El deba­te cons­ti­tu­cio­nal es par­te intrín­se­ca del pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta vas­co [Edi­to­rial de Gara]

Una cons­ti­tu­ción es algo muy impor­tan­te para un pue­blo, para una nación. Sin áni­mo de entrar en esté­ri­les deba­tes aca­dé­mi­cos o en defi­ni­cio­nes exhaus­ti­vas, se pue­de afir­mar que una cons­ti­tu­ción, la nor­ma fun­da­men­tal de un Esta­do, repre­sen­ta y regu­la la vida ins­ti­tu­cio­nal y polí­ti­ca de una comu­ni­dad y sir­ve para que ésta y sus ciu­da­da­nos se desa­rro­llen den­tro de un mar­co de dere­chos y obli­ga­cio­nes. Asi­mis­mo, la cons­ti­tu­ción es la base polí­ti­co-jurí­di­ca sobre la que se desa­rro­lla la nación repre­sen­ta­da en ella. En este sen­ti­do, tra­du­ce la volun­tad popu­lar y esta­ble­ce de ese modo los valo­res gene­ra­les por los que se rige una deter­mi­na­da comu­ni­dad. Una comu­ni­dad huma­na y, por lo tan­to, cam­bian­te.

A esto hay que sumar que duran­te la épo­ca con­tem­po­rá­nea las cons­ti­tu­cio­nes han asu­mi­do, al menos teó­ri­ca­men­te, los prin­ci­pios esta­ble­ci­dos en la Decla­ra­ción de los Dere­chos Huma­nos. En todo caso, las cons­ti­tu­cio­nes no dejan de ser refle­jo nor­ma­ti­vo de los pue­blos con­cre­tos que pre­ten­den regu­lar, de las balan­zas de poder exis­ten­tes, de los pac­tos adop­ta­dos en un momen­to dado, de sus tra­di­cio­nes polí­ti­cas y cul­tu­ra­les… Por ello, la sal­va­guar­da de los dere­chos huma­nos depen­de­rá tan­to o más de esa reali­dad his­tó­ri­ca y polí­ti­ca que del modo en que esos valo­res estén refle­ja­dos en una Car­ta Mag­na. Los dere­chos no son por­que se escri­ben, sino por­que se defien­den, se garan­ti­zan, se ejer­cen; en sen­ti­do inver­so, dejan de ser por­que se vio­lan, por mucho que una deter­mi­na­da ley diga lo con­tra­rio. Des­gra­cia­da­men­te, los dere­chos tam­po­co se impo­nen; como mucho, se con­quis­tan.

Evi­den­te­men­te no todas las cons­ti­tu­cio­nes cum­plen, no al menos del mis­mo modo, las fun­cio­nes socio­po­lí­ti­cas men­cio­na­das. En efec­to, la cons­ti­tu­ción es la garan­tía jurí­di­ca for­mal de que una enti­dad polí­ti­ca se rige por los prin­ci­pios de un esta­do de dere­cho. Sin embar­go, espe­cial­men­te duran­te la últi­ma déca­da, la cons­tan­te alu­sión por par­te de los pode­res esta­ble­ci­dos al esta­do de dere­cho tie­ne como obje­ti­vo apun­ta­lar la idea de que «esta­do de dere­cho» y «demo­cra­cia» son sinó­ni­mos. Lo cier­to es que el «esta­do de dere­cho» se ha con­ver­ti­do en la coar­ta­da con la que los pode­ro­sos redu­cen la demo­cra­cia, enten­di­da ésta en un sen­ti­do polí­ti­co inte­gral y pro­fun­do, a una cues­tión jurí­di­ca y for­mal. O, dicho con otras pala­bras, la mane­ra más efec­ti­va que tie­nen en la actua­li­dad quie­nes deten­tan el poder polí­ti­co ‑y que por lo tan­to son garan­tes del sta­tu quo- para recor­tar dere­chos y liber­ta­des.

Por otro lado, es sig­ni­fi­ca­ti­vo que aque­llos movi­mien­to polí­ti­cos de izquier­da que a nivel mun­dial pro­mue­ven un cam­bio estruc­tu­ral hayan cen­tra­do sus esfuer­zos en lograr cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les vía refe­rén­dum.

El inde­pen­den­tis­mo es cons­ti­tu­cio­na­lis­ta

En defi­ni­ti­va, des­de un pun­to de vis­ta polí­ti­co, no se pue­de nun­ca des­pre­ciar el valor de los tex­tos cons­ti­tu­cio­na­les en tan­to en cuan­to, a día de hoy, se han con­for­ma­do como garan­tía del poder polí­ti­co, tan­to a nivel interno, den­tro de un terri­to­rio, como a nivel externo, den­tro de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Es más, toda comu­ni­dad polí­ti­ca ‑tam­bién las diver­sas comu­ni­da­des socia­les o cul­tu­ra­les- aspi­ra a ver sus deman­das refle­ja­das en un tex­to cons­ti­tu­cio­nal, bien sea el suyo pro­pio o el del esta­do en el que con­vi­ve con otras comu­ni­da­des.

De ahí que la dico­to­mía que duran­te la últi­ma déca­da ha pro­mul­ga­do la inte­lli­gen­tsia his­pa­na entre nacio­na­lis­tas, por un lado, y cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, por otro, ade­más de falaz es per­ver­sa. Por­que todo nacio­na­lis­ta aspi­ra, por defi­ni­ción, a esta­ble­cer una cons­ti­tu­ción para su pue­blo. No exis­ten, por así decir­lo, nacio­na­lis­tas anti­cons­ti­tu­cio­na­lis­tas. En todo caso serán nacio­na­lis­tas que aspi­ran a tener cons­ti­tu­ción pro­pia. Es decir, inde­pen­den­tis­tas fren­te a unio­nis­tas que gozan ya de una cons­ti­tu­ción que garan­ti­za sus dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos. Dere­chos que al no ser uni­ver­sa­les, apli­ca­bles a todos los pue­blos y ciu­da­da­nos por igual, se con­vier­ten en pri­vi­le­gios.

Es algo tan sen­ci­llo de enten­der como que mien­tras muchos vas­cos aspi­ran a poder deci­dir qué quie­ren ser y hacer con su futu­ro, muchos espa­ño­les creen tener dere­cho a deci­dir qué pue­den ser o dejar de ser los vas­cos. Y lo que es peor, cons­ti­tu­cio­nal­men­te lo tie­nen. Inclu­so no es nece­sa­rio que una mayo­ría de espa­ño­les esté de acuer­do en ello. Bas­ta que lo deci­da el Ejér­ci­to, el Gobierno o, como en el caso de Cata­lun­ya, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

Las razo­nes por las que hace más de tres déca­das vas­cos y vas­cas deci­die­ron mayo­ri­ta­ria­men­te no apo­yar esa Cons­ti­tu­ción son evi­den­tes, se infie­ren de las más bási­cas nocio­nes de polí­ti­ca y dere­cho, de demo­cra­cia y cons­ti­tu­cio­na­lis­mo. Pero es que, ade­más, se han refor­za­do con el paso del tiem­po. Miran­do a las tres últi­mas déca­das ‑o sin nece­si­dad de ir tan lejos, con­cen­trán­do­se en el últi­mo mes‑, está cla­ro por qué aque­llas y nue­vas gene­ra­cio­nes de vas­cos aspi­ran a escri­bir su pro­pia cons­ti­tu­ción.

Des­de el pun­to de vis­ta inde­pen­den­tis­ta, el nue­vo ciclo polí­ti­co no es sino la tran­si­ción hacia la cons­truc­ción de un Esta­do vas­co, cons­ti­tu­ción inclui­da, den­tro del mar­co euro­peo. Eso sí, con la con­di­ción demo­crá­ti­ca bási­ca de que así lo deci­da una mayo­ría de sus ciu­da­da­nos. Y ahí el inde­pen­den­tis­mo tie­ne ven­ta­ja: no ha con­fun­di­do ley con jus­ti­cia ni esta­do de dere­cho con demo­cra­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *