[Video]Euskal Memo­ria, herra­mien­ta para recu­pe­rar la memo­ria his­tó­ri­ca vasca

El pre­si­den­te de Eus­kal Memo­ria es el his­to­ria­dor Iña­ki Ega­ña, pero no pudo asis­tir a la pre­sen­ta­ción de esta fun­da­ción en Iru­ñea por­que tuvo que tras­la­dar­se a Madrid debi­do a la deten­ción de su hijo Eihar en la recien­te reda­da de la Poli­cía espa­ño­la con­tra jóve­nes inde­pen­den­tis­tas vas­cos. Este hecho dio pie a Joxean Agi­rre, con­duc­tor del acto de pre­sen­ta­ción de Eus­kal Memo­ria, para afir­mar que el caso refle­ja cla­ra­men­te la situa­ción que vive Eus­kal Herria, don­de la repre­sión no es sólo algo del pasa­do, sino que con­ti­núa has­ta nues­tros días.

Al acto tam­po­co pudo asis­tir el pri­mer fun­da­dor de Eus­kal Memo­ria, el téo­lo­go Jesús Lezaun, debi­do a cues­tio­nes de salud. En su ausen­cia, el can­tau­tor Fer­min Balen­tzia y Gra­zi Etxe­behe­re, veci­na de Bai­go­rri com­pro­me­ti­da en nume­ro­sas acti­vi­da­des a favor de la cul­tu­ra vas- ca, expli­ca­ron, en cas­te­llano y eus­ka­ra, que la fun­da­ción aspi­ra a recu­pe­rar la memo­ria colec­ti­va de Eus­kal Herria y ligar­la «con la cons­truc­ción de la nación vas­ca y con las garan­tías his­tó­ri­cas de un pro­ce­so demo­crá­ti­co aún pendiente».

«Las per­so­nas que esta­mos aquí somos de dis­tin­tas gene­ra­cio­nes y pro­ve­ni­mos de dis­tin­tos terri­to­rios y cul­tu­ra polí­ti­ca, pero nos une una preo­cu­pa­ción muy acen­tua­da por la fal­si­fi­ca­ción his­tó­ri­ca des­de la que los esta­dos abor­dan el pasa­do y el pre­sen­te de Eus­kal Herria. Es más ‑pre­ci­sa­ron Balen­tzia y Etxebehere‑, abra­za­mos una cau­sa común que va más allá del ámbi­to his­tó­ri­co: el recha­zo a la nega­ción que los esta­dos hacen de la reali­dad de Eus­kal Herria, de su exis­ten­cia y razón de ser. Para noso­tros, es evi­den­te que Espa­ña y Fran­cia mien­ten sobre nues­tro pasa­do, para que tema­mos el pre­sen­te y per­da­mos el futuro».

Fren­te a esta situa­ción, des­ta­ca­ron la impor­tan­cia de Eus­kal Memo­ria para tejer una red de per­so­nas que reco­pi­len pue­blo a pue­blo la his­to­ria de Eus­kal Herria en las últi­mas déca­das y la divul­guen en la socie­dad de for­ma sistematizada.

Reco­pi­la­ción pormenorizada

A este res­pec­to, infor­ma­ron de que cada año edi­ta­rá un libro temá­ti­co en rela­ción con alguno de los aspec­tos de la recien­te his­to­ria vas­ca «que más urgen­te resul­ta reto­mar con cri­te­rios propios».

La ela­bo­ra­ción de esta pri­me­ra obra ya está en mar­cha, y ten­drá por títu­lo «No les bas­tó Ger­ni­ka-Ger­ni­ka­ko seme-ala­bak». El mis­mo enun­cia­do ya inten­ta refle­jar que, tras el masi­vo bom­bar­deo de la loca­li­dad viz­cai­na en 1937, con­ti­nuó la repre­sión con­tra el pue­blo vas­co duran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta y se pro­lon­gó en la lla­ma­da «tran­si­ción democrática».

Bajo la coor­di­na­ción del pro­pio Joxean Agi­rre, un amplio gru­po de per­so­nas de los cua­tro herrial­des de Hego Eus­kal Herria se encuen­tra ya tra­ba­jan­do en la reco­pi­la­ción por­me­no­ri­za­da de los efec­tos que esa repre­sión ha teni­do a lo lar­go de las últi­mas cin­co décadas.

Este tra­ba­jo será publi­ca­do den­tro de un año, y su obje­ti­vo, como el de los libros que Eus­kal Memo­ria con­ti­núe edi­tan­do en años suce­si­vos, será «hacer luz sobre algu­nos de los epi­so­dios más silen­cia­dos o fal­si­fi­ca­dos de nues­tra his­to­ria», según pala­bras de Joxean Agi­rre, quien des­ta­có el «impor­tan­te esfuer­zo docu­men­tal y tes­ti­mo­nial» que con­lle­va una obra de esta magnitud.

Se nece­si­tan 6.000 personas

Para hacer reali­dad este ambi­cio­so pro­yec­to y ase­gu­rar su con­ti­nui­dad, los impul­so­res de Eus­kal Memo­ria ven nece­sa­rio con­se­guir el com­pro­mi­so de 6.000 per­so­nas para adqui­rir los libros y revis­tas que se vayan edi­tan­do en años suce­si­vos en torno a diver­sos aspec­tos de la recien­te his­to­ria vasca.

En cual­quier caso, deja­ron cla­ro que no pre­ten­den desa­rro­llar una «acti­vi­dad social espe­cí­fi­ca», por­que para esa tarea ya exis­te en Eus­kal Herria «una red com­pro­me­ti­da de orga­ni­za­cio­nes y enti­da­des de todo tipo dedi­ca­das a sacar a la luz ese pasa­do que se nos nie­ga y ocul­ta». En este sen­ti­do, dije­ron que la Fun­da­ción Eus­kal Memo­ria inten­ta­rá com­ple­men­tar el tra­ba­jo de estos colec­ti­vos «con hones­ti­dad, rigor his­tó­ri­co y un com­pro­mi­so per­ma­nen­te con esa dimen­sión de nues­tra his­to­ria aún por desenterrar».

«En 1936 al fas­cis­mo espa­ñol no se le pudo derro­tar con las armas, pero lo hemos humi­lla­do con la memo­ria. Hubo que abrir las cune­tas de Nava­rra para que todos abrie­ran los ojos ‑recor­dó el can­tau­tor Fer­min Balen­tzia-. Hubo que publi­car libros que plas­ma­ran para siem­pre lo ocu­rri­do. Pero toda­vía que­da mucho que hacer para des­cu­brir lo que nos han hecho duran­te los cua­ren­ta años de fran­quis­mo y los años de la tran­si­ción, has­ta nues­tros días».

Gra­zi Etxe­behe­re con­clu­yó la pre­sen­ta­ción de la nue­va fun­da­ción anun­cian­do que Eus­kal Memo­ria ela­bo­ra­rá una amplí­si­ma base de datos sobre la repre­sión fran­co-espa­ño­la en terri­to­rio vas­co, base que se irá am- plian­do cada vez más con el obje­ti­vo de «hacer fren­te a las men­ti­ras de los estados».

«De esa for­ma ‑expli­có esta mujer bajo­na­va­rra- nues­tra ver­dad será tan visi­ble como la de los demás, y aun­que se tra­ta de un desa­fío difí­cil, de esa for­ma ten­dre­mos la posi­bi­li­dad de ser due­ños de nues­tro futuro».

Ade­más de Fer­min Balen­tzia, Gra­zi Etxe­behe­re y Joxean Agi­rre, estu­vie­ron en la pre­sen­ta­ción de Eus­kal Memo­ria algu­nos de los impul­so­res de esta fun­da­ción y repre­sen­tan­tes de aso­cia­cio­nes que se han com­pro­me­ti­do a apo­yar su labor.

Entre otros muchos, asis­tie­ron a este acto el his­tó­ri­co sacer­do­te y sin­di­ca­lis­ta Peri­ko Sola­ba­rria, Iña­ki O” Shea, Jose Mari Espar­za, Flo­ren Aoiz, Sabino Cua­dra, Ando­ni Txas­ko, Kol­do Amez­ke­ta, Patxi Erdo­zain y Juan del Barrio.

El edi­tor Jose Mari Espar­za, que ya impul­só en Nafa­rroa la ela­bo­ra­ción de una obra tan refe­ren­cial como «Nava­rra 1936. De la espe­ran­za al terror», inten­ta tras­la­dar a la nue­va fun­da­ción aquel mis­mo espí­ri­tu de tra­ba­jo en auzolan.

«En cuan­to enten­da­mos la evi­den­cia de que la gue­rra de 1936, el fran­quis­mo, la refor­ma, el cen­tra­lis­mo fran­cés y el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo espa­ñol son esla­bo­nes de una mis­ma cade­na, la pers­pec­ti­va glo­bal sobre el con­flic­to, su ori­gen, efec­tos y reso­lu­ción se alte­ra­rá. Sólo enton­ces empe­za­re­mos a ven­cer tam­bién en la redac­ción de nues­tra pro­pia per­cep­ción de la ver­dad», consideró.

Dada la mag­ni­tud de la obra que se han pro­pues­to lle­var a cabo, Espar­za des­ta­ca­ba la impor­tan­cia de impli­car al mayor núme­ro de per­so­nas en la reco­pi­la­ción de datos para engro­sar la base con la que ya cuen­tan. «Todos los esfuer­zos serán nece­sa­rios ‑remar­có- para sacar a la luz la enver­ga­du­ra de la repre­sión pade­ci­da en estos años».
— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — -
Una his­to­ria bes­tial, un esfuer­zo titánico

El sufri­mien­to es un sen­ti­mien­to muy humano. La capa­ci­dad huma­na para crear sufri­mien­to tam­bién es común, dema­sia­do común. Asi­mis­mo, las mane­ras más crue­les para gene­rar ese sufri­mien­to se han desa­rro­lla­do a lo lar­go de la his­to­ria de mano de los gran­des impe­rios, de los gran­des esta­dos, y han sido dise­ña­das y eje­cu­ta­das por per­so­nas que han con­for­ma­do una maqui­na­ria des­ti­na­da a sub­yu­gar, inclu­so a ani­qui­lar, a pue­blos ente­ros. Eus­kal Herria ha cono­ci­do de pri­me­ra mano la capa­ci­dad des­truc­ti­va de esos esta­dos. De hecho, Ger­ni­ka es un sím­bo­lo mun­dial de la capa­ci­dad des­truc­ti­va del tota­li­ta­ris­mo. Y a día de hoy, Eus­kal Herria sigue sufrien­do el inten­to por ani­qui­lar­la como nación, la obse­sión de sus pode­ro­sos veci­nos por ver­la arro­di­lla­da como pue­blo. Esos esta­dos ame­na­zan con­ti­nua­men­te con enviar a pri­sión a quie­nes no acep­ten ese des­tino, en muchos casos hacién­do­les pade­cer pre­via­men­te tor­men­tos que a estas altu­ras resue­nan en las sedes de la comu­ni­dad internacional.

La crea­ción de Eus­kal Memo­ria, for­ma­da con el esfuer­zo de per­so­nas refe­ren­cia­les de dife­ren­tes luga­res del país y de tra­di­cio­nes polí­ti­cas e inte­lec­tua­les diver­sas, tie­ne como obje­ti­vo pri­mor­dial dejar cons­tan­cia de todo el sufri­mien­to acu­mu­la­do, ejer­cer como nota­rio y a su vez de acu­sa­dor de la bes­tia­li­dad de los esta­dos, todo ello de cara a la nece­sa­ria labor de docu­men­ta­ción para el futuro.

Una labor titá­ni­ca para hacer fren­te a una his­to­ria negra, no sólo por sus epi­so­dios trá­gi­cos, sino tam­bién por haber per­ma­ne­ci­do ocul­ta duran­te mucho tiem­po. Ade­más, por­que esa reali­dad sigue ocul­ta para muchos, bien por igno­ran­cia, bien por com­pli­ci­dad. El esfuer­zo indi­vi­dual y colec­ti­vo de todas las per­so­nas que se han dedi­ca­do en cuer­po y alma a recu­pe­rar esa memo­ria, a denun­ciar la impu­ni­dad de los esta­dos y a defen­der a sus víc­ti­mas, cris­ta­li­za aho­ra en Eus­kal Memo­ria. Sus pro­mo­to­res piden el apo­yo de la socie­dad vas­ca para lle­var a cabo esa labor. Ese apo­yo mos­tra­rá has­ta qué pun­to esa memo­ria de la humi­lla­ción y el sufri­mien­to está viva.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.