Esplen­dor, cri­sis, y recons­truc­ción de la alter­na­ti­va comu­nis­ta por Jus­to de la Cueva

Con el com­pro­mi­so de publi­car, tex­tos que ayu­den a la for­ma­cion mar­xis­ta, inclui­mos hoy, este tex­to indis­pen­sa­ble de Jus­to de la Cueva

Tex­to que fue pre­sen­ta­do en Gali­za, en el mar­co de las jor­na­das inde­pen­den­tis­tas galegas

Indi­ce

1.El con­tex­to de este texto

2.El esplen­dor de la alter­na­ti­va comu­nis­ta es HOY. Por­que Marx tenía razón.

2.1. MARX tenía razón. Cada vez más núme­ro de pobres más pobres.

2.2. MARX tenía razón. Cada vez menos ricos más ricos.

3. La cri­sis de la alter­na­ti­va comu­nis­ta. El fra­ca­so de cua­tro “socia­lis­mos”

3.1. ¿Qué socia­lis­mo ha fracasado?

3.2. ¿Qué le ha hecho fra­ca­sar a ese socialismo?

4. El mar­xis­mo no ha fra­ca­sa­do ni podi­do hacer­lo por­que aún no ha ter­mi­na­do de ser cono­ci­do en su tota­li­dad mate­rial y teórica.

5. La recons­truc­ción de la alter­na­ti­va comu­nis­ta y la actual olea­da de luchas.

5.1. La defen­sa de lo social.

5.2. La reor­ga­ni­za­ción obrera.

5.3. Hacia otro pro­yec­to europeo. 

5.4. La lucha por la identidad

5.5. Por una comu­ni­ca­ción cri­ti­ca.

5.6. Hacia el tra­ba­jo creativo.

6. El socia­lis­mo hacia el comu­nis­mo que los comu­nis­tas vas­cos propugnamos

7. Todo corre mucha pri­sa. La pavo­ro­sa cri­sis eco­ló­gi­ca mun­dial y el ago­ta­mien­to del Modo de pro­duc­ción capitalista

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — —

1.El nece­sa­rio con­tex­to de este texto

Con­si­de­ro impres­cin­di­ble comen­zar acla­ran­do que este tex­to es el resul­ta­do de la solu­ción afir­ma­ti­va de una gra­ve duda. La duda de si acep­tar o no el encar­go de ela­bo­rar­lo para las IV JORNADAS INDEPENDENTISTAS GALEGAS Comu­nis­mo ou Caos for­mu­la­do por unos que­ri­dos com­pa­ñe­ros, los cama­ra­das de Pri­mei­ra Linha. Acep­tar era una ten­ta­ción for­tí­si­ma para quien como yo es miem­bro de la REDE BASCA VERMELHA que des­de hace 28 meses man­tie­ne en Inter­net una web en inglés, espa­ñol, eus­ka­ra, cata­lán y tam­bién gale­go-por­tu­guès (BASQUE RED NET /​RED VASCA ROJA/​EUSKAL SARE GORRIA/​XARXA BASCA ROJA/​REDE BASCA VERMELHA http://​www​.bas​que​-red​.net), REDE que se auto­de­fi­ne dicien­do que “A REDE BASCA VERMELHA inte­gra per­soas que som comu­nis­tas bas­cas inde­pen­den­tis­tas, femi­nis­tas e eco­lo­gis­tas radi­cais, inter­es­sa­das na infor­maçom e a comu­ni­caçom. A maio­ria som bas­cas de nas­ci­men­to, mas tam­bém as há bas­cas por ads­criçom ou por soli­da­rie­da­de inter­na­cio­na­lis­ta”, REDE que des­de el prin­ci­pio titu­ló Comu­nis­mo ou caos. O capi­ta­lis­mo mata una de las sec­cio­nes bási­cas de la web. Y ten­ta­ción for­tí­si­ma para quien como yo ha titu­la­do Comu­nis­mo ou caos: a depau­pe­raçom abso­lu­ta da juven­tu­de bas­ca el pri­me­ro de sus libros que no ha sido edi­ta­do en papel sino en Internet

(http://​www​.bas​que​-red​.net/​c​a​s​/​l​i​b​r​o​2​7​p​o​r​t​a​d​a​.​htm)

Pero acep­tar era tam­bién, por la impor­tan­cia, ampli­tudy den­si­dad del tema, asu­mir un com­pro­mi­so exce­si­vo para los lími­tes de mi capa­ci­dad teó­ri­co-prác­ti­ca. Si final­men­te deci­dí asu­mir ese com­pro­mi­so fue recor­dan­do una lumi­no­sa afir­ma­ción del Mani­fies­to comu­nis­ta. Marx y Engels escri­bie­ron allí que:

Las tesis teó­ri­cas de los comu­nis­tas no se basan en modo alguno en ideas y prin­ci­pios inven­ta­dos o des­cu­bier­tos por tal o cual refor­ma­dor del mundo.

No son sino la expre­sión de con­jun­to de las con­di­cio­nes reales de una lucha de cla­ses exis­ten­te, de un movi­mien­to his­tó­ri­co que se está desa­rro­llan­do ante nues­tros ojos

Esas lúci­das fra­ses me ani­ma­ron a asu­mir este com­pro­mi­so con un espe­cí­fi­co enfo­que. El de tra­tar de resu­mir en el tex­to “el movi­mien­to his­tó­ri­co que se está desa­rro­llan­do ante nues­tros ojos” des­de la fecha del Mani­fies­to (1848) has­ta este año final del siglo XX en que vivi­mos. Y hacer­lo ade­más con la ópti­ca y la pers­pec­ti­va de un mili­tan­te comu­nis­ta inmer­so en una muy con­cre­ta lucha de cla­ses vivi­da en el seno de una for­ma­ción social con­cre­ta: Eus­kal Herria. En la web de la REDE BASCA VERMELHA se pue­de leer un tex­to mío de 44 pági­nas publi­ca­do en 1988 y titu­la­do «Pro­ble­ma español»/«problema vas­co». La eco­no­mía-mun­do según Wallers­tein y los últi­mos 150 años de lucha de cla­ses en Eus­kal Herria­Sur

(http://​www​.bas​que​-red​.net/​c​a​s​/​e​u​s​k​a​l​/​e​s​c​i​s​i​o​n​/​e​s​c​i​s​i​o​n​.​htm)

Las vas­cas y los vas­cos (autóc­to­nos o inmi­gran­tes inte­gra­dos como es mi caso) somos un peque­ño pue­blo de alre­de­dor de tres millo­nes de per­so­nas en poco menos de vein­tiún mil (20.644) kiló­me­tros cua­dra­dos. Somos menos del uno por cien­to de la pobla­ción de la Unión Euro­pea pero son vas­cas o vas­cos el cin­cuen­ta por cien­to de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos en ella. Por­que en el últi­mo ter­cio del siglo XX, como en otros perío­dos anteriores,la lucha de cla­ses en Eus­kal Herria tie­ne la for­ma y los con­te­ni­dos de lucha de libe­ra­ción nacio­nal. La cru­cial y per­ma­nen­te lucha inter­na y estruc­tu­ran­te entre el Capi­tal y el Tra­ba­jo adquie­re en algu­nos casos, al emer­ger al exte­rior, las for­mas y los con­te­ni­dos de lucha de libe­ra­ción nacio­nal. Ese es el caso de Eus­kal Herria.

La orga­ni­za­ción de van­guar­dia del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Vas­co es una que comien­za siem­pre sus comu­ni­ca­dos auto­iden­ti­fi­cán­do­se como Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na, Orga­ni­za­ción Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­ria Vas­ca para la Libe­ra­ción Nacio­nal. Es una orga­ni­za­ción comu­nis­ta. Fun­da­da en los años cin­cuen­ta por un gru­po de jóve­nes de la peque­ña bur­gue­sía vas­ca, el pro­pio pro­ce­so his­tó­ri­co de su lucha y de la lucha del pue­blo vas­co le empu­jó a iden­ti­fi­car­se duran­te los años sesen­ta con el socia­lis­mo y en los pri­me­ros seten­ta con el comu­nis­mo. En efec­to en su VI Asam­blea de agos­to de 1973 en Haz­par­ne apro­bó ‑a la vez que la defi­ni­ción E.T.A. es una orga­ni­za­ción SOCIALISTA REVOLUCIONARIA VASCA DE LIBERACION NACIONAL-, un docu­men­to titu­la­do «POR QUE ESTAMOS POR UN ESTADO SOCIALISTA VASCO», en el que se empie­za diciendo:

«Nues­tro obje­ti­vo fun­da­men­tal es la crea­ción de un Esta­do Socia­lis­ta Vas­co diri­gi­do por la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­ka­di como ins­tru­men­to para alcan­zar una socie­dad vas­ca sin cla­ses, una Eus­ka­di autén­ti­ca­men­te comu­nis­ta; como ins­tru­men­to ‑en suma- para nues­tra total e ínte­gra libe­ra­ción como tra­ba­ja­do­res vascos.

En el plano social, nues­tra lucha libe­ra­do­ra se desa­rro­lla y vie­ne enmar­ca­da des­de una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria de cla­se, des­de la pers­pec­ti­va más cons­cien­te y autén­ti­ca­men­te revo­lu­cio­na­ria: la comu­nis­ta»

y se aña­de en otros pasa­jes del mis­mo que:

«nues­tra rea­li­za­ción total e inte­gral como tra­ba­ja­do­res vas­cos sólo será posi­ble cuan­do se nos devuel­van ínte­gra­men­te los meca­nis­mos de apro­pia­ción lógi­co-sim­bó­li­cos que se nos ha arre­ba­ta­do, cuan­do con­tra­rres­te­mos los efec­tos de la opre­sión recu­pe­ran­do total­men­te la mane­ra de ver e inter­pre­tar la reali­dad vas­ca (eus­kal­dun), des­de una ópti­ca indu­da­ble­men­te comu­nis­ta.»

o que:

«Como revo­lu­cio­na­rios comu­nis­tas que somos, lucha­mos con­tra toda opre­sión: lucha­mos pues con­tra la opre­sión nacio­nal. Y, por ello mis­mo, esta­mos por la Inde­pen­den­cia de Eus­ka­di, por un Esta­do Socia­lis­ta Vas­co»(1)

Es impres­cin­di­ble que aho­ra mis­mo advier­ta cómo ese tex­to incu­rría en un gra­ve error teó­ri­co en su mis­mo títu­lo y lue­go en el tex­to: el de hablar de «Esta­do Socia­lis­ta Vas­co» sin mati­zar la expre­sión. Por­que es cla­ro que no pue­de exis­tir un lla­ma­do «Esta­do socia­lis­ta» den­tro del socia­lis­mo: son con­cep­tos anti­té­ti­cos el del Esta­do, por muy en extin­ción que se encuen­tre, y el del socia­lis­mo ple­na­men­te desa­rro­lla­do y abier­to ya al comu­nis­mo. El lla­ma­do «Esta­do socia­lis­ta» es una inven­ción del sta­li­nis­mo que no se encuen­tra en los tex­tos de los clá­si­cos mar­xis­tas. Aun­que el error sea his­tó­ri­ca­men­te expli­ca­ble por la difi­cul­tad para el cono­ci­mien­to de esos clá­si­cos en la épo­ca y el Régi­men (la dic­ta­du­ra fran­quis­ta) en que el tex­to se elaboró.

Pero lo que aho­ra me impor­ta es sub­ra­yar que ese docu­men­to no ha sido abro­ga­do ni modi­fi­ca­do por nin­gu­na Asam­blea pos­te­rior. Vein­tiún años des­pués, a comien­zos de 1994, el órgano coor­di­na­dor del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Vas­co (KAS, Koor­di­na­do­ra Aber­tza­le Sozia­lis­ta) publi­ca un impor­tan­te docu­men­to titu­la­do Nues­tro pre­sen­te, nues­tro futu­ro en el que se man­tie­ne explí­ci­ta y níti­da­men­te la rei­vin­di­ca­ción del comu­nis­mo. En el capí­tu­lo 5 se dice que:

“5. NUESTRO FUTURO.

Eus­kal Herria y en con­cre­to Hegoal­de ha sufri­do al igual que otros pue­blos las con­se­cuen­cias pro­fun­das y dura­de­ras de los cam­bios capi­ta­lis­tas, de las suce­si­vas fases his­tó­ri­cas de acu­mu­la­ción. Nues­tro futu­ro, como nues­tro pasa­do y pre­sen­te, se mue­ve den­tro de los cau­ces obje­ti­vos des­cri­tos. Come­te­ría­mos un error de imper­do­na­bles con­se­cuen­cias prác­ti­cas para la sobre­vi­ven­cia de Eus­kal Herria si menos­pre­ciá­se­mos u olvi­dá­se­mos los con­tex­tos defi­ni­to­rios de la evo­lu­ción mun­dial. No pode­mos ana­li­zar siquie­ra some­ra­men­te las dife­ren­tes vías de futu­ro que se pre­sen­tan a nues­tro pue­blo des­pre­cian­do los pro­ble­mas obje­ti­vos a nivel planetario.

Noso­tras y noso­tros, aber­tza­les y revo­lu­cio­na­rias, no ana­li­za­mos los pro­ble­mas del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co al mar­gen de la situa­ción angus­tio­sa de la huma­ni­dad. Nos ubi­ca­mos den­tro en lo prác­ti­co y en lo teórico.

* En lo prác­ti­co por­que cons­ta­ta­mos que la lógi­ca infer­nal del Capi­tal, su irra­cio­na­lis­mo cie­go y des­truc­tor está ani­qui­lan­do al pla­ne­ta en su con­jun­to. Nues­tra prác­ti­ca está inmer­sa, esen­cial­men­te inmer­sa en la lucha mun­dial de la huma­ni­dad con­tra el Capi­tal. El hun­di­mien­to estre­pi­to­so del mal lla­ma­do «socia­lis­mo real» ha deja­do al des­nu­do al capi­ta­lis­mo real, al autén­ti­co capi­ta­lis­mo que está con­du­cien­do a la huma­ni­dad al desas­tre. Hace ocho déca­das Rosa Luxem­burg, pro­fun­di­zan­do las tesis de F. Engels y K. Marx, diag­nos­ti­có cer­te­ra­men­te que la huma­ni­dad se había enfren­ta­do ya al dile­ma de socia­lis­mo o bar­ba­rie. Hoy, en el umbral del s. XXI, el dile­ma se ha agu­di­za­do en extre­mo y NOS ENCONTRAMOS ABOCADOS A ESCOGER ENTRE COMUNISMO O CAOS.”

Y los párra­fos que cie­rran y con­clu­yen el docu­men­to enfa­ti­zan y desa­rro­llan esa rei­vin­di­ca­ción. Dicen así:

“Es fútil espe­cu­la­ción pre­ci­sar cómo y por qué será nues­tro futu­ro Esta­do. Sabe­mos lo que no que­re­mos y no sere­mos. Sabe­mos algo, lo sufi­cien­te y nece­sa­rio por aho­ra, de lo que sí tene­mos que ser. Nin­gu­na bur­gue­sía, nin­gún Esta­do capi­ta­lis­ta pue­de dar­nos lec­cio­nes y mucho menos los pele­les regio­na­lis­tas que han fra­ca­sa­do en todo menos en vivir en la humi­lla­ción. La inde­pen­den­cia vas­ca es nece­sa­ria por­que es posi­ble. No es un sue­ño irrea­li­za­ble. Lo que es mani­fies­ta­men­te impo­si­ble es sal­var Eus­kal Herria den­tro de «Espa­ña» y «Fran­cia». No rei­vin­di­ca­mos lo impo­si­ble. Hacer­lo es fra­seo­lo­gía que ocul­ta la cru­da reali­dad y las medi­das necesarias.

Nues­tro mode­lo de cons­truc­ción nacio­nal es rea­li­za­ble. Lo ver­da­de­ra­men­te ima­gi­na­ti­vo y crea­ti­vo no es pedir lo impo­si­ble sino cons­truir lo que es necesario.

Pero la inde­pen­den­cia sí sería impo­si­ble si no fue­ra inde­pen­den­cia efec­ti­va de las/​los oprimidas/​os, si no se inde­pen­di­za del impe­ria­lis­mo, de las invi­si­bles pero irrom­pi­bles cade­nas del sojuz­ga­mien­to eco­nó­mi­co. La inde­pen­den­cia no exis­te cuan­do hay que besar la mano de quien te da de comer a cam­bio de humi­llar­te ante él. Eso es escla­vi­tud encu­bier­ta que más tem­prano que tar­de se vuel­ve como vul­gar neocolonialismo. 

Del mis­mo modo en que la inde­pen­den­cia no es una uto­pía sino una nece­si­dad, tam­po­co el socia­lis­mo es una uto­pía, tam­bién es una nece­si­dad. No esta­mos hablan­do de ni defen­de­mos a cie­gas a los regí­me­nes supues­ta­men­te socia­lis­tas que han fra­ca­sa­do. El socia­lis­mo que Eus­kal Herria nece­si­ta y que cons­trui­rá debe nacer de sus pro­pias entra­ñas, de su san­gre y su ale­gría, de su sufri­mien­to y sus con­quis­tas, de sus fuer­zas cons­cien­tes y de su pla­cer. Sola­men­te los dic­ta­do­res fal­sa­rios, con men­ta­li­dad jesuí­ti­ca y tri­ple mora­li­dad impú­di­ca, pue­den men­tir sobre el mode­lo de socia­lis­mo que Eus­kal Herria nece­si­ta y cons­trui­rá en su momen­to. El socia­lis­mo es una nece­si­dad por­que el capi­ta­lis­mo es la muer­te. Así de sen­ci­llo. Más fra­ca­so que el socia­lis­mo está sien­do el capitalismo.

Pero el socia­lis­mo no es el fin sino la entra­da en la his­to­ria ver­da­de­ra. El socia­lis­mo, del cual sólo tene­mos fuga­ces y ful­gu­ran­tes atis­bos mul­ti­co­lo­res, es sólo el comien­zo de algo difí­cil­men­te ima­gi­na­ble con rigor cien­tí­fi­co y pros­pec­ti­vo. El comu­nis­mo es un vie­jo y per­ma­nen­te sue­ño de la huma­ni­dad opri­mi­da que, con­tra todos los pode­res habi­dos y por haber, ha logra­do infil­trar­se de mane­ra camu­fla­da y par­cial en las vie­jas uto­pías, en las reli­gio­nes pri­mi­ti­vas, en los tex­tos sagra­dos que narran rei­nos de jus­ti­cia y abun­dan­cia, de ausen­cia de dolor, tra­ba­jo y sufri­mien­to. El comu­nis­mo nació con nues­tra espe­cie y con su explo­ta­ción se refu­gió en la clan­des­ti­ni­dad. Des­de allí, des­de las tra­di­cio­nes de los escla­vos, parias, sier­vos, muje­res. pue­blos opri­mi­dos, pro­le­ta­rios, mino­rías mar­gi­na­das y excluí­das, des­de el sufri­mien­to y el dolor, qui­so una y otra vez tomar el cie­lo por asal­to aún sabien­do que le espe­ra­ban la derro­ta y la tor­tu­ra. Qui­so ven­gar a la huma­ni­dad ajus­ti­cian­do a dio­ses, reyes. mili­ta­res y empre­sa­rios. Sigue en el intento.

Noso­tros no renun­cia­mos, no pode­mos hacer­lo, a esa lar­ga y glo­rio­sa con­ti­nui­dad de luchas heroi­cas. Nos iden­ti­fi­ca­mos en ellas como otras se iden­ti­fi­can en noso­tros. Don­de haya una opri­mi­da y opri­mi­do, allí esta­re­mos; y don­de noso­tros este­mos esta­rán las opri­mi­das y opri­mi­dos del mun­do ente­ro.» (2)

Las negri­tas el tex­to son mías como lo es el énfa­sis al leer­las. Nóte­se que ahí está níti­da y explí­ci­ta la afir­ma­ción del comu­nis­mo como meta y como fina­li­dad, como aspi­ra­ción y como ins­pi­ra­ción de una lucha pro­lon­ga­da que dura ya miles y miles de años. Ahí está desa­rro­lla­da con impla­ca­ble lógi­ca y férrea deter­mi­na­ción la tesis cen­tral que enun­cia que, sen­ci­lla­men­te, care­ce de sen­ti­do hablar de socia­lis­mo si al hacer­lo no se avi­sa al oyen­te del prin­ci­pio estra­té­gi­co de que el socia­lis­mo es sólo la fase cons­cien­te y tran­si­to­ria que pre­pa­ra el desa­rro­llo del comu­nis­mo.

Ahí está tam­bién el tan impres­cin­di­ble recor­da­to­rio de la más fun­da­men­tal ense­ñan­za de la His­to­ria: la de que EL COMUNISMO NACIO CON NUESTRA ESPECIE Y CON SU EXPLOTACION SE REFUGIO EN LA CLANDESTINIDAD. Fren­te a quie­nes todos los días pro­cla­man a los cua­tro vien­tos como si fue­ra una ver­dad evi­den­te la fal­se­dad de que el capi­ta­lis­mo es la for­ma NATURAL de vivir y orga­ni­zar­se social­men­te, ocul­tan­do que tie­ne sólo esca­sos qui­nien­tos años de exis­ten­cia es pre­ci­so recor­dar que la que es cier­ta es la expe­rien­cia glo­bal, refe­ri­da a la glo­ba­li­dad de las for­mas de actuar, del comu­nis­mo pri­mi­ti­vo vivi­do duran­te tres o cua­tro millo­nes de años por las espe­cies pre­de­ce­so­ras de la del Homo sapiens sapiens a la que per­te­ne­ce­mos. Con la aña­di­du­ra de que inclu­so la mayo­ría de la dura­ción alcan­za­da por nues­tra espe­cie tam­bién la ha vivi­do en comu­nis­mo pri­mi­ti­vo. Que sólo empie­za a que­brar­se cuan­do comien­zan la divi­sión del tra­ba­jo y la apa­ri­ción de exce­den­tes. Quie­bra que impli­ca una len­ta y lar­ga evo­lu­ción de la socie­dad sin cla­ses a la socie­dad de cla­ses. Lar­ga y len­ta evo­lu­ción en la que los modos de pro­duc­ción comu­ni­ta­rios coexis­ten en el tiem­po con los pri­me­ros cul­ti­vos de cerea­les y con la pri­me­ra gana­de­ría, hacién­do­lo tam­bién con las emer­gen­tes socie­da­des de cla­ses y el emer­gen­te modo de pro­duc­ción tributario.

Nóte­se, pues, cuan­ta razón no tie­ne el docu­men­to de KAS cuan­do nos recuer­da que «El comu­nis­mo nació con nues­tra espe­cie y con su explo­ta­ción se refu­gió en la clan­des­ti­ni­dad». Y como son sólo un puña­do de mile­nios de la vida de la huma­ni­dad los que ésta gime en la explo­ta­ción, pade­cien­do la divi­sión en cla­ses y sólo un puña­do de siglos los vivi­dos bajo la reno­va­da e inten­si­fi­ca­da explo­ta­ción del capi­ta­lis­mo, fren­te a millo­nes de años de comu­nis­mo pri­mi­ti­vo vivi­do por nues­tra espe­cie y sus ante­ce­so­ras, no es de extra­ñar que suce­da lo que dice el docu­men­to de KAS. Que «el comu­nis­mo es un vie­jo y per­ma­nen­te sue­ño de la huma­ni­dad opri­mi­da».

Esta intro­duc­ción se está hacien­do bas­tan­te lar­ga pero esti­mo que no es ocio­sa. Por­que advier­te a quien la sigue des­de qué con­cre­ta for­ma­ción social y en qué con­cre­ta lucha de cla­ses estoy cons­tru­yen­do este tex­to y por­que al hacer­lo he avan­za­do ya las líneas gene­ra­les de la apor­ta­ción teó­ri­co-prác­ti­ca que creo que nues­tra con­cre­ta expe­rien­cia de lucha pue­de hacer en estas Jornadas.

Dos últi­mas adver­ten­cias pre­vias: voy a hacer en este tex­to crí­ti­cas muy duras de algu­nos par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas Lo haré por­que creo la rece­ta para aca­bar con la explo­ta­ción es luchar y, antes de luchar y para empu­jar­se a luchar y mien­tras se lucha, hay que actuar sobre el pre­sen­te hacien­do la crí­ti­ca radi­cal, impla­ca­ble, de todo lo que exis­te. La rece­ta nos la escri­bió, como un pro­gra­ma vital for­mu­la­do en ple­na juven­tud, lúci­do y genial, un com­pa­ñe­ro que fue una figu­ra excep­cio­nal, monu­men­tal, inol­vi­da­ble y deci­si­va de la his­to­ria inte­lec­tual y polí­ti­ca mun­dial: Karl Marx. Con­tan­do sólo vein­ti­cin­co años y cua­tro meses de edad, en sep­tiem­bre de 1843, en la mis­ma car­ta en que le comu­ni­ca­ba a Arnold Ruge que «a final de mes, esta­ré en París, por­que el aire que res­pi­ra­mos en Ale­ma­nia nos escla­vi­za y me resul­ta com­ple­ta­men­te impo­si­ble desa­rro­llar una acti­vi­dad libre», en la mis­ma car­ta en la que reafir­ma­ba su con­fian­za en la pro­yec­ta­da revis­ta Ana­les fran­co-ale­ma­nes dicien­do «Estoy con­ven­ci­do de que nues­tro pro­yec­to se corres­pon­de a una exi­gen­cia real y las exi­gen­cias reales tie­nen que satis­fa­cer­se en la reali­dad», le decía tam­bién, pre­ci­san­do el plan­tea­mien­to revo­lu­cio­na­rio de la revista:

«noso­tros no anti­ci­pa­mos dog­má­ti­ca­men­te el mun­do, pero a par­tir de la crí­ti­ca del vie­jo pre­ten­de­mos dedu­cir el nuevo.…Si la cons­truc­ción del futu­ro y la inven­ción de una fór­mu­la peren­ne­men­te actual no es obli­ga­ción nues­tra, tan­to más evi­den­te resul­ta que tene­mos que actuar sobre el pre­sen­te a tra­vés de la crí­ti­ca radi­cal de todo lo exis­ten­te, radi­cal en el sen­ti­do de que la crí­ti­ca no se asus­ta ni fren­te a los resul­ta­dos logra­dos ni fren­te al con­flic­to con las fuer­zas exis­ten­tes” (3)

Es, cier­ta­men­te nece­sa­rio hacer una crí­ti­ca radi­cal, impla­ca­ble, de todo lo exis­ten­te hecho por el enemi­go. Pero es impres­cin­di­ble hacer una crí­ti­ca radi­cal, impla­ca­ble, de todo lo exis­ten­te hecho por noso­tros y por nues­tros ami­gos y cama­ra­das. Sin caer en la imbe­ci­li­dad­de creer que cri­ti­car lo que noso­tros y nues­tros ami­gos o com­pa­ñe­ros de lucha hace­mos es dar bazas al enemi­go. Al enemi­go se le dan bazas cuan­do se cae en la imbe­ci­li­dad de creer que unir­se a una lucha jus­ta equi­va­le a entrar en un caba­lís­ti­co o alqui­mis­ta círcu­lo de tiza que de for­ma mági­ca e ins­tan­tá­nea con­vier­te a los ton­tos en lis­tos, a los tor­pes en hábi­les, a los igno­ran­tes en sabios, a los cobar­des en valien­tes, a los boca­zas en discretos.

Final­men­te debo adver­tir que una gran par­te de este tex­to no es mía aun­que, natu­ral­men­te, la hago mía y me res­pon­sa­bi­li­zo de ella. La prác­ti­ca con­ti­nua del MLNV es que la gran mayo­ría de los tex­tos que se ela­bo­ran y uti­li­zan son colec­ti­vos, no se atri­bu­yen a un autor o auto­res con­cre­tos y lue­go son incor­po­ra­dos, sin nece­si­dad de citar pro­ce­den­cia, a los suyos por quie­nes tie­nen que fir­mar o expo­ner alguno. Siguien­do esa prác­ti­ca he cons­truí­do este tex­to con mate­ria­les que yo no he escri­to. Apar­te de tex­tos colec­ti­vos ha sido par­ti­cu­lar­men­te impor­tan­te el “saqueo” que a tal efec­to he hecho de muchos tex­tos de mi com­pa­ñe­ro de la RED VASCA ROJA Iña­ki Gil de San Vicen­te. Has­ta el pun­to de que en puri­dad debe­ría enten­der­se que yo soy no el autor sino el “edi­tor” de este texto.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.