Oba­ma se sui­ci­da y los tali­ba­nes vati­ci­nan: «Verá des­fi­lar muchos ataú­des»

Luego de eva­luar el «cua­dro de situa­ción» por varios días con sus ase­so­res, Barack Oba­ma anun­ció final­men­te su «estra­te­gia» para Afga­nis­tán, que no resul­tó otra que el envío de más tro­pas ocu­pan­tes para dete­ner la esca­la­da de los tali­ba­nes, quie­nes ‑según el pro­pio coman­dan­te mili­tar de la Alian­za- ya con­tro­lan una par­te mayo­ri­ta­ria del terri­to­rio.

El anun­cio del pre­si­den­te impe­rial de enviar 30.000 sol­da­dos adi­cio­na­les a Afga­nis­tán, no inti­mi­dó a los rebel­des tali­ba­nes, que ame­na­za­ron con incre­men­tar su esca­la­da mien­tras adver­tían que habrá muchos más mili­ta­res inva­so­res muer­tos en las ope­ra­cio­nes que se se ave­ci­nan.

«Oba­ma verá des­fi­lar muchos ataú­des de sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses muer­tos en Afga­nis­tán», augu­ró el por­ta­voz del movi­mien­to tali­bán afgano, Qari Yusuf Ahma­di. «Se verán obli­ga­dos a una reti­ra­da ver­gon­zo­sa», agre­gó, en diá­lo­go con la agen­cia AFP.

En un comu­ni­ca­do difun­di­do a la pren­sa, los rebel­des afir­ma­ron que el anun­cio del ini­cio de la reti­ra­da de las tro­pas de EEUU en julio de 2011, rea­li­za­do por Oba­ma el mar­tes a la noche, es una «tram­pa» para cal­mar los áni­mos de la opi­nión públi­ca esta­dou­ni­den­se, y que no fre­na­rá la resis­ten­cia.

Oba­ma dio a cono­cer el mar­tes, en un espe­ra­do dis­cur­so des­de la aca­de­mia mili­tar de West Point, su «nue­va estra­te­gia» para Afga­nis­tán, que inclu­ye el envío de 30.000 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses para sumar­se a los 68.000 ya están en el país ocu­pa­do.

Los nue­vos sol­da­dos inva­so­res comen­za­rán a lle­gar a Afga­nis­tán «en un pla­zo de dos a tres sema­nas» y «serán des­ple­ga­dos y con­cen­tra­dos en las zonas sur y este del país», deta­lló ayer el jefe del Pen­tá­gono, Robert Gates, y seña­ló que el pla­zo mar­ca­do por Oba­ma para la reti­ra­da podría ajus­tar­se en caso de que se nece­si­te más tiem­po para esta­bi­li­zar el país y trans­fe­rir la segu­ri­dad a las fuer­zas afga­nas.

La adver­ten­cia tali­bán apun­ta a la opi­nión públi­ca esta­dou­ni­den­se ‑y euro­pea- cada día más reti­cen­te a que las tro­pas occi­den­ta­les per­ma­nez­can en el pol­vo­rín afgano, don­de los ata­ques de los tali­ba­nes se mul­ti­pli­can y han deja­do cien­tos de muer­tos y heri­dos, civi­les y mili­ta­res, en los últi­mos meses.

En los ocho años que lle­va la gue­rra de ocu­pa­ción lan­za­da por Washing­ton en octu­bre de 2001, ya murie­ron más de 926 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses en el país cen­troa­siá­ti­co (unos 300 este año). El temor es que una ofen­si­va inde­fi­ni­da, como en Irak, ter­mi­ne demos­tran­do que algu­nas gue­rras (como la san­gría esta­dou­ni­den­se en Viet­nam, entre 1958 y 1975) son impo­si­bles de ganar, inclu­so para la maqui­na­ria béli­ca de EEUU.

El secre­ta­rio gene­ral de la ONU, Ban Ki-moon (alcahue­te y saté­li­te de Washing­ton) seña­ló en un comu­ni­ca­do, que apre­cia­ba el enfo­que de la Casa Blan­ca de «equi­li­brar esfuer­zos mili­ta­res y civi­les» y «el for­ta­le­ci­mien­to de la capa­ci­dad de las ins­ti­tu­cio­nes afga­nas y las fuer­zas de segu­ri­dad».

El secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Anders Fogh Ras­mus­sen (tam­bién alcahue­te y saté­li­te de Washing­ton), afir­mó que la Fuer­za Inter­na­cio­nal de Asis­ten­cia a la Segu­ri­dad (ISAF) en Afga­nis­tán tie­ne ase­gu­ra­do un refuer­zo de «al menos 5.000 sol­da­dos, y pro­ba­ble­men­te unos cuan­tos milla­res más», para sumar­se a los más de 71.000 que ya están des­ple­ga­dos en el con­vul­sio­na­do país asiá­ti­co.

La «viet­na­mi­za­ción»

Según sus pro­pios coman­dan­tes, EEUU va per­dien­do la gue­rra mili­tar de ocu­pa­ción en Afga­nis­tán, y esta situa­ción no sola­men­te ten­sio­na el enfren­ta­mien­to interno entre los sec­to­res ultra con­ser­va­do­res y la admi­nis­tra­ción demó­cra­ta que mane­ja la agen­da exte­rior, sino que tam­bién des­aco­mo­da a sus alia­dos de la OTAN que no saben cómo esca­par del pan­tano.

La nue­va esca­la­da mili­tar anun­cia­da por Oba­ma, a su vez, dis­pa­ra el «sín­dro­me Viet­nam» en EEUU y Euro­pa cuyas socie­da­des pro­fun­di­zan cada vez más el recha­zo a la gue­rra de ocu­pa­ción en Irak y Afga­nis­tán.

No obs­tan­te estas mues­tras de «opti­mis­mo» para la pren­sa, las poten­cias alia­das elo­gian a Oba­ma pero le reta­cean en la prác­ti­ca el envío de más tro­pas aten­dien­do al recha­za gene­ra­li­za­do -tan­to en EEUU como en Euro­pa- que pro­du­ce la nue­va esca­la­da mili­tar impe­rial en Afga­nis­tán.

Sal­vo Ber­lus­co­ni que anun­ció el envío de 5000 sol­da­dos, Fran­cia, Ale­ma­nia, Rei­no Uni­do, ya ensa­yan argu­men­tos jus­ti­fi­ca­to­rios para evi­tar el des­gas­te polí­ti­co y social de sus gobier­nos con el envío de más tro­pas de ocu­pa­ción a Afga­nis­tán.

En este esce­na­rio, el «sín­dro­me Viet­nam» no sola­men­te aco­sa a EEUU sino que ade­más se pro­yec­ta por el res­to de las poten­cias alia­das que ven des­fi­lar cada vez más ataú­des de sus sol­da­dos exter­mi­na­dos por los tali­ba­nes.

Un últi­mo son­deo de la agen­cia Gallup indi­ca que la ges­tión de Oba­ma en Afga­nis­tán sólo cuen­ta con el res­pal­do de un 35 por cien­to del elec­to­ra­do esta­dou­ni­den­se, con retro­ce­sos de dos dígi­tos regis­tra­dos des­de sep­tiem­bre entre repu­bli­ca­nos, demó­cra­tas e inde­pen­dien­tes.

Den­tro de un cli­ma ascen­den­te de «viet­na­mi­za­ción» social y de pre­pa­ra­ción de gigan­tes­cas mar­chas con­tra la gue­rra de ocu­pa­ción por par­te de los «paci­fis­tas», los fun­cio­na­rios de la Admi­nis­tra­ción Oba­ma des­fi­la­ron el miér­co­les por el Con­gre­so fede­ral para jus­ti­fi­car el cos­to­so esfuer­zo de per­ma­nen­cia en Afga­nis­tán.

En una socie­dad que des­cree cada vez más de que Afga­nis­tán repre­sen­te un «peli­gro terro­ris­ta» para EEUU, el Comi­té de Fuer­zas Arma­das del Sena­do, el titu­lar de Defen­sa, Robert Gates, lle­gó a adver­tir que un fra­ca­so en Afga­nis­tán «ten­drá gra­ves con­se­cuen­cias para EEUU y el mun­do».

Por dis­tin­tas razo­nes, la esca­la­da mili­tar de Oba­ma, ade­más de poner en ridícu­lo el Nobel de la Paz que le entre­ga­ron, reci­be crí­ti­cas tan­to de los repu­bli­ca­nos como de los demó­cra­tas (su pro­pio par­ti­do) y de los pro­pios votan­tes que lo eli­gie­ron cre­yen­do en sus pro­me­sas de «ter­mi­nar con la gue­rra».

Las dudas hacia la nue­va estra­te­gia sur­gen inclu­so del gobierno cola­bo­ra­cio­nis­tas de Kabul. Seg­ba­tu­llah San­jar, prin­ci­pal con­se­je­ro polí­ti­co del pre­si­den­te Kar­zai, afir­mó: «Noso­tros no hemos podi­do solu­cio­nar el pro­ble­ma de Afga­nis­tán en ocho años y aho­ra EEUU lo quie­re hacer en die­cio­cho meses».

Curio­sa­men­te, el que mejor des­cri­bió una derro­ta poten­cial de EEUU en Afga­nis­tán fue el pro­pio coman­dan­te mili­tar de la OTAN en Afga­nis­tán, el gene­ral esta­dou­ni­den­se Stan­ley McChrys­tal.

En la pri­me­ra sema­na de sep­tiem­bre, Stan­ley McChrys­tal había pedi­do al Pen­tá­gono en un infor­me, revi­sar la «estra­te­gia» de las fuer­zas extran­je­ras ocu­pan­tes para com­ba­tir a los tali­ba­nes.

El jefe mili­tar de la OTAN en Afga­nis­tán advir­tió en dicho docu­men­to remi­ti­do al Depar­ta­men­to de Defen­sa de EEUU, que si no reci­bía más tro­pas EEUU corría el ries­go de fra­ca­sar y ser derro­ta­do en Afga­nis­tán.

El alto jefe mili­tar esta­dou­ni­den­se des­cri­be el poder del «Gobierno en la som­bra» de los tali­ba­nes que bajo la direc­ción del mulá Omar, capi­ta­li­za las debi­li­da­des de las tro­pas ocu­pan­tes y del gobierno cola­bo­ra­cio­nis­ta afgano.

Según sus pro­pios coman­dan­tes, a sólo nue­ve meses de haber relan­za­do la nue­va pan­ta­lla de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» (here­da­da de Bush) la estra­te­gia de Oba­ma comien­za cla­ra­men­te a res­que­bra­jar­se en Afga­nis­tán don­de la resis­ten­cia de los tali­ba­nes y los muer­tos esta­dou­ni­den­ses y euro­peos cre­cen en simé­tri­cas pro­por­cio­nes.

La gue­rra de ocu­pa­ción en Afga­nis­tán sobre­sa­le níti­da­men­te como el fren­te más «peli­gro­so» para el eje ocu­pan­te EEUU-OTAN, cuyas tro­pas se encuen­tran some­ti­das a una feroz y san­grien­ta con­tra­ofen­si­va de los tali­ba­nes que ya con­tro­lan más del 70% del país, según orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les que actúan en la región.

Los tali­ba­nes ‑vale acla­rar­lo- son los mis­mos que hace ocho años fue­ron derro­ca­dos del gobierno por una inva­sión mili­tar (de la OTAN y EEUU) que los lle­vó a una gue­rra de resis­ten­cia que hoy ‑según el pro­pio jefe mili­tar de la Alian­za- están a pun­to de ganar ante la impo­ten­cia de las fuer­zas ocu­pan­tes para con­te­ner­los.

Las «noti­cias» de la pren­sa inter­na­cio­nal y el dis­cur­so de los polí­ti­cos y fun­cio­na­rios impe­ria­les pre­sen­tan a Afga­nis­tán como un país inmer­so en la vio­len­cia «insur­gen­te» o «terro­ris­ta» de los tali­ba­nes, a los que las tro­pas com­bi­na­das de la OTAN y EEUU tra­tan de derro­tar para res­tau­rar el «orden y la paz».

Lo cier­to, lo obje­ti­vo, lo veri­fi­ca­ble, mues­tra que los que resis­ten y matan inva­so­res en Irak no son «terro­ris­tas» ni «insur­gen­tes», son tali­ba­nes afga­nos, nati­vos de Afga­nis­tán que luchan por recon­quis­tar su pro­pio terri­to­rio ocu­pa­do por las fuer­zas impe­ria­les inva­so­ras.

Y lo que es posi­bi­li­dad de triun­fo para los tali­ba­nes, es «sín­dro­me Viet­nam» para EEUU y las poten­cias impe­ria­lis­tas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *