Euro­rre­gión: tres noes dela­tan los mie­dos de UPN por Ramón Sola y Arantxa Man­te­ro­la

Patxi López y Alain Rous­set, pre­si­den­tes de la CAV y Aqui­ta­nia, anun­cia­ban el mar­tes su inten­ción de cons­ti­tuir­se for­mal­men­te en euro­rre­gión, con sede fija y estruc­tu­ra esta­ble. Lo pre­sen­tan como un sal­to en una coope­ra­ción que avan­za a impul­sos muy débi­les des­de hace 17 años y nun­ca fue con­ce­bi­da en cla­ve de cons­truc­ción nacio­nal vas­ca. Pero ni siquie­ra la pro­me­sa de que ser­vi­rá para impul­sar el TAV borra los rece­los de UPN, que siem­pre vio fan­tas­mas tras esa figu­ra usa­da con nor­ma­li­dad en 110 zonas euro­peas, casi siem­pre por razo­nes eco­nó­mi­cas o logís­ti­cas.

El miér­co­les, ape­nas un día des­pués de que Patxi López y Alain Rous­set anun­cia­ran sus pla­nes, el pre­si­den­te aqui­tano reci­bió una lla­ma­da de Miguel Sanz, el ter­cer invi­ta­do. Según ha expli­ca­do el por­ta­voz del Gobierno nava­rro, Sanz le tras­la­dó que «decli­na o no con­si­de­ra prio­ri­ta­ria» su inclu­sión en esa euro­rre­gión a la que la CAV y Aqui­ta­nia quie­ren dar sede y estruc­tu­ra fija. UPN vuel­ve a per­der un tren al que se subió de modo for­za­do en 1992 ‑úni­ca­men­te por el impul­so de Juan Cruz Alli- y del que se bajó en cuan­to halló la excu­sa, en 2000.

Este inten­to actual inclu­ye dos ingre­dien­tes nue­vos que apa­ren­te­men­te debían moti­var a UPN. El más cla­ro es que la repre­sen­ta­ción de Lakua la osten­ta aho­ra el PSE a tra­vés de Patxi López, lo que hizo que el Gobierno nava­rro esce­ni­fi­ca­ra un reen­cuen­tro ins­ti­tu­cio­nal con el acuer­do fir­ma­do el pasa­do 3 de julio (a su mane­ra, eso sí, has­ta el pun­to de que Sanz ha fir­ma­do pro­to­co­los muy simi­la­res con Ara­gón y La Rio­ja para repre­sen­tar que no hay una rela­ción pri­vi­le­gia­da con los otros terri­to­rios vas­cos). Ade­más, el pri­mer pun­to a abor­dar en la pla­ta­for­ma Gas­teiz-Bur­deos será el impul­so a la alta velo­ci­dad ferro­via­ria, un pro­yec­to con cuya evo­lu­ción el pre­si­den­te nava­rro se decla­ra muy preo­cu­pa­do. Pero ni una ni otra razón han bas­ta­do para tran­qui­li­zar a UPN.

De hecho, fue el pro­pio Sanz quien dio por­ta­zo a la fór­mu­la de coope­ra­ción tri­la­te­ral sus­cri­ta en 1992. Aquel acuer­do a tres ban­das tuvo muy poco desa­rro­llo prác­ti­co, y el 24 de enero de 2000 el pre­si­den­te nava­rro deci­dió que había lle­ga­do la hora de zan­jar­lo tam­bién en el papel. El argu­men­to emplea­do fue que Juan José Iba­rretxe, lehen­da­ka­ri, no había roto el acuer­do par­la­men­ta­rio con Eus­kal Herri­ta­rrok tras el pri­mer aten­ta­do de ETA pos­te­rior al alto el fue­go de Liza­rra-Gara­zi. «No es enten­di­ble que se pue­da esta­ble­cer un pro­to­co­lo de cola­bo­ra­ción con un gobierno, el vas­co, que sus­ten­ta su acción en un pac­to con una coa­li­ción que no con­de­na los aten­ta­dos terro­ris­tas», dijo Sanz. En la polé­mi­ca pos­te­rior, el líder de UPN aña­dió que el acuer­do «le ha cos­ta­do a la comu­ni­dad foral cien­tos de millo­nes de pese­tas y no ha teni­do nin­gu­na vir­tua­li­dad prác­ti­ca para pro­yec­tos de inte­rés común», y ale­gó que en cual­quier caso pos­te­rior­men­te siem­pre cabrían cola­bo­ra­cio­nes con­cre­tas en mate­rias como las infra­es­truc­tu­ras. Sin embar­go, no hubo que escar­bar mucho para que Miguel Sanz ter­mi­na­ra admi­tien­do el ver­da­de­ro quid de la cues­tión: «Ese pro­to­co­lo no ha ser­vi­do más que para trans­mi­tir una ima­gen de uni­dad muy pró­xi­ma a los plan­tea­mien­tos nacio­na­lis­tas de la cons­truc­ción nacio­nal vas­ca».

En 1992, Jai­me Igna­cio del Bur­go y Jesús Aiz­pún ya se habían opues­to al pro­to­co­lo tri­la­te­ral afir­man­do que «trans­mi­te una ima­gen de uni­dad nacio­nal vas­ca». Sin embar­go, Alli impu­so su cri­te­rio, más téc­ni­co y más prag­má­ti­co. El enton­ces pre­si­den­te nava­rro tuvo que recor­dar a sus com­pa­ñe­ros de UPN que los temo­res eran infun­da­dos: si bien en Gas­teiz cier­ta­men­te gober­na­ba el PNV, en Bur­deos lo hacía la dere­cha jaco­bi­na fran­ce­sa, y en Iruñe,a UPN. La polé­mi­ca inter­na, de hecho, no tras­cen­dió has­ta que Alli la reco­gió en un libro publi­ca­do en 2004.

Sanz no es Matas, ¿Nafa­rroa es Euro­pa?

UPN is dif­fe­rent, está cla­ro. Dife­ren­te, por ejem­plo, al PP de Mallor­ca. En 2003, el enton­ces pre­si­dent de la Gene­ra­li­tat, Pas­qual Mara­gall (PSC), aban­de­ró la idea de una euro­rre­gión que supe­ra­ra la fron­te­ra que divi­de a Cata­lun­ya. El pro­yec­to pros­pe­ró, y a día de hoy una de las cin­co admi­nis­tra­cio­nes socias es la de las islas Balea­res.

Jau­me Matas, enton­ces pre­si­den­te balear y diri­gen­te del PP, defen­dió que el pro­yec­to era bene­fi­cio­so eco­nó­mi­ca­men­te para su comu­ni­dad y no tenía con­tra­in­di­ca­ción polí­ti­ca algu­na. Matas invi­tó inclu­so a sus homó­lo­gos valen­cia­nos a incor­po­rar­se, aun­que el equi­po de Fran­cis­co Camps lo recha­zó por razo­nes simi­la­res a las de Miguel Sanz.

A día de hoy, la deno­mi­na­da Euro­rre­gión Piri­neos-Medi­ta­rrá­neo agru­pa a Cata­lun­ya, Balea­res, Ara­gón, Lan­gue­doc-Rou­si­llon y Midi-Pyré­nées. Uno de los últi­mos pro­yec­tos es un Cen­tro de Inves­ti­ga­ción e Inno­va­ción del Turis­mo que se ubi­ca­rá en las Balea­res. Mien­tras, la Comu­ni­dad Valen­cia­na sigue sola, como Nafa­rroa.

Por cier­to, Pas­qual Mara­gall se equi­vo­có en el vati­ci­nio que hizo enton­ces (2004): «La fron­te­ra del Bida­soa ha des­apa­re­ci­do y, por tan­to, la euro­rre­gión vas­ca sera impa­ra­ble. Es algo que hay que comen­zar a con­si­de­rar, inclu­so como posi­ti­vo. Eso va a ocu­rrir, no hace fal­ta ser ni nacio­na­lis­ta ni inde­pen­den­tis­ta para pre­di­car algo que une a sie­te pro­vin­cias que están cua­tro a un lado y tres al otro». En reali­dad, la coope­ra­ción entre CAV y Aqui­ta­nia nun­ca ha teni­do un com­po­nen­te polí­ti­co, y Mara­gall olvi­da, ade­más, que la foto­gra­fía resul­tan­te mez­cla­ría a Eus­kal Herria con otros terri­to­rios aje­nos.

Para cons­ta­tar esta fal­ta de volun­tad bas­ta con ver cómo el pac­to entre López y Rous­set no con­tem­pla al eus­ka­ra entre sus ámbi­tos de actua­ción prin­ci­pa­les, pese a que la coin­ci­den­cia idio­má­ti­ca es la que sus­ten­ta muchas de las euro­rre­gio­nes ins­ti­tui­das en Euro­pa. Y no son pocas. En la actua­li­dad se cuen­tan al menos 109. Su carac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es que supe­ran las fron­te­ras de los esta­dos para reco­ger lazos cul­tu­ra­les comu­nes, pero más habi­tual­men­te por intere­ses eco­nó­mi­cos o logís­ti­cos (para aumen­tar el peso espe­cí­fi­co de un peque­ño terri­to­rio en el mar­co euro­peo).

Sin ir lejos, estas razo­nes sus­ten­tan la Comu­ni­dad de Tra­ba­jo Gala­cia-Nor­te de Por­tu­gal o la Algar­ve-Anda­lu­cía. La pre­pon­de­ran­cia de moti­vos eco­nó­mi­cos que­da cla­ra en euro­re­gio­nes tan estram­bó­ti­cas como la del Canal de la Man­cha, que une a zonas limí­tro­fes de Ingla­te­rra, Esta­do fran­cés y Esta­do bel­ga. La euro­rre­gión lla­ma­da Bál­ti­ca englo­ba a Dina­mar­ca, Leto­nia, Litua­na, Polo­nia, Rusia y Sue­cia; la Tirol-Tren­tino, a las zonas par­ti­das por la muga entre Aus­tria e Ita­lia; la Rin-Waal, a áreas limí­tro­fes de Ale­ma­nia y Holan­da; la Euro­ba­lanks, a mace­do­nios y ser­bios… La casuís­ti­ca es casi inter­mi­na­ble.

Iba­rretxe ya levan­tó acta

El des­plan­te de Nafa­rroa ha sido sono­ro. Los intere­ses de ima­gen de Patxi López se han enfren­ta­do esta vez con lo de Miguel Sanz. El inqui­lino de Lakua pre­sen­tó el acuer­do con Rous­set como «un hito», en una cla­ra inten­ción de arre­ba­tar al PNV esta ban­de­ra, pero UPN ha prio­ri­za­do sus com­ple­jos.

Y eso que nadie duda de que López y Rous­set no lle­ga­rán lejos. Aju­ria Enea dice que el paso supo­ne «el ini­cio del pro­ce­so para cons­ti­tuir­se en euro­rre­gión», pero pos­po­ne las con­cre­cio­nes a den­tro de seis meses. Por otro lado, su ante­ce­sor, Juan José Iba­rretxe, ya decla­ró levan­ta­da «el acta fun­da­cio­nal de una euro­rre­gión». Ocu­rrió en 2004, cuan­do creó la Pla­ta­for­ma Logís­ti­ca Aqui­ta­nia-Eus­ka­di jun­to al núme­ro dos del Gobierno de Rous­set, Jean-Louis Carre­re. Su prin­ci­pal misión era fomen­tar el tren de alta velo­ci­dad. Tam­bién aho­ra lo es. López habla de estre­char «los víncu­los cul­tu­ra­les» mutuos, pero sin nin­gún con­te­ni­do con­cre­to.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *