EEUU pre­pa­ra un des­em­bar­co mili­tar en Pakis­tán por Manuel Frey­tas

Desde a la Casa Blan­ca, Oba­ma nom­bró a un envia­do espe­cial para el fren­te Afga­nis­tán-Pakis­tán”, Richard Hol­broo­ke, y se mul­ti­pli­ca­ron los via­jes y los encuen­tros de con­gre­sis­tas, sena­do­res, direc­to­res de las agen­cias de inte­li­gen­cia, y altos man­dos mili­ta­res del Pen­tá­gono con auto­ri­da­des civi­les y mili­ta­res de Pakis­tán.

La diná­mi­ca lle­vó al Depar­ta­men­to de Esta­do a la recien­te adqui­si­ción de sie­te hec­tá­reas en Isla­ma­bad des­ti­na­do a un com­ple­jo para alo­jar a un cada vez mayor núme­ro de fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses des­ti­na­dos a Pakis­tán, según la pren­sa local.

Con el mis­mo obje­ti­vo se han poten­cia­do las acti­vi­da­des en los con­su­la­dos en Kara­chi y Laho­re, mien­tras el úni­co hotel de cin­co estre­llas de Pesha­war, el Pearl Con­ti­nen­tal, que fue­ra ata­ca­do el pasa­do verano, se ha reacon­di­cio­na­do para para alber­gar un nue­vo con­su­la­do en el nor­te del país.

De acuer­do con la pren­sa local, antes del 11‑S no había más de cien diplo­má­ti­cos, y hoy ya suman 750 según el minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res. A esta cifra hay que agre­gar otros dos mil nor­te­ame­ri­ca­nos (prin­ci­pal­men­te empre­sa­rios) que se encuen­tran en el país sin sta­tus diplo­má­ti­co.

«Las espe­cu­la­cio­nes de un des­em­bar­co nor­te­ame­ri­cano son inevi­ta­bles”, dijo a Reuters el ana­lis­ta Imtiaz Gul, direc­tor del cen­tro de inves­ti­ga­ción de estu­dios de segu­ri­dad de Isla­ma­bad y autor del libro «La cone­xión Al Qae­da: tali­ba­nes y terro­ris­mo en la zona tri­bal».

“Tene­mos cien­tos de ame­ri­ca­nos que entran y salen sin nece­si­dad de pasar un con­trol de pasa­por­tes, esto ya empie­za a pare­cer una colo­nia”, seña­la por su par­te Ahsan Akh­tar Naz, direc­tor del Ins­ti­tu­to de Comu­ni­ca­ción de Laho­re.

En este esce­na­rio, y mien­tras EEUU pre­sio­na una mayor impli­ca­ción del ejer­ci­to pakis­ta­ní en la lucha con­tra el «terro­ris­mo tali­bán», la pren­sa local habla de un «sen­ti­mien­to anti­ame­ri­cano» que comien­za a apo­de­rar­se de la pobla­ción pakis­ta­ní.

En los medios loca­les corren rumo­res de que los ata­ques «terro­ris­tas» de Pesha­war son obra de extran­je­ros, como suce­de en Bag­dad”, o se advier­te de la pre­sen­cia de agen­tes de la com­pa­ñía de mer­ce­na­rios Black­wa­ter, que los polí­ti­cos de Isla­ma­bad nie­gan enfá­ti­ca­men­te, y que la pren­sa pakis­ta­ní lo reafir­ma citan­do fuen­tes de los ser­vi­cios secre­tos pakis­ta­níes ( ISI) .

Según el esta­do mayor mili­tar pakis­ta­ní, hay más de 100.000 sol­da­dos des­ple­ga­dos a lo lar­go de toda la fron­te­ra con Afga­nis­tán, un núme­ro supe­rior al que EEUU y la OTAN man­tie­nen en todo Afga­nis­tán.

La «avan­za­da» de Hillary Clin­ton

El vie­jo plan archi­va­do de Bush de ocu­par mili­tar­men­te las zonas de Pakis­tán en «peli­gro» ‑según lo res­ca­ta Hillary Clin­ton- pare­ce reci­clar­se con las adver­ten­cias esta­dou­ni­den­ses de que el país está a pun­to de ser toma­do por los tali­ba­nes.

La secre­ta­ria de Esta­do, Hillary Clin­ton, pro­vo­có una con­mo­ción en el esta­blish­ment de poder nor­te­ame­ri­cano cuan­do, el 22 de abril, en el Sena­do de EEUU, acu­só al gobierno de Isla­ma­bad de «abdi­car ante el Tali­bán y los extre­mis­tas”.

La jefa de la diplo­ma­cia USA dijo ante un comi­té del Sena­do que el inci­pien­te gobierno del Par­ti­do Popu­lar de Pakis­tán afron­ta­ba una “ame­na­za exis­ten­cial” de los com­ba­tien­tes isla­mis­tas que podrían apo­de­rar­se de su arse­nal nuclear y con­ver­tir­se en un «peli­gro mor­tal» para EEUU y otros paí­ses.

Ade­más, des­de dis­tin­tas fuen­tes, tan­to ofi­cia­les como pri­va­das, se vie­ne cons­tru­yen­do una esca­la­da de «ver­sio­nes» sobre el arse­nal nuclear de Pakis­tán y la posi­bi­li­dad de que éste cai­ga en manos de los tali­ba­nes que ya luchan con­tra el Ejér­ci­to a pocos kiló­me­tros de Isla­ma­bad.

Simul­tá­nea a la aler­ta con el «peli­gro tali­bán», Washing­ton lan­zó una ope­ra­ción inter­na­cio­nal «Dan­ger» con la ver­sión de que el pro­gra­ma nuclear pakis­ta­ní se encuen­tra «fue­ra de con­trol» y el des­tino y el uso de su arse­nal per­ma­ne­cen incier­tos.

En su pri­me­ra visi­ta al país, en la últi­ma sema­na de octu­bre, Hillary Clin­ton pro­me­tió a Pakis­tán «toda la ayu­da nece­sa­ria» para derro­tar al terro­ris­mo: «Esta lucha no es sólo la de Pakis­tán. Los extre­mis­tas quie­ren des­truir lo que nos es que­ri­do. Es tam­bién nues­tra lucha», dijo Clin­ton al pisar sue­lo paquis­ta­ní.

La secre­ta­ria de Esta­do esta­dou­ni­den­se pro­me­tió 103,5 millo­nes de dóla­res al pri­mer minis­tro paquis­ta­ní, You­sef Raza Gila­ni, con quien se reu­nió en Isla­ma­bad, para apo­yar los pro­gra­mas de «segu­ri­dad» y para impo­ner la ley y el orden del Gobierno paquis­ta­ní, según un comu­ni­ca­do del Depar­ta­men­to de Esta­do.

Este nue­vo com­pro­mi­so ele­va el apo­yo total de Esta­dos Uni­dos a estos pro­gra­mas en el año en cur­so a 147,2 millo­nes de dóla­res, pre­ci­sa el comu­ni­ca­do.

Hillary Clin­ton impul­sa la nue­va ley Kerry-Lugar-Ber­man, que pre­vé tri­pli­car la ayu­da esta­dou­ni­den­se para Pakis­tán, fiján­do­la en 7.500 millo­nes de dóla­res en cin­co años.

La ley sus­ci­ta fuer­tes polé­mi­cas y crí­ti­cas en Pakis­tán, e influ­yen­tes paquis­ta­níes acu­san a Washing­ton de que­rer «con­di­cio­nar con esas ayu­das la sobe­ra­nía del país».

La secre­ta­ria de Esta­do lla­mó al ejér­ci­to paquis­ta­ní a tener en cuen­ta la «ame­na­za terro­ris­ta nuclear» de Al Qae­da. «Sabe­mos que Al Qae­da y sus alia­dos extre­mis­tas siguen en bús­que­da de mate­rial nuclear y que no se nece­si­ta mucho para pro­vo­car una explo­sion muy gra­ve con con­se­cuen­cias polí­ti­cas y psi­co­ló­gi­cas temi­bles», aler­tó la can­ci­ller de la poten­cia ocu­pan­te.

Según lo que se des­pren­de de las pro­fe­cías de la secre­ta­ria Clin­ton: Pakis­tán está en un «caos» y en un avan­za­do pro­ce­so de «desin­te­gra­ción». El Gobierno y el ejér­ci­to «no con­tro­lan», y el esce­na­rio está pre­pa­ra­do para que las fuer­zas y los avio­nes del Pen­tá­gono ingre­sen a poner «orden y paz» en el con­vul­sio­na­do Pakis­tán.

El obje­ti­vo Pakis­tán

La actual esca­la­da san­grien­ta en Pakis­tán y las con­ti­nuas adver­ten­cias de EEUU sobre el «peli­gro tali­bán» con­si­guie­ron anar­qui­zar el país con­vir­tién­do­lo en un nue­vo tea­tro ope­ra­ti­vo de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» que tras­la­da el esce­na­rio afgano a Pakis­tán.

Washing­ton ‑así coin­ci­den los exper­tos mili­ta­res- nece­si­ta una argu­men­ta­ción sóli­da para des­ple­gar sus tro­pas y bases mili­ta­res en Pakis­tán y así com­ple­tar su posi­cio­na­mien­to geo­po­lí­ti­co mili­tar en uno de los pun­tos estra­té­gi­cos de la gue­rra por el con­trol de los recur­sos ener­gé­ti­cos (más del 70% de las reser­vas mun­dia­les) ubi­ca­dos den­tro de la zona que defi­ne el eje Eura­sia-Cáu­ca­so-Medio Orien­te.

Irak, Afga­nis­tán y Pakis­tán, son paí­ses «lla­ves» den­tro de la estra­te­gia geo­po­lí­ti­ca y mili­tar de EEUU en la gue­rra (por aho­ra «fría») por el apo­de­ra­mien­to de los recur­sos petro­le­ros y gasí­fe­ros, vita­les para su super­vi­ven­cia futu­ra, para lo cual debe con­tro­lar sus fuen­tes de reser­vas y rutas prin­ci­pa­les de trans­por­te.

Para EEUU, Pakis­tán, dota­do de un arse­nal nuclear y con uno de los ejér­ci­tos mejor arma­dos y entre­na­dos de la región (finan­cia­do por EEUU) es el mejor con­tra­pe­so estra­té­gi­co con­tra Irán, un gigan­te islá­mi­co que, ade­más de con­tro­lar la lla­ve petro­le­ra del Gol­fo Pér­si­co, tam­bién com­par­te fron­te­ras con Irak, Tur­quía, Afga­nis­tán y Pakis­tán.

Tan­to Irán como Pakis­tán con­for­man una caja de reso­nan­cia estra­té­gi­ca de cual­quier con­flic­to que esta­lle tan­to en Medio Orien­te como en el Cáu­ca­so o en los corre­do­res euro­asiá­ti­cos del gas y petró­leo, don­de se acu­mu­la más del 70% de las reser­vas ener­gé­ti­cas mun­dia­les.

Por las líneas geo­po­lí­ti­cas paquis­ta­níes se tras­mi­ten y retras­mi­ten los tea­tros de con­flic­to que atra­vie­san la esca­la com­pren­di­da entre Eura­sia y Medio Orien­te, cuyos des­en­la­ces impac­tan direc­ta­men­te en las fron­te­ras de Irán, ubi­ca­das entre el Mar Cas­pio y el Gol­fo Pér­si­co, las lla­ves estra­té­gi­cas del petró­leo y la ener­gía mun­dial.

En ese pol­vo­rín de la «gue­rra ener­gé­ti­ca», todo lo que pasa en Pakis­tán reper­cu­te en Tehe­rán y en sus fron­te­ras, y todo lo que pasa en Irán se expan­de rápi­da­men­te a sus veci­nos, y, todos jun­tos, repre­sen­tan el cora­zón estra­té­gi­co de la «gue­rra fría» inter­ca­pi­ta­lis­ta por áreas de influen­cia y recur­sos ener­gé­ti­cos que dispu­tan Rusia y el eje USA-UE.

Ese es el pun­to que expli­ca el alto valor estra­té­gi­co que repre­sen­ta Pakis­tán en la agen­da de Oba­ma, el geren­te impe­rial de turno en la Casa Blan­ca.

El desa­rro­llo de los últi­mos acon­te­ci­mien­tos pare­cen seña­lar que todo está pre­pa­ra­do para que (invo­can­do la figu­ra del «Esta­do ausen­te») Washing­ton ocu­pe mili­tar­men­te Pakis­tán.

Todo indi­ca que al demó­cra­ta Barak Oba­ma (siguien­do el lega­do de Bush en Irak y Afga­nis­tán) le toca la misión de ampliar y exten­der el dis­po­si­ti­vo del con­trol geo­po­lí­ti­co mili­tar sobre los corre­do­res ener­gé­ti­cos euro­asiá­ti­cos con la ocu­pa­ción mili­tar de Pakis­tán.

Un obje­ti­vo nece­sa­rio y com­ple­men­ta­rio para el repo­si­cio­na­mien­to del poder de EEUU en el Cáu­ca­so, y la pro­fun­di­za­ción del con­trol geo­po­lí­ti­co mili­tar sobre la «lla­ve petro­le­ra» del Gol­fo Pér­si­co hoy en manos de Irán.

******

(*) Manuel Frey­tas es perio­dis­ta, inves­ti­ga­dor, ana­lis­ta de estruc­tu­ras del poder, espe­cia­lis­ta en inte­li­gen­cia y comu­ni­ca­ción estra­té­gi­ca. Es uno de los auto­res más difun­di­dos y refe­ren­cia­dos en la Web.
Ver sus tra­ba­jos en Goo­gle y en IAR Noti­cias

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *