¿Qué fue de Phi­lip Pet­tit? A pro­pó­si­to de la «líqui­da» refor­ma de la Ley de extran­je­ría de ZP

phillip-pettir

Muchos de nues­tros ami­gos son votan­tes del PSOE-PSE. Muchos (de los
ante­rio­res) ejer­cen tam­bién ele­va­das e impor­tan­tes fun­cio­nes públi­cas,
socia­les y eco­nó­mi­cas. Cuan­do char­las con cual­quie­ra de ellos sue­len
recor­dar­te que ejer­cen tales tareas guia­dos de altos prin­ci­pios éti­cos
y filo­só­fi­cos que sue­len englo­bar bajo la deno­mi­na­ción de
“social­de­mó­cra­tas”. Se enor­gu­lle­cen de sus plan­tea­mien­tos por­que según
ellos ser “social­de­mó­cra­tas” sig­ni­fi­ca dis­po­ner de un sóli­da ideo­lo­gía
pero, a la vez, lo sufi­cien­te­men­te fle­xi­ble como para haber­se adap­ta­do
a esta moder­ni­dad líqui­da de la que habla Zyg­munt Bau­man.

Por lo demás todos los que, des­de la izquier­da, no apues­tan en
Espa­ña por el PSOE no serían pues sino una suer­te de anar­co-comu­nis­tas
mere­ce­do­res de ser lle­va­dos a algu­na reser­va natu­ral como espe­cies en
vía de extin­ción por no ser sufi­cien­te­men­te “social­de­mó­cra­tas” y
“líqui­dos”. Sin embar­go si obser­va­mos los últi­mos resul­ta­dos
elec­to­ra­les habi­dos en paí­ses tan avan­za­dos como Fran­cia o Ale­ma­nia
vere­mos que los par­ti­dos “social­de­mó­cra­tas” her­ma­nos del PSE como el
PSF o SPD se enfren­tan a una san­gría de votos pre­ci­sa­men­te por todo lo
con­tra­rio de lo que dicen mis ami­gos. Muchos de los votan­tes de
izquier­das ya no les reco­no­cen como par­ti­dos autén­ti­ca­men­te
“social­de­mó­cra­tas”.

Hace unos días Pao­lo Flo­res d´Arcais daba una expli­ca­ción a este
fenó­meno en un artícu­lo publi­ca­do en EL PAIS que fue rápi­da­men­te
con­tes­ta­do por varios ideó­lo­gos de nues­tro Par­ti­do Socia­lis­ta. Según el
inte­lec­tual ita­liano muchos de los par­ti­dos que se dicen
“social­de­mó­cra­tas” en reali­dad, cuan­do gobier­nan, no con­si­guen
reduc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va algu­na de la des­igual­dad social, man­tie­nen las
vie­jas estruc­tu­ras de poder social y rea­li­zan todo tipo de com­po­nen­das
con los pode­res eco­nó­mi­cos para no “per­der” sus bue­nas rela­cio­nes con
estos pode­res. Y es que de la esa social­de­mo­cra­cia “real­men­te
exis­ten­te” al popu­lis­mo sólo hay un paso.

Pon­ga­mos un recien­te ejem­plo espa­ñol. ZP ini­ció su pri­mer man­da­to
afir­man­do que su refe­ren­cia ideo­ló­gi­ca era un inte­lec­tual irlan­dés (y
por supues­to “social­de­mó­cra­ta”) lla­ma­do Phi­lip Pet­tit defen­sor de un
lla­ma­do “repu­bli­ca­nis­mo cívi­co” según el cual las per­so­nas son
ciu­da­da­nos y no súb­di­tos.

De ahí que todas las per­so­nas deban ser “empo­de­ra­das” con todo tipo
de dere­chos para vigi­lar y con­tes­tar al poder públi­co. Algu­nas de las
pri­me­ras leyes ZP en mate­ria de dere­chos de colec­ti­vos homo­se­xua­les y
de las muje­res apun­ta­ban en ese sen­ti­do.

Pero en esto toca­ba refor­mar la vigen­te Ley de Extran­je­ría por­que
algu­nos jue­ces cons­ti­tu­cio­na­les (muchos de ellos no “social­de­mó­cra­tas”)
habían anu­la­do diver­sas refor­mas lega­les lle­va­das a cabo de común
empe­ño entre el PP y el PSOE para limi­tar los dere­chos de aso­cia­ción,
reu­nión, mani­fes­ta­ción, sin­di­ca­ción y huel­ga de los extran­je­ros en
situa­ción irre­gu­lar por el mero hecho de care­cer de una auto­ri­za­ción
admi­nis­tra­ti­va de resi­den­cia. Y en esto, ZP se olvi­dó de Phi­lip Pet­tit.
La refor­ma de la Ley de Extran­je­ría que pró­xi­ma­men­te entra­rá en vigor
con el voto (direc­to o por dele­ga­ción de muchos de mis ami­gos del PSOE)
res­trin­gi­rá los dere­chos de vivien­da, edu­ca­ción, acce­so al padrón y
jus­ti­cia gra­tui­ta de los inmi­gran­tes irre­gu­la­res que más o menos
esta­re­mos de acuer­do que no han come­ti­do otra “infrac­ción” que la ser
pobres. Por si fue­ra poco si alguno de uste­des les empa­dro­na en su casa
o les hace una invi­ta­ción para visi­tar Espa­ña serán san­cio­na­dos con
fuer­tes mul­tas admi­nis­tra­ti­vas. Ah! Se nos olvi­da­ba, ZP ha deci­di­do
tam­bién apli­car la Direc­ti­va de Retorno y a par­tir de aho­ra los
“irre­gu­la­res” podrán ser dete­ni­dos, aun­que no han come­ti­do nin­gún
deli­to, has­ta sesen­ta días mien­tras se les expul­sa a luga­res, aho­ra
famo­sos entre noso­tros, como Soma­lia.

Bien ser “social­de­mó­cra­tas” tie­ne estas cosas. Supo­ne­mos que para
poder seguir desem­pe­ñan­do tan altas fun­cio­nes algu­nos de nues­tros
ami­gos, que espe­ra­mos que sigan sién­do­lo des­pués de leer este artícu­lo
(no que renun­cien a sus tareas sobre todo si tie­nen que ver con la
inmi­gra­ción), tie­nen que mirar para otro lado.

Tam­bién supo­ne­mos que esta dis­tan­cia entre lo que se dice y lo que
se hace expli­ca por qué a la “social­de­mo­cra­cia” le va cada vez peor en
Euro­pa. Tal vez por­que lo que son “líqui­dos” de ver­dad son sólo sus
supues­tos fir­mes plan­tea­mien­tos ideo­ló­gi­cos y su cohe­ren­cia.
Y es que a estas cosas de decir una cosa y hacer otra el popu­lis­mo y
la dere­cha saben jugar mejor. Cree­mos que un dipu­tado del PNV lla­mó a
esta refor­ma de la ley de Extran­je­ría “ber­lus­co­nia­na”. Fal­so:
Ber­lus­co­ni jamás apro­ba­ría una nor­ma “líqui­da” ins­pi­ra­da en un
“social­de­mó­cra­ta” como Phi­lip Pet­tit. ¡Has­ta ahí podía­mos lle­gar!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *