34 razo­nes más para seguir luchan­do por Comi­té de Soli­dad Inter­na­cio­nal de Madrid

A pesar de que el hos­ti­ga­mien­to y la per­se­cu­ción polí­ti­ca es una diná­mi­ca cons­tan­te por par­te del esta­do espa­ñol hacia el pue­blo vas­co, no deja de estre­me­cer la for­ma tan bru­tal en que se ata­can los dere­chos huma­nos y socia­les más bási­cos que en cual­quier esta­do moderno y libre haría rubo­ri­zar inclu­so al más afa­na­do fascista.
La far­sa de los jui­cios, el lin­cha­mien­to mediá­ti­co, la prác­ti­ca inexis­ten­cia de prue­bas incri­mi­na­to­rias que se basan en una espe­cie de alu­ci­na­ción deli­ran­te de la jus­ti­cia espa­ño­la enfer­ma de inca­pa­ci­dad y de idio­tez, el ais­la­mien­to de dete­ni­dos que favo­re­ce la peli­gro­sa prác­ti­ca de la tor­tu­ra dejan poco lugar para un esce­na­rio de liber­tad y del dere­cho a desa­rro­llar­la, así como de solu­ción al con­flic­to que vive Eus­kal Herria.
De nue­vo vuel­ve a ser cas­ti­ga­da la juven­tud por luchar por sus dere­chos legí­ti­mos a una vida dig­na, dere­chos fun­da­men­ta­les como son una vivien­da dig­na, una edu­ca­ción dig­na, ele­gir como desean que sea el entorno de sus pue­blos y las bases sobre las que quie­ren que éstos se cons­tru­yan. Deseos que cual­quier joven que desee cam­biar las cosas a mejor ha teni­do, tie­ne y ten­drá a lo lar­go de su vida.
Nue­va­men­te el fas­cis­mo espa­ñol no per­do­na a quie­nes le cues­tio­nan, uti­li­zan­do sus ya de sobra cono­ci­dos méto­dos de deten­ción, tor­tu­ra y encarcelamiento.
Jóve­nes que luchan por un dere­cho colec­ti­vo, el de un pue­blo, que dan ejem­plo de dig­ni­dad dejan­do cla­ro a los súb­di­tos del fas­cis­mo que no les va a resul­tar fácil seguir escla­vi­zan­do a los pueblos.
Este gra­ví­si­mo ata­que pone de mani­fies­to, como siem­pre, el con­cep­to de «demo­cra­cia» que tie­ne el esta­do español.
La inco­mu­ni­ca­ción a la que son some­ti­dos los dete­ni­dos no solo son un cas­ti­go para ellos sino tam­bién para sus fami­lia­res y ami­gos, y esta es la inten­ción de quie­nes rea­li­zan tales prác­ti­cas: exten­der el dolor lo máxi­mo posible.
Nadie ya sea fami­liar, ami­go, abo­ga­do… pue­de asu­mir que una per­so­na des­apa­rez­ca duran­te un núme­ro deter­mi­na­do de días sin saber abso­lu­ta­men­te nada ni del lugar en el que está, ni en qué con­di­cio­nes, ni con quien, ni nada de nada. Y yen­do más allá, cual­quier ciu­da­dano de a pie ¿pue­de sen­tir­se libre y segu­ro en un esta­do que basa su jus­ti­cia en estas prácticas?
Todo nues­tro apo­yo y soli­da­ri­dad con los dete­ni­dos, sus fami­lia­res y amigos.

En Madrid, a 30 de noviem­bre de 2009

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *