Chá­vez, Israel y el «eje del mal»: Una gue­rra sin retorno por Manuel Frey­tas

Posi­ble­men­te sea el ras­go anti­im­pe­ria­lis­ta más sobre­sa­lien­te y des­ta­ca­do de Chá­vez: Israel y el sio­nis­mo capi­ta­lis­ta que con­tro­la todos los pro­ce­sos de la eco­no­mía mun­dial des­de Wall Street y las metró­po­lis euro­peas lo con­si­de­ran un «enemi­go peli­gro­so». Ese, más que su pelea mediá­ti­ca y osci­lan­te con el Impe­rio USA, defi­ne el rol (y el lide­raz­go) de Chá­vez en el table­ro de la gue­rra inter­ca­pi­ta­lis­ta (por aho­ra «fría») por los recur­sos ener­gé­ti­cos del pla­ne­ta que pro­ta­go­ni­zan el eje USA-UE-Israel (el «eje del bien») con­tra el eje Rusia-Irán-Chi­na-Vene­zue­la (el «eje del mal»).

La ciclo­tí­mi­ca rela­ción polí­ti­co-diplo­má­ti­ca que el pre­si­den­te vene­zo­lano man­tie­ne con Washing­ton (ata­ques com­bi­na­dos con bue­nas rela­cio­nes comer­cia­les) se vuel­ve recha­zo cohe­ren­te a las polí­ti­cas del Esta­do judío, sobre todo en Medio Orien­te, don­de Vene­zue­la es el país que más enér­gi­ca­men­te denun­cia y con­de­na las masa­cres judías al pue­blo pales­tino.

Se sabe que hubo dis­tin­tos acer­ca­mien­tos de la comu­ni­dad judía vene­zo­la­na para tra­tar de limar aspe­re­zas en la rela­ción, pero sis­te­má­ti­ca­men­te Chá­vez sigue denun­cian­do a Israel como un Esta­do «impe­ria­lis­ta y cri­mi­nal».

La cues­tión no es menor, tenien­do en cuen­ta el peso de Israel como «madre patria» del capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal que con­tro­la los resor­tes cla­ves del poder eco­nó­mi­co mun­dial des­de Wall Street y las metró­po­lis euro­peas.

Los hechos, las esta­dís­ti­cas, la reali­dad abru­man­te más allá de los dis­cur­sos, demues­tran que Chá­vez es tan enemi­go de Israel, como el esta­do judío lo es de Chá­vez.

La cla­ve se resu­me en un axio­ma: Chá­vez es la prin­ci­pal espa­da del «eje del mal» en Amé­ri­ca Lati­na. Vene­zue­la es la cabe­ce­ra de pla­ya, la pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to regio­nal, de la estra­te­gia del eje Rusia-Irán-Chi­na-Vene­zue­la, del cual Chá­vez con­for­ma una pie­za cla­ve.

El pre­si­den­te vene­zo­lano man­tie­ne una alian­za estra­té­gi­ca (de orden comer­cial y mili­tar) tan­to con Irán como con Rusia y Chi­na, poten­cias capi­ta­lis­tas emer­gen­tes que com­pi­ten con el eje USA-UE por el con­trol de las redes ener­gé­ti­cas y las reser­vas petro­le­ras del trián­gu­lo Eura­sia-Cáu­ca­so-Medio Orien­te, en una ver­sión aggior­na­da de la «gue­rra fría» por áreas de influen­cia, esta vez pro­ta­go­ni­za­da a nive­les inter­ca­pi­ta­lis­tas.

Esta reali­dad, con­vier­te a Chá­vez en un enemi­go «extra­re­gio­nal» estra­té­gi­co del eje USA-UE-Israel: Su figu­ra y su rol acti­vo en Eura­sia y Medio Orien­te y el peso espe­ci­fi­co de Vene­zue­la en la cues­tión ener­gé­ti­ca inter­na­cio­nal lo pro­yec­tan al nivel de impor­tan­cia estra­té­gi­ca de un Putin o de un Ahma­di­ne­yad en el uni­ver­so geo­po­lí­ti­co y mili­tar del Impe­rio sio­nis­ta.

Más que por su accio­nar en Amé­ri­ca Lati­na, Chá­vez se ha con­ver­ti­do en un juga­dor cla­ve del table­ro mun­dial. Eso expli­ca por­qué Putin y Ahma­di­ne­yad (la dupla estra­té­gi­ca del «eje del mal») acuer­dan con Chá­vez su agen­da estra­té­gi­ca en el patio tra­se­ro.

Ese, y no su enfren­ta­mien­to mediá­ti­co y ciclo­tí­mi­co con EEUU, es el pun­to que con­vier­te a Chá­vez en un enemi­go sin retorno de Israel y del sio­nis­mo que con­tro­la EEUU y las poten­cias impe­ria­les, más allá de sus Esta­dos y ban­de­ras.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *