El Gol­pe en Hon­du­ras, las bases en Colom­bia y el cam­bio en la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos por Gus­ta­vo Herren

El desa­rro­llo del gol­pe en Hon­du­ras, mas que a una con­fron­ta­ción inter­na en el gobierno de EEUU entre sec­to­res de poder duro y de poder blan­do, res­pon­de a una estra­te­gia de poder inte­li­gen­te. Los bene­fi­cia­dos son los intere­ses estra­té­gi­cos de EEUU.

Los obje­ti­vos cen­tra­les en el lar­go pla­zo de la polí­ti­ca exte­rior de EEUU tras­cien­den al pre­si­den­te y su entorno, que si bien se hallan imbri­ca­dos en un gobierno que deten­ta el poder polí­ti­co, resul­ta fun­cio­nal al poder eco­nó­mi­co del país. Ambos pode­res no solo no se hallan diso­cia­dos, sino que la mayo­ría del pue­blo no tie­ne acce­so a nin­guno de ellos.
Son las éli­tes del poder eco­nó­mi­co cons­ti­tui­do en su mayor par­te por los polos del gran capi­tal con­cen­tra­do, que posee y con­tro­la los gran­des medios de pro­duc­ción, las que con­fi­gu­ran la ideo­lo­gía y el sis­te­ma del capi­ta­lis­mo de mer­ca­do. Y son éstas, las que en últi­ma ins­tan­cia indu­cen la defi­ni­ción de los obje­ti­vos nacio­na­les y su pro­yec­ción glo­bal. Aun­que una admi­nis­tra­ción difí­cil­men­te pue­da per­tur­bar­los, podrá según la coyun­tu­ra, cam­biar las polí­ti­cas para alcanzarlos.

Duran­te la era dipo­lar había en el mun­do dos gran­des áreas eco­nó­mi­cas casi ais­la­das físi­ca­men­te entre sí, cuyos prin­ci­pa­les moto­res esta­ban dados por el capi­ta­lis­mo lide­ra­do por EEUU y el socia­lis­mo de la URSS. En Occi­den­te con el sis­te­ma inter­na­cio­nal del “dólar” y el endeu­da­mien­to externo, los paí­ses indi­rec­ta­men­te reali­men­ta­ban la for­ma de vida y el bru­tal cre­ci­mien­to mili­tar esta­dou­ni­den­se para la Gue­rra Fría con­tra el enemi­go comunista.
Con el colap­so de la URSS, EEUU expli­ci­tó sus obje­ti­vos his­tó­ri­cos de uni­po­la­ri­dad en el Pro­yec­to para el Nue­vo Siglo Ame­ri­cano (Pro­yect New Ame­ri­can Cen­tury). La lógi­ca de aper­tu­ra libe­ral y la acu­mu­la­ción ili­mi­ta­da del capi­tal extra­po­la­da a un nivel mun­dial, engen­dró el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción. Para sobre­vi­vir, los ex-enemi­gos sovié­ti­cos pasa­ron a riva­li­zar con EEUU pero aho­ra den­tro de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta (Chi­na ya lo venía hacien­do), lo que les abrió el acce­so a espa­cios y mer­ca­dos mun­dia­les veda­dos en la Gue­rra Fría, situa­ción que pue­de resul­tar aún mas ries­go­sa para las poten­cias occi­den­ta­les. A dos déca­das, la “caí­da del muro” no pare­ce haber sido tan bene­fi­cio­sa para EEUU, la mun­dia­li­za­ción reim­pul­só a Rusia, y el sur­gi­mien­to de nue­vas poten­cias regio­na­les emer­gen­tes como Chi­na, India y Bra­sil, lo cuál entró en con­tra­dic­ción con los obje­ti­vos del lide­raz­go mun­dial de EEUU. Washing­ton, debió así ace­le­rar los meca­nis­mos para aco­tar el sur­gi­mien­to de sus com­pe­ti­do­res, ocu­par los espa­cios físi­cos en que se pro­yec­tan, y pro­fun­di­zar la domi­na­ción y con­trol en las zonas de influencia.
Aun­que exis­te una ten­den­cia mun­dial hacia el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y el gobierno de Oba­ma lo decla­ma, en las con­di­cio­nes actua­les con el sis­te­ma del dólar como uni­dad fidu­cia­ria inter­na­cio­nal de refe­ren­cia y reser­va, no hay razo­nes sufi­cien­tes para que EEUU baje sus obje­ti­vos implí­ci­tos de uni­la­te­ra­lis­mo glo­bal, mas aún cuan­do es la pri­me­ra vez en la his­to­ria que una sola nación ha logra­do un poder mili­tar imba­ti­ble en todo el pla­ne­ta, y en los hechos pre­ten­de no solo seguir man­te­nién­do­lo sino pro­fun­di­zar­lo, ya que el sis­te­ma eco­nó­mi­co per­mi­te que la mayo­ría de los paí­ses del mun­do sean los que indi­rec­ta­men­te, ali­men­ten la maqui­na­ria de gue­rra esta­dou­ni­den­se. Las mis­mas víc­ti­mas pagan a su verdugo.
A pesar de su ora­to­ria con­ci­lia­do­ra el actual pre­si­den­te y coman­dan­te en jefe de las Fuer­zas Arma­das, Oba­ma, con­ti­núa avan­zan­do con el cer­co mili­tar sobre Rusia y Chi­na. Un indi­cio pue­de obser­var­se en la inten­si­dad de las recien­tes acti­vi­da­des mili­ta­res con­jun­tas del Pen­tá­gono-OTAN con cier­tos paí­ses de Eura­sia. En el Cáu­ca­so, tro­pas de EEUU rea­li­za­ron en Noviem­bre en Geor­gia el ejer­ci­cio mili­tar com­bi­na­do “Res­pues­ta Inme­dia­ta”, con el pro­pó­si­to decla­ra­do de entre­nar tro­pas loca­les para com­ba­tir en Afga­nis­tán bajo el man­do de la OTAN. Sin embar­go, los ejer­ci­cios fue­ron simi­la­res a los de 2008 que habían cul­mi­na­do unos días antes de que el gobierno de Saa­kash­vi­li lan­za­ra la inva­sión a Ose­tia del Sur, des­en­ca­de­nan­do la inter­ven­ción de Mos­cú, que pro­tes­tó por el actual ejer­ci­cio y puso nue­va­men­te en aler­ta a sus fuer­zas. El régi­men pro-esta­dou­ni­den­se de Geor­gia sigue reci­bien­do impor­tan­te can­ti­dad de armas de los paí­ses de la OTAN de Euro­pa del Este, equi­po mili­tar pesa­do de Ucra­nia, mate­rial aéreo de Israel, y entre­na­mien­to y misi­les de EEUU. Una téc­ni­ca de hos­ti­ga­mien­to simi­lar, diri­gi­da al arco de ines­ta­bi­li­dad en Amé­ri­ca Lati­na (1), en espe­cial con­tra los paí­ses boli­va­ria­nos y Bra­sil, fue apli­ca­da con la acti­va­ción de las bases mili­ta­res com­bi­na­das de EEUU en Colom­bia y las pró­xi­mas en Panamá.
Al sur del Cáu­ca­so, el Pen­tá­gono logró que Arme­nia, un país alia­do de Rusia miem­bro de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Segu­ri­dad Colec­ti­va (CSTO, la con­tra­par­ti­da de la línea OTAN-EEUU-Unión Euro­pea), coope­re con éste envian­do tro­pas a Afganistán.
En el Mar Negro, la fuer­za de tareas del Coman­do de Com­ba­te Euro­peo de EEUU (USEUCOM) rea­li­za­ron ejer­ci­cios de entre­na­mien­to con­jun­to con tro­pas de Bul­ga­ria y Ruma­nia, inclu­yen­do uni­da­des aero­trans­por­ta­das y de ata­que supues­ta­men­te des­ti­na­das para la gue­rra de Afga­nis­tán. El gobierno de Oba­ma anun­ció que fue reva­lua­da la ubi­ca­ción del escu­do anti­mi­si­les en Polo­nia y Repú­bli­ca Che­ca, pero en reali­dad expan­dió su des­plie­gue a Bul­ga­ria y Ruma­nia en los Bal­ca­nes, y a Tur­quía e Israel. Si bien los obje­ti­vos nuclea­res actua­les de EEUU son Corea del Nor­te, Irán, Siria, Libia, Chi­na y Rusia, son estos dos últi­mos los que real­men­te preo­cu­pan al Pen­tá­gono y a menos que logre com­ple­tar el des­plie­gue del escu­do, Rusia es actual­men­te el úni­co país con capa­ci­dad nuclear para enfren­tar a EEUU.
En el mar Bál­ti­co, naves de gue­rra de EEUU rea­li­za­ron ejer­ci­cios con las fuer­zas nava­les de Fin­lan­dia, Esto­nia y Litua­nia. En Polo­nia, la Fuer­za Aérea de EEUU aca­ba de trans­fe­rir cin­co aero­na­ves de car­ga Hér­cu­les C‑130 de una de las prin­ci­pa­les bases esta­dou­ni­den­ses en Euro­pa, Rams­tein en Ale­ma­nia, a la de Powidz para ope­ra­cio­nes de des­plie­gue de tro­pas pola­cas a Afga­nis­tán y Afri­ca, según se informa.
El gobierno de Sue­cia (miem­bro de la OTAN) comu­ni­có que ha ini­cia­do con­ver­sa­cio­nes con EEUU, Cana­dá, Norue­ga y Dina­mar­ca acer­ca de la pre­sen­cia de Rusia en el Círcu­lo Artico.
En Ban­gla­desh, al sudoes­te de Chi­na, EEUU reali­zó ejer­ci­cios de entre­na­mien­to de coman­dos nava­les locales.
En la India, el Pen­tá­gono desa­rro­lló el mayor ejer­ci­cio mili­tar de su his­to­ria, con el pri­mer des­plie­gue en gran esca­la de vehícu­los blin­da­dos de com­ba­te esta­dou­ni­den­ses fue­ra de Irak y Afganistán.
En Corea del Sur, Washing­ton com­ple­tó un plan de acción mili­tar con­jun­ta, para inter­ve­nir en Corea del Nor­te fren­te a un poten­cial colap­so de su gobierno o ines­ta­bi­li­dad inter­na. Por otra par­te, des­pués de la visi­ta del secre­ta­rio de Defen­sa esta­dou­ni­den­se, Robert Gates, Seúl envia­rá tro­pas a Afganistán.
La per­ma­nen­te pre­sen­cia mili­tar de EEUU en Fili­pi­nas se con­so­li­da con la rati­fi­ca­ción del Acuer­do para Fuer­zas Visi­tan­tes (Visi­ting For­ces Agree­ment), con la con­ti­nua­ción del apo­yo mili­tar, con el des­plie­gue de tro­pas esta­dou­ni­den­ses en Min­da­nao en la Fuer­za de Tareas Con­jun­ta para Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les, y con la per­ma­nen­cia en el sur de tro­pas con­tra-terro­ris­tas de EEUU.
En la región con gran­des recur­sos en hidro­car­bu­ros de Orien­te Medio, el Pen­tá­gono redes­plie­ga tro­pas de Irak a Afga­nis­tán des­pués de una gue­rra en que su tec­no­lo­gía béli­ca de pun­ta no pudo ganar, y antes que la resis­ten­cia ira­quí ter­mi­ne por con­so­li­dar­se como ejem­pli­fi­ca­do­ra para todo el mun­do. Sin embar­go se reti­ra de Irak aun­que sigue ocu­pán­do­lo, sin dejar espa­cios a Rusia ni Chi­na. La auto­de­ter­mi­na­ción de Irán, entra en opo­si­ción direc­ta con los intere­ses de Washing­ton que abrió el fren­te de Pakis­tán, don­de Oba­ma incre­men­tó la fre­cuen­cia de los ata­ques con aero­na­ves no tri­pu­la­das arti­lla­das (dro­nes) des­de Afga­nis­tán-CONUS (2), con­tra supues­tos extre­mis­tas en terri­to­rio paquis­ta­ní con­ti­nuan­do con la polí­ti­ca de ase­si­na­tos selec­ti­vos. Está crean­do ade­más las con­di­cio­nes psi­co­ló­gi­cas para ocu­par mili­tar­men­te a Pakis­tán, para ello la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton pro­mue­ve una inten­sa gue­rra psi­co­ló­gi­ca difun­di­da por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­nal, que pro­cla­man que el país nuclear (que has­ta aho­ra no acep­ta la pre­sen­cia de tro­pas extran­je­ras) está al bor­de del caos. La geo­po­lí­ti­ca de Washing­ton en Orien­te Medio-Cáu­ca­so, avanza.
Se van ponien­do en evi­den­cia las nue­vas estra­te­gias de la admi­nis­tra­ción Oba­ma mar­can­do dife­ren­cias con la de G.W. Bush, aun­que con los mis­mos obje­ti­vos fina­les de domi­nio y con­trol mun­dial. Hillary Clin­ton defi­nió el “poder inte­li­gen­te” (smart power) como “…el uso de la inte­li­gen­cia por todos los medios dis­po­ni­bles, que inclu­ye : las habi­li­da­des para acor­dar, la fuer­za eco­nó­mi­ca y la fuer­za mili­tar…”. El poder inte­li­gen­te no des­car­ta el uso de la fuer­za mili­tar (hard power) que fue prio­ri­ta­ria en el gobierno ante­rior, sino que la enmas­ca­ra detrás de polí­ti­cas de con­ci­lia­ción y coope­ra­ción (soft power), lo inte­li­gen­te es hacer que ambos no entren en con­flic­to entre sí.
La estra­te­gia exte­rior de Oba­ma podría eva­luar­se no solo por su retó­ri­ca a veces con­tra­dic­to­ria, sino por lo que hace, lo que deja de hacer, y por la evo­lu­ción de los acon­te­ci­mien­tos en rela­ción a los intere­ses y obje­ti­vos de EEUU, ya que tam­bién se arti­cu­la en las con­tra­dic­cio­nes inter­nas de su pro­pio gobierno, como con las de aque­llos sec­to­res beli­cis­tas conservadores.
Así se pue­de obser­var en su his­tó­ri­ca zona de influen­cia hemis­fé­ri­ca, nun­ca des­cui­da­da, cómo el gol­pe cívi­co-mili­tar en Hon­du­ras va evo­lu­cio­nan­do según los intere­ses de Washing­ton. Des­pués del fra­ca­so de los gol­pes en Vene­zue­la y Boli­via, el de Hon­du­ras logró medir la rela­ción de fuer­zas regio­na­les, mar­có una dis­con­ti­nui­dad en el avan­ce de la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na anti-impe­ria­lis­ta pro­mo­vi­da por los paí­ses boli­va­ria­nos, y mues­tra una línea divi­so­ria de pola­ri­za­ción regio­nal. El apo­yo al gol­pe des­de su ini­cio por ele­men­tos con­ser­va­do­res y otros sec­to­res del gobierno de EEUU y su alia­do Israel, abrió un apa­ren­te jue­go ambi­va­len­te del demó­cra­ta Oba­ma; el peso de la base esta­dou­ni­den­se de Soto Cano ope­ró como garan­te de los gol­pis­tas, mar­có el terri­to­rio como ele­men­to disua­sor diri­gi­do a cual­quier inter­ven­ción de otros paí­ses. La media­ción y el “acuer­do” cap­ta­dos y mani­pu­la­dos indi­rec­ta­men­te por la Casa Blan­ca, y el apo­yo final de la admi­nis­tra­ción Oba­ma a las elec­cio­nes con­vo­ca­das por el régi­men de fac­to sin la res­ti­tu­ción del pre­si­den­te Zela­ya, defi­nió la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se. El siguien­te gobierno o seu­do­go­bierno hon­du­re­ño debe­rá cui­dar­se de tomar dis­tan­cia de la línea Vene­zue­la-Boli­via-Ecua­dor, renun­ciar a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, y tener fir­me ali­nea­ción con Washing­ton bajo el tute­la­je de los capi­ta­lis­tas y los mili­ta­res loca­les trai­do­res, y no tar­da­rá en ser apo­ya­do o reco­no­ci­do por los paí­ses cola­bo­ra­cio­nis­tas del impe­rio como Colom­bia, Pana­má, Perú, Cos­ta Rica, Méxi­co e Israel. EEUU nece­si­ta for­ta­le­cer su influen­cia hemis­fé­ri­ca no solo por su pro­pia geo­gra­fía inclu­yen­do la región aus­tral-antár­ti­ca, sino por su pro­yec­ción geo­po­lí­ti­ca hacia Afri­ca y de allí la cone­xión con Orien­te Medio.
Fren­te al peso de la alian­za trans­atlán­ti­ca EEUU-UE, la OTAN e Israel en Orien­te Medio, los paí­ses boli­va­ria­nos anti-impe­ria­lis­tas bus­can con­tra­pe­sar la rela­ción de fuer­zas res­pal­dán­do­se en alian­zas comer­cia­les y mili­ta­res con Irán, Rusia y Chi­na. Para recu­pe­rar influen­cia en Amé­ri­ca Lati­na, Washing­ton ope­ra direc­ta­men­te y a tra­vés de la acción com­bi­na­da de sus socios regio­na­les e inter­na­cio­na­les, usan­do como pan­ta­lla al seu­do­ene­mi­go del nar­co-terro­ris­mo, un señue­lo aglu­ti­nan­te que des­vía la aten­ción sobre los ver­da­de­ros enemi­gos. Apar­te de las rela­cio­nes comer­cia­les, detrás de las últi­mas visi­tas de fun­cio­na­rios del gobierno de Israel a la región, se encuen­tra el nego­cio arma­men­tis­ta, la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía, inte­li­gen­cia y el entre­na­mien­to con­tra-insur­gen­te (como en Perú y Colom­bia), sea por vía pri­va­da u ofi­cial (caso de la Mos­sad). La estra­te­gia de Tel Aviv va diri­gi­da a la pola­ri­za­ción lati­no­ame­ri­ca­na, y bus­ca vol­car con­tra Vene­zue­la, Boli­via e Irán a Bra­sil y Argen­ti­na; y en ésta, ejer­cer pre­sión sufi­cien­te para que no vaya a exis­tir la mas míni­ma coope­ra­ción nuclear con Irán. Con la satis­fac­ción de la Casa Blan­ca, la pre­si­den­te Cris­ti­na Kirch­ner vie­ne toman­do dis­tan­cia con una acti­tud dura con­tra Irán, tenien­do en vis­ta los aten­ta­dos que detu­vie­ron las nego­cia­cio­nes nuclea­res con ese país, cuan­do en 1993 el gobierno argen­tino le remi­tió Ura­nio enri­que­ci­do con la auto­ri­za­ción de la Agen­cia Inter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (IAEA).
Washing­ton tole­ra el pro­gra­ma nuclear de Bra­sil simi­lar al de Irán, de enri­que­ci­mien­to de Ura­nio para abas­te­cer sus cen­tra­les núcleo-eléc­tri­cas. Ambos paí­ses fir­ma­ron el Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción de Armas Nuclea­res, y Bra­sil negó el per­mi­so a las ins­pec­cio­nes irres­tric­tas de la IAEA, argu­men­tan­do que con el acce­so a sus cen­tri­fu­ga­do­ras corre­ría ries­go el secre­to industrial.
Bra­sil es la úni­ca de las poten­cias regio­na­les emer­gen­tes (India y Chi­na) que no posee armas nuclea­res. Duran­te la recien­te visi­ta del pre­si­den­te Ahma­di­ne­yad, Lula soli­ci­tó a Tehe­rán la bús­que­da de una solu­ción jus­ta y equi­li­bra­da al pro­ble­ma de la no pro­li­fe­ra­ción nuclear, para un Orien­te Medio libre de armas nuclea­res. Sin embar­go, Bra­sil aca­ba de fir­mar con Fran­cia un acuer­do que inclu­ye trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía para cons­truir un sub­ma­rino a pro­pul­sión nuclear, así como avio­nes caza de últi­ma gene­ra­ción en el camino a cons­ti­tuir­se como poten­cia regio­nal con pro­yec­ción glo­bal. Bra­si­lia, bus­ca un asien­to per­ma­nen­te en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU y par­ti­ci­par como media­dor en el con­flic­to pales­tino-israe­lí y con Irán, por lo que Lula se reu­nió recien­te­men­te con los tres líde­res respectivos.
La Casa Blan­ca debe pro­cu­rar que el cre­ci­mien­to de Bra­sil como poten­cia emer­gen­te se aven­ga a sus intere­ses y obje­ti­vos glo­ba­les, y evi­tar que se cons­ti­tu­ya por fue­ra de ellos un blo­que regio­nal lati­no­ame­ri­cano, el gobierno colom­biano cipa­yo de EEUU, actúa como un ele­men­to blo­quea­dor y dis­gre­ga­dor como se obser­va en UNASUR y el Con­se­jo de Defen­sa Sur­ame­ri­cano. El gobierno de Oba­ma no des­hi­zo la avan­za­da mili­tar de Bush sobre Amé­ri­ca Lati­na, sino que con­ti­nuó con casi todas las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de los hal­co­nes y has­ta con su secre­ta­rio de Defen­sa, Robert Gates. Las pró­xi­mas bases mili­ta­res en Pana­má ase­gu­ran el con­trol sobre el paso inter-oceá­ni­co. Las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses con­jun­tas en Colom­bia cubren el sec­tor hemis­fé­ri­co de lo que el Pen­tá­gono deno­mi­nó arco de ines­ta­bi­li­dad glo­bal, cie­rran el cer­co mili­tar sobre Vene­zue­la y sus reser­vas de hidro­car­bu­ros, direc­cio­nan la ener­gía de Chá­vez, afec­tan direc­ta­men­te a Ecua­dor y la ama­zo­nia Bra­si­le­ña y cons­ti­tu­yen una ame­na­za para los demás paí­ses, en
cuan­to per­mi­ten al Pen­tá­gono un abrup­to aumen­to de la capa­ci­dad para movi­li­dad aérea y el des­plie­gue rápi­do masi­vo de tro­pas a casi toda Sudamérica.
En este con­tex­to, los movi­mien­tos estra­té­gi­cos que el Pen­tá­gono rea­li­za en un con­ti­nen­te son par­te de un todo, de modo que no son inde­pen­dien­tes de los que rea­li­za en otro. Las bases esta­dou­ni­den­ses en Colom­bia jun­to con la base mili­tar de Ingla­te­rra, socio estra­té­gi­co de EEUU, en Isla Ascen­sión per­mi­ti­rán el des­plie­gue rápi­do de tro­pas aero­trans­por­ta­das y mate­rial béli­co pesa­do des­de EEUU al Occi­den­te de Afri­ca, espe­cial­men­te sobre los yaci­mien­tos de hidro­car­bu­ros del Gol­fo de Gui­nea. En el área naval la IV Flo­ta pue­de ope­rar sobre los mis­mos en com­bi­na­ción con el Coman­do Afri­ca (USAFRICOM), ade­más de ejer­cer vigi­lan­cia sobre el mar terri­to­rial de Bra­sil y sus reser­vo­rios de petróleo.
El con­ti­nen­te afri­cano es otro de los gran­des cam­pos de bata­lla entre EEUU y Chi­na para el siglo XXI. Des­de el 2000, Bei­jing vie­ne incre­men­tan­do sus rela­cio­nes con Afri­ca. Bus­ca aso­cia­cio­nes públi­co-pri­va­das con el sec­tor públi­co de los paí­ses afri­ca­nos copian­do el mode­lo capi­ta­lis­ta occi­den­tal, ha lan­za­do un fuer­te pro­gra­ma de inver­sio­nes con prés­ta­mos tan con­ve­nien­tes que pro­vo­ca­ron la reac­ción del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (domi­na­do por EEUU). Debi­do al ries­go de que bue­na par­te de sus reser­vas están en bonos del Teso­ro de EEUU, Bei­jing comen­zó a com­prar acti­vos físi­cos en Afri­ca. Si bien EEUU es el pri­mer impor­ta­dor de petró­leo afri­cano, Chi­na es el segun­do. Con el pre­tex­to de com­ba­tir a los pira­tas soma­líes envío una flo­ti­lla de naves de gue­rra al Gol­fo de Adén, por don­de pasa el 40% de su comercio.
Para EEUU, Chi­na es una preo­cu­pa­ción como rival emer­gen­te que nece­si­ta con­te­ner, por eso sigue for­ta­le­cien­do rela­cio­nes con sus alia­dos como Japón, Aus­tra­lia, Corea del Sur, Tai­lan­dia, Fili­pi­nas, y Oba­ma en su recien­te visi­ta a Japón mani­fes­tó lo con­tra­rio “…EEUU no bus­ca con­te­ner a Chi­na, ni tam­po­co una rela­ción más pro­fun­da con Chi­na sig­ni­fi­ca un debi­li­ta­mien­to de las rela­cio­nes bila­te­ra­les con Japón…” Y lan­zó un tiro indi­rec­to por ele­va­ción con­tra el cre­ci­mien­to del poder mili­tar de Chi­na uti­li­zan­do como excu­sa el supues­to peli­gro de Corea del Nor­te “…EEUU man­ten­drá una fuer­te y efec­ti­va disua­sión nuclear que garan­ti­ce la defen­sa de sus alia­dos, inclui­dos Corea del Sur y Japón.”
En el extre­mo Sur de Amé­ri­ca, el Pen­tá­gono (y el Coman­do Sur (USSOUTHCOM)) con­si­de­ra que el paso inter­oceá­ni­co alter­na­ti­vo del estre­cho de Maga­lla­nes (acti­vo has­ta la inau­gu­ra­ción del canal de Pana­má) y los yaci­mien­tos de hidro­car­bu­ros en el Atlán­ti­co Sur, entran en el área de res­pon­sa­bi­li­dad de la IV Flo­ta en ope­ra­cio­nes, que así como cuen­ta con libre acce­so a la base de Isla Ascen­sión lo tie­ne a la base aero­na­val ingle­sa OTAN-Mal­vi­nas. Las islas serán con­si­de­ra­das terri­to­rios de ultra mar de la Unión Euro­pea una vez que entre en vigen­cia el Tra­ta­do de Lis­boa. Ingla­te­rra aca­ba de enviar a la base Mount Plea­sant en Mal­vi­nas, varias aero­na­ves de com­ba­te de últi­ma gene­ra­ción Euro­figh­ter Typhoons. Sin embar­go, el gobierno de Argen­ti­na no ve hipó­te­sis de con­flic­to algu­na en el mar austral.
La glo­ba­li­za­ción per­mi­tió la pre­sen­cia capi­ta­lis­ta de Chi­na, Rusia e India en Afri­ca y Amé­ri­ca. En el siglo XXI la lucha y la gue­rra por los recur­sos natu­ra­les será la con­ti­nua­ción de polí­ti­ca exte­rior por otros medios, Hon­du­ras y Colom­bia for­man par­te de ello.
Lo que dijo una vez Chur­chill sobre la rela­ción entre el impe­rio Bri­tá­ni­co y los paí­ses del mun­do, se pue­de apli­car tam­bién para los adver­sa­rios inter­nos en el bipar­ti­dis­mo esta­dou­ni­den­se : “no hay ami­gos ni enemi­gos per­ma­nen­tes… hay intere­ses permanentes.”
Notas:
1) El Pen­tá­gono con­si­de­ra que exis­te un arco de ines­ta­bi­li­dad per­ma­nen­te, des­de la región andi­na de Amé­ri­ca del Sur- nor­te de Afri­ca- Orien­te Medio- Cáu­ca­so- Asia Cen­tral has­ta Fili­pi­nas e Indonesia.
2) CONUS : Con­ti­nen­tal Uni­ted Sta­tes (Terri­to­rio con­ti­nen­tal de EEUU). Los “dro­nes” como el Reaper (deca­pi­ta­dor) o el Pre­da­tor (depre­da­dor) son aero­na­ves mili­ta­res tele­di­ri­gi­das dota­das con misi­les como el Hell­fi­re (Fue­go del Infierno), dise­ña­dos como arma con­tra­te­rro­ris­ta usan­do los mis­mos efec­tos psi­co­ló­gi­cos del terro­ris­mo, ya que bus­can crear terror en el enemi­go, que no sabe des­de don­de ni cuan­do será ata­ca­do, ni tam­po­co podrá ver a su atacante.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.