El Nobel de la Paz no es para Fidel Cas­tro por Kol­do Cam­pos

Dis­tin­tas per­so­nas, reco­gien­do pro­po­si­cio­nes de muy diver­sos movi­mien­tos socia­les, se están dan­do a la tarea de pro­mo­ver a Fidel Cas­tro como Nobel de la Paz. Enco­mia­ble esfuer­zo, sin duda. Yo, sin embar­go, no voy a sus­cri­bir las lis­tas de apo­yo a seme­jan­te ofen­sa. Me cons­ta que quie­nes res­pal­dan la ini­cia­ti­va no lo hacen con áni­mo de insul­tar a Fidel Cas­tro, pero ocu­rre que sien­do el diri­gen­te cubano uno de los seres huma­nos que más ha con­tri­bui­do a hacer posi­ble la paz, el Pre­mio Nobel de la Paz no se lo mere­ce a él.

Fidel y el pue­blo cubano lle­van años ganán­do­se el res­pe­to de quie­nes en el mun­do segui­mos empe­ña­dos en soñar­lo de otro modo, pero el pre­mio Nobel no se creó para reco­no­cer los esfuer­zos que Fidel Cas­tro y su pue­blo vie­nen rea­li­zan­do des­de aquel ben­di­to fin de año en que comen­za­ron a rees­cri­bir su his­to­ria y la nues­tra. El Nobel de la Paz no se otor­ga por los logros que en mate­ria de salud, de edu­ca­ción, de res­pe­to a los dere­chos huma­nos, entre otras vir­tu­des, han pues­to de mani­fies­to Fidel y su pue­blo a pesar del infa­me blo­queo esta­dou­ni­den­se que, como sub­ra­yan los ava­lis­tas de la can­di­da­tu­ra, se pro­lon­ga por más de 47 años no obs­tan­te la gene­ral con­de­na de todos los paí­ses, con excep­ción de Esta­dos Uni­dos, Israel y las islas Palau, colo­nia occi­den­tal en el Pací­fi­co que una vez al año y siem­pre por el mis­mo moti­vo se con­vier­te en noti­cia.

Igno­ro si lo hicie­ron des­de su ini­cio y si aca­so esa fue siem­pre la inten­ción de quien les dio el ape­lli­do pero, en cual­quier caso, poco tar­da­ron los pre­mios Nobel en poner en evi­den­cia sus ver­güen­zas con reco­no­ci­mien­tos into­le­ra­bles.

En «Memo­ria del Fue­go» (II tomo) cuen­ta Eduar­do Galeano algu­nos de los méri­tos que hizo el ex pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Teddy Roo­se­velt para obte­ner­lo: «Teddy cree en la gran­de­za del des­tino impe­rial y en la fuer­za de sus puños. Apren­dió a boxear en Nue­va York, para sal­var­se de las pali­zas y humi­lla­cio­nes que de niño sufría por ser enclen­que, asmá­ti­co y muy mio­pe; y de adul­to cru­za los guan­tes con los cam­peo­nes, caza leo­nes, enla­za toros, escri­be libros y ruge dis­cur­sos. En pági­nas y tri­bu­nas exal­ta las vir­tu­des de las razas fuer­tes, naci­das para domi­nar, razas gue­rre­ras como la suya, y pro­cla­ma que en nue­ve de cada diez casos no hay mejor indio que el indio muer­to (y al déci­mo, dice, habría que mirar­lo más de cer­ca) Volun­ta­rio de todas las gue­rras, ado­ra las supre­mas cua­li­da­des que en la eufo­ria de la bata­lla sien­te un lobo en el cora­zón, y des­pre­cia a los gene­ra­les sen­ti­men­ta­loi­des que se angus­tian por la pér­di­da de un par de miles de hom­bres. .. Este faná­ti­co devo­to de un Dios que pre­fie­re la pól­vo­ra al incien­so, hace una pau­sa y escri­be: Nin­gún triun­fo pací­fi­co es tan gran­dio­so como el supre­mo triun­fo de la gue­rra. Den­tro de algu­nos años reci­bi­rá el Nobel de la Paz».

A seme­jan­te per­so­na­je siguie­ron otros de la mis­ma ralea.

Des­de 1901, en que se creó el pre­mio, has­ta 1936, en que fue dis­tin­gui­do el argen­tino Car­los Saa­ve­dra, nun­ca había sido ele­gi­do un lati­no­ame­ri­cano, afri­cano o asiá­ti­co. Todos los home­na­jea­dos con tan glo­rio­sa dis­tin­ción habían sido esta­dou­ni­den­ses o euro­peos, como si la paz no dis­pu­sie­ra de otros acen­tos y no fue­ran estos más creí­bles.

Tuvie­ron, de todas for­mas, que pasar otros 24 años para que en 1960 el suda­fri­cano Albert Lutu­li, apor­ta­ra su nom­bre al esfuer­zo de la paz con­vir­tién­do­se en el pri­mer afri­cano en ser homo­lo­ga­do como Nobel y en el segun­do caso en 60 años en que los jue­ces no encon­tra­ron un pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se a mano o un can­di­da­to euro­peo que cubrie­ra el expe­dien­te.

Ni siquie­ra Mahat­ma Gandhi, que entre 1937 y 1948 fue nomi­na­do en cin­co oca­sio­nes, fue ele­gi­do en algu­na. Y los lamen­tos por tan imper­do­na­ble olvi­do que, ante el cla­mor popu­lar, años más tar­de reco­no­cie­ra el comi­té de sabios que admi­nis­tra el pre­mio, no sir­vie­ron, de todas for­mas, para res­ti­tuir­le su dere­cho a quien, curio­sa­men­te y des­pués de la palo­ma, más se ha uti­li­za­do como sím­bo­lo de la paz.

En Sue­cia, los res­pon­sa­bles de ele­gir a los pre­mia­dos, igno­ran que el lla­ma­do ter­cer mun­do, no por casua­li­dad sino por­que care­ce, pre­ci­sa­men­te, de la paz, la prac­ti­ca y la valo­ra aún con más amor y cons­tan­cia que occi­den­te. Qui­zás por ello, sal­vo algu­nas cui­da­das y obli­ga­das excep­cio­nes, como el viet­na­mi­ta Lee Duc Tho en 1973, (com­par­ti­do con Kis­sin­ger) Tere­sa de Cal­cu­ta en 1979, Pérez Esqui­vel en 1980, Man­de­la en 1993 o Ara­fat al año siguien­te, los ele­gi­dos como Nobel de la Paz o han sido exce­len­tes admi­nis­tra­do­res de la gue­rra, Anwar el-Sadat en 1978, Gor­ba­chov en 1990, Car­ter en el 2002, Lech Wale­sa en 1983, Oscar Arias en 1987, Al Gore recien­te­men­te, o han sido des­ta­ca­dos intér­pre­tes de la bar­ba­rie y el terror. Y en este capí­tu­lo, sinies­tros ase­si­nos como el esta­dou­ni­den­se Henry Kis­sin­ger y los israe­li­tas Simón Peres, Isaac Rabin o Mena­chen Begin, todos Nobel de la Paz, son el mejor des­men­ti­do a un pre­mio que, lejos de hon­rar, envi­le­ce a quien lo obtie­ne.

Barack Oba­ma, a los pocos meses de ser pre­si­den­te del país que más enar­bo­la la vio­len­cia como con­duc­ta, la tor­tu­ra como tera­pia, el cri­men como ofi­cio, la gue­rra como nego­cio, se ha con­ver­ti­do en el últi­mo cana­lla Nobel de la Paz fes­te­ja­do nadie sabe por qué. ¿Por man­dar más tro­pas a Afga­nis­tán? ¿Por mul­ti­pli­car sus bom­bar­deos? ¿Por lle­nar de bases mili­ta­res Colom­bia? ¿Por pro­pi­ciar el gol­pe de esta­do en Hon­du­ras? ¿Por cele­brar tira­nos con licen­cia?

Nomi­nar a Fidel Cas­tro al Nobel de la Paz sería tan absur­do como pre­ten­der que Sil­vio Rodrí­guez gane un Grammy, que a Eduar­do Galeano se le otor­gue el Cer­van­tes o que Alfon­so Sas­tre obten­ga el Prín­ci­pe de Astu­rias.

Sé que el pro­pio Fidel Cas­tro va a decli­nar la posi­bi­li­dad de que, a tra­vés de ese pre­mio, se reco­noz­ca su valor, sus apor­tes, sus inne­ga­bles méri­tos en rela­ción a la paz y su irre­pro­cha­ble vida al ser­vi­cio de la más her­mo­sa y huma­na cau­sa. Y no por­que Fidel, repi­to, no sea mere­ce­dor de ese reco­no­ci­mien­to, sino por­que nun­ca podría com­par­tir con delin­cuen­tes como los des­cri­tos su acre­di­ta­ción como Nobel. Por supues­to que Fidel se mere­ce ése y cual­quier reco­no­ci­mien­to que quie­ra hacér­se­le, pro­ba­ble­men­te, al ser humano que en los dos últi­mos siglos más ha con­tri­bui­do a la paz. El pro­ble­ma es que ese pre­mio no se lo mere­ce a él.

Imprimatu

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *