Toma­mos nota por Teo­do­ro San­ta­na de PRCC

La cam­pa­ña des­ata­da por la poli­cía espa­ño­la con­tra el inde­pen­den­tis­mo cana­rio, a tra­vés de dos perió­di­cos de la metró­po­li edi­ta­dos en las Islas, es de las más mise­ra­bles que se recuer­da y mues­tra bien a las cla­ras como se las gas­ta el Esta­do impe­ria­lis­ta espa­ñol en asun­tos como demo­cra­cia y liber­ta­des civiles.

Lo de menos es que la cor­po­ra­ción mediá­ti­ca Moll haga de dela­tor de ciu­da­da­nos cana­rios asi­mi­lán­do­los a ETA. Lo de más es que la poli­cía “demo­crá­ti­ca” y los “demo­crá­ti­cos” ser­vi­cios de inte­li­gen­cia espa­ño­les hagan un segui­mien­to, sin orden judi­cial algu­na, a per­so­nas que ejer­cen su dere­cho de reu­nión en el local de una orga­ni­za­ción legal con repre­sen­tan­tes de otra orga­ni­za­ción legal. Y con datos que evi­den­cian que se tie­nen fichas poli­cia­les de ellas, sin haber come­ti­do deli­to alguno.

El que, para más inri, esos “peli­gro­sos” ciu­da­da­nos sean ver­da­de­ras almas de cán­ta­ro y de que a prác­ti­ca­men­te nin­guno de ellos pue­da cali­fi­cár­se­les de “inde­pen­den­tis­tas”, no obvia el fon­do del asun­to. Todo lo más pone de relie­ve la con­ve­nien­cia del Esta­do espa­ñol de sus­ti­tuir su “inte­li­gen­cia” por la TIA de Mor­ta­de­lo y Filemón.

Lo cier­to es que a estas horas los man­dos poli­cia­les que orde­na­ron esos segui­mien­tos y los núme­ros que obe­de­cie­ron, vul­ne­ran­do los dere­chos más ele­men­ta­les de los (per)seguidos, debe­rían estar ya ful­mi­nan­te­men­te cesa­dos. Y lo mis­mo cabe decir del minis­tro de Inte­rior espa­ñol, ese fou­ché de paco­ti­lla que hizo de por­ta­voz del gobierno de los GAL.

No deja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo el temor que el asun­to de la inde­pen­den­cia de Cana­rias cau­sa a los pode­res del Esta­do espa­ñol. Lo que no es sino un reco­no­ci­mien­to de que en nues­tro caso no se tra­ta de un mero pro­ble­ma de dere­chos nacio­na­les, al esti­lo euro­peo, sino de un cla­ro asun­to de des­co­lo­ni­za­ción, cosa que ate­rro­ri­za a Espa­ña, que nun­ca supo afron­tar la sali­da de sus colonias.

No nos enga­ñe­mos. Lo que ha hecho el Esta­do es ape­nas sacar la pati­ta. A medi­da que el pue­blo cana­rio avan­ce en con­cien­cia y orga­ni­za­ción, debe­re­mos estar pre­pa­ra­dos para ata­ques más serios y más demo­le­do­res. Mal haría­mos si no tomá­ra­mos nota de has­ta que pun­to Espa­ña “res­pe­ta” los dere­chos demo­crá­ti­cos o inclu­so sus pro­pias leyes.

Dicho esto, hay que hacer refe­ren­cia a los hechos en que la poli­cía y sus perió­di­cos de cabe­ce­ra han basa­do su cam­pa­ña. No es la pri­me­ra vez que un par de repre­sen­tan­tes de la lla­ma­da “izquier­da abertxa­le” se pre­sen­ta en Cana­rias, lla­ma por telé­fono y pide una reu­nión, bien sea para dar una “char­la”, bien para bus­car apo­yos en elec­cio­nes de ámbi­to esta­tal o europeo.

Los sec­to­res que se lla­man a sí mis­mos “izquier­da nacio­nal cana­ria” pier­den enton­ces las nal­gas por poner­se al ser­vi­cio de los envia­dos de ese abertxa­lis­mo que ido­la­tran y envi­dian, en una acti­tud que no cabe defi­nir sino den­tro del “sín­dro­me del colo­ni­za­do”. Ni que decir tie­ne que esto se rea­li­za sin con­tro­les, sin obje­ti­vos, y sin acre­di­ta­cio­nes. El asun­to es que­dar bien con los “com­pa­ñe­ros Vas­cos” (así, con mayús­cu­la). Y de paso, por lo que se ve, faci­li­tar la labor de la policía.

A la vez que hemos denun­cia­do sin con­tem­pla­cio­nes la repre­sión del Esta­do espa­ñol en Eus­kal Herria, con la implan­ta­ción de un ver­da­de­ro esta­do de excep­ción, hemos des­en­mas­ca­ra­do ese segui­dis­mo aca­ra­jo­ta­do y acrí­ti­co que pade­ce la lla­ma­da “izquier­da nacio­nal cana­ria” con res­pec­to a la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vasca.

Lo seña­la­mos con bas­tan­te cla­ri­dad duran­te los comi­cios euro­peos, defen­dien­do una posi­ción nacio­nal pro­pia que, en la eufo­ria elec­to­ra­lis­ta de quie­nes se apun­ta­ban a reves­tir­se con los ropa­jes aje­nos de una can­di­da­tu­ra vas­co-espa­ño­la, hizo que se nos tacha­ra de “ata­car a la izquier­da nacio­nal vas­ca”. Cabe pre­gun­tar aho­ra qué lodos que­dan de aque­llos polvos.

En cual­quier caso, res­pe­ta­mos el dere­cho de cada orga­ni­za­ción a adop­tar su pro­pia estra­te­gia y a apo­yar a quién crea con­ve­nien­te, de la mis­ma mane­ra que nos reser­va­mos el dere­cho a emi­tir nues­tra opi­nión sobre lo que hagan. Nada res­pe­ta­mos más que la con­se­cuen­cia de cada orga­ni­za­ción y de cada per­so­na con las deci­sio­nes que toma.

Por ello nos dejan estu­pe­fac­tos ‑y con ver­güen­za aje­na- las defec­cio­nes que, a pos­te­rio­ri, se han pro­du­ci­do como con­se­cuen­cia de la cam­pa­ña de dela­cio­nes de la poli­cía y el gru­po Moll. Es peno­so ver al can­di­da­to a las euro­peas ase­ve­rar que él no sabe con qué per­so­nas se reu­nió y seña­lar con el dedo a una com­pa­ñe­ra como que es ella la que sí cono­ce los nom­bres, por­que es la que tie­ne las “rela­cio­nes per­so­na­les” con Aska­pe­na. No le fal­tó sino decir “inter­ró­guen­la a ella”.

Igual­men­te da gri­ma ver a quie­nes daban rue­das de pren­sa, con gran pre­po­ten­cia, pidien­do el voto para II-SP en su cali­dad de diri­gen­tes de tal o cual sin­di­ca­to, achan­tar­se aho­ra dicien­do que “a títu­lo per­so­nal, cada uno vota a quien quie­re, pero como sin­di­ca­to noso­tros no apo­ya­mos a nadie”. Lo mis­mo cabe decir de par­ti­dos que apo­ya­ron la can­di­da­tu­ra espa­ño­la afir­mar aho­ra que “somos un par­ti­do muy tran­qui­lo y con una línea muy dife­ren­te”. O al repre­sen­tan­te de una orga­ni­za­ción juve­nil que la apo­yó apre­su­rar­se a decir que “aquí en Cana­rias, que yo sepa, los úni­cos que tie­nen rela­ción con Aska­pe­na son Inter­sin­di­cal Cana­ria”. Una espe­cie de “a mí no, al otro”.

Lo menos que cabía espe­rar es un digno “sí, yo pedí el voto para II-SP, ¿pasa algo?”. Pero nos encon­tra­mos con una acti­tud cobar­de y ver­gon­zan­te de la que, no pue­de ser de otra mane­ra, tam­bién toma­mos nota. No sea que, al igual que aho­ra se dela­ta con nom­bre y ape­lli­dos a una com­pa­ñe­ra, sin que haya media­do siquie­ra una deten­ción, otro día nos dela­ten a los comunistas.

Teo­do­ro San­ta­na es miem­bro del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Comu­nis­tas Canarios

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.