¿Qué fue de Phi­lip Pet­tit? A pro­pó­si­to de la «líqui­da» refor­ma de la Ley de extran­je­ría de ZP

phillip-pettir

Muchos de nues­tros ami­gos son votan­tes del PSOE-PSE. Muchos (de los
ante­rio­res) ejer­cen tam­bién ele­va­das e impor­tan­tes fun­cio­nes públicas,
socia­les y eco­nó­mi­cas. Cuan­do char­las con cual­quie­ra de ellos suelen
recor­dar­te que ejer­cen tales tareas guia­dos de altos prin­ci­pios éticos
y filo­só­fi­cos que sue­len englo­bar bajo la deno­mi­na­ción de
“social­de­mó­cra­tas”. Se enor­gu­lle­cen de sus plan­tea­mien­tos por­que según
ellos ser “social­de­mó­cra­tas” sig­ni­fi­ca dis­po­ner de un sóli­da ideología
pero, a la vez, lo sufi­cien­te­men­te fle­xi­ble como para haber­se adaptado
a esta moder­ni­dad líqui­da de la que habla Zyg­munt Bauman.

Por lo demás todos los que, des­de la izquier­da, no apues­tan en
Espa­ña por el PSOE no serían pues sino una suer­te de anarco-comunistas
mere­ce­do­res de ser lle­va­dos a algu­na reser­va natu­ral como espe­cies en
vía de extin­ción por no ser sufi­cien­te­men­te “social­de­mó­cra­tas” y
“líqui­dos”. Sin embar­go si obser­va­mos los últi­mos resultados
elec­to­ra­les habi­dos en paí­ses tan avan­za­dos como Fran­cia o Alemania
vere­mos que los par­ti­dos “social­de­mó­cra­tas” her­ma­nos del PSE como el
PSF o SPD se enfren­tan a una san­gría de votos pre­ci­sa­men­te por todo lo
con­tra­rio de lo que dicen mis ami­gos. Muchos de los votan­tes de
izquier­das ya no les reco­no­cen como par­ti­dos auténticamente
“social­de­mó­cra­tas”.

Hace unos días Pao­lo Flo­res d´Arcais daba una expli­ca­ción a este
fenó­meno en un artícu­lo publi­ca­do en EL PAIS que fue rápidamente
con­tes­ta­do por varios ideó­lo­gos de nues­tro Par­ti­do Socia­lis­ta. Según el
inte­lec­tual ita­liano muchos de los par­ti­dos que se dicen
“social­de­mó­cra­tas” en reali­dad, cuan­do gobier­nan, no consiguen
reduc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va algu­na de la des­igual­dad social, man­tie­nen las
vie­jas estruc­tu­ras de poder social y rea­li­zan todo tipo de componendas
con los pode­res eco­nó­mi­cos para no “per­der” sus bue­nas rela­cio­nes con
estos pode­res. Y es que de la esa social­de­mo­cra­cia “real­men­te
exis­ten­te” al popu­lis­mo sólo hay un paso.

Pon­ga­mos un recien­te ejem­plo espa­ñol. ZP ini­ció su pri­mer mandato
afir­man­do que su refe­ren­cia ideo­ló­gi­ca era un inte­lec­tual irlan­dés (y
por supues­to “social­de­mó­cra­ta”) lla­ma­do Phi­lip Pet­tit defen­sor de un
lla­ma­do “repu­bli­ca­nis­mo cívi­co” según el cual las per­so­nas son
ciu­da­da­nos y no súbditos.

De ahí que todas las per­so­nas deban ser “empo­de­ra­das” con todo tipo
de dere­chos para vigi­lar y con­tes­tar al poder públi­co. Algu­nas de las
pri­me­ras leyes ZP en mate­ria de dere­chos de colec­ti­vos homo­se­xua­les y
de las muje­res apun­ta­ban en ese sentido.

Pero en esto toca­ba refor­mar la vigen­te Ley de Extran­je­ría porque
algu­nos jue­ces cons­ti­tu­cio­na­les (muchos de ellos no “social­de­mó­cra­tas”)
habían anu­la­do diver­sas refor­mas lega­les lle­va­das a cabo de común
empe­ño entre el PP y el PSOE para limi­tar los dere­chos de asociación,
reu­nión, mani­fes­ta­ción, sin­di­ca­ción y huel­ga de los extran­je­ros en
situa­ción irre­gu­lar por el mero hecho de care­cer de una autorización
admi­nis­tra­ti­va de resi­den­cia. Y en esto, ZP se olvi­dó de Phi­lip Pettit.
La refor­ma de la Ley de Extran­je­ría que pró­xi­ma­men­te entra­rá en vigor
con el voto (direc­to o por dele­ga­ción de muchos de mis ami­gos del PSOE)
res­trin­gi­rá los dere­chos de vivien­da, edu­ca­ción, acce­so al padrón y
jus­ti­cia gra­tui­ta de los inmi­gran­tes irre­gu­la­res que más o menos
esta­re­mos de acuer­do que no han come­ti­do otra “infrac­ción” que la ser
pobres. Por si fue­ra poco si alguno de uste­des les empa­dro­na en su casa
o les hace una invi­ta­ción para visi­tar Espa­ña serán san­cio­na­dos con
fuer­tes mul­tas admi­nis­tra­ti­vas. Ah! Se nos olvi­da­ba, ZP ha decidido
tam­bién apli­car la Direc­ti­va de Retorno y a par­tir de aho­ra los
“irre­gu­la­res” podrán ser dete­ni­dos, aun­que no han come­ti­do ningún
deli­to, has­ta sesen­ta días mien­tras se les expul­sa a luga­res, ahora
famo­sos entre noso­tros, como Somalia.

Bien ser “social­de­mó­cra­tas” tie­ne estas cosas. Supo­ne­mos que para
poder seguir desem­pe­ñan­do tan altas fun­cio­nes algu­nos de nuestros
ami­gos, que espe­ra­mos que sigan sién­do­lo des­pués de leer este artículo
(no que renun­cien a sus tareas sobre todo si tie­nen que ver con la
inmi­gra­ción), tie­nen que mirar para otro lado.

Tam­bién supo­ne­mos que esta dis­tan­cia entre lo que se dice y lo que
se hace expli­ca por qué a la “social­de­mo­cra­cia” le va cada vez peor en
Euro­pa. Tal vez por­que lo que son “líqui­dos” de ver­dad son sólo sus
supues­tos fir­mes plan­tea­mien­tos ideo­ló­gi­cos y su coherencia.
Y es que a estas cosas de decir una cosa y hacer otra el popu­lis­mo y
la dere­cha saben jugar mejor. Cree­mos que un dipu­tado del PNV lla­mó a
esta refor­ma de la ley de Extran­je­ría “ber­lus­co­nia­na”. Falso:
Ber­lus­co­ni jamás apro­ba­ría una nor­ma “líqui­da” ins­pi­ra­da en un
“social­de­mó­cra­ta” como Phi­lip Pet­tit. ¡Has­ta ahí podía­mos llegar!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.