34 dete­ni­dos en una ope­ra­ción de cas­ti­go con­tra los jóve­nes de la izquier­da abertzale

LA MAYOR REDADA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

El Esta­do espa­ñol se supera a sí mis­mo en su gue­rra con­tra la izquier­da aber­tza­le. Poli­cía espa­ño­la y Guar­dia Civil rea­li­za­ron ayer la mayor reda­da en muchos años y opta­ron por diri­gir­la con­tra sus jóve­nes. Tras 34 arres­tos se mul­ti­pli­ca­ron los regis­tros en bus­ca de ele­men­tos que sir­van de prue­ba, aun­que Rubal­ca­ba dejó cla­ro que no las nece­si­ta: le bas­ta con acu­sar­les de ser de Segi y, por tan­to, «can­te­ra de ETA».

Ramón SOLA

Fue una autén­ti­ca «noche de cuchi­llos lar­gos» por su dimen­sión, aun­que esta vez quie­nes irrum­pie­ron arma­dos a la vez en dece­nas de domi­ci­lios no bus­ca­ban liqui­dar a la opo­si­ción inter­na ‑como hizo Hitler en 1934‑, sino ata­car la ini­cia­ti­va polí­ti­ca de su enemi­go: la izquier­da aber­tza­le. Nada menos que 34 jóve­nes inde­pen­den­tis­tas han pasa­do la noche en cala­bo­zos de la Poli­cía espa­ño­la y la Guar­dia Civil tras la mayor reda­da pro­du­ci­da en muchos años en Eus­kal Herria. Para encon­trar tan­tos arres­tos simul­tá­neos y en régi­men de inco­mu­ni­ca­ción hay que remon­tar­se pro­ba­ble­men­te a las raz­zias con­tra los refu­gia­dos vas­cos de mita­des de los años 80.

La dimen­sión del ope­ra­ti­vo da fe del inte­rés del Gobierno espa­ñol en lan­zar un men­sa­je de dure­za total en un momen­to en que la izquier­da aber­tza­le mue­ve ficha en el terreno polí­ti­co. Ade­más del núme­ro de deten­cio­nes, lla­mó la aten­ción que el minis­tro de Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, ni siquie­ra vio nece­sa­rio inven­tar una ver­sión ofi­cial sobre las deten­cio­nes. Así, no se ha difun­di­do nin­gu­na impu­tación delic­ti­va con­cre­ta, sal­vo la de «per­te­nen­cia» a Segi, de la que se recuer­da que fue tipi­fi­ca­da como «orga­ni­za­ción terro­ris­ta» por la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol de 2007. Tam­bién se argu­men­ta, igual­men­te sin prue­ba algu­na, que con los arres­tos se impi­den futu­ros rele­vos en ETA.

Rubal­ca­ba ase­gu­ró que han cum­pli­do tres obje­ti­vos en uno: obs­ta­cu­li­zar que Segi se recons­tru­ya, impe­dir que «ETA ten­ga una can­te­ra» y luchar con­tra la kale borro­ka. Rodol­fo Ares, con­se­je­ro de Inte­rior de Lakua, com­ple­tó este dis­cur­so «pre­ven­ti­vo» con esta fra­se: «Es un paso muy impor­tan­te para impe­dir el rele­vo gene­ra­cio­nal en ETA».

Pese a esta evi­den­te fal­ta de base pro­ba­to­ria con­cre­ta, par­ti­dos como PSOE, PP y UPN e ins­ti­tu­cio­nes como los gobier­nos de Lakua e Iru­ñea se apre­su­ra­ron a salu­dar la reda­da como una bue­na noti­cia. El PNV, por su par­te, elu­dió cri­ti­car­la y dijo que espe­ra­rá a ver qué ele­men­tos apor­tan las FSE y el juez.

Enca­ño­na­dos en Sestao

La Poli­cía espa­ño­la lle­vó la voz can­tan­te del ope­ra­ti­vo, con la cola­bo­ra­ción de la Guar­dia Civil en unas pocas loca­li­da­des. Pese a estar ya bajo con­trol direc­to del PSOE, la Ertzain­tza que­dó al mar­gen de la ope­ra­ción. Y la fir­ma la puso el juez de la Audien­cia Nacio­nal Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, que via­jó a Donos­tia para dejar­se ver ante las cáma­ras. Varios medios fue­ron aler­ta­dos de la reda­da, que comen­zó hacia la 1.00.

Casi todos los jóve­nes dete­ni­dos tie­nen una tra­yec­to­ria muy cono­ci­da en movi­mien­tos polí­ti­cos o socia­les, lo que deja cla­ro el per­fil bus­ca­do por Rubal­ca­ba. Algu­nos de ellos ya habían sido dete­ni­dos con ante­rio­ri­dad. Es el caso de Ira­ti Muji­ka, excar­ce­la­da en enero tras tres meses pre­sa e hija de Juan Mari Muji­ka, que denun­ció haber sufri­do un secues­tro para­po­li­cial en Dona­pa­leu. Jon Anda y Jon Liguer­za­na tam­bién han pasa­do algún tiem­po en pri­sión. La gas­teiz­ta­rra Goi­za­ne Pine­do fue arres­ta­da en mar­zo pasa­do acu­sa­da de hacer pin­ta­das y lan­zar octa­vi­llas sobre el TAV con otros cua­tro jóve­nes, aun­que que­dó libre.

Varias de las deten­cio­nes fue­ron vio­len­tas, según rela­ta­ron tes­ti­gos a GARA. Es el caso de la de Idoia Ira­go­rri, en Ses­tao. Des­de allí expli­ca­ron que su com­pa­ñe­ro fue arro­ja­do al sue­lo y espo­sa­do mien­tras se pro­lon­gó el regis­tro, y que ambos fue­ron enca­ño­na­dos por los policías.

Una de las pri­me­ras deten­cio­nes fue la de Ibai Estei­bar­lan­da, vecino de Elo­rrio que fue cap­tu­ra­do en Hon­da­rri­bia en torno a la 1.30. Tras meter a su com­pa­ñe­ra en otra habi­ta­ción, de modo que no pudie­ra ver el regis­tro del piso, se lo lle­va­ron a Donos­tia para regis­trar otro piso en el Anti­guo en el que vive habi­tual­men­te. A una hora simi­lar se pro­du­jo la irrup­ción en la casa de Aitzi­ber Arrie­ta, en la calle Narri­ka de la Par­te Vie­ja donos­tia­rra. Esta­ba sola, y el regis­tro se pro­lon­gó has­ta cer­ca de las 5.30. «Ha que­da­do todo hecho una mier­da», expli­ca­ban quie­nes pudie­ron acce­der lue­go, una expre­sión que se repe­tía en muchos tes­ti­mo­nios. Al pare­cer, Poli­cía y Guar­dia Civil tenían mucha pri­sa en cerrar la reda­da pronto.

Orde­na­do­res, car­te­les, botes…

Para las 8.00, la ope­ra­ción esta­ba aca­ba­da en casi todos los pun­tos, aun­que la Pla­za del Ayun­ta­mien­to de Bara­ñain seguía toma­da por la Guar­dia Civil. Y seguían sacan­do cajas del gaz­tetxe Espa­rru de Zizur Nagu­sia, de Antsoain, de Lekei­tio, de Zaldibia…

Los dos cuer­pos poli­cia­les no se limi­ta­ron a prac­ti­car las deten­cio­nes y a regis­trar las vivien­das, sino que acu­die­ron sis­te­má­ti­ca­men­te a otros loca­les de los que encon­tra­ran lla­ves, ya fue­ran bares, gaz­tetxes, aso­cia­cio­nes de veci­nos… Así ocu­rrió, por ejem­plo, en Ses­tao, don­de entra­ron en la socie­dad Men­die­ta tras hallar unas lla­ves en casa de Idoia Ira­go­rri. Se lle­va­ron mucho material.

Los regis­tros se hicie­ron con espe­cial celo en Nafa­rroa, don­de se mul­ti­pli­ca­ron las irrup­cio­nes en todo tipo de loca­les, inclu­so públi­cos, como las anti­guas escue­las de la Car­bo­ni­lla en Errotxa­pea (Iru­ñea) o el gaz­tetxe de Bara­ñain. Tam­bién entra­ron en dos sedes de peñas.

En Antsoain o Zizur no hubo arres­tos, pero sí múl­ti­ples regis­tros. En la pri­me­ra loca­li­dad, entra­ron a las 6.00 en la aso­cia­ción de veci­nos, don­de per­ma- necie­ron dos horas y media. Veci­nos denun­cia­ron que la Poli­cía Local cor­tó las calles y faci­li­tó así la labor de la Poli­cía espa- ñola. De ahí se fue­ron al bar Zal­di­ko, que estu­vo ocu­pa­do duran­te una hora tras la que se lle­va­ron el dis­co duro del orde- nador, CDs e inclu­so pre­mios de la Eus­kal Tom­bo­la. Y siguie­ron la ruta en la socie­dad Biku­pe. «Se han lle­va­do dis­cos duros de tres o cua­tro orde­na­do­res, algu­nos car­te­les, fotos de cua­tro pre­sos del barrio, dos ejem­pla­res del regla­men­to interno de la socie­dad y un bote des­atas­ca­dor, dicien­do que era áci­do sul­fú­ri­co», deta­lla­ba un vecino.

En Zizur Nagu­sia, la Guar­dia Civil acce­dió al gaz­tetxe pron­to, en torno a las 4.00, entre rumo­res ‑lue­go des­men­ti­dos- de que se había dete­ni­do a una per­so­na. Al pare­cer, acu­die­ron antes a varias vivien­das de jóve­nes para tra­tar de obte­ner unas lla­ves, pero al no lograr­las for­za­ron la cerra­du­ra y entra­ron, emplean­do como tes­ti­gos a un joven y a la madre de otro.

El regis­tro se pro­lon­gó has­ta las 10.15. El alcal­de, de Nafa­rroa Bai, se per­so­nó para inte­re­sar­se por la situa­ción, pero la Guar­dia Civil se limi­tó a decir­le que el caso esta­ba bajo secre­to. Entre las cosas que se lle­va­ron seis horas des­pués se pudo ver una talla de made­ra en la que se pue­de leer Espa­rru Gaz­tetxe, plás­ti­co para pan­car­tas, un panel infor­ma­ti­vo sobre el TAV… El local que­dó precintado.

La Guar­dia Civil tam­bién rom­pió la puer­ta de la herri­ko Joxe­pa­ne de Zal­di­bia. Varios ami­gos pudie­ron abra­zar al dete­ni­do, Xumai Matxain, antes de que se lo lle­va­ran a Madrid. En Andoain, la Poli­cía espa­ño­la se lle­vó a dos agen­tes muni­ci­pa­les para que hicie­ran de tes­ti­gos en la entra­da a la herri­ko, en la que se rom­pie­ron la per­sia­na, varias puer­tas y el mue­ble en que se guar­da­ba el dine­ro y la docu­men­ta­ción de la socie­dad. Se habrían lle­va­do unos 3.000 euros.

Ope­ra­ción abierta

La reda­da sigue abier­ta, aun­que el juez Gran­de-Mar­las­ka regre­só a Madrid al tiem­po que eran lle­va­dos tam­bién allí los dete­ni­dos. Según el movi­mien­to proam­nis­tía, las FSE acu­die­ron a los domi­ci­lios de otros sie­te jóve­nes a los que no encon­tró. Tres de ellos serían nava­rros: Aina­ra Bake­dano, Mikel Fer­nán­dez e Iker Mar­tí­nez. Dos más, de Lekei­tio: Zuri­ñe Goje­no­la y Gaiz­ka Liko­na. La lis­ta se com­ple­ta con Car­los Rene­do, de Otxar­koa­ga, y Olatz Iza­gi­rre, de Urnie­ta aun­que resi­den­te en Azpeitia.

El movi­mien­to pro-amnis­tía expli­có tam­bién que en Lekei­tio los uni­for­ma­dos acu­die­ron al domi­ci­lio de los padres de Haritz y Ama­goia Ola­ba­rria­ga, pero sin mos­trar orden de deten­ción algu­na. Según fuen­tes poli­cia­les cita­das por agen­cias espa­ño­las, en total se habían emi­ti­do cer­ca de 40.

Horas des­pués, las agen­cias espa­ño­las comen­za­ron a difun­dir los habi­tua­les currícu­los, en los que se des­ta­ca la impli­ca­ción de los dete­ni­dos en can­di­da­tu­ras de ANV o Sozia­lis­ta Aber­tza­leak. Esta vez se resal­ta­ba tam­bién que algu­nos «ocu­pa­ron car­gos de repre­sen­ta­ción estu­dian­til en la Uni­ver­si­dad». Y se cita inclu­so algún caso de mul­tas por infrac­cio­nes «deri­va­das del con­su­mo de drogas».

Ins­ti­tu­tos y universidades

Las deten­cio­nes fue­ron con­tes­ta­das rápi­da­men­te de modo espon­tá­neo en cen­tros edu­ca­ti­vos como la UPNA, don­de se cele­bra­ban elec­cio­nes al Claus­tro y se reali­zó una mani­fes­ta­ción por el exte­rior y el inte­rior del Aula­rio. En la HUHEZI de Esko­riatza ‑don­de estu­dia Maia­len Eldua- hubo paro y una mani­fes­ta­ción de 150 per­so­nas, en la que la Ertzain­tza iden­ti­fi­có a cin­co par­ti­ci­pan­tes y les siguió has­ta la puer­ta. En el cam­pus de Gas­teiz se reu­nie­ron unas 400. Y en el ins­ti­tu­to de Amu­rrio, 60.

Ya por la tar­de, hubo con­cen­tra­cio­nes en Amez­ke­ta (70), Eibar (40), Urdu­ña (36), Arra­sa­te (117), Hen­daia (50), Igo­rre (48), Errotxa­pea (50), Bakio (62), Gares (40), Urretxu-Zuma­rra­ga (60), Gros (100), Ama­ra (75), Bur­la­ta (100), Lego­rre­ta (37), Leioa (75), Irun (50), Zamu­dio (200)…

En Iurre­ta se hizo una mani­fes­ta­ción en la que par­ti­ci­pa­ron unos 300 veci­nos, en Tolo­sa fue­ron 150, en Ore­re­ta 250, en Ses­tao 400, en Zal­di­bia 500, en Andoain 150 y en la Par­te Vie­ja de Donos­tia 100. En muchos de estos luga­res se repe­ti­rán las con­vo­ca­to­rias mien­tras se man­ten­ga la incomunicación.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *