La gue­rra de Oba­ma por Txen­te Rekon­do (GAIN)


El pre­si­den­te de EEUU, Barack Oba­ma, ha cen­tra­do su polí­ti­ca exte­rior en Afga­nis­tán y por exten­sión en Pakis­tán. Al envío de 30.000 sol­da­dos se le une el anun­cio de la reti­ra­da de las tro­pas, fija­da para 2011. Para muchos, su estra­te­gia se ase­me­ja a la que podían haber dise­ña­do John McCain y Sarah Palin de haber gana­do.

El recien­te anun­cio, tele­vi­sa­do en hora de máxi­ma audien­cia para todo el país, de ampliar el núme­ro de tro­pas esta­dou­ni­den­ses y alia­das en sue­lo afgano, al tiem­po que seña­la­ba tres años más de ocu­pa­ción, podría situar­se en la línea argu­men­tal de sus pre­de­ce­so­res. Inclu­so, como ha seña­la­do algún ana­lis­ta, podría ser «el mis­mo guión que se podía espe­rar de John McCain y Sarah Palin si éstos hubie­ran gana­do las elec­cio­nes de 2008».

Ya en mar­zo pasa­do, el pre­si­den­te Oba­ma pre­sen­tó los pila­res de lo que iba a ser su estra­te­gia hacia Afga­nis­tán. Enton­ces, «lo que en reali­dad era una estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te, se ven­dió al públi­co nor­te­ame­ri­cano como una tác­ti­ca anti­te­rro­ris­ta». El dis­cur­so ofi­cial, tan­to antes como aho­ra, ha esta­do ador­na­do de supues­tos obje­ti­vos cen­tra­les: «La ins­tau­ra­ción de la demo­cra­cia, com­ba­tir a Al Qae­da y cons­truir un Esta­do afgano esta­ble y dura­de­ro».

Sin embar­go la reali­dad se mues­tra de una mane­ra total­men­te opues­ta. Lo que real­men­te pri­ma en la estra­te­gia de la Casa Blan­ca es una evi­den­te mili­ta­ri­za­ción de la ocu­pa­ción. Esta polí­ti­ca va a supo­ner un alto cos­te polí­ti­co y humano, y sus con­se­cuen­cias se han veni­do mos­tran­do des­de hace meses. Cada día que pasa es más que evi­den­te la supre­ma­cía del poder mili­tar, que, como en la era de Bush, sigue sien­do cla­ve y deci­si­vo para mar­car las líneas cen­tra­les de la polí­ti­ca exte­rior. Pare­ce que el dis­cur­so neo­con se ha vuel­to a impo­ner, ya que en su día tan sólo éstos y los mili­ta­res seguían defen­dien­do la posi­bi­li­dad de «una vic­to­ria mili­tar» en Afga­nis­tán.

Seguir afir­man­do que la defen­sa de la demo­cra­cia en Afga­nis­tán es uno de los pila­res estra­té­gi­cos sue­na a bur­la, sobre todo si hace­mos un bre­ve repa­so a las recien­tes elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en aquel país. La cita elec­to­ral estu­vo mar­ca­da por la inse­gu­ri­dad, el auge de la resis­ten­cia y un frau­de sis­te­má­ti­co. La reti­ra­da de Abdu­llah Abdu­llah per­mi­tió la reelec­ción auto­má­ti­ca de Hamid Kar­zai, que a lo lar­go de todo el pro­ce­so supo mane­jar a su favor el apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal y las fuer­zas de segu­ri­dad a su favor en todo el pro­ce­so. Tam­bién reci­bió un tra­to pri­vi­le­gia­do de los medios de comu­ni­ca­ción loca­les y fue capaz de colo­car «hábil­men­te» a sus segui­do­res en la lla­ma­da Comi­sión Elec­to­ral Inde­pen­dien­te.

Mien­tras que EEUU y sus alia­dos des­en­ca­de­na­ban una cam­pa­ña con­tra Kar­zai, en bus­ca de un cam­bio en la pre­si­den­cia, Kar­zai se fue rodean­do de impor­tan­tes alia­dos regio­na­les, muchos de ellos anti­guos seño­res de la gue­rra, lo que uni­do a los abu­sos elec­to­ra­les le ha per­mi­ti­do repe­tir en el car­go.

Todos esos acon­te­ci­mien­tos no han pasa­do des­aper­ci­bi­dos para la pobla­ción local. La par­ti­ci­pa­ción real podría situar­se en torno al 20 ó 25%, con un apo­yo para Kar­zai en torno al 10 ó 15%. Por todo ello, bue­na par­te de la pobla­ción pien­sa que ese sis­te­ma «demo­crá­ti­co» es una ver­da­de­ra toma­du­ra de pelo.

La excu­sa de Al Qae­da tam­po­co pare­ce que fun­cio­ne. Cada vez son más las voces que seña­lan que la inter­re­la­ción entre esa orga­ni­za­ción yiha­dis­ta y la resis­ten­cia afga­na es muy peque­ña. Tam­bién son muchos los que apun­tan a que la mili­tan­cia de ese gru­po no se nutre de afga­nos, sino de ciu­da­da­nos egip­cios o sau­dís, ponien­do sobre la mesa una evi­den­te con­tra­dic­ción entre lo que se dice o jus­ti­fi­ca en Washing­ton y la reali­dad. Cayen­do ade­más en el error de ocul­tar las evi­den­tes dife­ren­cias ideo­ló­gi­cas y estra­té­gi­cas entre el movi­mien­to yiha­dis­ta trans­na­cio­nal y la resis­ten­cia afga­na, que bus­ca la ins­tau­ra­ción de un emi­ra­to islá­mi­co en Afga­nis­tán.

Tam­po­co se pue­de defen­der la idea de cons­truir un Esta­do esta­ble y dura­de­ro, sobre todo si obser­va­mos que bue­na par­te del país está en manos de la resis­ten­cia y que la labor del Gobierno y de las ins­ti­tu­cio­nes impul­sa­das por la ocu­pa­ción ape­nas tie­ne inci­den­cia en algu­nas par­tes de la capi­tal. Un pró­xi­mo revés para los defen­so­res de esas teo­rías lo podre­mos encon­trar cuan­do Kar­zai deba «pagar los favo­res y apo­yos reci­bi­dos en la cam­pa­ña elec­to­ral, algu­nos de los cua­les ya se han visua­li­za­do de una u otra mane­ra.

Algu­nos ana­lis­tas seña­lan que, tras la ofen­si­va mili­tar, la Casa Blan­ca esta­ría bus­can­do un nue­vo esce­na­rio, don­de una par­te de la resis­ten­cia debi­li­ta­da por las accio­nes de los ocu­pan­tes esta­ría dis­pues­ta a bus­car un acuer­do, ponien­do en mar­cha una divi­sión entre sus filas. Algu­nos espe­ran que per­so­na­jes como Hek­mat­yar apues­ten por esa vía, y aca­ben enfren­tán­do­se a los ele­men­tos «más intran­si­gen­tes», que serían los que se sitúan en torno al con­se­jo de Quet­ta y a los mili­tan­tes de Haq­qa­ni.

La mili­ta­ri­za­ción se ha con­ver­ti­do en el eje cen­tral de la estra­te­gia de EEUU. Esa apues­ta de Oba­ma está gene­ran­do un impor­tan­te cos­te eco­nó­mi­co y polí­ti­co. La socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, cas­ti­ga­da por la cri­sis, debe­rá hacer fren­te a impor­tan­tes gas­tos para man­te­ner la apues­ta ocu­pan­te, con el aña­di­do de un aumen­to del núme­ro de muer­tos en sus pro­pias filas. Todo ello pue­de aca­bar pasan­do fac­tu­ra a la Admi­nis­tra­ción. Den­tro de las filas demó­cra­tas se han comen­za­do a escu­char voces con­tra esa medi­da.

Tam­po­co van a salir muy bien para­das las rela­cio­nes con sus alia­dos. Muchos ana­lis­tas coin­ci­den en que la supues­ta coope­ra­ción es míni­ma y si en el pasa­do el papel de la ONU que­dó muy daña­do, en estos meses pue­de aca­bar ocu­rrien­do algo simi­lar con la pro­pia OTAN.

El esce­na­rio afgano se pre­sen­ta lleno de difi­cul­ta­des. La corrup­ción del Gobierno de Kar­zai segui­rá cam­pan­do a sus anchas, la inefi­ca­cia de las fuer­zas poli­cia­les y mili­ta­res tam­bién aumen­ta­rá, con divi­sio­nes étni­cas y deser­cio­nes masi­vas.

No se pue­de olvi­dar el papel de Pakis­tán. Los ele­men­tos del ISI y del com­ple­jo mili­tar siguen manio­bran­do en torno al país vecino, deseo­sos de recu­pe­rar su influen­cia y preo­cu­pa­dos por la nue­va estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na, que podría dejar­les en un lugar deli­ca­do.

El con­trol de las prin­ci­pa­les ciu­da­des, los bom­bar­deos indis­cri­mi­na­dos en las zonas rura­les y la inten­si­fi­ca­ción de la con­tra-insur­gen­cia se pre­sen­tan como la opción ele­gi­da por Oba­ma.

Afga­nis­tán se está con­vir­tien­do en la gue­rra de Oba­ma. No son pocos los que bus­can para­le­lis­mos con Viet­nam. Los estra­te­gas nor­te­ame­ri­ca­nos pue­den estar reco­gien­do los fru­tos de sus manio­bras y cons­pi­ra­cio­nes en Afga­nis­tán, cuan­do, en ple­na gue­rra fría, impul­sa­ron la des­es­ta­bi­li­za­ción del país y el auge de los movi­mien­tos isla­mis­tas y yiha­dis­tas con­tra el régi­men del PDPA y de sus alia­dos sovié­ti­cos. Los ase­so­res de la Casa Blan­ca no deben olvi­dar que el pue­blo afgano es «muy pacien­te». Supo espe­rar «90 años para con­ven­cer a los bri­tá­ni­cos que cual­quier inten­to de ocu­pa­ción esta­ba con­de­na­do al fra­ca­so, y lo mis­mo hicie­ron duran­te una déca­da con los sovié­ti­cos».

Tras ocho años de ocu­pa­ción, y con el anun­cio de un míni­mo de otros die­cio­cho meses más, EEUU y sus alia­dos debe­rían apren­der un poco más de la his­to­ria de Afga­nis­tán.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *