Elec­cio­nes ile­ga­les en Hon­du­ras y la hipo­cre­sía de Washing­ton por Eva Golinger

“¿Qué vamos a hacer, que­dar­nos sen­ta­dos duran­te cua­tro años y sim­ple­men­te con­de­nar al gol­pe?” – decla­ra­cio­nes de un alto ofi­cial del Depar­ta­men­to de Esta­do en Washing­ton ayer 28 de noviem­bre de 2009.

Las ver­da­de­ras divi­sio­nes en Amé­ri­ca Lati­na – entre la jus­ti­cia y la injus­ti­cia, demo­cra­cia y dic­ta­du­ra, dere­chos huma­nos y dere­chos de cor­po­ra­cio­nes, el poder popu­lar y la domi­na­ción impe­rial – nun­ca han esta­do tan visi­bles como hoy. Los movi­mien­tos de los pue­blos por toda la región para trans­for­mar sis­te­mas corrup­tos y des­igua­les que han ais­la­do y exclui­do la mayo­ría de las nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas, están hoy exi­to­sa­men­te toman­do el poder de for­ma demo­crá­ti­ca y cons­tru­yen­do nue­vos mode­los fun­da­men­ta­dos en la jus­ti­cia eco­nó­mi­ca y la jus­ti­cia social. Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua y Ecua­dor están en la van­guar­dia de estos movi­mien­tos, mien­tras que otras nacio­nes, como Uru­guay y Argen­ti­na se están movien­do con un paso un poco más len­to hacia el cambio.

La región his­tó­ri­ca­men­te ha sido pla­ga­da por una inje­ren­cia bru­tal de Esta­dos Uni­dos, la cual ha bus­ca­do a todo cos­to domi­nar y con­tro­lar los recur­sos estra­té­gi­cos y natu­ra­les con­te­ni­dos en este terri­to­rio abun­dan­te. Con la excep­ción de la desa­fian­te revo­lu­ción cuba­na, Washing­ton logró ins­ta­lar regí­me­nes títe­res por toda Amé­ri­ca Lati­na a fina­les del siglo XX. Cuan­do Hugo Chá­vez ganó la pre­si­den­cia en 1998 y la revo­lu­ción boli­va­ria­na comen­zó a flo­re­cer, el balan­ce del poder y el con­trol impe­rial sobre la región se debi­li­ta­ban. Ocho años del gobierno de Geor­ge W. Bush tra­jo de nue­vo los gol­pes de esta­do a la región, en Vene­zue­la en 2002 con­tra el Pre­si­den­te Chá­vez y en Hai­tí en 2004 con­tra el Pre­si­den­te Aris­ti­de. El pri­me­ro fue derro­ta­do por una insu­rrec­ción popu­lar masi­va del pue­blo, y el pos­te­rior logró secues­trar y derro­car a un pre­si­den­te ya no con­ve­nien­te para los intere­ses de Washington.

A pesar de los esfuer­zos de la admi­nis­tra­ción de Bush de neu­tra­li­zar la expan­sión de revo­lu­ción en Amé­ri­ca Lati­na, a tra­vés de gol­pes, sabo­ta­jes eco­nó­mi­cos, gue­rra mediá­ti­ca, ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas, inter­ven­ción elec­to­ral y un incre­men­to en la pre­sen­cia mili­tar, nacio­nes jus­to a la fron­te­ra esta­dou­ni­den­se, como Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la eli­gie­ron pre­si­den­tes con ten­den­cias izquier­dis­tas. La inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na se con­so­li­dó con UNASUR y ALBA, y las garras del poder de Washing­ton comen­za­ron a desaparecer.

Henry Kis­sin­ger dijo en los años seten­ta, “si no pode­mos con­tro­lar a Amé­ri­ca Lati­na, ¿cómo vamos a domi­nar al mun­do?” Esta visión impe­ria­lis­ta está muy vigen­te hoy. La pre­sen­cia de Oba­ma en la Casa Blan­ca fue vis­ta de for­ma erró­nea por muchos en la región como un señal de un final a la agre­sión esta­dou­ni­den­se en el mun­do, y espe­cial­men­te aquí, en Amé­ri­ca Lati­na. Por lo menos, muchos pen­sa­ban que Oba­ma dis­mi­nui­ría las cre­cien­tes ten­sio­nes con sus veci­nos en el sur. Por cier­to, el mis­mo, el nue­vo pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, hizo alu­sio­nes a tales cambios.

Pero aho­ra, la estra­te­gia del “Smart Power” (poder inte­li­gen­te) de la admi­nis­tra­ción de Oba­ma ha sido des­en­mas­ca­ra­da. Los abra­zos, inter­cam­bios de manos, son­ri­sas, rega­los y pro­me­sas de “no más inter­ven­ción” y “una nue­va era” rea­li­za­das por el Pre­si­den­te Oba­ma mis­mo ante los líde­res de las nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas duran­te la Cum­bre de las Amé­ri­cas en Tri­ni­dad en abril pasa­do, se han con­ver­ti­do en cíni­cos ges­tos de hipo­cre­sía. Cuan­do Oba­ma lle­gó al poder, la repu­tación de Washing­ton esta­ba deca­yen­do. Los inten­tos débi­les de “cam­biar” la rela­ción Nor­te-Sur en las Amé­ri­cas han resul­ta­do en una situa­ción peor, reafir­man­do que la visión de Kis­sin­ger sobre la impor­tan­cia de con­tro­lar ésta región es una polí­ti­ca de esta­do de Washing­ton que no depen­de de nin­gún par­ti­do o jefe de estado.

El papel de Washing­ton en el gol­pe en Hon­du­ras con­tra el Pre­si­den­te Zela­ya ha sido evi­den­te des­de el pri­mer día. El finan­cia­mien­to con­tí­nua a los gol­pis­tas, la pre­sen­cia mili­tar del Pen­tá­gono en Soto Cano, las cons­tan­tes reunio­nes entre fun­cio­na­rios del Depar­ta­men­to de Esta­do y el emba­ja­dor de EEUU en Hon­du­ras, Hugo Llo­rens, con los gol­pis­tas, y los inten­tos cíni­cos de for­zar una “media­ción” y “nego­cia­ción” entre los gol­pis­tas y el gobierno legí­ti­mo de Hon­du­ras, son evi­den­cias con­tun­den­tes sobre las inten­cio­nes de Washing­ton de con­so­li­dar esta nue­va for­ma de “gol­pe inte­li­gen­te”. La insis­ten­cia públi­ca ini­cial del gobierno de Oba­ma sobre la legi­ti­mi­dad de Zela­ya como pre­si­den­te de Hon­du­ras rápi­da­men­te des­apa­re­ció lue­go de las pri­me­ras sema­nas del gol­pe. Los lla­ma­dos para la “res­ti­tu­ción del órden demo­crá­ti­co y cons­ti­tu­cio­nal” en Hon­du­ras fue­ron cam­bia­das por cuchi­cheos débi­les repe­ti­dos por las voces monó­to­nas de los voce­ros del Depar­ta­men­to de Estado.

La impo­si­ción del pre­si­den­te de Cos­ta Rica, Oscar Árias – una ficha de Washing­ton – para “mediar” la “nego­cia­ción” orde­na­da por Washing­ton entre los gol­pis­tas y el Pre­si­den­te Zela­ya fue un cir­co. Del pri­mer momen­to, era obvio que el Depar­ta­men­to de Esta­do esta­ba pro­mo­vien­do una estra­te­gia de “ganar tiem­po” para con­so­li­dar el gol­pe en Hon­du­ras. La fal­ta de sin­ce­ri­dad de Árias y su com­pli­ci­dad en el gol­pe fue evi­den­te des­de la mis­ma maña­na del vio­len­to secues­tro y el exi­lio for­za­do de Zela­ya. Altos fun­cio­na­rios del Pen­tá­gono, el Depar­ta­men­to de Esta­do y la CIA pre­sen­tes en la base de Soto Cano, con­tro­la­da por Washing­ton, arre­gla­ron el trans­por­te de Zela­ya a Cos­ta Rica. Árias había ya expre­sa­do su dis­po­si­ción, de for­ma sub­ser­vien­te, para refu­giar al pre­si­den­te ile­ga­men­te exi­lia­do y de no dete­ner aque­llos secues­tra­do­res que pilo­tea­ron el avión que – en vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal – lle­gó al terri­to­rio costariquense.

Hoy, Oscar Arias ha hecho un lla­ma­do a todas las nacio­nes del mun­do para “reco­no­cer” a las elec­cio­nes ile­ga­les e ile­gí­ti­mas que están toman­do lugar en Hon­du­ras. ¿Por­qué no?, ha dicho Árias, si no hay frau­de o irre­gu­la­ri­da­des, “¿por­qué no reco­no­cer a un nue­vo pre­si­den­te? El Depar­ta­men­to de Esta­do y has­ta el pro­pio pre­si­den­te Oba­ma han dicho lo mis­mo y están lla­man­do –pre­sio­nan­do – a sus alia­dos de reco­no­cer a un nue­vo régi­men en Hon­du­ras, ele­gi­do bajo una dic­ta­du­ra. El frau­de y las irre­gu­la­ri­da­des ya están pre­sen­tes, con­si­de­ran­do que hoy, nin­gu­na demo­cra­cia exis­te en Hon­du­ras que per­mi­ti­ría las con­di­cio­nes ade­cua­das para un pro­ce­so elec­to­ral. Y el Depar­ta­men­to de Esta­do admi­tió hace dos sema­nas que están acti­va­men­te finan­cian­do el pro­ce­so elec­to­ral y las cam­pa­ñas elec­to­ra­les en Hon­du­ras des­de hace tiem­po. Y los “obser­va­do­res inter­na­cio­na­les” envia­dos para dar cred­bi­li­dad al pro­ce­so ile­gal en Hon­du­ras son todas agen­cias y agen­tes del impe­rio. El Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal (IRI), y el Ins­ti­tu­to Demó­cra­to Nacio­nal (NDI), dos agen­cias crea­das para fil­trar el finan­cia­mien­to de la USAID y la NED a par­ti­dos polí­ti­cos en el exte­rior para pro­mo­ver la agen­da esta­dou­ni­den­se, no sola­men­te finan­cia­ron a los gru­pos invo­lu­cra­dos en el gol­pe de esta­do en Hon­du­ras sino aho­ra están “obser­van­do” las elec­cio­nes. Gru­pos terro­ris­tas como UnoA­me­ri­ca, diri­gi­do por el gol­pis­ta vene­zo­lano Ale­jan­do Peña Esclu­sa, tam­bién han envia­do “obser­va­do­res” a Hon­du­ras. Y el terro­ris­ta cri­mi­nal mia­me­ro-cubano Adol­fo Fran­co, anti­guo direc­tor de la USAID, es otro “pesa­do” en la lis­ta de los obser­va­do­res elec­to­ra­les hoy en Honduras.

Pero la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y el Cen­tro Car­ter, que no son enti­da­des “izquier­dis­tas”, han con­de­na­do al pro­ce­so elec­to­ral en Hon­du­ras como ile­gí­ti­mo y recha­za­ron enviar obser­va­do­res. Lo mis­mo lo han hecho las Nacio­nes Uni­das y la Unión Euro­pea, tan­to como la UNASUR y el ALBA.

Washing­ton está sólo, jun­to a sus regí­me­nes títe­res en Colom­bia, Pana­má, Perú, Cos­ta Rica e Israel, como las úni­cas nacio­nes que públi­ca­men­te han indi­ca­do su reco­no­ci­mien­to del pro­ce­so elec­to­ral en Hon­du­ras. Un alto fun­cio­na­rio del Depar­ta­men­to de Esta­do decla­ró ayer al Washing­ton Post, «¿Qué vamos a hacer, que­dar­nos sen­ta­dos duran­te cua­tro años y sim­ple­men­te con­de­nar al gol­pe?» Bueno, Washing­ton se ha que­da­do sen­ta­do duran­te 50 años recha­zan­do reco­no­cer al gobierno cubano. Pero eso es por­que el gobierno de Cuba no le con­vie­ne a Washing­ton. Y el régi­men dic­ta­to­rial en Hon­du­ras sí le conviene.

El movi­mien­to de resis­ten­cia en Hon­du­ras está boi­co­tean­do las elec­cio­nes, lla­man­do para la absen­ción masi­va del pro­ce­so ile­gal. Las calles de Hon­du­ras han sido toma­das por miles de fuer­zas mili­ta­res, bajo el con­trol del Pen­tá­gono. Con armas avan­za­das de Israel, el régi­men gol­pis­ta está pre­pa­ra­do para repri­mir y bru­ta­li­zar de for­ma masi­va a los que resis­ten el pro­ce­so elec­to­ral. Debe­mos man­te­ner nues­tra vigi­lan­cia y soli­da­ri­dad con el pue­blo de Hon­du­ras fren­te al peli­gro inmen­so que lo rodea. Las elec­cio­nes de hoy en Hon­du­ras cons­ti­tu­yen un segun­do gol­pe de esta­do con­tra el pue­blo hon­du­re­ño, esta vez abier­ta­men­te dise­ña­do, pro­mo­vi­do, finan­cia­do y apo­ya­do por Washing­ton. Sin impor­tar el resul­ta­do de las elec­cio­nes, no habrá jus­ti­cia para Hon­du­ras has­ta que cese la inje­ren­cia imperial.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.