Aca­bar con la union de esta­dos tota­li­ta­rios euro­peos: Una nece­si­dad impe­rio­sa por EHK

La recien­te sen­ten­cia del Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos, con sede en la ciu­dad fran­ce­sa de Estras­bur­go, de fecha 30 de Junio, y el recha­zo recien­te del recur­so inter­pues­to ante la Gran Sala, en el deno­mi­na­do caso Bata­su­na con­tra el Esta­do espa­ñol, ha demos­tra­do pal­ma­ria­men­te que el “fren­te jurí­di­co” de la Orga­ni­za­ción de mer­ca­de­res que es el Con­se­jo de Euro­pa ha actua­do siguien­do ins­truc­cio­nes de uno de los socios que la com­po­nen, el Esta­do español.

No de otro modo cabe ana­li­zar dicho fallo pues, en sín­te­sis, asu­me la cono­ci­da doc­tri­na nor­te­ame­ri­ca­na de la “gue­rra pre­ven­ti­va con­tra el terro­ris­mo”, desa­rro­lla­da tras el derri­bo de las torres geme­las en Nue­va York, el 11 de Setiem­bre de 2001

Dicha doc­tri­na, ya apli­ca­da en inva­sio­nes aten­ta­to­rias al orden jurí­di­co inter­na­cio­nal, como las de Afga­nis­tan o Yugoes­la­via, es aho­ra de apli­ca­ción a los socios-mer­ca­de­res de una Euro­pa racis­ta e into­le­ran­te hacia el inmi­gran­te y tota­li­ta­ria hacia el disi­den­te interno. Este engen­dro pseu­do­ju­di­cial, paga­do con el dine­ro de los Esta­dos que lo com­po­nen y a quie­nes debe plei­te­sía, ha afir­ma­do, sin el menor son­ro­jo, que la ile­ga­li­za­ción de Bata­su­na, Eus­kal Herri­ta­rrok o Herri bata­su­na obe­de­ce, en defi­ni­ti­va, a una “nece­si­dad social impe­rio­sa”, algo así como si dije­ra que era una cues­tión de salud pública.

El TEDH o des­co­no­ce por com­ple­to la reali­dad polí­ti­ca que sufre Eus­kal Herria o es que sim­ple y lla­na­men­te ha aca­ta­do las pre­sio­nes ejer­ci­das por la par­te espa­ño­la, dada la natu­ra­le­za obse­cuen­te de los jue­ces que lo com­po­nen. Por­que afir­mar que la “demo­cra­cia” espa­ño­la se halla en gra­ve ries­go a cau­sa de la acti­vi­dad polí­ti­ca de las for­ma­cio­nes ile­ga­li­za­das es incu­rrir en una doble equi­vo­ca­ción. La pri­me­ra, que el Rei­no de Espa­ña es una demo­cra­cia, lo que no se com­pa­de­ce con la per­sis­ten­te nega­ti­va a que el Pue­blo Vas­co pue­da expre­sar libre y demo­cra­ti­ca­men­te su volun­tad polí­ti­ca. Y en lo que con­cier­ne al “ries­go” que se per­ci­be de las for­ma­cio­nes ile­ga­li­za­das, no cabe sino aña­dir que, jus­ta­men­te al revés, son estas orga­ni­za­cio­nes y los que las apo­yan quie­nes, por su sola exis­ten­cia, ven con­cul­ca­dos todos sus dere­chos polí­ti­cos y civi­les, su liber­tad de expre­sión, de aso­cia­ción, de sufra­gio acti­vo y pasi­vo y, por si fue­ra poco, ven sus vidas y hacien­das per­se­gui­das por el Poder polí­ti­co y el Judi­cial a su ser­vi­cio, con deten­cio­nes arbi­tra­rias y encar­ce­la­mien­tos huér­fa­nos de la más míni­ma fundamentación.

Cla­ro está que una cosa es expre­sar­se jurí­di­ca­men­te ad extra, en el caso tur­co por ejem­plo, y otra cosa bien dis­tin­ta hacer­lo de cara a uno de los socios de la “fami­lia”. Perro no come perro. Y los toga­dos a su ser­vi­cio no cum­plen sino devol­vien­do las mer­ce­des que deben por su nom­bra­mien­to para tan “alto car­go jurisdiccional”.

El deno­mi­na­do caso “Bata­su­na” crea­rá juris­pru­den­cia en los ana­les del Dere­cho euro­peo pero, jus­ta­men­te, por la men­da­ci­dad argu­men­tal de una reso­lu­ción que, por ello, incum­ple el ampa­ro que debe a los dere­chos reco­gi­dos en los arts. 10 y 11 de la Con­ven­ción para la sal­va­guar­da de los Dere­chos Huma­nos de 4 de noviem­bre de 1950, en su ver­tien­te del dere­cho a la liber­tad de expre­sión y el rela­ti­vo a la liber­tad de aso­cia­ción. Una reso­lu­ción que otor­ga Car­ta de natu­ra­le­za a la Ley de Par­ti­dos Polí­ti­cos espa­ño­la, cuyo úni­co pro­pó­si­to ha sido y es impe­dir el libre y legí­ti­mo dere­cho a la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de los ciu­da­da­nos vas­cos. Una reso­lu­ción, en fin, que pre­ten­de con­fe­rir el mar­cha­mo de demo­crá­ti­co a un Esta­do denun­cia­do por tor­tu­ra­dor y con­cul­ca­dor de los más bási­cos dere­chos del hom­bre, según han expre­sa­do reco­no­ci­dos juris­tas y aún el rela­tor espe­cial de la ONU con­tra la tor­tu­ra, Sr. Theo van Boven.

La medi­da judi­cial aho­ra adop­ta­da es un cla­ro retro­ce­so en la defen­sa y garan­tía de los dere­chos del hom­bre y la con­fir­ma­ción, una vez más, de que la super­es­truc­tu­ra jurí­di­ca siem­pre está al ser­vi­cio del Poder eco­nó­mi­co y Polí­ti­co que la nom­bra. Hoy Euro­pa es una enten­te de Esta­dos enve­je­ci­dos y por ello tota­li­ta­rios, tan solo preo­cu­pa­dos por su nivel de vida a cos­ta de sucios nego­cios y la endé­mi­ca explo­ta­ción del ter­cer mun­do, una car­ca­sa que vege­ta y ses­tea a espal­das de los gra­ves pro­ble­mas que afron­ta el mun­do, no sien­do el menor la escan­da­lo­sa cifra de más de1000 millo­nes de seres huma­nos que pasan ham­bre. Y en lo tocan­te al res­pe­to de las deci­sio­nes popu­la­res val­ga el ejem­plo del pri­mer no irlan­dés al recien­te tra­ta­do de Lis­boa, como antes fue el no fran­cés y holan­dés a la Cons­ti­tu­ción euro­pea, para apre­ciar cuan poco impor­ta, en fin, la volun­tad de la ciu­da­da­nía. Los euro­bu­ró­cra­tas sólo admi­ten un sí o un sí a sus corrup­tas voluntades.

Eus­kal Herria, entre tan­to, sigue en pié y en lucha por su exis­ten­cia y su liber­tad. Y toda esta his­to­ria de lucha y de dig­ni­dad por su reco­no­ci­mien­to no pue­de ser obs­ta­cu­li­za­da por el eruc­to jurí­di­co de una Euro­pa de mer­ca­de­res sin escrú­pu­los, ahí­ta por el botín roba­do en otros con­ti­nen­tes, escle­ro­ti­za­da polí­ti­ca­men­te y dis­pli­cen­te ante los cam­bios que deman­da un mun­do abso­lu­ta­men­te inter­de­pen­dien­te. Urge, pues, aca­bar de una vez con este “com­ple­jo terro­ris­ta” crea­do para bene­fi­cio de las mul­ti­na­cio­na­les y ello por una sim­ple razón: “por una nece­si­dad social imperiosa”.

EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.