La fór­mu­la Saint Jean por Ati­lio Borón

En la tene­bro­sa Argen­ti­na de la dic­ta­du­ra pen­sar era un cri­men y, por lo tan­to, a prio­ri todos éra­mos sos­pe­cho­sos. Nadie sin­te­ti­zó mejor esta visión cri­mi­nal y para­noi­ca del mun­do que el Gene­ral Ibé­ri­co Saint Jean cuan­do en Mayo de 1977 dijo que “pri­me­ro mata­re­mos a todos los sub­ver­si­vos, lue­go mata­re­mos a sus cola­bo­ra­do­res, des­pués … a sus sim­pa­ti­zan­tes, ense­gui­da … a aque­llos que per­ma­ne­cen indi­fe­ren­tes, y final­men­te mata­re­mos a los tími­dos.” Esta som­bría refle­xión acu­de inme­dia­ta­men­te a nues­tra con­cien­cia al leer las noti­cias que dan cuen­ta de la raz­zia prac­ti­ca­da por más de 650 agen­tes de la Poli­cía Espa­ño­la y la Guar­dia Civil y que cul­mi­nó con la deten­ción y tras­la­do a Madrid de 34 jóve­nes del País Vas­co acu­sa­dos de “terro­ris­tas.” Resul­ta que en Espa­ña, tan exal­ta­da como ejem­plo de una exi­to­sa tran­si­ción des­de el fran­quis­mo a la demo­cra­cia, aquel ape­la­ti­vo pue­de ser apli­ca­do a cual­quier per­so­na que en Eus­ka­di se atre­va a pen­sar que sería bueno lograr una solu­ción nego­cia­da al con­flic­to polí­ti­co que des­de hace déca­das agi­ta al País Vas­co, o que se mani­fies­te a favor de una amnis­tía o, sim­ple­men­te, que ten­ga la osa­día de exi­gir se pon­ga fin a las tor­tu­ras que se apli­can ruti­na­ria­men­te ‑pese a las nume­ro­sas denun­cias de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les- a quien ten­ga la des­gra­cia de caer en manos de las fuer­zas repre­si­vas del esta­do espa­ñol. La irra­cio­nal intran­si­gen­cia de Madrid que­da muy bien sin­te­ti­za­da en las pala­bras diri­gi­das hace poco por el Minis­tro del Inte­rior a los inde­pen­den­tis­tas vas­cos: «Aun en el caso de que la izquier­da aber­tza­le dije­se que con­de­na la vio­len­cia y soli­ci­ta­ra su lega­li­za­ción «la res­pues­ta va a ser radi­cal­men­te no».” Este mis­mo per­so­na­je ante­rior­men­te había plan­tea­do a los inde­pen­den­tis­tas la opción: «o votos, o bom­bas,» y cuan­do estos dije­ron “votos” ‑y pre­sen­ta­ron la can­di­da­tu­ra Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta al Par­la­men­to Euro­peo- este san­to varón, demó­cra­ta has­ta el tué­tano, les apli­có el garro­te vil de la Ley de Par­ti­dos y los con­de­nó a una per­ma­nen­te ile­ga­li­dad. Cerra­dos todos los cami­nos lega­les para quie­nes no pien­san como Madrid quie­re que se pien­se no hace fal­ta ser un sabio para infe­rir que las vías extra-lega­les se nutri­rán con el cre­cien­te apo­yo de los muchos que en Eus­kal Herría no están dis­pues­tos a renun­ciar al dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, una con­quis­ta his­tó­ri­ca que el esta­do espa­ñol se nie­ga ter­ca­men­te a reco­no­cer ya que ni siquie­ra auto­ri­za una espe­cie de “cuar­ta urna”, como la ima­gi­nó Zela­ya en Hon­du­ras, para que el pue­blo, sobe­rano inape­la­ble de cual­quier demo­cra­cia dig­na de ese nom­bre, diga si quie­re o no ser con­sul­ta­do al res­pec­to.

La doc­tri­na del terro­ris­mo omni­pre­sen­te tan cara a los mili­ta­res argen­ti­nos fue apli­ca­da en esta opor­tu­ni­dad con­tra una orga­ni­za­ción juve­nil, Segi. Lo tra­gi­có­mi­co de todo esto lo retra­ta una vez más el dia­rio El País (otro mito perio­dís­ti­co, de pres­ti­gio tan manu­fac­tu­ra­do como inme­re­ci­do) cuan­do infor­mó a sus lec­to­res que median­te el “van­da­lis­mo terro­ris­ta Segi bus­ca­ba aumen­tar la pre­sión sobre las lla­ma­das ‘luchas prio­ri­ta­rias’: la cons­truc­ción del ‘esta­do vas­co’ y el com­ba­te con­tra el tren de alta velo­ci­dad, el mode­lo edu­ca­ti­vo de Eus­ka­di y la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria.” Como pue­de apre­ciar el lec­tor, estos jóve­nes pri­sio­ne­ros tenían una agen­da no sólo revo­lu­cio­na­ria sino tam­bién terro­ris­ta: opo­ner­se al tren bala que des­trui­ría el medio ambien­te y divi­di­ría regio­nes ente­ras del país es un acto inne­ga­ble­men­te van­dá­li­co y terro­ris­ta, lo mis­mo que dis­cu­tir el mode­lo edu­ca­ti­vo, cosa que se está hacien­do por doquier en Euro­pa, y com­ba­tir la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria, cau­san­te de gra­ví­si­mos pro­ble­mas en Espa­ña y el País Vas­co. En su gran mayo­ría Segi esta for­ma­da por jóve­nes uni­ver­si­ta­rios inde­pen­den­tis­tas, acti­va­men­te vin­cu­la­dos a diver­sas aso­cia­cio­nes que efec­túan tareas comu­ni­ta­rias. Como si fue­ra un insul­to la infor­ma­ción ofi­cial dejó saber que algu­nos de estos ván­da­los “ocu­pa­ron car­gos de repre­sen­ta­ción estu­dian­til en la Uni­ver­si­dad.” Según las expli­ca­cio­nes brin­da­das por el Minis­te­rio del Inte­rior los dete­ni­dos lo habrían sido por “ejer­cer pre­sun­ta­men­te fun­cio­nes de res­pon­sa­bi­li­dad en Segi”. Es decir, se pre­su­me la comi­sión de un deli­to, y eso bas­ta para encar­ce­lar a los sos­pe­cho­sos en una reda­da efec­tua­da, como en la Argen­ti­na de aque­llos años de plo­mo, a altas horas de la madru­ga­da y a car­go de per­so­nal enca­pu­cha­do. Bas­ta con rela­cio­nar a los incul­pa­dos con cual­quier per­so­na u orga­ni­za­ción que en el pasa­do haya actua­do en la lega­li­dad defen­dien­do el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta para ser con­si­de­ra­do un terro­ris­ta. Bas­ta con com­par­tir el pro­yec­to estra­té­gi­co de la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo ‑aún cuan­do se con­de­ne los méto­dos vio­len­tos para lograr­lo y se opte por las tác­ti­cas del Mahat­ma Gandhi-para que todo el peso de la “jus­ti­cia” cai­ga sobre los acu­sa­dos. Pen­sar o soñar son deli­tos imper­do­na­bles. Median­te esta mons­truo­si­dad jurí­di­ca se pena a la per­so­na, no a sus actos. El coro­la­rio de esta retró­gra­da con­cep­ción es una jus­ti­cia que no reco­no­ce el habeas cor­pus, tra­ba la acción de los abo­ga­dos defen­so­res, impi­de la pre­sen­cia de un médi­co de con­fian­za, esta­ble­ce cin­co días de inco­mu­ni­ca­ción sin noti­fi­car a los fami­lia­res el para­de­ro del dete­ni­do, lega­li­za la tor­tu­ra y el mal­tra­to, y some­te a jui­cio a los incul­pa­dos fue­ra de la juris­dic­ción ordi­na­ria, en un tri­bu­nal de excep­ción here­da­do de la épo­ca fran­quis­ta.

Las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos que Madrid per­pe­tra a dia­rio en Eus­ka­di son irre­me­dia­ble­men­te incom­pa­ti­bles con la demo­cra­cia. Prue­bas: uno, el juez de la Audien­cia Nacio­nal que lle­va la cau­sa, Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, recha­zó la peti­ción de los abo­ga­dos defen­so­res para que se apli­que a los dete­ni­dos el “Pro­to­co­lo Gar­zón”, que requie­re que sean asis­ti­dos por un médi­co de con­fian­za, que el perio­do de deten­ción sea gra­ba­do y que los fami­lia­res sean infor­ma­dos en todo momen­to sobre el para­de­ro y esta­do de los arres­ta­dos. Por algo lo habrá recha­za­do. Dos: sor­pren­de com­pro­bar que en cier­tos aspec­tos el gobierno espa­ñol hace lo que ni la dic­ta­du­ra argen­ti­na se atre­vió a hacer. Por ejem­plo: prohi­bir la exhi­bi­ción públi­ca de foto­gra­fías de las víc­ti­mas de la repre­sión que hacían los fami­lia­res, ami­gos y los movi­mien­tos de soli­da­ri­dad, una mane­ra sutil por la cual se que­ría hacer “des­apa­re­cer” per­so­nas, menos cri­mi­nal que la que cono­ci­mos en la Argen­ti­na pero tam­bién vio­la­to­ria de los dere­chos huma­nos. Por eso en muchos bares, de esos que pro­li­fe­ran en toda Eus­kal Herria, las fotos de los inde­pen­den­tis­tas dete­ni­dos en las cár­ce­les espa­ño­las fue­ron reem­pla­za­das por sus silue­tas facia­les.

Al cri­mi­na­li­zar la disi­den­cia polí­ti­ca y la aspi­ra­ción inde­pen­den­tis­ta el esta­do espa­ñol vuel­ve a hun­dir­se en sus peo­res tra­di­cio­nes, sin­te­ti­za­das en el nefas­to mari­da­je entre la cruz y la espa­da. Tra­di­cio­nes que duran­te tres siglos pade­cie­ron los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca des­pués de la con­quis­ta y que, en la Argen­ti­na, reapa­re­cie­ra en el dis­cur­so y la prác­ti­ca de la dic­ta­du­ra mili­tar: matar a los sub­ver­si­vos, a sus cola­bo­ra­do­res, a sus sim­pa­ti­zan­tes, a los indi­fe­ren­tes, y a los tími­dos. Una esca­la­da infer­nal de muer­te y des­truc­ción que sumió a este país en un baño de san­gre pero que, a la lar­ga, fue derro­ta­da por la capa­ci­dad de resis­ten­cia y de lucha de las víc­ti­mas. A Madrid le con­ven­dría estu­diar lo ocu­rri­do en la Argen­ti­na, y tomar nota de dos gran­des lec­cio­nes que deja nues­tra his­to­ria: pri­me­ro, que la repre­sión tie­ne cos­tos cre­cien­tes y decre­cien­te efi­ca­cia disua­si­va, y que por lo tan­to no sir­ve para resol­ver nin­gún pro­ble­ma social o polí­ti­co como los que sus­ci­ta la cues­tión vas­ca; segun­do, que si no detie­ne antes de que sea dema­sia­do tar­de la apli­ca­ción de la “fór­mu­la Saint Jean” para enfren­tar las aspi­ra­cio­nes inde­pen­den­tis­tas de los vas­cos el futu­ro de los diver­sos pue­blos y nacio­nes que difi­cul­to­sa y con­flic­ti­va­men­te con­vi­ven en el esta­do espa­ñol podría asu­mir las carac­te­rís­ti­cas de una tra­ge­dia de iné­di­tas pro­por­cio­nes.

www​.ati​lio​bo​ron​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *