Reda­da con­tra la juven­tud vas­ca: “Con­mi­go no es” por Inés Gar­cia

Hace unos años, con moti­vo de la ley de extran­je­ría, For­ges hacía una viñe­ta con este tex­to:

Pri­me­ro des­pi­die­ron a los sin­di­ca­lis­tas
… pero como yo no era sin­di­ca­lis­ta, no hice nada

Lue­go des­pi­die­ron a las muje­res
… pero como yo no era mujer, no hice nada.

Des­pués des­pi­die­ron a los cin­cuen­to­nes…
… pero como yo no era cin­cuen­tón, no hice nada.

…Mas tar­de des­pi­die­ron a los casa­dos…
Pero como yo no era casa­do, no hice nada.

Ayer empe­za­ron a des­pe­dir a los inmi­gran­tes
… pero como yo no era inmi­gran­te, no hice nada.

Y hoy nos han des­pe­di­do a los res­tan­tes…

Si lo lle­go a saber, no les voto.

Enton­ces For­ges habla­ba de des­pe­di­dos y la cifra de 4 millo­nes de para­dos actual mues­tra que no esta­ba des­en­ca­mi­na­do.

Tam­po­co lo esta­ba el autor del tex­to ori­gi­nal, Mar­tin Nie­mö­ller, un pas­tor pro­tes­tan­te ale­mán, cuan­do decía aque­llo de “Pri­me­ro se lle­va­ron a los comu­nis­tas pero a mí no me impor­tó, por­que yo no era comu­nis­ta…» si mira­mos lo que está pasan­do en el País Vas­co.

Y es que ser acti­vis­ta de los movi­mien­tos socia­les es sufi­cien­te para reci­bir sin más la acu­sa­ción de terro­ris­ta. El deta­lle de ser vas­co es la excu­sa que uti­li­za el Esta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes para tener car­ta blan­ca y que en el res­to del país nos que­de­mos tan tran­qui­los por­que “con­mi­go no es”.

Pero todo se anda­rá. En medio de una cri­sis monu­men­tal, el sis­te­ma deja cla­ro un día sí y otro tam­bién que el enemi­go a batir son los que luchan y que para ellos irá diri­gi­do todo “el peso de la ley”. Una ley que se hace a medi­da para con­tro­lar día a día a la disi­den­cia, cual­quier disi­den­cia que pue­da hacer­le cos­qui­llas a este sis­te­ma inhu­mano e irra­cio­nal. Hoy son los jóve­nes vas­cos, maña­na todos los demás.

Evi­den­te­men­te el estri­bi­llo “lo lla­man demo­cra­cia y no lo es”, no es solo algo que can­ta­mos sin más. Este sis­te­ma per­mi­te las leyes arbi­tra­rias y el “haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”. Por eso el PP, con total sober­bia, pue­de denun­ciar el sis­te­ma de escu­chas Sitel cuan­do los escu­cha­dos son ellos. O pue­den defen­der el pago de un res­ca­te por los 36 mari­ne­ros del Ala­kra­na, a pesar de haber­se lle­na­do la boca con el “no nego­cia­mos con delin­cuen­tes” en casos san­gran­tes como fue, por ejem­plo, la muer­te de Miguel Ángel Blan­co.

Detrás de la legis­la­ción a medi­da, se escon­de la nece­si­dad de que no cues­tio­ne­mos el fon­do de las cosas. Como, por ejem­plo, impe­dir algo tan ele­men­tal en cual­quier país “de nues­tro entorno” como es un refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción, en nom­bre de una cons­ti­tu­ción ana­cró­ni­ca. O jus­ti­fi­car que unos mari­ne­ros pon­gan en peli­gro sus vidas en nom­bre de una eco­no­mía de saqueo y de depre­da­ción.

Sober­bia, abu­so de poder, fal­ta de con­tac­to con la reali­dad… La deten­ción de los jóve­nes vas­cos entra en la lógi­ca de que todo lo que se mue­ve en el Esta­do espa­ñol es lucha arma­da orga­ni­za­da y por tan­to, hay que apli­car a quien sea “todo el peso de la ley”.

Tene­mos que cui­dar­nos, tene­mos que orga­ni­zar­nos, tene­mos que mejo­rar los méto­dos. La sola agi­ta­ción y sen­si­bi­li­za­ción no bas­ta. Para sus leyes a medi­da, orga­ni­za­cio­nes y lucha “a medi­da”. Fle­xi­bi­li­za­ción y crea­ti­vi­dad. Nos que­da mucho tra­ba­jo por hacer.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *