Dis­cur­so ante la tum­ba de Marx por Engels

F. Engels

Dis­cur­so ante la tum­ba de Marx

(1883)


Escri­to: Dis­cur­so pro­nun­cia­do en inglés por F. Engels en el cemen­te­rio de High­ga­te en Lon­dres, el 17 de mar­zo de 1883.
Pri­me­ra publi­ca­ción: En ale­mán en el Sozial­de­mo­krat del 22 de mar­zo de 1883.
Digitalizació:n: Por José Ángel Sor­do para el Mar­xists Inter­net Archi­ve, 1999.


El 14 de mar­zo, a las tres menos cuar­to de la tar­de , dejó de pen­sar el más gran­de pen­sa­dor de nues­tros días. Ape­nas le deja­mos dos minu­tos solo, y cuan­do vol­vi­mos, le encon­tra­mos dor­mi­do sua­ve­men­te en su sillón, pero para siempre.

Es de todo pun­to impo­si­ble cal­cu­lar lo que el pro­le­ta­ria­do mili­tan­te de Euro­pa y Amé­ri­ca y la cien­cia his­tó­ri­ca han per­di­do con este hom­bre. Har­to pron­to se deja­rá sen­tir el vacío que ha abier­to la muer­te de esta figu­ra gigantesca.

Así como Dar­win des­cu­brió la ley del desa­rro­llo de la natu­ra­le­za orgá­ni­ca, Marx des­cu­brió la ley del desa­rro­llo de la his­to­ria huma­na: el hecho, tan sen­ci­llo, pero ocul­to bajo la male­za ido­ló­gi­ca, de que el hom­bre nece­si­ta, en pri­mer lugar, comer, beber, tener un techo y ves­tir­se antes de poder hacer polí­ti­ca, cien­cia, arte, reli­gión, etc.; que, por tan­to, la pro­duc­ción de los medios de vida inme­dia­tos, mate­ria­les, y por con­si­guien­te, la corres­pon­dien­te fase eco­nó­mi­ca de desa­rro­llo de un pue­blo o una épo­ca es la base a par­tir de la cual se han desa­rro­lla­do las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas, las con­cep­cio­nes jurí­di­cas, las ideas artís­ti­cas e inclu­so las ideas reli­gio­sas de los hom­bres y con arre­glo a la cual deben, por tan­to, expli­car­se, y no al revés, como has­ta enton­ces se había veni­do hacien­do. Pero no es esto sólo. Marx des­cu­brió tam­bién la ley espe­cí­fi­ca que mue­ve el actual modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta y la socie­dad bur­gue­sa crea­da por él . El des­cu­bri­mien­to de la plus­va­lía ilu­mi­nó de pron­to estos pro­ble­mas, mien­tras que todas las inves­ti­ga­cio­nes ante­rio­res, tan­to las de los eco­no­mis­tas bur­gue­ses como las de los crí­ti­cos socia­lis­tas, habían vaga­do en las tinieblas.

Dos des­cu­bri­mien­tos como éstos debían bas­tar para una vida. Quien ten­ga la suer­te de hacer tan sólo un des­cu­bri­mien­to así, ya pue­de con­si­de­rar­se feliz. Pero no hubo un sólo cam­po que Marx no some­tie­se a inves­ti­ga­ción ‑y éstos cam­pos fue­ron muchos, y no se limi­tó a tocar de pasa­da ni uno sólo- inclu­yen­do las mate­má­ti­cas, en la que no hicie­se des­cu­bri­mien­tos ori­gi­na­les. Tal era el hom­bre de cien­cia. Pero esto no era, ni con mucho, la mitad del hom­bre. Para Marx, la cien­cia era una fuer­za his­tó­ri­ca motriz, una fuer­za revo­lu­cio­na­ria. Por puro que fue­se el gozo que pudie­ra depa­rar­le un nue­vo des­cu­bri­mien­to hecho en cual­quier cien­cia teó­ri­ca y cuya apli­ca­ción prác­ti­ca tal vez no podía pre­ver­se en modo alguno, era muy otro el goce que expe­ri­men­ta­ba cuan­do se tra­ta­ba de un des­cu­bri­mien­to que ejer­cía inme­dia­ta­men­te una influen­cia revo­lu­cio­na­do­ra en la indus­tria y en el desa­rro­llo his­tó­ri­co en gene­ral. Por eso seguía al deta­lle la mar­cha de los des­cu­bri­mien­tos rea­li­za­dos en el cam­po de la elec­tri­ci­dad, has­ta los de Mar­cel Deprez en los últi­mos tiempos.

Pues Marx era, ante todo, un revo­lu­cio­na­rio. Coope­rar, de este o del otro modo, al derro­ca­mien­to de la socie­dad capi­ta­lis­ta y de las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas crea­das por ella, con­tri­buir a la eman­ci­pa­ción del pro­le­ta­ria­do moderno, a quién él había infun­di­do por pri­me­ra vez la con­cien­cia de su pro­pia situa­ción y de sus nece­si­da­des, la con­cien­cia de las con­di­cio­nes de su eman­ci­pa­ción: tal era la ver­da­de­ra misión de su vida. La lucha era su ele­men­to. Y luchó con una pasión, una tena­ci­dad y un éxi­to como pocos. Pri­me­ra Gace­ta del Rin, 1842; Vor­wärts* de París, 1844; Gace­ta Ale­ma­na de Bru­se­las, 1847; Nue­va Gace­ta del Rin, 1848 – 1849; New York Tri­bu­ne, 1852 a 1861, a todo lo cual hay que aña­dir un mon­tón de folle­tos de lucha, y el tra­ba­jo en las orga­ni­za­cio­nes de París, Bru­se­las y Lon­dres, has­ta que, por últi­mo, nació como rema­te de todo, la gran Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res, que era, en ver­dad, una obra de la que su autor podía estar orgu­llo­so, aun­que no hubie­ra crea­do nin­gu­na otra cosa.

Por eso, Marx era el hom­bre más odia­do y más calum­nia­do de su tiem­po. Los gobier­nos, lo mis­mo los abso­lu­tis­tas que los repu­li­ca­nos, le expul­sa­ban. Los bur­gue­ses, lo mis­mo los con­ser­va­do­res que los ultra­de­mó­cra­tas, com­pe­tían a lan­zar difa­ma­cio­nes con­tra él. Marx apar­ta­ba todo esto a un lado como si fue­ran telas de ara­ña, no hacía caso de ello; sólo con­tes­ta­ba cuan­do la nece­si­dad impe­rio­sa lo exi­gía. Y ha muer­to vene­ra­do, que­ri­do, llo­ra­do por millo­nes de obre­ros de la cau­sa revo­lu­cio­na­ria, como él, dise­mi­na­dos por toda Euro­pa y Amé­ri­ca, des­de la minas de Sibe­ria has­ta Cali­for­nia. Y pue­do atre­ver­me a decir que si pudo tener muchos adver­sa­rios, ape­nas tuvo un solo enemi­go per​so​nal​.Su nom­bre vivi­rá a tra­vés de los siglos, y con él su obra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *