El Pri­mer Con­gre­so Extra­or­di­na­rio del PSUV y el com­pro­mi­so, extra­or­di­na­rio tam­bién, de los dele­ga­dos y las dele­ga­das por Jesús H. Pérez

Al Pri­mer Con­gre­so Extra­or­di­na­rio del PSUV que se ini­ció el 21 de noviem­bre y cul­mi­na­rá, aho­ra lue­go de una pro­fun­da con­si­de­ra­ción de nues­tro pre­si­den­te, el 19 de Abril de 2010, han sido ele­gi­dos o ele­gi­das, los y las mejo­res hom­bres y muje­res que se hayan des­ta­ca­do por su com­pro­mi­so revo­lu­cio­na­rio en defen­sa de los intere­ses del pue­blo; de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras; de los cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas, medios y pobres del cam­po; de los estu­dian­tes y las estu­dian­tes; de los movi­mien­tos socia­les; de los pue­blos indí­ge­nas; de las amas de casas; de los cen­te­na­res y miles de hom­bres y muje­res exclui­dos y explo­ta­dos a man­sal­va por el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral y trans­na­cio­nal y proim­pe­ria­lis­ta en las últi­mas déca­das en el mun­do, en Lati­noa­mé­ri­ca y en nues­tro país.

Los dele­ga­dos y dele­ga­das debe­rían poseer un altí­si­mo apo­yo y reco­no­ci­mien­to popu­lar, de los diver­sos sec­to­res socia­les sus­cep­ti­bles de ser gana­dos para la lucha por la trans­for­ma­ción de nues­tra socie­dad hacia un orden socie­ta­rio pro­fun­da­men­te humano, sin explo­ta­dos ni explo­ta­do­res y a su vez debe haber demos­tra­do una pos­tu­ra éti­ca ejem­plar, revo­lu­cio­na­ria, boli­va­ria­na y socialista.

Los dele­ga­dos y dele­ga­das al Pri­mer Con­gre­so Extra­or­di­na­rio, requie­ren tener ple­na con­cien­cia del avan­ce y sig­ni­fi­ca­ción y la altí­si­ma impor­tan­cia que mere­ce el logro de la Demo­cra­cia Par­ti­ci­pa­ti­va Pro­ta­gó­ni­ca y Direc­ta como pro­pues­ta revo­lu­cio­na­ria, plas­ma­da en la Cons­ti­tu­ción Boli­va­ria­na de 1999. Tal con­quis­ta, fru­to de las luchas del pue­blo, supo­ne y pro­po­ne un sal­to cua­li­ta­ti­vo en lo rela­ti­vo a la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va bur­gue­sa. Rom­pe con el mol­de de la exclu­sión impues­ta por la polí­ti­ca de la bur­gue­sía vene­zo­la­na pro impe­ria­lis­ta y entre­guis­ta, con su corre­la­to de agen­tes, expre­sa­do en los par­ti­dos de la dere­cha que ejer­cie­ron de mane­ra casi total y abso­lu­ta la direc­ción del Estado.

Los dele­ga­dos y dele­ga­das debie­ran reci­bir un apo­yo del pue­blo, un reco­no­ci­mien­to por su eje­cu­to­ria per­ma­nen­te en la bús­que­da de cons­truir una socie­dad libre de toda domi­na­ción extran­je­ra, de una socie­dad libre de toda mani­fes­ta­ción de injus­ti­cia, de mise­ria, de pobre­za, de exclu­sión y a la vez defen­so­res a ultran­za por una nue­va demo­cra­cia, que ver­da­de­ra­men­te sien­ta las bases del ejer­ci­cio real del poder del pue­blo, del naci­mien­to de la nue­va for­ma de Esta­do cuyo garan­te cen­tral es el pue­blo mismo.

Nues­tros dele­ga­dos y dele­ga­das, deben tener el reco­no­ci­mien­to de la inmen­sa can­ti­dad de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas que pue­blan su ámbi­to parro­quial, muni­ci­pal o nacio­nal, don­de estos per­te­ne­cen; en su éti­ca revo­lu­cio­na­ria, en su hones­ti­dad pro­ba­da, en su real preo­cu­pa­ción por los intere­ses y pro­ble­mas del pue­blo, en su ver­da­de­ra capa­ci­dad de empu­ñar el arma, del com­pro­mi­so polí­ti­co-social, en el impul­so de la lucha por alcan­zar una auto­ple­ni­tud exis­ten­cial para todo el pue­blo, en su esfuer­zo coti­diano por supe­rar­se inte­lec­tual­men­te para abor­dar con inmen­sa capa­ci­dad revo­lu­cio­na­ria el obje­ti­vo fun­da­men­tal de trans­for­ma­ción de nues­tra socie­dad. En con­clu­sión; esta­ble­cer unas con­di­cio­nes cla­ves que deben carac­te­ri­zar la ima­gen o ima­gi­na­rio de los dele­ga­dos y dele­ga­das al I Con­gre­so Extra­or­di­na­rio del PSUV, nos pare­ce pertinente.

Los dele­ga­dos y dele­ga­das requie­ren mane­jar y tener, un cono­ci­mien­to amplio y pre­ci­so de todas las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, socia­les, edu­ca­ti­vas, depor­ti­vas, mili­ta­res, cul­tu­ra­les impul­sa­das por el gobierno del Pre­si­den­te Hugo Rafael Chá­vez Frías, a nivel interno y a su vez cono­cer a fon­do las polí­ti­cas de inte­gra­ción pro­mo­vi­da con Amé­ri­ca Lati­na, Cen­tro Amé­ri­ca y el Cari­be, con Chi­na, Irán, Rusia, Japón, Viet­nam, Bie­lo­rru­sia, Áfri­ca, etc., Y la estra­te­gia petro­le­ra como arma geo­po­lí­ti­ca en rup­tu­ra con la domi­na­ción impe­ria­lis­ta neoliberal.

Nues­tros dele­ga­dos y dele­ga­das deben poseer el reco­no­ci­mien­to de los diver­sos sec­to­res del pue­blo, de su humil­dad, de su hones­ti­dad, de su cora­je y valen­tía, de su sen­ci­llez, de su capa­ci­dad inmen­sa de escu­char con aten­ción máxi­ma al pue­blo y a su vez como cons­truc­to­res de solu­cio­nes des­de el pue­blo, con el pue­blo, para el pue­blo y con el pue­blo, que hayan oca­sio­na­do satis­fac­ción colec­ti­va por su que hacer comu­ni­ta­rio, par­ti­ci­pa­ti­vo, legis­la­ti­vo o des­de cual­quier fun­ción político-administrativa.

En fin nos ha pare­ci­do esen­cial esta­ble­cer estas con­si­de­ra­cio­nes que pre­di­bu­jan las carac­te­rís­ti­cas más ele­men­ta­les de las cua­les deben estar impreg­na­dos cual­quie­ra de los dele­ga­dos y dele­ga­das que se eli­gie­ron para ejer­cer su con­di­ción de voce­ría, de su ámbi­to terri­to­rial y sec­to­rial hacia el ejer­ci­cio de la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, pro­ta­gó­ni­ca y directa.

Por un Con­gre­so que for­ta­lez­ca las ver­da­de­ras raí­ces de la Revo­lu­ción en Venezuela.

La rebe­lión de las bases popu­la­res del Par­ti­do, para dar­le fres­cu­ra al deba­te revo­lu­cio­na­rio Boli­va­riano y Socialista.

Patria, Socia­lis­mo o Muer­te. ¡Ven­ce­re­mos!

Papel de Tra­ba­jo Nº 2 para el deba­te con los patru­lle­ros y mili­tan­tes del PSUV. Algu­nas pun­tua­li­za­cio­nes e ideas, que han sur­gi­do de refle­xio­nes y de algu­nas dis­cu­sio­nes en equi­po, las reite­ra­cio­nes en los parra­fos, están hechas con toda intencionalidad.


Foto: lapatrigrande.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.