La pre­sa de Hui­chón por Juan Nogueira

A lo lar­go de la his­to­ria, toda gran ini­cia­ti­va siem­pre ha teni­do algo que la repre­sen­te. La par­te por el todo. En la cons­truc­ción del socia­lis­mo, cada plan eco­nó­mi­co tam­bién se ha refle­ja­do en un ele­men­to cen­tral, sin que éste sea nece­sa­ria­men­te algo cru­cial en la eco­no­mía, pero sí una metá­fo­ra del éxi­to o fra­ca­so del proyecto.

Por ejem­plo, es impo­si­ble pen­sar en el Pri­mer Plan Quin­que­nal de la URSS sin la ima­gen de la Pre­sa de Dni­pro­pe­trovsk, o los años 70 y 80 sin la edi­fi­ca­ción de la línea férrea entre el lago Bai­kal y el río Amur. Den­tro de lo que cabe, la impor­tan­cia de estas obras fue sólo mar­gi­nal den­tro de la gigan­tes­ca eco­no­mía sovié­ti­ca, pero su valor sim­bó­li­co era enorme.

Pues bien, el Ter­cer Plan Quin­que­nal coreano ya tie­ne su pro­yec­to emble­ma: la gigan­tes­ca pre­sa hidro­eléc­tri­ca de Huichón.

La pre­sa de Hui­chón es el mayor pro­yec­to hidraú­li­co de los últi­mos 20 años. Cons­ta de dos diques y está cons­trui­da a casi 1500 metros sobre el nivel del mar, en torno al pico Toyang, en la pro­vin­cia de Chan­gan. Algu­nas de las mon­ta­ñas de la zona tie­nen una incli­na­ción de 45º, lo que difi­cul­ta enor­me­men­te todas las tareas. Su cons­truc­ción es una labor com­ple­ja, ya que las obras inclu­yen la edi­fi­ca­ción de nue­vas carre­te­ras y el trans­por­te de gigan­tes­cas can­ti­da­des de recur­sos a una de las pro­vin­cias más remo­tas y géli­das del nor­te de Corea.

Simul­tá­nea­men­te, se deben cons­truir dos diques enor­mes, los tune­les de paso del agua de dece­nas de kilo­me­tros de lar­go, las carre­te­ras, los edi­fi­cios de la cen­tral,… Todo esto requie­re un esfuer­zo en mano de obra muy impor­tan­te, que está sien­do asu­mi­do en bue­na medi­da por sol­da­dos del Ejér­ci­to Popular.

El esfuer­zo cons­cien­te de los cons­truc­to­res, jun­to al desa­rro­llo de mejo­ras tec­no­ló­gi­cas adap­ta­das a la oro­gra­fía de Corea, han per­mi­ti­do ace­le­rar la cons­truc­ción de la pre­sa. A rit­mos nor­ma­les, la pre­sa de Hui­chón debe­ría cons­truir­se en 10 años, pero los tra­ba­ja­do­res se han pro­pues­to el obje­ti­vo de que en 2012 esté terminada.

Una de las fases fun­da­men­ta­les de las obras se ter­mi­nó en tan sólo 12 días, duran­te los cua­les la bri­ga­da de tra­ba­jo cons­tru­yó los muros de con­ten­ción ‑de más de 38 mil metros cúbicos‑, 90 con­duc­tos sub­te­rrá­neos y dece­nas de puen­tes, des­ha­cien­do más de 103 mil metros cúbi­cos de tie­rra y mas de 54 mil metros cúbi­cos de roca.

Los medios corea­nos están hacien­do un segui­mien­to cons­tan­te a la cons­truc­ción de la pre­sa. Según expli­can, una de las cla­ves para tener éxi­to en el obje­ti­vo de cons­truir la pre­sa en tres años es olvi­dar todos los con­ven­cio­na­lis­mos y revo­lu­cio­nar la téc­ni­cas y los dise­ños para adap­tar­los a la reali­dad pro­pia del país

Recien­te­men­te, Corea impul­só una cam­pa­ña para des­ple­gar el esfuer­zo cons­cien­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, bus­can­do el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y la inno­va­ción. Esta cam­pa­ña se cono­ce como la “Bata­lla de los 150 días”. Una de las con­sig­nas fue exten­der la “Velo­ci­dad de Hui­chón” al res­to de sec­to­res eco­nó­mi­cos. De hecho, la cons­truc­ción de la pre­sa está adqui­rien­do pro­por­cio­nes míti­cas den­tro de la cul­tu­ra polí­ti­ca nor­co­rea­na. Bri­ga­das de tra­ba­ja­do­res jóve­nes han saca­do poe­mas y can­cio­nes en honor a su expe­rien­cia: “Hacia el 2012” o “Te veré de nue­vo en Huichón”.

Varios miem­bros del gobierno coreano han visi­ta­do las obras de Hui­chón. Kim Jong Il se ha des­pla­za­do dos veces a la zona, el 25 de mar­zo y el 18 de octu­bre. Allí, apro­ve­chó la oca­sión para com­pro­bar el desa­rro­llo del pro­yec­to, infor­mar­se y corre­gir algu­nos defectos.

Tam­bién se diri­gió a nume­ro­sos tra­ba­ja­do­res y expli­có el sen­ti­do que tie­ne la pre­sa de Hui­chón den­tro del plan de desa­rro­llo has­ta 2012. La elec­tri­ci­dad es, jun­to a la meta­lur­gia, la extrac­ción de car­bón y el trans­por­te ferro­via­rio, las cua­tro bases del plan de desa­rro­llo coreano. La ener­gía es cla­ve, ya que sin ella, no fun­cio­nan el res­to de sec­to­res industriales.

La eco­no­mía nor­co­rea­na bus­ca la auto­su­fi­cien­cia y, por eso, la ener­gía se basa en las opor­tu­ni­da­des loca­les. His­tó­ri­ca­men­te, la pro­duc­ción eléc­tri­ca depen­día en Corea de la hidro­eléc­tri­ca y la tér­mi­ca del car­bón. Pero tras la apro­ba­ción de una estric­ta ley de pro­tec­ción del Medio Ambien­te a fina­les de los 80, la ener­gía tér­mi­ca ha ido per­dien­do peso.

Corea del Nor­te es un país mon­ta­ño­so, con muchos ríos cor­tos y de gran cau­dal. Es una zona muy apro­pia­da para la pro­duc­ción ener­gé­ti­ca hidro­eléc­tri­ca. Con la con­tra­rre­vo­lu­ción en el blo­que socia­lis­ta a prin­ci­pios de los años 90, Kim Il Sung dise­ñó un plan pro­gre­si­vo y a lar­go pla­zo de cons­truc­ción de una gran infra­es­truc­tu­ra basa­da en el agua.

Por un lado, el plan pre­vee la cons­truc­ción de nume­ro­sas pre­sas hidro­eléc­tri­cas dis­tri­bui­das por todo el país. Por otro lado, el plan bus­ca el aho­rro de ener­gía a todos los nive­les. De esta for­ma, se han cons­trui­do cana­les de gra­vi­ta­ción natu­ral de has­ta 200 km de lar­go, para la irri­ga­ción de los cul­ti­vos. Estos cana­les no nece­si­tan esta­cio­nes de bom­beo, sino que se dise­ñan para que el agua flu­ya por la incli­na­ción del terreno, lo que per­mi­te aho­rrar mucha electricidad.

Este plan, dise­ña­do a prin­ci­pios de los años 90, sigue vigen­te a día de hoy. La pre­sa de Hui­chón es un paso más den­tro de este ambi­cio­so pro­yec­to para dotar a Corea de auto­su­fi­cien­cia energética.

Y por fina­li­zar con la auto­su­fi­cien­cia, den­tro del Ter­cer Plan Quin­que­nal es rese­ña­ble un segun­do pro­yec­to emble­má­ti­co: la gasi­fi­ca­ción del enor­me Com­ple­jo de Fer­ti­li­zan­tes de Hun­gnam. Este cen­tro indus­trial, cuyo tama­ño es simi­lar al de una ciu­dad media­na, está sien­do amplia­do para incor­po­rar pro­ce­sos de pro­duc­ción de fer­ti­li­zan­tes que no depen­den del petró­leo, sino de gases abun­dan­tes en Corea.

Estos pro­ce­sos de pro­duc­ción han sido des­cu­bier­tos recien­te­men­te por cien­tí­fi­cos corea­nos y supon­drán un impul­so con­si­de­ra­ble al prin­ci­pal cen­tro de fer­ti­li­zan­tes del país. Esto, jun­to a los cana­les de irri­ga­ción, mar­can el rum­bo hacia una nue­va auto­su­fi­cien­cia ali­men­ti­cia en 2012.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *