[Video]Euskal Memo­ria, herra­mien­ta para recu­pe­rar la memo­ria his­tó­ri­ca vasca

El pre­si­den­te de Eus­kal Memo­ria es el his­to­ria­dor Iña­ki Ega­ña, pero no pudo asis­tir a la pre­sen­ta­ción de esta fun­da­ción en Iru­ñea por­que tuvo que tras­la­dar­se a Madrid debi­do a la deten­ción de su hijo Eihar en la recien­te reda­da de la Poli­cía espa­ño­la con­tra jóve­nes inde­pen­den­tis­tas vas­cos. Este hecho dio pie a Joxean Agi­rre, con­duc­tor del acto de pre­sen­ta­ción de Eus­kal Memo­ria, para afir­mar que el caso refle­ja cla­ra­men­te la situa­ción que vive Eus­kal Herria, don­de la repre­sión no es sólo algo del pasa­do, sino que con­ti­núa has­ta nues­tros días.

Al acto tam­po­co pudo asis­tir el pri­mer fun­da­dor de Eus­kal Memo­ria, el téo­lo­go Jesús Lezaun, debi­do a cues­tio­nes de salud. En su ausen­cia, el can­tau­tor Fer­min Balen­tzia y Gra­zi Etxe­behe­re, veci­na de Bai­go­rri com­pro­me­ti­da en nume­ro­sas acti­vi­da­des a favor de la cul­tu­ra vas- ca, expli­ca­ron, en cas­te­llano y eus­ka­ra, que la fun­da­ción aspi­ra a recu­pe­rar la memo­ria colec­ti­va de Eus­kal Herria y ligar­la «con la cons­truc­ción de la nación vas­ca y con las garan­tías his­tó­ri­cas de un pro­ce­so demo­crá­ti­co aún pendiente».

«Las per­so­nas que esta­mos aquí somos de dis­tin­tas gene­ra­cio­nes y pro­ve­ni­mos de dis­tin­tos terri­to­rios y cul­tu­ra polí­ti­ca, pero nos une una preo­cu­pa­ción muy acen­tua­da por la fal­si­fi­ca­ción his­tó­ri­ca des­de la que los esta­dos abor­dan el pasa­do y el pre­sen­te de Eus­kal Herria. Es más ‑pre­ci­sa­ron Balen­tzia y Etxebehere‑, abra­za­mos una cau­sa común que va más allá del ámbi­to his­tó­ri­co: el recha­zo a la nega­ción que los esta­dos hacen de la reali­dad de Eus­kal Herria, de su exis­ten­cia y razón de ser. Para noso­tros, es evi­den­te que Espa­ña y Fran­cia mien­ten sobre nues­tro pasa­do, para que tema­mos el pre­sen­te y per­da­mos el futuro».

Fren­te a esta situa­ción, des­ta­ca­ron la impor­tan­cia de Eus­kal Memo­ria para tejer una red de per­so­nas que reco­pi­len pue­blo a pue­blo la his­to­ria de Eus­kal Herria en las últi­mas déca­das y la divul­guen en la socie­dad de for­ma sistematizada.

Reco­pi­la­ción pormenorizada

A este res­pec­to, infor­ma­ron de que cada año edi­ta­rá un libro temá­ti­co en rela­ción con alguno de los aspec­tos de la recien­te his­to­ria vas­ca «que más urgen­te resul­ta reto­mar con cri­te­rios propios».

La ela­bo­ra­ción de esta pri­me­ra obra ya está en mar­cha, y ten­drá por títu­lo «No les bas­tó Ger­ni­ka-Ger­ni­ka­ko seme-ala­bak». El mis­mo enun­cia­do ya inten­ta refle­jar que, tras el masi­vo bom­bar­deo de la loca­li­dad viz­cai­na en 1937, con­ti­nuó la repre­sión con­tra el pue­blo vas­co duran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta y se pro­lon­gó en la lla­ma­da «tran­si­ción democrática».

Bajo la coor­di­na­ción del pro­pio Joxean Agi­rre, un amplio gru­po de per­so­nas de los cua­tro herrial­des de Hego Eus­kal Herria se encuen­tra ya tra­ba­jan­do en la reco­pi­la­ción por­me­no­ri­za­da de los efec­tos que esa repre­sión ha teni­do a lo lar­go de las últi­mas cin­co décadas.

Este tra­ba­jo será publi­ca­do den­tro de un año, y su obje­ti­vo, como el de los libros que Eus­kal Memo­ria con­ti­núe edi­tan­do en años suce­si­vos, será «hacer luz sobre algu­nos de los epi­so­dios más silen­cia­dos o fal­si­fi­ca­dos de nues­tra his­to­ria», según pala­bras de Joxean Agi­rre, quien des­ta­có el «impor­tan­te esfuer­zo docu­men­tal y tes­ti­mo­nial» que con­lle­va una obra de esta magnitud.

Se nece­si­tan 6.000 personas

Para hacer reali­dad este ambi­cio­so pro­yec­to y ase­gu­rar su con­ti­nui­dad, los impul­so­res de Eus­kal Memo­ria ven nece­sa­rio con­se­guir el com­pro­mi­so de 6.000 per­so­nas para adqui­rir los libros y revis­tas que se vayan edi­tan­do en años suce­si­vos en torno a diver­sos aspec­tos de la recien­te his­to­ria vasca.

En cual­quier caso, deja­ron cla­ro que no pre­ten­den desa­rro­llar una «acti­vi­dad social espe­cí­fi­ca», por­que para esa tarea ya exis­te en Eus­kal Herria «una red com­pro­me­ti­da de orga­ni­za­cio­nes y enti­da­des de todo tipo dedi­ca­das a sacar a la luz ese pasa­do que se nos nie­ga y ocul­ta». En este sen­ti­do, dije­ron que la Fun­da­ción Eus­kal Memo­ria inten­ta­rá com­ple­men­tar el tra­ba­jo de estos colec­ti­vos «con hones­ti­dad, rigor his­tó­ri­co y un com­pro­mi­so per­ma­nen­te con esa dimen­sión de nues­tra his­to­ria aún por desenterrar».

«En 1936 al fas­cis­mo espa­ñol no se le pudo derro­tar con las armas, pero lo hemos humi­lla­do con la memo­ria. Hubo que abrir las cune­tas de Nava­rra para que todos abrie­ran los ojos ‑recor­dó el can­tau­tor Fer­min Balen­tzia-. Hubo que publi­car libros que plas­ma­ran para siem­pre lo ocu­rri­do. Pero toda­vía que­da mucho que hacer para des­cu­brir lo que nos han hecho duran­te los cua­ren­ta años de fran­quis­mo y los años de la tran­si­ción, has­ta nues­tros días».

Gra­zi Etxe­behe­re con­clu­yó la pre­sen­ta­ción de la nue­va fun­da­ción anun­cian­do que Eus­kal Memo­ria ela­bo­ra­rá una amplí­si­ma base de datos sobre la repre­sión fran­co-espa­ño­la en terri­to­rio vas­co, base que se irá am- plian­do cada vez más con el obje­ti­vo de «hacer fren­te a las men­ti­ras de los estados».

«De esa for­ma ‑expli­có esta mujer bajo­na­va­rra- nues­tra ver­dad será tan visi­ble como la de los demás, y aun­que se tra­ta de un desa­fío difí­cil, de esa for­ma ten­dre­mos la posi­bi­li­dad de ser due­ños de nues­tro futuro».

Ade­más de Fer­min Balen­tzia, Gra­zi Etxe­behe­re y Joxean Agi­rre, estu­vie­ron en la pre­sen­ta­ción de Eus­kal Memo­ria algu­nos de los impul­so­res de esta fun­da­ción y repre­sen­tan­tes de aso­cia­cio­nes que se han com­pro­me­ti­do a apo­yar su labor.

Entre otros muchos, asis­tie­ron a este acto el his­tó­ri­co sacer­do­te y sin­di­ca­lis­ta Peri­ko Sola­ba­rria, Iña­ki O” Shea, Jose Mari Espar­za, Flo­ren Aoiz, Sabino Cua­dra, Ando­ni Txas­ko, Kol­do Amez­ke­ta, Patxi Erdo­zain y Juan del Barrio.

El edi­tor Jose Mari Espar­za, que ya impul­só en Nafa­rroa la ela­bo­ra­ción de una obra tan refe­ren­cial como «Nava­rra 1936. De la espe­ran­za al terror», inten­ta tras­la­dar a la nue­va fun­da­ción aquel mis­mo espí­ri­tu de tra­ba­jo en auzolan.

«En cuan­to enten­da­mos la evi­den­cia de que la gue­rra de 1936, el fran­quis­mo, la refor­ma, el cen­tra­lis­mo fran­cés y el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo espa­ñol son esla­bo­nes de una mis­ma cade­na, la pers­pec­ti­va glo­bal sobre el con­flic­to, su ori­gen, efec­tos y reso­lu­ción se alte­ra­rá. Sólo enton­ces empe­za­re­mos a ven­cer tam­bién en la redac­ción de nues­tra pro­pia per­cep­ción de la ver­dad», consideró.

Dada la mag­ni­tud de la obra que se han pro­pues­to lle­var a cabo, Espar­za des­ta­ca­ba la impor­tan­cia de impli­car al mayor núme­ro de per­so­nas en la reco­pi­la­ción de datos para engro­sar la base con la que ya cuen­tan. «Todos los esfuer­zos serán nece­sa­rios ‑remar­có- para sacar a la luz la enver­ga­du­ra de la repre­sión pade­ci­da en estos años».
— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — -
Una his­to­ria bes­tial, un esfuer­zo titánico

El sufri­mien­to es un sen­ti­mien­to muy humano. La capa­ci­dad huma­na para crear sufri­mien­to tam­bién es común, dema­sia­do común. Asi­mis­mo, las mane­ras más crue­les para gene­rar ese sufri­mien­to se han desa­rro­lla­do a lo lar­go de la his­to­ria de mano de los gran­des impe­rios, de los gran­des esta­dos, y han sido dise­ña­das y eje­cu­ta­das por per­so­nas que han con­for­ma­do una maqui­na­ria des­ti­na­da a sub­yu­gar, inclu­so a ani­qui­lar, a pue­blos ente­ros. Eus­kal Herria ha cono­ci­do de pri­me­ra mano la capa­ci­dad des­truc­ti­va de esos esta­dos. De hecho, Ger­ni­ka es un sím­bo­lo mun­dial de la capa­ci­dad des­truc­ti­va del tota­li­ta­ris­mo. Y a día de hoy, Eus­kal Herria sigue sufrien­do el inten­to por ani­qui­lar­la como nación, la obse­sión de sus pode­ro­sos veci­nos por ver­la arro­di­lla­da como pue­blo. Esos esta­dos ame­na­zan con­ti­nua­men­te con enviar a pri­sión a quie­nes no acep­ten ese des­tino, en muchos casos hacién­do­les pade­cer pre­via­men­te tor­men­tos que a estas altu­ras resue­nan en las sedes de la comu­ni­dad internacional.

La crea­ción de Eus­kal Memo­ria, for­ma­da con el esfuer­zo de per­so­nas refe­ren­cia­les de dife­ren­tes luga­res del país y de tra­di­cio­nes polí­ti­cas e inte­lec­tua­les diver­sas, tie­ne como obje­ti­vo pri­mor­dial dejar cons­tan­cia de todo el sufri­mien­to acu­mu­la­do, ejer­cer como nota­rio y a su vez de acu­sa­dor de la bes­tia­li­dad de los esta­dos, todo ello de cara a la nece­sa­ria labor de docu­men­ta­ción para el futuro.

Una labor titá­ni­ca para hacer fren­te a una his­to­ria negra, no sólo por sus epi­so­dios trá­gi­cos, sino tam­bién por haber per­ma­ne­ci­do ocul­ta duran­te mucho tiem­po. Ade­más, por­que esa reali­dad sigue ocul­ta para muchos, bien por igno­ran­cia, bien por com­pli­ci­dad. El esfuer­zo indi­vi­dual y colec­ti­vo de todas las per­so­nas que se han dedi­ca­do en cuer­po y alma a recu­pe­rar esa memo­ria, a denun­ciar la impu­ni­dad de los esta­dos y a defen­der a sus víc­ti­mas, cris­ta­li­za aho­ra en Eus­kal Memo­ria. Sus pro­mo­to­res piden el apo­yo de la socie­dad vas­ca para lle­var a cabo esa labor. Ese apo­yo mos­tra­rá has­ta qué pun­to esa memo­ria de la humi­lla­ción y el sufri­mien­to está viva.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *