Anti­ca­pi­ta­lis­mo y mer­can­ti­lis­mo por Baserrigorri

Can­ta­ba hace ya un buen nume­ro de años La Polla Racords una can­ción en la que hacia una seve­ra cri­ti­ca a esos punkys de pos­tal, que se apun­ta­ban a un modis­mo, y se deja­ban los pelos-pin­chos, se lle­na­ban de imper­di­bles las cha­ma­rras de cue­ro, mien­tras hacían caja en el Cor­te Ingles, a cuen­ta de su merchandaising.

Moda punk en Gale­rías, era el can­sino estri­bi­llo que repe­tían una y otra vez y sin men­cio­nar­los, nos venían a la men­te cier­tos per­so­na­jes de los 80, que hoy día inclu­so están incor­po­ra­dos a la socie­dad de auto­res y des­de sus des­pa­chos, influ­yen en el actual gobierno social­de­mó­cra­ta (y refor­mis­ta) para que pro­mul­gue leyes, con que de una for­ma mas o menos des­ca­ra­da, nos san­gran con nue­vos impues­tos, en nom­bre de la liber­tad intelectual.

A estas altu­ras ha lle­ga­do ya el capi­ta­lis­mo. El ase­sino nume­ro uno de cul­tu­ras, el cri­mi­nal y mata­ri­fe mayor de expre­sio­nes artís­ti­cas, quien pro­mo­cio­na a los Bis­ba­les y otros niña­tos y niña­tas sin nin­gu­na apor­ta­ción a la belle­za artís­ti­ca de los pue­blos, en depri­men­to de quie­nes real­men­te tra­ba­jan por la recu­pe­ra­ción cul­tu­ral de las nacio­nes, acu­sa a sus sufri­dos ciu­da­da­nos de aca­bar con la cul­tu­ra, y todo en bene­fi­cio de un puña­do de seu­do artis­tas, a los que debe favo­res, por su apor­ta­ción a la derro­ta elec­to­ral del PP con su peno­so “No a la Guerra”

“No a la Gue­rra” que hoy mise­ra­ble­men­te escon­den, mien­tras reco­gen che­ques y con­tra­tos tele­vi­si­vos, como si en Afga­nis­tán no hubie­se una gue­rra y como si el gobierno que les sub­ven­cio­na y apo­ya, no par­ti­ci­pa­se en la misma.

Este es per­fil de estos izquier­dis­tas de salón, anti­be­li­cos por modis­mos o coyun­tu­ras con­cre­tas y que el peso de su men­ta­li­dad peque­ño bur­gue­sa les hace tam­ba­lear­se al refor­mis­mo y a las prác­ti­cas más mise­ra­bles y mercantilistas.

Todo esto, vie­ne a cuen­to, por­que lo mis­mo que unas modas se ponen, va y se qui­tan y se olvi­dan. Hoy se saca la ban­de­ra con­tra la gue­rra, maña­na se guar­da en los arma­rios, por­que no interesa.

El repu­bli­ca­nis­mo de cier­tos per­so­na­jes que el otro día la lia­ron a coda­zos por salir en la foto de la mani­fes­ta­ción madri­le­ña, es más que curio­so tam­bién. No cabe duda, que hay un subs­tra­to social, en cier­tas par­tes del esta­do espa­ñol, que se decla­ra repu­bli­cano, al que hay que acu­dir, en bús­que­da del apo­yo per­di­do tras déca­das de refor­mis­mo y claudicación.

Hoy el PCE, es el más repu­bli­cano de todos, pero nadie pue­de olvi­dar sus genu­fle­xio­nes ante el monar­ca o su adhe­sión inque­bran­ta­ble a la cons­ti­tu­ción monár­qui­ca, cuan­do les aprie­tan las tuer­cas. Hoy sacan un comu­ni­ca­do a la izquier­da de todo lo ima­gi­na­ble, para dar la sen­sa­ción de que son la refe­ren­cia revo­lu­cio­na­ria, maña­na en el ayun­ta­mien­to de Bil­bao, cen­su­ran a unos paya­sos, ante el silen­cio cóm­pli­ce de mas de uno, o pasa­do si les dice el esta­do se ponen el lazo azul.

Y como el PCE otros tan­tos. Así es el refor­mis­mo y así es el opor­tu­nis­mo. Da lo mis­mo apo­yar una cau­sa que otra por incom­pa­ti­bles que parez­can, el caso es sumar, tocar poder y pres­ti­gio, y cuan­do se lle­gue al poder ya se pega­ran las pata­das en el culo que haya que dar a quien sea.

El refor­mis­mo no tie­ne ami­gos, tie­ne intere­ses. El refor­mis­mo no es socia­lis­ta, sino capi­ta­lis­ta, y aun­que se dis­fra­ce de anti­ca­pi­ta­lis­ta, capi­ta­lis­ta es. Por­que la men­ta­li­dad y la prac­ti­ca, man­dan sobre lo que se pre­di­ca. Por sus hechos los cono­ce­reis, pro­cla­mo uno hace 2000 años y así, sigue siendo.

Quie­nes pre­di­can anti capi­ta­lis­mo, pero caen, en las prác­ti­cas mas atro­ces del capi­ta­lis­mo son sen­ci­lla­men­te far­san­tes. Luchar con­tra el capi­ta­lis­mo es una prác­ti­ca dia­ria de ejem­plo, de hon­ra­dez y de generosidad.

Pre­sen­tar como exclu­si­vas, noti­cias de pue­blos en lucha, es real­men­te des­co­ra­zo­na­dor, y es que aquí hay mucha gen­te en la cár­cel, mucho sufri­mien­to y muchos años de pelea, para que algu­nos tra­ten las noti­cias nues­tras como si se tra­ta­se de la boda de Rociito.

Poner un pie con los roma­nos y otro con los galos a pes­car en ambos lados del río, no es pre­ci­sa­men­te una posi­ción revo­lu­cio­na­ria, y menos si a la menor aco­me­ti­da de los roma­nos se les pide per­dón, casi de rodillas.

La lucha es dura. A lo lar­go de ella, se cono­ce mucha gen­te, gen­te que te hace sen­tir bien. Tam­bién expe­rien­cias que te decep­cio­nan en lo mas hon­do. A todos los pun­kies de postal,que diria Eva­ris­to, solo cabe desear­les, que ven­dan muchas pos­ta­les en el Cor­te Ingles, aun­que sean esas pos­ta­les de pla­gio, y a los pue­blos que sigan en la lucha has­ta la vic­to­ria siem­pre, que diría el Che, que con sus cua­tro hijos que tenia, se echo al mon­te a la bús­que­da de un mun­do mejor, a cam­bio de lo mejor que tenia…su vida

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.