Aca­bar con la union de esta­dos tota­li­ta­rios euro­peos: Una nece­si­dad impe­rio­sa por EHK

La recien­te sen­ten­cia del Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos, con sede en la ciu­dad fran­ce­sa de Estras­bur­go, de fecha 30 de Junio, y el recha­zo recien­te del recur­so inter­pues­to ante la Gran Sala, en el deno­mi­na­do caso Bata­su­na con­tra el Esta­do espa­ñol, ha demos­tra­do pal­ma­ria­men­te que el “fren­te jurí­di­co” de la Orga­ni­za­ción de mer­ca­de­res que es el Con­se­jo de Euro­pa ha actua­do siguien­do ins­truc­cio­nes de uno de los socios que la com­po­nen, el Esta­do español.

No de otro modo cabe ana­li­zar dicho fallo pues, en sín­te­sis, asu­me la cono­ci­da doc­tri­na nor­te­ame­ri­ca­na de la “gue­rra pre­ven­ti­va con­tra el terro­ris­mo”, desa­rro­lla­da tras el derri­bo de las torres geme­las en Nue­va York, el 11 de Setiem­bre de 2001

Dicha doc­tri­na, ya apli­ca­da en inva­sio­nes aten­ta­to­rias al orden jurí­di­co inter­na­cio­nal, como las de Afga­nis­tan o Yugoes­la­via, es aho­ra de apli­ca­ción a los socios-mer­ca­de­res de una Euro­pa racis­ta e into­le­ran­te hacia el inmi­gran­te y tota­li­ta­ria hacia el disi­den­te interno. Este engen­dro pseu­do­ju­di­cial, paga­do con el dine­ro de los Esta­dos que lo com­po­nen y a quie­nes debe plei­te­sía, ha afir­ma­do, sin el menor son­ro­jo, que la ile­ga­li­za­ción de Bata­su­na, Eus­kal Herri­ta­rrok o Herri bata­su­na obe­de­ce, en defi­ni­ti­va, a una “nece­si­dad social impe­rio­sa”, algo así como si dije­ra que era una cues­tión de salud pública.

El TEDH o des­co­no­ce por com­ple­to la reali­dad polí­ti­ca que sufre Eus­kal Herria o es que sim­ple y lla­na­men­te ha aca­ta­do las pre­sio­nes ejer­ci­das por la par­te espa­ño­la, dada la natu­ra­le­za obse­cuen­te de los jue­ces que lo com­po­nen. Por­que afir­mar que la “demo­cra­cia” espa­ño­la se halla en gra­ve ries­go a cau­sa de la acti­vi­dad polí­ti­ca de las for­ma­cio­nes ile­ga­li­za­das es incu­rrir en una doble equi­vo­ca­ción. La pri­me­ra, que el Rei­no de Espa­ña es una demo­cra­cia, lo que no se com­pa­de­ce con la per­sis­ten­te nega­ti­va a que el Pue­blo Vas­co pue­da expre­sar libre y demo­cra­ti­ca­men­te su volun­tad polí­ti­ca. Y en lo que con­cier­ne al “ries­go” que se per­ci­be de las for­ma­cio­nes ile­ga­li­za­das, no cabe sino aña­dir que, jus­ta­men­te al revés, son estas orga­ni­za­cio­nes y los que las apo­yan quie­nes, por su sola exis­ten­cia, ven con­cul­ca­dos todos sus dere­chos polí­ti­cos y civi­les, su liber­tad de expre­sión, de aso­cia­ción, de sufra­gio acti­vo y pasi­vo y, por si fue­ra poco, ven sus vidas y hacien­das per­se­gui­das por el Poder polí­ti­co y el Judi­cial a su ser­vi­cio, con deten­cio­nes arbi­tra­rias y encar­ce­la­mien­tos huér­fa­nos de la más míni­ma fundamentación.

Cla­ro está que una cosa es expre­sar­se jurí­di­ca­men­te ad extra, en el caso tur­co por ejem­plo, y otra cosa bien dis­tin­ta hacer­lo de cara a uno de los socios de la “fami­lia”. Perro no come perro. Y los toga­dos a su ser­vi­cio no cum­plen sino devol­vien­do las mer­ce­des que deben por su nom­bra­mien­to para tan “alto car­go jurisdiccional”.

El deno­mi­na­do caso “Bata­su­na” crea­rá juris­pru­den­cia en los ana­les del Dere­cho euro­peo pero, jus­ta­men­te, por la men­da­ci­dad argu­men­tal de una reso­lu­ción que, por ello, incum­ple el ampa­ro que debe a los dere­chos reco­gi­dos en los arts. 10 y 11 de la Con­ven­ción para la sal­va­guar­da de los Dere­chos Huma­nos de 4 de noviem­bre de 1950, en su ver­tien­te del dere­cho a la liber­tad de expre­sión y el rela­ti­vo a la liber­tad de aso­cia­ción. Una reso­lu­ción que otor­ga Car­ta de natu­ra­le­za a la Ley de Par­ti­dos Polí­ti­cos espa­ño­la, cuyo úni­co pro­pó­si­to ha sido y es impe­dir el libre y legí­ti­mo dere­cho a la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de los ciu­da­da­nos vas­cos. Una reso­lu­ción, en fin, que pre­ten­de con­fe­rir el mar­cha­mo de demo­crá­ti­co a un Esta­do denun­cia­do por tor­tu­ra­dor y con­cul­ca­dor de los más bási­cos dere­chos del hom­bre, según han expre­sa­do reco­no­ci­dos juris­tas y aún el rela­tor espe­cial de la ONU con­tra la tor­tu­ra, Sr. Theo van Boven.

La medi­da judi­cial aho­ra adop­ta­da es un cla­ro retro­ce­so en la defen­sa y garan­tía de los dere­chos del hom­bre y la con­fir­ma­ción, una vez más, de que la super­es­truc­tu­ra jurí­di­ca siem­pre está al ser­vi­cio del Poder eco­nó­mi­co y Polí­ti­co que la nom­bra. Hoy Euro­pa es una enten­te de Esta­dos enve­je­ci­dos y por ello tota­li­ta­rios, tan solo preo­cu­pa­dos por su nivel de vida a cos­ta de sucios nego­cios y la endé­mi­ca explo­ta­ción del ter­cer mun­do, una car­ca­sa que vege­ta y ses­tea a espal­das de los gra­ves pro­ble­mas que afron­ta el mun­do, no sien­do el menor la escan­da­lo­sa cifra de más de1000 millo­nes de seres huma­nos que pasan ham­bre. Y en lo tocan­te al res­pe­to de las deci­sio­nes popu­la­res val­ga el ejem­plo del pri­mer no irlan­dés al recien­te tra­ta­do de Lis­boa, como antes fue el no fran­cés y holan­dés a la Cons­ti­tu­ción euro­pea, para apre­ciar cuan poco impor­ta, en fin, la volun­tad de la ciu­da­da­nía. Los euro­bu­ró­cra­tas sólo admi­ten un sí o un sí a sus corrup­tas voluntades.

Eus­kal Herria, entre tan­to, sigue en pié y en lucha por su exis­ten­cia y su liber­tad. Y toda esta his­to­ria de lucha y de dig­ni­dad por su reco­no­ci­mien­to no pue­de ser obs­ta­cu­li­za­da por el eruc­to jurí­di­co de una Euro­pa de mer­ca­de­res sin escrú­pu­los, ahí­ta por el botín roba­do en otros con­ti­nen­tes, escle­ro­ti­za­da polí­ti­ca­men­te y dis­pli­cen­te ante los cam­bios que deman­da un mun­do abso­lu­ta­men­te inter­de­pen­dien­te. Urge, pues, aca­bar de una vez con este “com­ple­jo terro­ris­ta” crea­do para bene­fi­cio de las mul­ti­na­cio­na­les y ello por una sim­ple razón: “por una nece­si­dad social imperiosa”.

EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *