“Si quie­res la paz, pre­pá­ra­te para la gue­rra” por Hugo Cha­vez

“La paz será mi puer­to, mi glo­ria, mi recom­pen­sa, mi espe­ran­za, mi dicha y cuan­to me es pre­cio­so en este mun­do”, escri­bía nues­tro padre Bolí­var a San­tan­der el 23 de junio de 1820.

Y pre­ci­sa­men­te por­que ama­mos y valo­ra­mos la paz, no nos apar­ta­re­mos, menos aho­ra cuan­do toda la saña cri­mi­nal impe­ria­lis­ta nos ame­na­za por los cua­tro cos­ta­dos, de aquel sabio prin­ci­pio: “Si que­re­mos la paz, debe­mos pre­pa­rar­nos para la gue­rra”.

Quie­ro hacer mías las pala­bras de José Manuel Bri­ce­ño Gue­rre­ro, esa gran con­cien­cia vene­zo­la­na y nues­tro­ame­ri­ca­na, a quien se le rin­de jus­to home­na­je en la V Feria Inter­na­cio­nal del Libro de Vene­zue­la, cuan­do nos habla de la nece­si­dad de “empren­der un lar­go via­je hacia noso­tros mis­mos”. El via­je que ini­cia­mos el 27 de febre­ro de 1989 y que ha pro­se­gui­do su cur­so duran­te estos diez años de Revo­lu­ción: el más nece­sa­rio de los via­jes.

Este miér­co­les pasa­do, por ejem­plo, aban­de­ra­mos a los 555 atle­tas que nos están repre­sen­tan­do en los XVI Jue­gos Boli­va­ria­nos en Sucre, allá en la ama­da Boli­via. Estoy más que con­ven­ci­do de que segui­rán colo­can­do en alto y dig­ni­fi­can­do el nom­bre de Vene­zue­la. Es una nue­va fuer­za moral, fue­go sagra­do, el que late en todos estos hijos e hijas de la Patria. En ellos con­ti­núa y se renue­va el via­je hacia noso­tros mis­mos.

Allá enton­ces la cana­lla apá­tri­da que qui­so hacer fies­ta con una orden que yo die­ra el pasa­do domin­go a los hono­ra­bles sol­da­dos de nues­tra Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na. Quie­ro reite­rar­lo tal y como lo dije este vier­nes en el acto por la paz y con­tra las bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en sue­lo colom­biano: estoy en la obli­ga­ción de lla­mar­los a todos y a todas a pre­pa­rar­nos para defen­der la Patria de Bolí­var y la Patria de nues­tros hijos. Si no lo hicie­ra, esta­ría come­tien­do un acto de alta trai­ción con nues­tra ama­dí­si­ma Vene­zue­la, mas aún mane­jan­do las infor­ma­cio­nes que mane­jo.

Nues­tra Patria hoy es libre y la defen­de­re­mos con la vida. Vene­zue­la nun­ca más vol­ve­rá a ser colo­nia de nadie: nun­ca más esta­rá de rodi­llas fren­te a inva­sor o impe­rio alguno. Y nues­tra Fuer­za Arma­da Boli­va­ria­na, el pue­blo en armas como un todo, es y tie­ne que seguir sien­do el garan­te por exce­len­cia de la paz boli­va­ria­na: la paz ver­da­de­ra.

En el den­so y con­tun­den­te artícu­lo que lle­va por títu­lo La ane­xión de Colom­bia a Esta­dos Uni­dos ‑reco­mien­do su lec­tu­ra y relec­tu­ra- del pasa­do 6 de noviem­bre, el coman­dan­te Fidel Cas­tro se encar­ga de aler­tar­nos, con la urgen­cia del caso, sobre el peli­gro mor­tal que se nos vie­ne enci­ma.

En espe­cial diri­ge unas pala­bras, nece­sa­ria­men­te con­mi­na­to­rias, a quie­nes ejer­ce­mos res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas y nos empla­za: “Los polí­ti­cos de Amé­ri­ca Lati­na tie­nen aho­ra ante sí un deli­ca­do pro­ble­ma: el deber ele­men­tal de expli­car sus pun­tos de vis­ta sobre el docu­men­to de ane­xión. Com­pren­do que lo que ocu­rre en este ins­tan­te deci­si­vo de Hon­du­ras ocu­pe la aten­ción de los medios de divul­ga­ción y los minis­tros de Rela­cio­nes Exte­rio­res de este hemis­fe­rio, pero el gra­ví­si­mo y tras­cen­den­te pro­ble­ma que tie­ne lugar en Colom­bia no pue­de pasar inad­ver­ti­do por los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos”.

Me val­go de estas pala­bras de Fidel para apun­tar una idea: es nece­sa­rio demo­ler la fala­cia uri­bis­ta de que este infa­me acuer­do es un asun­to de sobe­ra­nía colom­bia­na. ¿Un asun­to de sobe­ra­nía cuan­do todo el arse­nal béli­co grin­go, con­tem­pla­do en el mis­mo, res­pon­de al con­cep­to de ope­ra­cio­nes extra­te­rri­to­ria­les? ¿Cómo se pue­de hablar con un Gobierno com­ple­ta­men­te subor­di­na­do a la estra­te­gia glo­bal de domi­na­ción del Impe­rio? ¿De qué se pue­de hablar con un Gobierno que con­vier­te al terri­to­rio colom­biano en un gigan­tes­co encla­ve mili­tar yan­qui, esto es, en la mayor ame­na­za con­tra la paz y la segu­ri­dad de la región sur­ame­ri­ca­na y de toda Nues­tra Amé­ri­ca? Uri­be pue­de ir por todas par­tes ofre­cien­do toda cla­se de segu­ri­da­des, pero el acuer­do, de hecho, impi­de que Colom­bia pue­da ofre­cer­le garan­tías de segu­ri­dad y res­pe­to a nadie: ni siquie­ra a los colom­bia­nos y colom­bia­nas. No pue­de ofre­cer­las un país que ha deja­do de ser sobe­rano y que es ins­tru­men­to del “nue­vo colo­nia­je” que avi­zo­ra­ra nues­tro Liber­ta­dor.

Sobe­ra­nía. He ahí una pala­bra que siem­pre debe­mos some­ter a dis­cu­sión, reno­var­la, for­ta­le­cer­la, vigo­ri­zar­la en la acción y en el pen­sa­mien­to: en la refle­xión socia­li­za­da. Se hace nece­sa­rio pues, un míni­mo repa­so para saber de dón­de nos vie­ne esa pala­bra para dar­le su jus­to lugar. Sobre todo cuan­do su uso y su sig­ni­fi­ca­do están en jue­go.

Como la gran mayo­ría de las cate­go­rías polí­ti­cas tra­di­cio­na­les de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va que here­da­mos de la Euro­pa de fina­les del siglo XVIII, la de sobe­ra­nía es heren­cia del pen­sa­mien­to de la Ilus­tra­ción y de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa.

Sobe­ra­nía refie­re a la liber­tad enele­jer­ci­cio­de­po­der­queun­pue­blo y un gobierno tie­nen den­tro de un terri­to­rio deter­mi­na­do, con una iden­ti­dad his­tó­ri­ca espe­cí­fi­ca, mol­dean­do a un Esta­do-Nación y su esque­le­to legal. Es decir: es la liber­tad de un pue­blo para deter­mi­nar el hecho polí­ti­co de una nación.Esenestaúltimasignificación en la que nues­tro Liber­ta­dor se apo­ya para pro­fun­di­zar­la en el tiem­po. Y la pro­fun­di­za a nive­les que ni el mis­mo Rous­seau ‑a quien le debe­mos el con­cep­to “sobe­ra­nía popu­lar”- ima­gi­na­ra, por­que la sobe­ra­nía en el pen­sa­mien­to de Bolí­var alcan­za el más hon­do con­te­ni­do popu­lar.

Así se refie­re nues­tro Padre Liber­ta­dor en su Men­sa­je al Con­gre­so Cons­ti­tu­yen­te de Boli­via (1826): ‘La Sobe­ra­nía del Pue­blo, úni­ca auto­ri­dad legí­ti­ma de las Nacio­nes’. Bolí­var deja cla­ro cuál es el ros­tro sobe­rano de las nacio­nes de Nues­tra Amé­ri­ca.

Siem­pre es impor­tan­te recor­dar que una cosa es lo que sig­ni­fi­ca el con­cep­to de sobe­ra­nía des­de una visión euro­cen­tris­ta y otra radi­cal­men­te dife­ren­te des­de una visión nues­tro­ame­ri­ca­na: con ros­tro de pue­blo des­cal­zo.

Nos remi­ti­mos otra vez al pen­sar boli­va­riano: “Nadie, sino la mayo­ría, es sobe­ra­na. Es un tirano el que se pone en lugar del pue­blo; y su potes­tad, usur­pa­ción”.

Es a esta línea refle­xi­va a la que nos debe­mos en nues­tro ejer­ci­cio como nación: como país de NuestraAmérica.Sonyacasionceaños en el esfuer­zo de hacer y cons­truir sobe­ra­nía a todos los nive­les. Y es aquí don­de debe­mos recal­car que sobe­ra­nía y dig­ni­dad son pala­bras her­ma­nas. Lo hemos demos­tra­do con accio­nes, con con­vic­cio­nes y con un sue­ño en cons­truc­ción: la sobe­ra­nía socia­lis­ta que se cons­ti­tu­ye de aba­jo hacia arri­ba; este es el camino para eri­gir una sobe­ra­nía cons­trui­da des­de el Poder Popu­lar como núcleo.

Aho­ra, fren­te al nue­vo emba­te impe­rial, vie­ne una hora de prue­ba para nues­tra sobe­ra­nía.

Hora de prue­ba que afron­ta­re­mos con la mis­ma voca­ción paci­fis­ta que nos ha carac­te­ri­za­do.

Pero debe­mos dejar cla­ro que paz no es, y nun­ca será, equi­va­len­te a sumi­sión.

Cons­truir sobe­ra­nía socia­lis­ta, de aba­jo hacia arri­ba, es y debe ser el pro­pó­si­to prin­ci­pal del pro­ce­so elec­to­ral que cele­bra hoy domin­go el PSUV con la fina­li­dad de ele­gir, des­de las bases, a los dele­ga­dos al Con­gre­so Extra­or­di­na­rio que se rea­li­za­rá a fina­les de año. A un total de 2 millo­nes 450 mil 377 mili­tan­tes, ins­cri­tos en nues­tras patru­llas, les corres­pon­de el honor his­tó­ri­co de con­so­li­dar al par­ti­do como una pode­ro­sa estruc­tu­ra de masas en movi­mien­to cons­cien­te, ace­le­ran­do el par­to de la nue­va his­to­ria. Un par­ti­do que sea capaz de gene­rar una mul­ti­tud de nue­vos cua­dros polí­ti­cos den­tro de la masa popu­lar. Un par­ti­do que se pon­ga a la van­guar­dia en la cons­truc­ción del socia­lis­mo.

¡¡ Patru­lle­ros y patru­lle­ras: a la bata­lla!! ¡Vamos rum­bo al noso­tros mis­mos! Para ter­mi­nar estas líneas, para­fra­sean­do a Bolí­var, os digo: la paz es nues­tro puer­to, la paz será nues­tra glo­ria.

¡¡Ven­ce­re­mos!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *