“Si quie­res la paz, pre­pá­ra­te para la gue­rra” por Hugo Chavez

“La paz será mi puer­to, mi glo­ria, mi recom­pen­sa, mi espe­ran­za, mi dicha y cuan­to me es pre­cio­so en este mun­do”, escri­bía nues­tro padre Bolí­var a San­tan­der el 23 de junio de 1820.

Y pre­ci­sa­men­te por­que ama­mos y valo­ra­mos la paz, no nos apar­ta­re­mos, menos aho­ra cuan­do toda la saña cri­mi­nal impe­ria­lis­ta nos ame­na­za por los cua­tro cos­ta­dos, de aquel sabio prin­ci­pio: “Si que­re­mos la paz, debe­mos pre­pa­rar­nos para la guerra”.

Quie­ro hacer mías las pala­bras de José Manuel Bri­ce­ño Gue­rre­ro, esa gran con­cien­cia vene­zo­la­na y nues­tro­ame­ri­ca­na, a quien se le rin­de jus­to home­na­je en la V Feria Inter­na­cio­nal del Libro de Vene­zue­la, cuan­do nos habla de la nece­si­dad de “empren­der un lar­go via­je hacia noso­tros mis­mos”. El via­je que ini­cia­mos el 27 de febre­ro de 1989 y que ha pro­se­gui­do su cur­so duran­te estos diez años de Revo­lu­ción: el más nece­sa­rio de los viajes.

Este miér­co­les pasa­do, por ejem­plo, aban­de­ra­mos a los 555 atle­tas que nos están repre­sen­tan­do en los XVI Jue­gos Boli­va­ria­nos en Sucre, allá en la ama­da Boli­via. Estoy más que con­ven­ci­do de que segui­rán colo­can­do en alto y dig­ni­fi­can­do el nom­bre de Vene­zue­la. Es una nue­va fuer­za moral, fue­go sagra­do, el que late en todos estos hijos e hijas de la Patria. En ellos con­ti­núa y se renue­va el via­je hacia noso­tros mismos.

Allá enton­ces la cana­lla apá­tri­da que qui­so hacer fies­ta con una orden que yo die­ra el pasa­do domin­go a los hono­ra­bles sol­da­dos de nues­tra Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na. Quie­ro reite­rar­lo tal y como lo dije este vier­nes en el acto por la paz y con­tra las bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en sue­lo colom­biano: estoy en la obli­ga­ción de lla­mar­los a todos y a todas a pre­pa­rar­nos para defen­der la Patria de Bolí­var y la Patria de nues­tros hijos. Si no lo hicie­ra, esta­ría come­tien­do un acto de alta trai­ción con nues­tra ama­dí­si­ma Vene­zue­la, mas aún mane­jan­do las infor­ma­cio­nes que manejo.

Nues­tra Patria hoy es libre y la defen­de­re­mos con la vida. Vene­zue­la nun­ca más vol­ve­rá a ser colo­nia de nadie: nun­ca más esta­rá de rodi­llas fren­te a inva­sor o impe­rio alguno. Y nues­tra Fuer­za Arma­da Boli­va­ria­na, el pue­blo en armas como un todo, es y tie­ne que seguir sien­do el garan­te por exce­len­cia de la paz boli­va­ria­na: la paz verdadera.

En el den­so y con­tun­den­te artícu­lo que lle­va por títu­lo La ane­xión de Colom­bia a Esta­dos Uni­dos ‑reco­mien­do su lec­tu­ra y relec­tu­ra- del pasa­do 6 de noviem­bre, el coman­dan­te Fidel Cas­tro se encar­ga de aler­tar­nos, con la urgen­cia del caso, sobre el peli­gro mor­tal que se nos vie­ne encima.

En espe­cial diri­ge unas pala­bras, nece­sa­ria­men­te con­mi­na­to­rias, a quie­nes ejer­ce­mos res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas y nos empla­za: “Los polí­ti­cos de Amé­ri­ca Lati­na tie­nen aho­ra ante sí un deli­ca­do pro­ble­ma: el deber ele­men­tal de expli­car sus pun­tos de vis­ta sobre el docu­men­to de ane­xión. Com­pren­do que lo que ocu­rre en este ins­tan­te deci­si­vo de Hon­du­ras ocu­pe la aten­ción de los medios de divul­ga­ción y los minis­tros de Rela­cio­nes Exte­rio­res de este hemis­fe­rio, pero el gra­ví­si­mo y tras­cen­den­te pro­ble­ma que tie­ne lugar en Colom­bia no pue­de pasar inad­ver­ti­do por los gobier­nos latinoamericanos”.

Me val­go de estas pala­bras de Fidel para apun­tar una idea: es nece­sa­rio demo­ler la fala­cia uri­bis­ta de que este infa­me acuer­do es un asun­to de sobe­ra­nía colom­bia­na. ¿Un asun­to de sobe­ra­nía cuan­do todo el arse­nal béli­co grin­go, con­tem­pla­do en el mis­mo, res­pon­de al con­cep­to de ope­ra­cio­nes extra­te­rri­to­ria­les? ¿Cómo se pue­de hablar con un Gobierno com­ple­ta­men­te subor­di­na­do a la estra­te­gia glo­bal de domi­na­ción del Impe­rio? ¿De qué se pue­de hablar con un Gobierno que con­vier­te al terri­to­rio colom­biano en un gigan­tes­co encla­ve mili­tar yan­qui, esto es, en la mayor ame­na­za con­tra la paz y la segu­ri­dad de la región sur­ame­ri­ca­na y de toda Nues­tra Amé­ri­ca? Uri­be pue­de ir por todas par­tes ofre­cien­do toda cla­se de segu­ri­da­des, pero el acuer­do, de hecho, impi­de que Colom­bia pue­da ofre­cer­le garan­tías de segu­ri­dad y res­pe­to a nadie: ni siquie­ra a los colom­bia­nos y colom­bia­nas. No pue­de ofre­cer­las un país que ha deja­do de ser sobe­rano y que es ins­tru­men­to del “nue­vo colo­nia­je” que avi­zo­ra­ra nues­tro Libertador.

Sobe­ra­nía. He ahí una pala­bra que siem­pre debe­mos some­ter a dis­cu­sión, reno­var­la, for­ta­le­cer­la, vigo­ri­zar­la en la acción y en el pen­sa­mien­to: en la refle­xión socia­li­za­da. Se hace nece­sa­rio pues, un míni­mo repa­so para saber de dón­de nos vie­ne esa pala­bra para dar­le su jus­to lugar. Sobre todo cuan­do su uso y su sig­ni­fi­ca­do están en juego.

Como la gran mayo­ría de las cate­go­rías polí­ti­cas tra­di­cio­na­les de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va que here­da­mos de la Euro­pa de fina­les del siglo XVIII, la de sobe­ra­nía es heren­cia del pen­sa­mien­to de la Ilus­tra­ción y de la Revo­lu­ción Francesa.

Sobe­ra­nía refie­re a la liber­tad enele­jer­ci­cio­de­po­der­queun­pue­blo y un gobierno tie­nen den­tro de un terri­to­rio deter­mi­na­do, con una iden­ti­dad his­tó­ri­ca espe­cí­fi­ca, mol­dean­do a un Esta­do-Nación y su esque­le­to legal. Es decir: es la liber­tad de un pue­blo para deter­mi­nar el hecho polí­ti­co de una nación.Esenestaúltimasignificación en la que nues­tro Liber­ta­dor se apo­ya para pro­fun­di­zar­la en el tiem­po. Y la pro­fun­di­za a nive­les que ni el mis­mo Rous­seau ‑a quien le debe­mos el con­cep­to “sobe­ra­nía popu­lar”- ima­gi­na­ra, por­que la sobe­ra­nía en el pen­sa­mien­to de Bolí­var alcan­za el más hon­do con­te­ni­do popular.

Así se refie­re nues­tro Padre Liber­ta­dor en su Men­sa­je al Con­gre­so Cons­ti­tu­yen­te de Boli­via (1826): ‘La Sobe­ra­nía del Pue­blo, úni­ca auto­ri­dad legí­ti­ma de las Nacio­nes’. Bolí­var deja cla­ro cuál es el ros­tro sobe­rano de las nacio­nes de Nues­tra América.

Siem­pre es impor­tan­te recor­dar que una cosa es lo que sig­ni­fi­ca el con­cep­to de sobe­ra­nía des­de una visión euro­cen­tris­ta y otra radi­cal­men­te dife­ren­te des­de una visión nues­tro­ame­ri­ca­na: con ros­tro de pue­blo descalzo.

Nos remi­ti­mos otra vez al pen­sar boli­va­riano: “Nadie, sino la mayo­ría, es sobe­ra­na. Es un tirano el que se pone en lugar del pue­blo; y su potes­tad, usurpación”.

Es a esta línea refle­xi­va a la que nos debe­mos en nues­tro ejer­ci­cio como nación: como país de NuestraAmérica.Sonyacasionceaños en el esfuer­zo de hacer y cons­truir sobe­ra­nía a todos los nive­les. Y es aquí don­de debe­mos recal­car que sobe­ra­nía y dig­ni­dad son pala­bras her­ma­nas. Lo hemos demos­tra­do con accio­nes, con con­vic­cio­nes y con un sue­ño en cons­truc­ción: la sobe­ra­nía socia­lis­ta que se cons­ti­tu­ye de aba­jo hacia arri­ba; este es el camino para eri­gir una sobe­ra­nía cons­trui­da des­de el Poder Popu­lar como núcleo.

Aho­ra, fren­te al nue­vo emba­te impe­rial, vie­ne una hora de prue­ba para nues­tra soberanía.

Hora de prue­ba que afron­ta­re­mos con la mis­ma voca­ción paci­fis­ta que nos ha caracterizado.

Pero debe­mos dejar cla­ro que paz no es, y nun­ca será, equi­va­len­te a sumisión.

Cons­truir sobe­ra­nía socia­lis­ta, de aba­jo hacia arri­ba, es y debe ser el pro­pó­si­to prin­ci­pal del pro­ce­so elec­to­ral que cele­bra hoy domin­go el PSUV con la fina­li­dad de ele­gir, des­de las bases, a los dele­ga­dos al Con­gre­so Extra­or­di­na­rio que se rea­li­za­rá a fina­les de año. A un total de 2 millo­nes 450 mil 377 mili­tan­tes, ins­cri­tos en nues­tras patru­llas, les corres­pon­de el honor his­tó­ri­co de con­so­li­dar al par­ti­do como una pode­ro­sa estruc­tu­ra de masas en movi­mien­to cons­cien­te, ace­le­ran­do el par­to de la nue­va his­to­ria. Un par­ti­do que sea capaz de gene­rar una mul­ti­tud de nue­vos cua­dros polí­ti­cos den­tro de la masa popu­lar. Un par­ti­do que se pon­ga a la van­guar­dia en la cons­truc­ción del socialismo.

¡¡ Patru­lle­ros y patru­lle­ras: a la bata­lla!! ¡Vamos rum­bo al noso­tros mis­mos! Para ter­mi­nar estas líneas, para­fra­sean­do a Bolí­var, os digo: la paz es nues­tro puer­to, la paz será nues­tra gloria.

¡¡Ven­ce­re­mos!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.