Elec­cio­nes ile­ga­les en Hon­du­ras y la hipo­cre­sía de Washing­ton por Eva Golinger

“¿Qué vamos a hacer, que­dar­nos sen­ta­dos duran­te cua­tro años y sim­ple­men­te con­de­nar al gol­pe?” – decla­ra­cio­nes de un alto ofi­cial del Depar­ta­men­to de Esta­do en Washing­ton ayer 28 de noviem­bre de 2009.

Las ver­da­de­ras divi­sio­nes en Amé­ri­ca Lati­na – entre la jus­ti­cia y la injus­ti­cia, demo­cra­cia y dic­ta­du­ra, dere­chos huma­nos y dere­chos de cor­po­ra­cio­nes, el poder popu­lar y la domi­na­ción impe­rial – nun­ca han esta­do tan visi­bles como hoy. Los movi­mien­tos de los pue­blos por toda la región para trans­for­mar sis­te­mas corrup­tos y des­igua­les que han ais­la­do y exclui­do la mayo­ría de las nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas, están hoy exi­to­sa­men­te toman­do el poder de for­ma demo­crá­ti­ca y cons­tru­yen­do nue­vos mode­los fun­da­men­ta­dos en la jus­ti­cia eco­nó­mi­ca y la jus­ti­cia social. Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua y Ecua­dor están en la van­guar­dia de estos movi­mien­tos, mien­tras que otras nacio­nes, como Uru­guay y Argen­ti­na se están movien­do con un paso un poco más len­to hacia el cambio.

La región his­tó­ri­ca­men­te ha sido pla­ga­da por una inje­ren­cia bru­tal de Esta­dos Uni­dos, la cual ha bus­ca­do a todo cos­to domi­nar y con­tro­lar los recur­sos estra­té­gi­cos y natu­ra­les con­te­ni­dos en este terri­to­rio abun­dan­te. Con la excep­ción de la desa­fian­te revo­lu­ción cuba­na, Washing­ton logró ins­ta­lar regí­me­nes títe­res por toda Amé­ri­ca Lati­na a fina­les del siglo XX. Cuan­do Hugo Chá­vez ganó la pre­si­den­cia en 1998 y la revo­lu­ción boli­va­ria­na comen­zó a flo­re­cer, el balan­ce del poder y el con­trol impe­rial sobre la región se debi­li­ta­ban. Ocho años del gobierno de Geor­ge W. Bush tra­jo de nue­vo los gol­pes de esta­do a la región, en Vene­zue­la en 2002 con­tra el Pre­si­den­te Chá­vez y en Hai­tí en 2004 con­tra el Pre­si­den­te Aris­ti­de. El pri­me­ro fue derro­ta­do por una insu­rrec­ción popu­lar masi­va del pue­blo, y el pos­te­rior logró secues­trar y derro­car a un pre­si­den­te ya no con­ve­nien­te para los intere­ses de Washington.

A pesar de los esfuer­zos de la admi­nis­tra­ción de Bush de neu­tra­li­zar la expan­sión de revo­lu­ción en Amé­ri­ca Lati­na, a tra­vés de gol­pes, sabo­ta­jes eco­nó­mi­cos, gue­rra mediá­ti­ca, ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas, inter­ven­ción elec­to­ral y un incre­men­to en la pre­sen­cia mili­tar, nacio­nes jus­to a la fron­te­ra esta­dou­ni­den­se, como Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la eli­gie­ron pre­si­den­tes con ten­den­cias izquier­dis­tas. La inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na se con­so­li­dó con UNASUR y ALBA, y las garras del poder de Washing­ton comen­za­ron a desaparecer.

Henry Kis­sin­ger dijo en los años seten­ta, “si no pode­mos con­tro­lar a Amé­ri­ca Lati­na, ¿cómo vamos a domi­nar al mun­do?” Esta visión impe­ria­lis­ta está muy vigen­te hoy. La pre­sen­cia de Oba­ma en la Casa Blan­ca fue vis­ta de for­ma erró­nea por muchos en la región como un señal de un final a la agre­sión esta­dou­ni­den­se en el mun­do, y espe­cial­men­te aquí, en Amé­ri­ca Lati­na. Por lo menos, muchos pen­sa­ban que Oba­ma dis­mi­nui­ría las cre­cien­tes ten­sio­nes con sus veci­nos en el sur. Por cier­to, el mis­mo, el nue­vo pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, hizo alu­sio­nes a tales cambios.

Pero aho­ra, la estra­te­gia del “Smart Power” (poder inte­li­gen­te) de la admi­nis­tra­ción de Oba­ma ha sido des­en­mas­ca­ra­da. Los abra­zos, inter­cam­bios de manos, son­ri­sas, rega­los y pro­me­sas de “no más inter­ven­ción” y “una nue­va era” rea­li­za­das por el Pre­si­den­te Oba­ma mis­mo ante los líde­res de las nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas duran­te la Cum­bre de las Amé­ri­cas en Tri­ni­dad en abril pasa­do, se han con­ver­ti­do en cíni­cos ges­tos de hipo­cre­sía. Cuan­do Oba­ma lle­gó al poder, la repu­tación de Washing­ton esta­ba deca­yen­do. Los inten­tos débi­les de “cam­biar” la rela­ción Nor­te-Sur en las Amé­ri­cas han resul­ta­do en una situa­ción peor, reafir­man­do que la visión de Kis­sin­ger sobre la impor­tan­cia de con­tro­lar ésta región es una polí­ti­ca de esta­do de Washing­ton que no depen­de de nin­gún par­ti­do o jefe de estado.

El papel de Washing­ton en el gol­pe en Hon­du­ras con­tra el Pre­si­den­te Zela­ya ha sido evi­den­te des­de el pri­mer día. El finan­cia­mien­to con­tí­nua a los gol­pis­tas, la pre­sen­cia mili­tar del Pen­tá­gono en Soto Cano, las cons­tan­tes reunio­nes entre fun­cio­na­rios del Depar­ta­men­to de Esta­do y el emba­ja­dor de EEUU en Hon­du­ras, Hugo Llo­rens, con los gol­pis­tas, y los inten­tos cíni­cos de for­zar una “media­ción” y “nego­cia­ción” entre los gol­pis­tas y el gobierno legí­ti­mo de Hon­du­ras, son evi­den­cias con­tun­den­tes sobre las inten­cio­nes de Washing­ton de con­so­li­dar esta nue­va for­ma de “gol­pe inte­li­gen­te”. La insis­ten­cia públi­ca ini­cial del gobierno de Oba­ma sobre la legi­ti­mi­dad de Zela­ya como pre­si­den­te de Hon­du­ras rápi­da­men­te des­apa­re­ció lue­go de las pri­me­ras sema­nas del gol­pe. Los lla­ma­dos para la “res­ti­tu­ción del órden demo­crá­ti­co y cons­ti­tu­cio­nal” en Hon­du­ras fue­ron cam­bia­das por cuchi­cheos débi­les repe­ti­dos por las voces monó­to­nas de los voce­ros del Depar­ta­men­to de Estado.

La impo­si­ción del pre­si­den­te de Cos­ta Rica, Oscar Árias – una ficha de Washing­ton – para “mediar” la “nego­cia­ción” orde­na­da por Washing­ton entre los gol­pis­tas y el Pre­si­den­te Zela­ya fue un cir­co. Del pri­mer momen­to, era obvio que el Depar­ta­men­to de Esta­do esta­ba pro­mo­vien­do una estra­te­gia de “ganar tiem­po” para con­so­li­dar el gol­pe en Hon­du­ras. La fal­ta de sin­ce­ri­dad de Árias y su com­pli­ci­dad en el gol­pe fue evi­den­te des­de la mis­ma maña­na del vio­len­to secues­tro y el exi­lio for­za­do de Zela­ya. Altos fun­cio­na­rios del Pen­tá­gono, el Depar­ta­men­to de Esta­do y la CIA pre­sen­tes en la base de Soto Cano, con­tro­la­da por Washing­ton, arre­gla­ron el trans­por­te de Zela­ya a Cos­ta Rica. Árias había ya expre­sa­do su dis­po­si­ción, de for­ma sub­ser­vien­te, para refu­giar al pre­si­den­te ile­ga­men­te exi­lia­do y de no dete­ner aque­llos secues­tra­do­res que pilo­tea­ron el avión que – en vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal – lle­gó al terri­to­rio costariquense.

Hoy, Oscar Arias ha hecho un lla­ma­do a todas las nacio­nes del mun­do para “reco­no­cer” a las elec­cio­nes ile­ga­les e ile­gí­ti­mas que están toman­do lugar en Hon­du­ras. ¿Por­qué no?, ha dicho Árias, si no hay frau­de o irre­gu­la­ri­da­des, “¿por­qué no reco­no­cer a un nue­vo pre­si­den­te? El Depar­ta­men­to de Esta­do y has­ta el pro­pio pre­si­den­te Oba­ma han dicho lo mis­mo y están lla­man­do –pre­sio­nan­do – a sus alia­dos de reco­no­cer a un nue­vo régi­men en Hon­du­ras, ele­gi­do bajo una dic­ta­du­ra. El frau­de y las irre­gu­la­ri­da­des ya están pre­sen­tes, con­si­de­ran­do que hoy, nin­gu­na demo­cra­cia exis­te en Hon­du­ras que per­mi­ti­ría las con­di­cio­nes ade­cua­das para un pro­ce­so elec­to­ral. Y el Depar­ta­men­to de Esta­do admi­tió hace dos sema­nas que están acti­va­men­te finan­cian­do el pro­ce­so elec­to­ral y las cam­pa­ñas elec­to­ra­les en Hon­du­ras des­de hace tiem­po. Y los “obser­va­do­res inter­na­cio­na­les” envia­dos para dar cred­bi­li­dad al pro­ce­so ile­gal en Hon­du­ras son todas agen­cias y agen­tes del impe­rio. El Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal (IRI), y el Ins­ti­tu­to Demó­cra­to Nacio­nal (NDI), dos agen­cias crea­das para fil­trar el finan­cia­mien­to de la USAID y la NED a par­ti­dos polí­ti­cos en el exte­rior para pro­mo­ver la agen­da esta­dou­ni­den­se, no sola­men­te finan­cia­ron a los gru­pos invo­lu­cra­dos en el gol­pe de esta­do en Hon­du­ras sino aho­ra están “obser­van­do” las elec­cio­nes. Gru­pos terro­ris­tas como UnoA­me­ri­ca, diri­gi­do por el gol­pis­ta vene­zo­lano Ale­jan­do Peña Esclu­sa, tam­bién han envia­do “obser­va­do­res” a Hon­du­ras. Y el terro­ris­ta cri­mi­nal mia­me­ro-cubano Adol­fo Fran­co, anti­guo direc­tor de la USAID, es otro “pesa­do” en la lis­ta de los obser­va­do­res elec­to­ra­les hoy en Honduras.

Pero la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y el Cen­tro Car­ter, que no son enti­da­des “izquier­dis­tas”, han con­de­na­do al pro­ce­so elec­to­ral en Hon­du­ras como ile­gí­ti­mo y recha­za­ron enviar obser­va­do­res. Lo mis­mo lo han hecho las Nacio­nes Uni­das y la Unión Euro­pea, tan­to como la UNASUR y el ALBA.

Washing­ton está sólo, jun­to a sus regí­me­nes títe­res en Colom­bia, Pana­má, Perú, Cos­ta Rica e Israel, como las úni­cas nacio­nes que públi­ca­men­te han indi­ca­do su reco­no­ci­mien­to del pro­ce­so elec­to­ral en Hon­du­ras. Un alto fun­cio­na­rio del Depar­ta­men­to de Esta­do decla­ró ayer al Washing­ton Post, «¿Qué vamos a hacer, que­dar­nos sen­ta­dos duran­te cua­tro años y sim­ple­men­te con­de­nar al gol­pe?» Bueno, Washing­ton se ha que­da­do sen­ta­do duran­te 50 años recha­zan­do reco­no­cer al gobierno cubano. Pero eso es por­que el gobierno de Cuba no le con­vie­ne a Washing­ton. Y el régi­men dic­ta­to­rial en Hon­du­ras sí le conviene.

El movi­mien­to de resis­ten­cia en Hon­du­ras está boi­co­tean­do las elec­cio­nes, lla­man­do para la absen­ción masi­va del pro­ce­so ile­gal. Las calles de Hon­du­ras han sido toma­das por miles de fuer­zas mili­ta­res, bajo el con­trol del Pen­tá­gono. Con armas avan­za­das de Israel, el régi­men gol­pis­ta está pre­pa­ra­do para repri­mir y bru­ta­li­zar de for­ma masi­va a los que resis­ten el pro­ce­so elec­to­ral. Debe­mos man­te­ner nues­tra vigi­lan­cia y soli­da­ri­dad con el pue­blo de Hon­du­ras fren­te al peli­gro inmen­so que lo rodea. Las elec­cio­nes de hoy en Hon­du­ras cons­ti­tu­yen un segun­do gol­pe de esta­do con­tra el pue­blo hon­du­re­ño, esta vez abier­ta­men­te dise­ña­do, pro­mo­vi­do, finan­cia­do y apo­ya­do por Washing­ton. Sin impor­tar el resul­ta­do de las elec­cio­nes, no habrá jus­ti­cia para Hon­du­ras has­ta que cese la inje­ren­cia imperial.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *