Esplen­dor, cri­sis, y recons­truc­ción de la alter­na­ti­va comu­nis­ta por Jus­to de la Cue­va

Con el com­pro­mi­so de publi­car, tex­tos que ayu­den a la for­ma­cion mar­xis­ta, inclui­mos hoy, este tex­to indis­pen­sa­ble de Jus­to de la Cue­va

Tex­to que fue pre­sen­ta­do en Gali­za, en el mar­co de las jor­na­das inde­pen­den­tis­tas gale­gas

Indi­ce

1.El con­tex­to de este tex­to

2.El esplen­dor de la alter­na­ti­va comu­nis­ta es HOY. Por­que Marx tenía razón.

2.1. MARX tenía razón. Cada vez más núme­ro de pobres más pobres.

2.2. MARX tenía razón. Cada vez menos ricos más ricos.

3. La cri­sis de la alter­na­ti­va comu­nis­ta. El fra­ca­so de cua­tro “socia­lis­mos”

3.1. ¿Qué socia­lis­mo ha fra­ca­sa­do?

3.2. ¿Qué le ha hecho fra­ca­sar a ese socia­lis­mo?

4. El mar­xis­mo no ha fra­ca­sa­do ni podi­do hacer­lo por­que aún no ha ter­mi­na­do de ser cono­ci­do en su tota­li­dad mate­rial y teó­ri­ca.

5. La recons­truc­ción de la alter­na­ti­va comu­nis­ta y la actual olea­da de luchas.

5.1. La defen­sa de lo social.

5.2. La reor­ga­ni­za­ción obre­ra.

5.3. Hacia otro pro­yec­to euro­peo.

5.4. La lucha por la iden­ti­dad

5.5. Por una comu­ni­ca­ción cri­ti­ca.

5.6. Hacia el tra­ba­jo crea­ti­vo.

6. El socia­lis­mo hacia el comu­nis­mo que los comu­nis­tas vas­cos pro­pug­na­mos

7. Todo corre mucha pri­sa. La pavo­ro­sa cri­sis eco­ló­gi­ca mun­dial y el ago­ta­mien­to del Modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — —

1.El nece­sa­rio con­tex­to de este tex­to

Con­si­de­ro impres­cin­di­ble comen­zar acla­ran­do que este tex­to es el resul­ta­do de la solu­ción afir­ma­ti­va de una gra­ve duda. La duda de si acep­tar o no el encar­go de ela­bo­rar­lo para las IV JORNADAS INDEPENDENTISTAS GALEGAS Comu­nis­mo ou Caos for­mu­la­do por unos que­ri­dos com­pa­ñe­ros, los cama­ra­das de Pri­mei­ra Linha. Acep­tar era una ten­ta­ción for­tí­si­ma para quien como yo es miem­bro de la REDE BASCA VERMELHA que des­de hace 28 meses man­tie­ne en Inter­net una web en inglés, espa­ñol, eus­ka­ra, cata­lán y tam­bién gale­go-por­tu­guès (BASQUE RED NET /​RED VASCA ROJA/​EUSKAL SARE GORRIA/​XARXA BASCA ROJA/​REDE BASCA VERMELHA http://​www​.bas​que​-red​.net), REDE que se auto­de­fi­ne dicien­do que “A REDE BASCA VERMELHA inte­gra per­soas que som comu­nis­tas bas­cas inde­pen­den­tis­tas, femi­nis­tas e eco­lo­gis­tas radi­cais, inter­es­sa­das na infor­maçom e a comu­ni­caçom. A maio­ria som bas­cas de nas­ci­men­to, mas tam­bém as há bas­cas por ads­criçom ou por soli­da­rie­da­de inter­na­cio­na­lis­ta”, REDE que des­de el prin­ci­pio titu­ló Comu­nis­mo ou caos. O capi­ta­lis­mo mata una de las sec­cio­nes bási­cas de la web. Y ten­ta­ción for­tí­si­ma para quien como yo ha titu­la­do Comu­nis­mo ou caos: a depau­pe­raçom abso­lu­ta da juven­tu­de bas­ca el pri­me­ro de sus libros que no ha sido edi­ta­do en papel sino en Inter­net

(http://​www​.bas​que​-red​.net/​c​a​s​/​l​i​b​r​o​2​7​p​o​r​t​a​d​a​.​htm)

Pero acep­tar era tam­bién, por la impor­tan­cia, ampli­tudy den­si­dad del tema, asu­mir un com­pro­mi­so exce­si­vo para los lími­tes de mi capa­ci­dad teó­ri­co-prác­ti­ca. Si final­men­te deci­dí asu­mir ese com­pro­mi­so fue recor­dan­do una lumi­no­sa afir­ma­ción del Mani­fies­to comu­nis­ta. Marx y Engels escri­bie­ron allí que:

Las tesis teó­ri­cas de los comu­nis­tas no se basan en modo alguno en ideas y prin­ci­pios inven­ta­dos o des­cu­bier­tos por tal o cual refor­ma­dor del mun­do.

No son sino la expre­sión de con­jun­to de las con­di­cio­nes reales de una lucha de cla­ses exis­ten­te, de un movi­mien­to his­tó­ri­co que se está desa­rro­llan­do ante nues­tros ojos

Esas lúci­das fra­ses me ani­ma­ron a asu­mir este com­pro­mi­so con un espe­cí­fi­co enfo­que. El de tra­tar de resu­mir en el tex­to “el movi­mien­to his­tó­ri­co que se está desa­rro­llan­do ante nues­tros ojos” des­de la fecha del Mani­fies­to (1848) has­ta este año final del siglo XX en que vivi­mos. Y hacer­lo ade­más con la ópti­ca y la pers­pec­ti­va de un mili­tan­te comu­nis­ta inmer­so en una muy con­cre­ta lucha de cla­ses vivi­da en el seno de una for­ma­ción social con­cre­ta: Eus­kal Herria. En la web de la REDE BASCA VERMELHA se pue­de leer un tex­to mío de 44 pági­nas publi­ca­do en 1988 y titu­la­do «Pro­ble­ma español»/«problema vas­co». La eco­no­mía-mun­do según Wallers­tein y los últi­mos 150 años de lucha de cla­ses en Eus­kal Herria­Sur

(http://​www​.bas​que​-red​.net/​c​a​s​/​e​u​s​k​a​l​/​e​s​c​i​s​i​o​n​/​e​s​c​i​s​i​o​n​.​htm)

Las vas­cas y los vas­cos (autóc­to­nos o inmi­gran­tes inte­gra­dos como es mi caso) somos un peque­ño pue­blo de alre­de­dor de tres millo­nes de per­so­nas en poco menos de vein­tiún mil (20.644) kiló­me­tros cua­dra­dos. Somos menos del uno por cien­to de la pobla­ción de la Unión Euro­pea pero son vas­cas o vas­cos el cin­cuen­ta por cien­to de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos en ella. Por­que en el últi­mo ter­cio del siglo XX, como en otros perío­dos anteriores,la lucha de cla­ses en Eus­kal Herria tie­ne la for­ma y los con­te­ni­dos de lucha de libe­ra­ción nacio­nal. La cru­cial y per­ma­nen­te lucha inter­na y estruc­tu­ran­te entre el Capi­tal y el Tra­ba­jo adquie­re en algu­nos casos, al emer­ger al exte­rior, las for­mas y los con­te­ni­dos de lucha de libe­ra­ción nacio­nal. Ese es el caso de Eus­kal Herria.

La orga­ni­za­ción de van­guar­dia del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Vas­co es una que comien­za siem­pre sus comu­ni­ca­dos auto­iden­ti­fi­cán­do­se como Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na, Orga­ni­za­ción Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­ria Vas­ca para la Libe­ra­ción Nacio­nal. Es una orga­ni­za­ción comu­nis­ta. Fun­da­da en los años cin­cuen­ta por un gru­po de jóve­nes de la peque­ña bur­gue­sía vas­ca, el pro­pio pro­ce­so his­tó­ri­co de su lucha y de la lucha del pue­blo vas­co le empu­jó a iden­ti­fi­car­se duran­te los años sesen­ta con el socia­lis­mo y en los pri­me­ros seten­ta con el comu­nis­mo. En efec­to en su VI Asam­blea de agos­to de 1973 en Haz­par­ne apro­bó ‑a la vez que la defi­ni­ción E.T.A. es una orga­ni­za­ción SOCIALISTA REVOLUCIONARIA VASCA DE LIBERACION NACIONAL-, un docu­men­to titu­la­do «POR QUE ESTAMOS POR UN ESTADO SOCIALISTA VASCO», en el que se empie­za dicien­do:

«Nues­tro obje­ti­vo fun­da­men­tal es la crea­ción de un Esta­do Socia­lis­ta Vas­co diri­gi­do por la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­ka­di como ins­tru­men­to para alcan­zar una socie­dad vas­ca sin cla­ses, una Eus­ka­di autén­ti­ca­men­te comu­nis­ta; como ins­tru­men­to ‑en suma- para nues­tra total e ínte­gra libe­ra­ción como tra­ba­ja­do­res vas­cos.

En el plano social, nues­tra lucha libe­ra­do­ra se desa­rro­lla y vie­ne enmar­ca­da des­de una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria de cla­se, des­de la pers­pec­ti­va más cons­cien­te y autén­ti­ca­men­te revo­lu­cio­na­ria: la comu­nis­ta»

y se aña­de en otros pasa­jes del mis­mo que:

«nues­tra rea­li­za­ción total e inte­gral como tra­ba­ja­do­res vas­cos sólo será posi­ble cuan­do se nos devuel­van ínte­gra­men­te los meca­nis­mos de apro­pia­ción lógi­co-sim­bó­li­cos que se nos ha arre­ba­ta­do, cuan­do con­tra­rres­te­mos los efec­tos de la opre­sión recu­pe­ran­do total­men­te la mane­ra de ver e inter­pre­tar la reali­dad vas­ca (eus­kal­dun), des­de una ópti­ca indu­da­ble­men­te comu­nis­ta.»

o que:

«Como revo­lu­cio­na­rios comu­nis­tas que somos, lucha­mos con­tra toda opre­sión: lucha­mos pues con­tra la opre­sión nacio­nal. Y, por ello mis­mo, esta­mos por la Inde­pen­den­cia de Eus­ka­di, por un Esta­do Socia­lis­ta Vas­co»(1)

Es impres­cin­di­ble que aho­ra mis­mo advier­ta cómo ese tex­to incu­rría en un gra­ve error teó­ri­co en su mis­mo títu­lo y lue­go en el tex­to: el de hablar de «Esta­do Socia­lis­ta Vas­co» sin mati­zar la expre­sión. Por­que es cla­ro que no pue­de exis­tir un lla­ma­do «Esta­do socia­lis­ta» den­tro del socia­lis­mo: son con­cep­tos anti­té­ti­cos el del Esta­do, por muy en extin­ción que se encuen­tre, y el del socia­lis­mo ple­na­men­te desa­rro­lla­do y abier­to ya al comu­nis­mo. El lla­ma­do «Esta­do socia­lis­ta» es una inven­ción del sta­li­nis­mo que no se encuen­tra en los tex­tos de los clá­si­cos mar­xis­tas. Aun­que el error sea his­tó­ri­ca­men­te expli­ca­ble por la difi­cul­tad para el cono­ci­mien­to de esos clá­si­cos en la épo­ca y el Régi­men (la dic­ta­du­ra fran­quis­ta) en que el tex­to se ela­bo­ró.

Pero lo que aho­ra me impor­ta es sub­ra­yar que ese docu­men­to no ha sido abro­ga­do ni modi­fi­ca­do por nin­gu­na Asam­blea pos­te­rior. Vein­tiún años des­pués, a comien­zos de 1994, el órgano coor­di­na­dor del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Vas­co (KAS, Koor­di­na­do­ra Aber­tza­le Sozia­lis­ta) publi­ca un impor­tan­te docu­men­to titu­la­do Nues­tro pre­sen­te, nues­tro futu­ro en el que se man­tie­ne explí­ci­ta y níti­da­men­te la rei­vin­di­ca­ción del comu­nis­mo. En el capí­tu­lo 5 se dice que:

“5. NUESTRO FUTURO.

Eus­kal Herria y en con­cre­to Hegoal­de ha sufri­do al igual que otros pue­blos las con­se­cuen­cias pro­fun­das y dura­de­ras de los cam­bios capi­ta­lis­tas, de las suce­si­vas fases his­tó­ri­cas de acu­mu­la­ción. Nues­tro futu­ro, como nues­tro pasa­do y pre­sen­te, se mue­ve den­tro de los cau­ces obje­ti­vos des­cri­tos. Come­te­ría­mos un error de imper­do­na­bles con­se­cuen­cias prác­ti­cas para la sobre­vi­ven­cia de Eus­kal Herria si menos­pre­ciá­se­mos u olvi­dá­se­mos los con­tex­tos defi­ni­to­rios de la evo­lu­ción mun­dial. No pode­mos ana­li­zar siquie­ra some­ra­men­te las dife­ren­tes vías de futu­ro que se pre­sen­tan a nues­tro pue­blo des­pre­cian­do los pro­ble­mas obje­ti­vos a nivel pla­ne­ta­rio.

Noso­tras y noso­tros, aber­tza­les y revo­lu­cio­na­rias, no ana­li­za­mos los pro­ble­mas del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co al mar­gen de la situa­ción angus­tio­sa de la huma­ni­dad. Nos ubi­ca­mos den­tro en lo prác­ti­co y en lo teó­ri­co.

* En lo prác­ti­co por­que cons­ta­ta­mos que la lógi­ca infer­nal del Capi­tal, su irra­cio­na­lis­mo cie­go y des­truc­tor está ani­qui­lan­do al pla­ne­ta en su con­jun­to. Nues­tra prác­ti­ca está inmer­sa, esen­cial­men­te inmer­sa en la lucha mun­dial de la huma­ni­dad con­tra el Capi­tal. El hun­di­mien­to estre­pi­to­so del mal lla­ma­do «socia­lis­mo real» ha deja­do al des­nu­do al capi­ta­lis­mo real, al autén­ti­co capi­ta­lis­mo que está con­du­cien­do a la huma­ni­dad al desas­tre. Hace ocho déca­das Rosa Luxem­burg, pro­fun­di­zan­do las tesis de F. Engels y K. Marx, diag­nos­ti­có cer­te­ra­men­te que la huma­ni­dad se había enfren­ta­do ya al dile­ma de socia­lis­mo o bar­ba­rie. Hoy, en el umbral del s. XXI, el dile­ma se ha agu­di­za­do en extre­mo y NOS ENCONTRAMOS ABOCADOS A ESCOGER ENTRE COMUNISMO O CAOS.”

Y los párra­fos que cie­rran y con­clu­yen el docu­men­to enfa­ti­zan y desa­rro­llan esa rei­vin­di­ca­ción. Dicen así:

“Es fútil espe­cu­la­ción pre­ci­sar cómo y por qué será nues­tro futu­ro Esta­do. Sabe­mos lo que no que­re­mos y no sere­mos. Sabe­mos algo, lo sufi­cien­te y nece­sa­rio por aho­ra, de lo que sí tene­mos que ser. Nin­gu­na bur­gue­sía, nin­gún Esta­do capi­ta­lis­ta pue­de dar­nos lec­cio­nes y mucho menos los pele­les regio­na­lis­tas que han fra­ca­sa­do en todo menos en vivir en la humi­lla­ción. La inde­pen­den­cia vas­ca es nece­sa­ria por­que es posi­ble. No es un sue­ño irrea­li­za­ble. Lo que es mani­fies­ta­men­te impo­si­ble es sal­var Eus­kal Herria den­tro de «Espa­ña» y «Fran­cia». No rei­vin­di­ca­mos lo impo­si­ble. Hacer­lo es fra­seo­lo­gía que ocul­ta la cru­da reali­dad y las medi­das nece­sa­rias.

Nues­tro mode­lo de cons­truc­ción nacio­nal es rea­li­za­ble. Lo ver­da­de­ra­men­te ima­gi­na­ti­vo y crea­ti­vo no es pedir lo impo­si­ble sino cons­truir lo que es nece­sa­rio.

Pero la inde­pen­den­cia sí sería impo­si­ble si no fue­ra inde­pen­den­cia efec­ti­va de las/​los oprimidas/​os, si no se inde­pen­di­za del impe­ria­lis­mo, de las invi­si­bles pero irrom­pi­bles cade­nas del sojuz­ga­mien­to eco­nó­mi­co. La inde­pen­den­cia no exis­te cuan­do hay que besar la mano de quien te da de comer a cam­bio de humi­llar­te ante él. Eso es escla­vi­tud encu­bier­ta que más tem­prano que tar­de se vuel­ve como vul­gar neo­co­lo­nia­lis­mo.

Del mis­mo modo en que la inde­pen­den­cia no es una uto­pía sino una nece­si­dad, tam­po­co el socia­lis­mo es una uto­pía, tam­bién es una nece­si­dad. No esta­mos hablan­do de ni defen­de­mos a cie­gas a los regí­me­nes supues­ta­men­te socia­lis­tas que han fra­ca­sa­do. El socia­lis­mo que Eus­kal Herria nece­si­ta y que cons­trui­rá debe nacer de sus pro­pias entra­ñas, de su san­gre y su ale­gría, de su sufri­mien­to y sus con­quis­tas, de sus fuer­zas cons­cien­tes y de su pla­cer. Sola­men­te los dic­ta­do­res fal­sa­rios, con men­ta­li­dad jesuí­ti­ca y tri­ple mora­li­dad impú­di­ca, pue­den men­tir sobre el mode­lo de socia­lis­mo que Eus­kal Herria nece­si­ta y cons­trui­rá en su momen­to. El socia­lis­mo es una nece­si­dad por­que el capi­ta­lis­mo es la muer­te. Así de sen­ci­llo. Más fra­ca­so que el socia­lis­mo está sien­do el capi­ta­lis­mo.

Pero el socia­lis­mo no es el fin sino la entra­da en la his­to­ria ver­da­de­ra. El socia­lis­mo, del cual sólo tene­mos fuga­ces y ful­gu­ran­tes atis­bos mul­ti­co­lo­res, es sólo el comien­zo de algo difí­cil­men­te ima­gi­na­ble con rigor cien­tí­fi­co y pros­pec­ti­vo. El comu­nis­mo es un vie­jo y per­ma­nen­te sue­ño de la huma­ni­dad opri­mi­da que, con­tra todos los pode­res habi­dos y por haber, ha logra­do infil­trar­se de mane­ra camu­fla­da y par­cial en las vie­jas uto­pías, en las reli­gio­nes pri­mi­ti­vas, en los tex­tos sagra­dos que narran rei­nos de jus­ti­cia y abun­dan­cia, de ausen­cia de dolor, tra­ba­jo y sufri­mien­to. El comu­nis­mo nació con nues­tra espe­cie y con su explo­ta­ción se refu­gió en la clan­des­ti­ni­dad. Des­de allí, des­de las tra­di­cio­nes de los escla­vos, parias, sier­vos, muje­res. pue­blos opri­mi­dos, pro­le­ta­rios, mino­rías mar­gi­na­das y excluí­das, des­de el sufri­mien­to y el dolor, qui­so una y otra vez tomar el cie­lo por asal­to aún sabien­do que le espe­ra­ban la derro­ta y la tor­tu­ra. Qui­so ven­gar a la huma­ni­dad ajus­ti­cian­do a dio­ses, reyes. mili­ta­res y empre­sa­rios. Sigue en el inten­to.

Noso­tros no renun­cia­mos, no pode­mos hacer­lo, a esa lar­ga y glo­rio­sa con­ti­nui­dad de luchas heroi­cas. Nos iden­ti­fi­ca­mos en ellas como otras se iden­ti­fi­can en noso­tros. Don­de haya una opri­mi­da y opri­mi­do, allí esta­re­mos; y don­de noso­tros este­mos esta­rán las opri­mi­das y opri­mi­dos del mun­do ente­ro.» (2)

Las negri­tas el tex­to son mías como lo es el énfa­sis al leer­las. Nóte­se que ahí está níti­da y explí­ci­ta la afir­ma­ción del comu­nis­mo como meta y como fina­li­dad, como aspi­ra­ción y como ins­pi­ra­ción de una lucha pro­lon­ga­da que dura ya miles y miles de años. Ahí está desa­rro­lla­da con impla­ca­ble lógi­ca y férrea deter­mi­na­ción la tesis cen­tral que enun­cia que, sen­ci­lla­men­te, care­ce de sen­ti­do hablar de socia­lis­mo si al hacer­lo no se avi­sa al oyen­te del prin­ci­pio estra­té­gi­co de que el socia­lis­mo es sólo la fase cons­cien­te y tran­si­to­ria que pre­pa­ra el desa­rro­llo del comu­nis­mo.

Ahí está tam­bién el tan impres­cin­di­ble recor­da­to­rio de la más fun­da­men­tal ense­ñan­za de la His­to­ria: la de que EL COMUNISMO NACIO CON NUESTRA ESPECIE Y CON SU EXPLOTACION SE REFUGIO EN LA CLANDESTINIDAD. Fren­te a quie­nes todos los días pro­cla­man a los cua­tro vien­tos como si fue­ra una ver­dad evi­den­te la fal­se­dad de que el capi­ta­lis­mo es la for­ma NATURAL de vivir y orga­ni­zar­se social­men­te, ocul­tan­do que tie­ne sólo esca­sos qui­nien­tos años de exis­ten­cia es pre­ci­so recor­dar que la que es cier­ta es la expe­rien­cia glo­bal, refe­ri­da a la glo­ba­li­dad de las for­mas de actuar, del comu­nis­mo pri­mi­ti­vo vivi­do duran­te tres o cua­tro millo­nes de años por las espe­cies pre­de­ce­so­ras de la del Homo sapiens sapiens a la que per­te­ne­ce­mos. Con la aña­di­du­ra de que inclu­so la mayo­ría de la dura­ción alcan­za­da por nues­tra espe­cie tam­bién la ha vivi­do en comu­nis­mo pri­mi­ti­vo. Que sólo empie­za a que­brar­se cuan­do comien­zan la divi­sión del tra­ba­jo y la apa­ri­ción de exce­den­tes. Quie­bra que impli­ca una len­ta y lar­ga evo­lu­ción de la socie­dad sin cla­ses a la socie­dad de cla­ses. Lar­ga y len­ta evo­lu­ción en la que los modos de pro­duc­ción comu­ni­ta­rios coexis­ten en el tiem­po con los pri­me­ros cul­ti­vos de cerea­les y con la pri­me­ra gana­de­ría, hacién­do­lo tam­bién con las emer­gen­tes socie­da­des de cla­ses y el emer­gen­te modo de pro­duc­ción tri­bu­ta­rio.

Nóte­se, pues, cuan­ta razón no tie­ne el docu­men­to de KAS cuan­do nos recuer­da que «El comu­nis­mo nació con nues­tra espe­cie y con su explo­ta­ción se refu­gió en la clan­des­ti­ni­dad». Y como son sólo un puña­do de mile­nios de la vida de la huma­ni­dad los que ésta gime en la explo­ta­ción, pade­cien­do la divi­sión en cla­ses y sólo un puña­do de siglos los vivi­dos bajo la reno­va­da e inten­si­fi­ca­da explo­ta­ción del capi­ta­lis­mo, fren­te a millo­nes de años de comu­nis­mo pri­mi­ti­vo vivi­do por nues­tra espe­cie y sus ante­ce­so­ras, no es de extra­ñar que suce­da lo que dice el docu­men­to de KAS. Que «el comu­nis­mo es un vie­jo y per­ma­nen­te sue­ño de la huma­ni­dad opri­mi­da».

Esta intro­duc­ción se está hacien­do bas­tan­te lar­ga pero esti­mo que no es ocio­sa. Por­que advier­te a quien la sigue des­de qué con­cre­ta for­ma­ción social y en qué con­cre­ta lucha de cla­ses estoy cons­tru­yen­do este tex­to y por­que al hacer­lo he avan­za­do ya las líneas gene­ra­les de la apor­ta­ción teó­ri­co-prác­ti­ca que creo que nues­tra con­cre­ta expe­rien­cia de lucha pue­de hacer en estas Jor­na­das.

Dos últi­mas adver­ten­cias pre­vias: voy a hacer en este tex­to crí­ti­cas muy duras de algu­nos par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas Lo haré por­que creo la rece­ta para aca­bar con la explo­ta­ción es luchar y, antes de luchar y para empu­jar­se a luchar y mien­tras se lucha, hay que actuar sobre el pre­sen­te hacien­do la crí­ti­ca radi­cal, impla­ca­ble, de todo lo que exis­te. La rece­ta nos la escri­bió, como un pro­gra­ma vital for­mu­la­do en ple­na juven­tud, lúci­do y genial, un com­pa­ñe­ro que fue una figu­ra excep­cio­nal, monu­men­tal, inol­vi­da­ble y deci­si­va de la his­to­ria inte­lec­tual y polí­ti­ca mun­dial: Karl Marx. Con­tan­do sólo vein­ti­cin­co años y cua­tro meses de edad, en sep­tiem­bre de 1843, en la mis­ma car­ta en que le comu­ni­ca­ba a Arnold Ruge que «a final de mes, esta­ré en París, por­que el aire que res­pi­ra­mos en Ale­ma­nia nos escla­vi­za y me resul­ta com­ple­ta­men­te impo­si­ble desa­rro­llar una acti­vi­dad libre», en la mis­ma car­ta en la que reafir­ma­ba su con­fian­za en la pro­yec­ta­da revis­ta Ana­les fran­co-ale­ma­nes dicien­do «Estoy con­ven­ci­do de que nues­tro pro­yec­to se corres­pon­de a una exi­gen­cia real y las exi­gen­cias reales tie­nen que satis­fa­cer­se en la reali­dad», le decía tam­bién, pre­ci­san­do el plan­tea­mien­to revo­lu­cio­na­rio de la revis­ta:

«noso­tros no anti­ci­pa­mos dog­má­ti­ca­men­te el mun­do, pero a par­tir de la crí­ti­ca del vie­jo pre­ten­de­mos dedu­cir el nuevo.…Si la cons­truc­ción del futu­ro y la inven­ción de una fór­mu­la peren­ne­men­te actual no es obli­ga­ción nues­tra, tan­to más evi­den­te resul­ta que tene­mos que actuar sobre el pre­sen­te a tra­vés de la crí­ti­ca radi­cal de todo lo exis­ten­te, radi­cal en el sen­ti­do de que la crí­ti­ca no se asus­ta ni fren­te a los resul­ta­dos logra­dos ni fren­te al con­flic­to con las fuer­zas exis­ten­tes” (3)

Es, cier­ta­men­te nece­sa­rio hacer una crí­ti­ca radi­cal, impla­ca­ble, de todo lo exis­ten­te hecho por el enemi­go. Pero es impres­cin­di­ble hacer una crí­ti­ca radi­cal, impla­ca­ble, de todo lo exis­ten­te hecho por noso­tros y por nues­tros ami­gos y cama­ra­das. Sin caer en la imbe­ci­li­dad­de creer que cri­ti­car lo que noso­tros y nues­tros ami­gos o com­pa­ñe­ros de lucha hace­mos es dar bazas al enemi­go. Al enemi­go se le dan bazas cuan­do se cae en la imbe­ci­li­dad de creer que unir­se a una lucha jus­ta equi­va­le a entrar en un caba­lís­ti­co o alqui­mis­ta círcu­lo de tiza que de for­ma mági­ca e ins­tan­tá­nea con­vier­te a los ton­tos en lis­tos, a los tor­pes en hábi­les, a los igno­ran­tes en sabios, a los cobar­des en valien­tes, a los boca­zas en dis­cre­tos.

Final­men­te debo adver­tir que una gran par­te de este tex­to no es mía aun­que, natu­ral­men­te, la hago mía y me res­pon­sa­bi­li­zo de ella. La prác­ti­ca con­ti­nua del MLNV es que la gran mayo­ría de los tex­tos que se ela­bo­ran y uti­li­zan son colec­ti­vos, no se atri­bu­yen a un autor o auto­res con­cre­tos y lue­go son incor­po­ra­dos, sin nece­si­dad de citar pro­ce­den­cia, a los suyos por quie­nes tie­nen que fir­mar o expo­ner alguno. Siguien­do esa prác­ti­ca he cons­truí­do este tex­to con mate­ria­les que yo no he escri­to. Apar­te de tex­tos colec­ti­vos ha sido par­ti­cu­lar­men­te impor­tan­te el “saqueo” que a tal efec­to he hecho de muchos tex­tos de mi com­pa­ñe­ro de la RED VASCA ROJA Iña­ki Gil de San Vicen­te. Has­ta el pun­to de que en puri­dad debe­ría enten­der­se que yo soy no el autor sino el “edi­tor” de este tex­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *