que un sec­tor de la juven­tud se opo­ne al pro­ce­so revolucionario.

Des­co­no­ci­da hace algún tiem­po, esta opor­tu­nis­ta regre­só a Cuba lue­go de per­ma­ne­cer un tiem­po en Euro­pa, oca­sión en que se com­pro­me­tió a jugar el sucio papel de con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria a cam­bio de pro­ta­go­nis­mo y dine­ro. La CIA y la ultra­de­re­cha le crea­ron todas las con­di­cio­nes para una meteó­ri­ca carre­ra al estre­lla­to den­tro de la lla­ma­da disi­den­cia cuba­na. En poco tiem­po, esta terro­ris­ta del cyber espa­cio logró ser aupa­da hacia una dudo­sa fama.

Con­tan­do con el apo­yo de Godaddy, ente nor­te­ame­ri­cano cer­cano al Pen­tá­gono y a la gue­rra des­in­for­ma­ti­va en el cam­po de la red, Sán­chez se ha dedi­ca­do a fabri­car men­ti­ras sobre la reali­dad cuba­na, creán­do­se una fal­sa este­la de lucha­do­ra por los dere­chos huma­nos. En pago a su lan­za­mien­to como diva con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de turno, el anda­mia­je mediá­ti­co anti­cu­bano la pre­mió con varias dis­tin­cio­nes, entre las que se encuen­tran el Pre­mio Orte­ga y Gas­set (2008), el BOB, cate­go­ría como el mejor Weblog por par­te de la Deu­ts­che Welle de la Radio y TV ale­ma­nas (2008), Reco­no­ci­mien­to como una de las 10 ¿inte­lec­tua­les? más influ­yen­tes de Amé­ri­ca, por par­te de la Revis­ta Foreign Policy (2009), Men­ción en el Pre­mio María Moors Cabot, de la Uni­ver­si­dad de Colum­bia, Esta­dos Uni­dos, en octu­bre de 2009 y, por últi­mo, con­de­co­ra­ción del terro­ris­ta Con­se­jo por la Liber­tad de Cuba, que la blo­gue­ra no titu­beó en acep­tar, a pesar de que pro­ce­día de manos de per­so­nas que han ase­si­na­do a muchos de sus compatriotas..

EL TEMA DEL RACISMO

En la actual cam­pa­ña ideo­ló­gi­ca con­tra Cuba se ha incor­po­ra­do un nue­vo ele­men­to: la supues­ta dis­cri­mi­na­ción de las per­so­nas de color den­tro de la socie­dad cuba­na. Estos ata­ques han teni­do su ori­gen en la Decla­ra­ción de Apo­yo de Inte­lec­tua­les Afro­ame­ri­ca­nos a la Lucha por los Dere­chos Civi­les en Cuba, que fue rea­li­za­da por un gru­po de 60 aca­dé­mi­cos, artis­tas, legis­la­do­res y reli­gio­sos nor­te­ame­ri­ca­nos, indu­da­ble­men­te des­in­for­ma­dos sobre la reali­dad cuba­na, y que fue dada a cono­cer por David Covin, pro­fe­sor emé­ri­to de cien­cias polí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia en Sacramento.

Par­tien­do de una supues­ta preo­cu­pa­ción por el color de la piel de alguno de los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios dete­ni­dos en Cuba, la decla­ra­ción pre­ten­de gene­ra­li­zar inapro­pia­da­men­te que en nues­tro país se per­si­gue a las per­so­nas sobre la base de cri­te­rios exclu­yen­tes y dis­cri­mi­na­to­rios. Pos­te­rior­men­te, en una entre­vis­ta con Radio Mar­tí, el pro­fe­sor Covin expli­có que la car­ta de los inte­lec­tua­les y acti­vis­tas es una expre­sión de apo­yo a: “los valien­tes defen­so­res de los dere­chos civi­les que han sido obje­to de vio­len­cia no pro­vo­ca­da, de inti­mi­da­cio­nes por par­te del Esta­do y de encar­ce­la­mien­to». (…) «Nues­tra car­ta fue una car­ta diri­gi­da a la pobla­ción en gene­ral» (…) «Fue un docu­men­to públi­co. Nues­tra inten­ción fue lla­mar la aten­ción, sobre todo del públi­co negro en Esta­dos Uni­dos, por­que la mayo­ría de los acti­vis­tas han apo­ya­do al régi­men castrista».

A este docu­men­to se suma­ron las voces de varios inte­lec­tua­les de Jamai­ca, entre los que se encuen­tran los aca­dé­mi­cos Rex Nettle­ford, Barry Che­van­nes, Rupert Lewis y Mau­ren Warner-Lewi.

No se hizo espe­rar la con­tun­den­te pero res­pe­tuo­sa res­pues­ta de varios inte­lec­tua­les y artis­tas cuba­nos, quie­nes refu­ta­ron las fala­cias con­te­ni­das en dicho docu­men­to, escla­re­cien­do el peli­gro­so rejue­go de sumar voces res­pe­ta­bles de la comu­ni­dad negra afro nor­te­ame­ri­ca­na a las vene­no­sas cam­pa­ñas anticubanas.

El docu­men­to de res­pues­ta habla por sí solo:

“Un pro­ver­bio yoru­ba reza: «La men­ti­ra pue­de correr un año, la ver­dad la alcan­za un día». Aun­que por lar­go tiem­po a la opi­nión públi­ca nor­te­ame­ri­ca­na le han tra­ta­do de impo­ner, des­de los círcu­los polí­ti­cos más into­le­ran­tes y los medios de comu­ni­ca­ción más pode­ro­sos, una ima­gen dis­tor­sio­na­da de la socie­dad cuba­na con­tem­po­rá­nea, siem­pre, de un modo u otro, ter­mi­na por abrir­se paso la realidad.” 

(…)

“Si la Cuba de estos tiem­pos fue­ra ese país racis­ta que se quie­re inven­tar, sus ciu­da­da­nos no hubie­ran con­tri­bui­do masi­va­men­te a la libe­ra­ción de los pue­blos afri­ca­nos. (…) De Áfri­ca solo tra­ji­mos los res­tos de nues­tros muertos.” 

(…)

“Si la Cuba de hoy sin­tie­ra ese des­pre­cio por el negro, más de 35 000 jóve­nes afri­ca­nos no hubie­ran sido for­ma­dos en nues­tras escue­las duran­te los últi­mos 40 años, ni 2 800 jóve­nes de una trein­te­na de paí­ses de esa región estu­dia­ran aho­ra mis­mo en nues­tras universidades.” 

(…)

“Un pue­blo enfer­mo de racis­mo se nega­ría a cola­bo­rar en la for­ma­ción de médi­cos y recur­sos huma­nos en el área de la Salud en Facul­ta­des de Cien­cias Médi­cas fun­da­das en Gui­nea Bis­sau, Gui­nea Ecua­to­rial, Gam­bia y Eri­trea; daría la espal­da a los pro­gra­mas de asis­ten­cia sani­ta­ria que han sal­va­do miles de vidas en varios terri­to­rios de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be don­de resul­ta sig­ni­fi­ca­ti­va la pre­sen­cia de la diás­po­ra afri­ca­na, y se hubie­ra des­en­ten­di­do de los más de 20 000 hai­tia­nos y afro cari­be­ños de habla ingle­sa que han recu­pe­ra­do la vis­ta median­te ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas prac­ti­ca­das gra­tui­ta­men­te en nues­tro país.” 

(…)

“Los inte­lec­tua­les y artis­tas cuba­nos agra­de­ce­mos la soli­da­ri­dad, la com­pren­sión y el res­pe­to que muchas per­so­na­li­da­des afro nor­te­ame­ri­ca­nas han mos­tra­do hacia la reali­dad cuba­na a lo lar­go de medio siglo. Nun­ca les hemos pedi­do com­par­tir nues­tras ideas polí­ti­cas ni hemos con­di­cio­na­do el diá­lo­go a algún tipo de res­pal­do o adhe­sión. Por un ele­men­tal sen­ti­do de la éti­ca res­pe­ta­mos sus pun­tos de vista.” 

El docu­men­to, rubri­ca­do en la Haba­na, el 3 de diciem­bre de 2009, lle­va la fir­ma de Nancy More­jón, poe­ti­sa y ensa­yis­ta; Miguel Bar­net, poe­ta y antro­pó­lo­go; Este­ban Mora­les, poli­tó­lo­go y ensa­yis­ta; Eduar­do Roca (Cho­co), artis­ta; Heri­ber­to Feraudy, his­to­ria­dor y ensa­yis­ta; Roge­lio Mar­tí­nez Furé, afri­ca­nis­ta; Pedro de la Hoz, perio­dis­ta y ensa­yis­ta; y Fer­nan­do Mar­tí­nez Here­dia, soció­lo­go y ensayista.

Sin lugar a dudas es una dig­na res­pues­ta de nues­tros inte­lec­tua­les y un jus­to escla­re­ci­mien­to de la verdad.

HUMAN RIGHTS WATCH

Otro engen­dro de las cam­pa­ñas anti­cu­ba­nas es la Human Rights Watch (HRW), la que lan­zó un opro­bio­so infor­me titu­la­do “Un nue­vo Cas­tro, la mis­ma Cuba”, en el que tra­ta de ata­car con fal­se­da­des la actual situa­ción de los dere­chos huma­nos en la Isla.

Nik Stein­berg, res­pon­sa­ble de la auto­ría del falaz infor­me, dijo: “En base a nues­tras pes­qui­sas, hemos lle­ga­do a la con­clu­sión de que los dere­chos huma­nos en Cuba no han mejo­ra­do en abso­lu­to des­de que Raúl Cas­tro asu­mió el poder”.

El dia­rio Gran­ma, órgano del gober­nan­te Par­ti­do Comu­nis­ta, res­pon­dió a la nue­va manio­bra ideo­ló­gi­ca con­tra Cuba, des­ta­can­do que este infor­me es «un vano inten­to por man­char la impe­ca­ble obra de la Isla a favor de la dig­ni­dad y los ver­da­de­ros dere­chos huma­nos de más de 11 millo­nes de cuba­nos». (…) «Es evi­den­te el inten­to de tirar­le el sal­va­vi­das oxi­ge­nan­te a una men­gua­da y des­pres­ti­gia­da con­tra­rre­vo­lu­ción inter­na, aupa­da y paga­da por el lobby anti­cu­bano en el gobierno de Esta­dos Uni­dos, y en par­ti­cu­lar de la mafia de Miami».

HRW, como para esca­mo­tear la esen­cia insi­dio­sa de su infor­me, cla­mó tími­da­men­te por la ter­mi­na­ción del embar­go esta­dou­ni­den­se, sin refe­rir­se a que éste, en reali­dad, es un blo­queo geno­ci­da que ha daña­do al pue­blo cubano y le ha cau­sa­do penu­rias indes­crip­ti­bles por más de cin­co décadas.

No cabe duda, pues, que la actual con­tra­ofen­si­va nor­te­ame­ri­ca­na con­tra Cuba es la con­ti­nui­dad de una gue­rra ideo­ló­gi­ca sos­te­ni­da des­de el momen­to mis­mo del triun­fo revo­lu­cio­na­rio de 1959. No hay nada nue­vo en ella, pues es par­te de un mis­mo plan sis­té­mi­co enca­mi­na­do vana­men­te a des­truir la obra del pue­blo cubano.

De la mis­ma mane­ra que Cuba ha resis­ti­do heroi­ca­men­te a la gue­rra sucia y al terro­ris­mo, enfren­ta­rá siem­pre con la ver­dad y la jus­te­za todo inten­to por denigrarla.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.