En Medi­na, van a poner a la zorra a cui­dar galli­nas ¡Joder qué tro­pa!

Ésta va a ser más gor­da que la de Rama­les. Pero… ¿dón­de se ha vis­to?: ¡Van a poner a la zorra a cui­dar las galli­nas! Ni al que asó la man­te­ca se le habría ocu­rri­do seme­jan­te des­atino.

Qué con­tra­ria­do estoy –¡ay!– con las auto­ri­da­des de mi pue­blo: van a con­ta­mi­nar toda su geo­gra­fía, van a ensu­ciar de cabo a rabo todo su pai­sa­je y, tam­bién, a su pai­sa­na­je, van a enve­ne­nar la tie­rra… y no han dicho ni «¡esta lechu­ga es mía!».

Des­en­can­ta­do, tam­bién –y muy mucho – , con las que nos gobier­nan des­de más altas ins­tan­cias: sí. Que más allá de La Mazo­rra, en Bur­gos, tam­po­co han dicho ni «¡mu!». E igual­men­te des­ilu­sio­na­do, con las de aquen­de el Pisuer­ga sur­ca y rie­ga la seca este­pa cas­te­lla­na. Que tam­po­co en Valla­do­lid han abier­to la boca los polí­ti­cos de turno que nos mal­go­bier­nan des­de la Jun­ta. Y allen­de la Villa y Cor­te de los Madri­les, mejor ni hablar.

Ocu­rre que una Sucie­dad Ili­mi­ta­da (¡uy! per­dón por el lap­sus cala­mi. En qué esta­ría yo pen­san­do…). Una Socie­dad Limi­ta­da he que­ri­do escri­bir –y muy «limi­ta­da», a juz­gar por su esca­sa cla­ri­vi­den­cia y el men­gua­do sen­ti­do común del que hace gala– que dice lla­mar­se Reci­cla­dos Eco­ló­gi­cos Bur­ga­le­ses (REB)–¿reci… quéeee? ¿eco..quéeee? ¿bur­ga… quéeee? ¡man­da viru­ta!– pare­ce deci­di­da a cla­var, en el cora­zón de ese esplén­di­do ver­gel que toda­vía son Las Merin­da­des, y sin el menor escrú­pu­lo, una PLANTA capaz de con­ver­tir –a su decir– la basu­ra en oro. Pero a cos­ta, tam­bién, de un pre­cio muy alto: des­truir el medio ambien­te: sem­brar de malos olo­res, sabo­res y colo­res toda la región.

Sí. Una sin­gu­lar fábri­ca-inci­ne­ra­do­ra, que va a dar bien pocos pues­tos de tra­ba­jo y sí, muchos que­bra­de­ros de cabe­za, es la que se nos vie­ne enci­ma. Su fin: trans­for­mar los neu­má­ti­cos vie­jos en hidro­car­bu­ros líqui­dos. Y, para come­ter seme­jan­te des­afue­ro, la sobre­di­cha socie­dad cuen­ta, al pare­cer, con todos los para­bie­nes, licen­cias, ben­di­cio­nes y per­mi­sos de nues­tros gober­nan­tes. La Jun­ta de Cas­ti­lla y León ni se ha moles­ta­do en exi­gir el pre­cep­ti­vo estu­dio del impac­to medioam­bien­tal que mar­ca la ley.

Para obte­ner esa nue­va ver­sión del pre­cia­do «oro negro», tan codi­cian­do en nues­tros días, la limi­ta­da socie­dad en cues­tión está dis­pues­ta a inci­ne­rar más de 350 tone­la­das dia­rias de resi­duos que están cali­fi­ca­dos como «peli­gro­sos», unos; y «no tan peli­gro­sos, otros». Malos, peo­res y menos malos, resi­duos tóxi­cos todos, en mayor o menor gra­do. Pura basu­ra, al fin y al cabo.

El caso es que, si per­mi­ti­mos que arrai­gue sobre el vie­jo solar de nues­tra noble y feraz tie­rra, la «PLANTA» en cues­tión va a dejar hecha unos zorros a toda la comar­ca de Las Merin­da­nes. Sí: ade­más de las 92.000 tone­la­das anua­les del pre­cia­do hidro­car­bu­ro líqui­do que pro­du­ci­rá, la «dicho­sa plan­ta» tam­bién va a ensu­ciar nues­tros cie­los, ríos, valles y mon­ta­ñas –¡y nues­tros pul­mo­nes! ¡y los de nues­tros hijos!– con 9.500 tone­la­das de negro de humo, 634 tone­la­das de meta­les no férri­cos, 800 tone­la­das de ceni­zas… Y toda esa basu­ra «va a flo­re­cer» en una comar­ca que –avi­so para cuan­tos nave­gan­tes no lo sepan– es lugar emi­nen­te­men­te agrí­co­la. Y gana­de­ro. Y monu­men­tal. E his­tó­ri­co. Y turís­ti­co. Y resi­den­cial…

Así las cosas, bien pode­mos ase­gu­rar que la plan­ta que ame­na­za con ate­rri­zar en ese nues­tro jar­dín es, antes que nada, una pura y dura mala hier­ba. Y no olvi­de­mos –de sobra lo saben los hor­te­la­nos de Villa­com­pa­ra­da, de Cebo­lle­ros, de Bus­ti­llo y de toda nues­tra tie­rra– que, en Cas­ti­lla, no lla­ma­mos «malas hier­bas» a las hier­bas por ser intrín­se­ca­men­te malas, que no sé si hay algu­na que tal sea. Sino a las que cre­cen don­de no deben. He ahí toda su mal­dad.

Y, como a perro fla­co todo son pul­gas, la vene­no­sa plan­ta que vie­ne – «la mayor del mun­do», dicen, ufa­nos, sus pro­mo­to­res– va a pro­vo­car, ade­más, un inter­mi­na­ble e insu­fri­ble e infu­ma­ble trá­fi­co de camio­nes que serán los encar­ga­dos de ali­men­tar las fau­ces de tan voraz inge­nio tra­yen­do, de aquí, de allá y de acu­llá, el podri­do cau­cho de los neu­má­ti­cos des­he­chos y dese­cha­dos. Y de des­alen­tar y exas­pe­rar a los pacien­tes con­duc­to­res, luga­re­ños y vera­nean­tes, que cir­cu­len por las vie­jas y reco­le­tas carre­te­ras de esta tie­rra. He ahí, tam­bién, la mal­dad aña­di­da de esa nue­va plan­ta lla­ma­da R.E.B., que ame­na­za con hacer añi­cos la paz y el equi­li­brio eco­ló­gi­co de nues­tras Merin­da­des.

Por eso, por todo eso, yo sugie­ro, pro­pon­go, invi­to y reco­mien­do a los socios de R.E.B., ¿socios o sucios? –ya no sé cuál de las dos pala­bras les cua­dra mejor– que no se vayan a freír espá­rra­gos. ¡Pobres espá­rra­gos!, si lle­ga­ran a caer en la sar­tén de R.E.B., tan satu­ra­da de malo­lien­tes acei­tes de dese­cho. Mejor, que via­jen a Titán.

Por si no estu­vie­ren ente­ra­dos, sepan que Titán, ade­más de ser uno de los per­so­na­jes mito­ló­gi­cos que Hesio­do abor­da en su Teo­go­nía, es uno de los saté­li­tes de Saturno, sex­to pla­ne­ta de nues­tro sis­te­ma solar, el de los bri­llan­tes ani­llos. Y Titán es el úni­co saté­li­te que, como el pla­ne­ta Tie­rra, ate­so­ra líqui­dos sobre su super­fi­cie.

Aho­ra, gra­cias a las inves­ti­ga­cio­nes de la NASA y de la ESA (Agen­cia Espa­cial Euro­pea), hemos sabi­do que esos líqui­dos de Titán no son océa­nos de agua, como se pen­sa­ba, sino lagos de hidro­car­bu­ros. El más cau­da­lo­so, en el polo Sur de Titán, ocu­pa una super­fi­cie sie­te veces mayor que Las Merin­da­des: 20.000 kiló­me­tros cua­dra­dos.

¡Ahí es nada!

¡Ánden­le!, pues, socios y ami­gos de Reci­cla­dos Eco­ló­gi­cos Bur­ga­le­ses: arran­quen para Saturno. Y déjen­nos a Moneo en paz. ¡Ojo! No olvi­den la bufan­da. Que, por Titán, hace más fres­co que en Bur­gos: una vez allí, sus pre­cia­dos hidro­car­bu­ros líqui­dos esta­rán al alcan­ce de su mano, sí. Pero la tem­pe­ra­tu­ra media, por aque­llos pagos, ron­da los 180o C. bajo cero. Por eso, tal vez, en Bur­gos, al frío con razón le lla­man fres­co.

Si el Cid levan­ta­ra la cabe­za y vie­ra la que se está cocien­do en la tie­rra de sus abue­los, segu­ro que diría lo mis­mo que yo digo aho­ra: ¡joder, qué tro­pa!

Juan de VILLACOBOS

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *