Entre­vis­ta al Coman­dan­te Pablo Bel­trán, del Coman­do Cen­tral del ELN de Colom­bia por La Crí­ti­ca

El dia­rio Argen­tino La Crí­ti­ca le reali­zó esta entre­vis­ta que le pre­sen­ta­mos a con­ti­nua­ción.

¿Por qué se amplía el núme­ro de Bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia, si la supues­ta vic­to­ria esta­ba ase­gu­ra­da?

Hay que dis­tin­guir en el dis­cur­so de las poten­cias, las inten­cio­nes reales que las mue­ven, dife­ren­cián­do­las de las que expre­san públi­ca­men­te con el fin de jus­ti­fi­car sus accio­nes.

Para el caso colom­biano, las jus­ti­fi­ca­cio­nes de Washing­ton son tan frá­gi­les, que no alcan­zan a tapar sus pro­pó­si­tos estra­té­gi­cos, que no son otros que recu­pe­rar el con­trol per­di­do en Lati­noa­mé­ri­ca.

Advier­te el inte­lec­tual esta­dou­ni­den­se, Noam Chomsky, que “si Esta­dos Uni­dos no pue­de con­tro­lar Amé­ri­ca Lati­na, no pue­de espe­rar con­cre­tar un orden exi­to­so en otras par­tes del mun­do, con­clu­yó en 1.971 el Con­se­jo Nacio­nal de Segu­ri­dad en la épo­ca de Richard Nixon”.

En tal sen­ti­do, el Pre­si­den­te Oba­ma no hace más que pro­ce­der como todos los admi­nis­tra­do­res del impe­rio que lo ante­ce­die­ron y por ello se esfuer­za por recu­pe­rar el con­trol de esta región del mun­do, que ha sido su ‘galli­na de los hue­vos de oro’, por casi 2 siglos; pre­sio­na­do por una bús­que­da afa­no­sa de recur­sos, que palien la his­tó­ri­ca cri­sis en que se están hun­dien­do.

La reac­ti­va­ción de la Cuar­ta Flo­ta de la Mari­na de gue­rra de EEUU en aguas lati­no­ame­ri­ca­nas y el actual gol­pe mili­tar con­tra Hon­du­ras, son otros esla­bo­nes más de la recon­quis­ta nor­te­ame­ri­ca­na.

En cuan­to a las jus­ti­fi­ca­cio­nes para mul­ti­pli­car sus Bases mili­ta­res extran­je­ras, las inten­cio­nes de EEUU, no son más que vol­ver a reco­rrer un camino tri­lla­do de fra­ca­sos.

Cua­tro déca­das de “gue­rra con­tra las dro­gas”, ya no las defien­den ni muchos de ellos mis­mos, por­que con ellas se demos­tró la inuti­li­dad de las sali­das mili­ta­res para este mal. Enton­ces, ¿en qué cabe­za cabe decir aho­ra, que más Bases mili­ta­res yan­quis en Colom­bia, son para la gue­rra al nar­co­trá­fi­co? O se que­da­ron sin excu­sas o con­si­de­ran de muy bajo cocien­te inte­lec­tual, a la opi­nión inter­na­cio­nal.

Tam­bién invo­can la “gue­rra glo­bal con­tra el terror”, por­que aho­ra los rebel­des somos terro­ris­tas para ellos; antes nos lla­ma­ban insur­gen­tes y para com­ba­tir­nos inven­ta­ron la con­tra­in­sur­gen­cia; pero más antes éra­mos con­si­de­ra­dos sub­ver­si­vos, cuan­do desa­rro­lla­ron los pla­nes anti­sub­ver­si­vos para des­apa­re­cer­nos.

Pese a cin­co déca­das de estra­te­gias repre­si­vas falli­das, el pue­blo colom­biano y sus diver­sas orga­ni­za­cio­nes per­sis­ti­mos en la lucha por un Nue­vo País, mien­tras la cri­sis nacio­nal es cada vez peor. La solu­ción mili­tar del con­flic­to interno ha fra­ca­sa­do y con más Bases mili­ta­res de EEUU en Colom­bia, no van obte­ner un resul­ta­do dis­tin­to.

¿Cuán­tas final­men­te son y don­de están ubi­ca­das?

En el Infor­me sobre la Estruc­tu­ra de Bases mili­ta­res que perió­di­ca­men­te pre­sen­ta el Depar­ta­men­to de Defen­sa ante el Con­gre­so de EEUU, reco­no­cen poseer 6 Bases en sue­lo colom­biano; que suben aho­ra a 13, con las 7 nue­vas pac­ta­das, en el Tra­ta­do fir­ma­do por Bogo­tá y Washing­ton, el pasa­do 30 de octu­bre.

Las nue­vas Bases mili­ta­res yan­quis están loca­li­za­das en Palan­que­ro en el cen­tro del país, en Apiay en las lla­nu­ras del río Ori­no­co, en Malam­bo sobre el Cari­be, en Laran­dia en la Ama­zo­nia, en Tole­mai­da al lado de Bogo­tá y en Bahía Mála­ga sobre el océano Pací­fi­co.

Este nue­vo Tra­ta­do mili­tar entre Oba­ma y Uri­be, fue man­te­ni­do en secre­to has­ta el 3 de noviem­bre, día en que por fin entre­ga­ron una copia de él al Con­gre­so colom­biano, lo que per­mi­tió cono­cer, por ejem­plo, que los avio­nes de gue­rra de EEUU, en ade­lan­te podrán usar cual­quier aero­puer­to inter­na­cio­nal de Colom­bia.

Como pue­de obser­var­se, el amplí­si­mo ángu­lo de des­plie­gue mili­tar que les per­mi­te estas Bases y aero­puer­tos, no tie­ne pre­ce­den­te alguno.

¿Cuál es su reper­cu­sión en Lati­noa­mé­ri­ca?

El pri­mer círcu­lo de afec­ta­dos por estas Bases son los paí­ses veci­nos de Colom­bia, en espe­cial los que desa­rro­llan pro­ce­sos polí­ti­cos, que toman dis­tan­cia de las rece­tas de EEUU.

Los que ade­más cuen­tan con impor­tan­tes reser­vas de rique­zas natu­ra­les, indis­pen­sa­bles para sos­te­ner al decré­pi­to capi­ta­lis­mo, que se vana­glo­ria del con­su­mis­mo y derro­che de rique­zas aje­nas.

De esta for­ma, que­dan más ame­na­za­dos los cam­bios pro­gre­sis­tas lide­ra­dos por muchos pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos; así como las ini­cia­ti­vas de unión con­ti­nen­tal y de las nacio­nes del Sur del pla­ne­ta; ade­más de ata­car los esfuer­zos de gran par­te de la huma­ni­dad que bus­ca for­mas de eco­no­mía, socie­dad y Esta­do, armó­ni­cas con la gen­te y el medio ambien­te.

En pocas pala­bras, las Bases mili­ta­res extran­je­ras en Amé­ri­ca Lati­na pre­ten­den pro­fun­di­zar un camino colo­nia­lis­ta de gue­rra y des­po­jo, en con­tra­po­si­ción a la vía de auto­de­ter­mi­na­ción, paz y coope­ra­ción que que­re­mos los pue­blos.

¿Cuál es el lími­te fren­te a tan­ta agre­sión?

J. G. Tokatlián un exper­to argen­tino en Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les, afir­ma que el pre­sen­te será otro siglo san­grien­to y no es para menos, por­que la actual cri­sis de la civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta, inau­gu­ra un caos, que debe desem­bo­car en un nue­vo orden inter­na­cio­nal.

A los pue­blos nos que­da el camino de unir­nos para pro­se­guir la bús­que­da de un mun­do mejor, para las nue­vas gene­ra­cio­nes. Cons­cien­tes que de la unión nace la fuer­za nece­sa­ria, tan­to para resis­tir a las poten­cias del Nor­te del pla­ne­ta, como para crear alter­na­ti­vas para la huma­ni­dad.

¿Exis­te algún docu­men­to res­pec­to a esta situa­ción?

Con oca­sión de la Cum­bre de UNASUR en Bari­lo­che, envia­mos una car­ta a su Pre­si­den­te Pro Tem­po­re, Rafael Correa, soli­ci­tan­do la par­ti­ci­pa­ción de la Unión, en la bús­que­da de una Solu­ción Polí­ti­ca del con­flic­to interno colom­biano.

Días más tar­de las FARC, tam­bién rea­li­za­ron una peti­ción simi­lar a la UNASUR.

¿Cómo está el pro­ce­so de uni­dad insur­gen­te para enfren­tar esta situa­ción?

Recien­te­men­te se res­ta­ble­cie­ron las comu­ni­ca­cio­nes entre las direc­cio­nes máxi­mas de las dos gue­rri­llas, lo que per­mi­te ini­ciar a tra­tar las difi­cul­ta­des exis­ten­tes, ade­más de pro­fun­di­zar uni­da­des de acción, que veni­mos desa­rro­llan­do en varias áreas.

Es muy impor­tan­te gene­rar un con­sen­so nacio­nal sobre el Nue­vo País, inde­pen­dien­te, en paz y equi­dad, que que­re­mos la mayo­ría de los colom­bia­nos; que sea la alter­na­ti­va a 200 años de repú­bli­ca oli­gár­qui­ca, sumi­sa a los EEUU, que ha lle­va­do a la socie­dad colom­bia­na a la más gra­ve cri­sis de su his­to­ria.

Lue­go de ver Argen­ti­na Laten­te del rea­li­za­dor Sola­na, sen­tí cier­ta envi­dia, por­que en esa pelí­cu­la él logra esbo­zar un Pro­yec­to de Nación, como el que anhe­la­mos la gran mayo­ría de lati­no­ame­ri­ca­nos. Y no debe­mos des­can­sar has­ta lograr­lo.

Por: Dia­rio argen­tino Crí­ti­ca /​Apo​rrea​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *