Reda­da con­tra la disi­den­cia política

La reda­da poli­cial diri­gi­da en la madru­ga­da de ayer por el juez de la Audien­cia Nacio­nal Gran­de Mar­las­ka, coor­di­na­da por la cúpu­la poli­cial y eje­cu­ta­da por más de 650 poli­cías, dejó en Hego Eus­kal Herria un regue­ro de arres­tos de jóve­nes vas­cos cuyo úni­co deli­to es «ejer­cer pre­sun­ta­men­te fun­cio­nes de res­pon­sa­bi­li­dad en Segi», según las expli­ca­cio­nes del Minis­te­rio del Inte­rior. Como extraí­do de algún manual con las hojas des­gas­ta­das por el uso, el dis­cur­so ofi­cial con­ti­nua­ba feli­ci­tán­do­se por «el des­ca­be­za­mien­to» de la orga­ni­za­ción juve­nil y, una vez más, por el gol­pe con­tra «la can­te­ra de ETA».

Las con­sig­nas son las mis­mas, el méto­do noc­turno y mediá­ti­co, idén­ti­co. Sólo cam­bia el ropa­je jurí­di­co, cada vez más lige­ro, más ple­ga­do a las exi­gen­cias del guión dise­ña­do por Inte­rior. Ya no es impres­cin­di­ble que a los arres­ta­dos se les atri­bu­ya una acción delic­ti­va con­cre­ta, data­da en un tiem­po y lugar con­cre­tos, bas­ta sim­ple­men­te con rela­cio­nar al dete­ni­do con la hipo­té­ti­ca mili­tan­cia en una orga­ni­za­ción polí­ti­ca que pre­via­men­te se han encar­ga­do de ile­ga­li­zar. Hace tiem­po que el Esta­do ha deci­di­do per­se­guir sin tre­gua la disi­den­cia polí­ti­ca, cri­mi­na­li­zar el inde­pen­den­tis­mo y alla­nar ese camino de cual­quier tra­ba judi­cial que lo fre­ne o entre­ten­ga. Ese es el manual, y tras cada reda­da repi­ten has­ta la sacie­dad sus con­sig­nas con la espe­ran­za de que, dicha mil veces, la men­ti­ra ter­mi­ne por pare­cer verdad.

En Eus­kal Herria, esa estra­te­gia no fun­cio­na. Y des­de la esfe­ra inter­na­cio­nal tam­bién se cues­tio­nan ele­men­tos de una polí­ti­ca impermea­ble a los dere­chos huma­nos. «La mili­tan­cia o la diri­gen­cia de un par­ti­do polí­ti­co, legal o ile­gal, son con­duc­tas legí­ti­mas y mani­fes­ta­cio­nes indis­cu­ti­bles de la liber­tad de expre­sión y opi­nión, así como del dere­cho de aso­cia­ción», ase­gu­ra­ba hace poco el Gru­po de Tra­ba­jo sobre la Deten­ción Arbi­tra­ria de la ONU. Con las deten­cio­nes de ayer esa lis­ta de injus­ti­cias cre­ce. Pero lo más gra­ve es que se pre­ten­de, ade­más, con­de­nar a otra gene­ra­ción de vas­cos a esa opre­sión estruc­tu­ral. Jue­gan así con el futu­ro de todo un pueblo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *