34 dete­ni­dos en una ope­ra­ción de cas­ti­go con­tra los jóve­nes de la izquier­da abertzale

LA MAYOR REDADA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

El Esta­do espa­ñol se supera a sí mis­mo en su gue­rra con­tra la izquier­da aber­tza­le. Poli­cía espa­ño­la y Guar­dia Civil rea­li­za­ron ayer la mayor reda­da en muchos años y opta­ron por diri­gir­la con­tra sus jóve­nes. Tras 34 arres­tos se mul­ti­pli­ca­ron los regis­tros en bus­ca de ele­men­tos que sir­van de prue­ba, aun­que Rubal­ca­ba dejó cla­ro que no las nece­si­ta: le bas­ta con acu­sar­les de ser de Segi y, por tan­to, «can­te­ra de ETA».

Ramón SOLA

Fue una autén­ti­ca «noche de cuchi­llos lar­gos» por su dimen­sión, aun­que esta vez quie­nes irrum­pie­ron arma­dos a la vez en dece­nas de domi­ci­lios no bus­ca­ban liqui­dar a la opo­si­ción inter­na ‑como hizo Hitler en 1934‑, sino ata­car la ini­cia­ti­va polí­ti­ca de su enemi­go: la izquier­da aber­tza­le. Nada menos que 34 jóve­nes inde­pen­den­tis­tas han pasa­do la noche en cala­bo­zos de la Poli­cía espa­ño­la y la Guar­dia Civil tras la mayor reda­da pro­du­ci­da en muchos años en Eus­kal Herria. Para encon­trar tan­tos arres­tos simul­tá­neos y en régi­men de inco­mu­ni­ca­ción hay que remon­tar­se pro­ba­ble­men­te a las raz­zias con­tra los refu­gia­dos vas­cos de mita­des de los años 80.

La dimen­sión del ope­ra­ti­vo da fe del inte­rés del Gobierno espa­ñol en lan­zar un men­sa­je de dure­za total en un momen­to en que la izquier­da aber­tza­le mue­ve ficha en el terreno polí­ti­co. Ade­más del núme­ro de deten­cio­nes, lla­mó la aten­ción que el minis­tro de Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, ni siquie­ra vio nece­sa­rio inven­tar una ver­sión ofi­cial sobre las deten­cio­nes. Así, no se ha difun­di­do nin­gu­na impu­tación delic­ti­va con­cre­ta, sal­vo la de «per­te­nen­cia» a Segi, de la que se recuer­da que fue tipi­fi­ca­da como «orga­ni­za­ción terro­ris­ta» por la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol de 2007. Tam­bién se argu­men­ta, igual­men­te sin prue­ba algu­na, que con los arres­tos se impi­den futu­ros rele­vos en ETA.

Rubal­ca­ba ase­gu­ró que han cum­pli­do tres obje­ti­vos en uno: obs­ta­cu­li­zar que Segi se recons­tru­ya, impe­dir que «ETA ten­ga una can­te­ra» y luchar con­tra la kale borro­ka. Rodol­fo Ares, con­se­je­ro de Inte­rior de Lakua, com­ple­tó este dis­cur­so «pre­ven­ti­vo» con esta fra­se: «Es un paso muy impor­tan­te para impe­dir el rele­vo gene­ra­cio­nal en ETA».

Pese a esta evi­den­te fal­ta de base pro­ba­to­ria con­cre­ta, par­ti­dos como PSOE, PP y UPN e ins­ti­tu­cio­nes como los gobier­nos de Lakua e Iru­ñea se apre­su­ra­ron a salu­dar la reda­da como una bue­na noti­cia. El PNV, por su par­te, elu­dió cri­ti­car­la y dijo que espe­ra­rá a ver qué ele­men­tos apor­tan las FSE y el juez.

Enca­ño­na­dos en Sestao

La Poli­cía espa­ño­la lle­vó la voz can­tan­te del ope­ra­ti­vo, con la cola­bo­ra­ción de la Guar­dia Civil en unas pocas loca­li­da­des. Pese a estar ya bajo con­trol direc­to del PSOE, la Ertzain­tza que­dó al mar­gen de la ope­ra­ción. Y la fir­ma la puso el juez de la Audien­cia Nacio­nal Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, que via­jó a Donos­tia para dejar­se ver ante las cáma­ras. Varios medios fue­ron aler­ta­dos de la reda­da, que comen­zó hacia la 1.00.

Casi todos los jóve­nes dete­ni­dos tie­nen una tra­yec­to­ria muy cono­ci­da en movi­mien­tos polí­ti­cos o socia­les, lo que deja cla­ro el per­fil bus­ca­do por Rubal­ca­ba. Algu­nos de ellos ya habían sido dete­ni­dos con ante­rio­ri­dad. Es el caso de Ira­ti Muji­ka, excar­ce­la­da en enero tras tres meses pre­sa e hija de Juan Mari Muji­ka, que denun­ció haber sufri­do un secues­tro para­po­li­cial en Dona­pa­leu. Jon Anda y Jon Liguer­za­na tam­bién han pasa­do algún tiem­po en pri­sión. La gas­teiz­ta­rra Goi­za­ne Pine­do fue arres­ta­da en mar­zo pasa­do acu­sa­da de hacer pin­ta­das y lan­zar octa­vi­llas sobre el TAV con otros cua­tro jóve­nes, aun­que que­dó libre.

Varias de las deten­cio­nes fue­ron vio­len­tas, según rela­ta­ron tes­ti­gos a GARA. Es el caso de la de Idoia Ira­go­rri, en Ses­tao. Des­de allí expli­ca­ron que su com­pa­ñe­ro fue arro­ja­do al sue­lo y espo­sa­do mien­tras se pro­lon­gó el regis­tro, y que ambos fue­ron enca­ño­na­dos por los policías.

Una de las pri­me­ras deten­cio­nes fue la de Ibai Estei­bar­lan­da, vecino de Elo­rrio que fue cap­tu­ra­do en Hon­da­rri­bia en torno a la 1.30. Tras meter a su com­pa­ñe­ra en otra habi­ta­ción, de modo que no pudie­ra ver el regis­tro del piso, se lo lle­va­ron a Donos­tia para regis­trar otro piso en el Anti­guo en el que vive habi­tual­men­te. A una hora simi­lar se pro­du­jo la irrup­ción en la casa de Aitzi­ber Arrie­ta, en la calle Narri­ka de la Par­te Vie­ja donos­tia­rra. Esta­ba sola, y el regis­tro se pro­lon­gó has­ta cer­ca de las 5.30. «Ha que­da­do todo hecho una mier­da», expli­ca­ban quie­nes pudie­ron acce­der lue­go, una expre­sión que se repe­tía en muchos tes­ti­mo­nios. Al pare­cer, Poli­cía y Guar­dia Civil tenían mucha pri­sa en cerrar la reda­da pronto.

Orde­na­do­res, car­te­les, botes…

Para las 8.00, la ope­ra­ción esta­ba aca­ba­da en casi todos los pun­tos, aun­que la Pla­za del Ayun­ta­mien­to de Bara­ñain seguía toma­da por la Guar­dia Civil. Y seguían sacan­do cajas del gaz­tetxe Espa­rru de Zizur Nagu­sia, de Antsoain, de Lekei­tio, de Zaldibia…

Los dos cuer­pos poli­cia­les no se limi­ta­ron a prac­ti­car las deten­cio­nes y a regis­trar las vivien­das, sino que acu­die­ron sis­te­má­ti­ca­men­te a otros loca­les de los que encon­tra­ran lla­ves, ya fue­ran bares, gaz­tetxes, aso­cia­cio­nes de veci­nos… Así ocu­rrió, por ejem­plo, en Ses­tao, don­de entra­ron en la socie­dad Men­die­ta tras hallar unas lla­ves en casa de Idoia Ira­go­rri. Se lle­va­ron mucho material.

Los regis­tros se hicie­ron con espe­cial celo en Nafa­rroa, don­de se mul­ti­pli­ca­ron las irrup­cio­nes en todo tipo de loca­les, inclu­so públi­cos, como las anti­guas escue­las de la Car­bo­ni­lla en Errotxa­pea (Iru­ñea) o el gaz­tetxe de Bara­ñain. Tam­bién entra­ron en dos sedes de peñas.

En Antsoain o Zizur no hubo arres­tos, pero sí múl­ti­ples regis­tros. En la pri­me­ra loca­li­dad, entra­ron a las 6.00 en la aso­cia­ción de veci­nos, don­de per­ma- necie­ron dos horas y media. Veci­nos denun­cia­ron que la Poli­cía Local cor­tó las calles y faci­li­tó así la labor de la Poli­cía espa- ñola. De ahí se fue­ron al bar Zal­di­ko, que estu­vo ocu­pa­do duran­te una hora tras la que se lle­va­ron el dis­co duro del orde- nador, CDs e inclu­so pre­mios de la Eus­kal Tom­bo­la. Y siguie­ron la ruta en la socie­dad Biku­pe. «Se han lle­va­do dis­cos duros de tres o cua­tro orde­na­do­res, algu­nos car­te­les, fotos de cua­tro pre­sos del barrio, dos ejem­pla­res del regla­men­to interno de la socie­dad y un bote des­atas­ca­dor, dicien­do que era áci­do sul­fú­ri­co», deta­lla­ba un vecino.

En Zizur Nagu­sia, la Guar­dia Civil acce­dió al gaz­tetxe pron­to, en torno a las 4.00, entre rumo­res ‑lue­go des­men­ti­dos- de que se había dete­ni­do a una per­so­na. Al pare­cer, acu­die­ron antes a varias vivien­das de jóve­nes para tra­tar de obte­ner unas lla­ves, pero al no lograr­las for­za­ron la cerra­du­ra y entra­ron, emplean­do como tes­ti­gos a un joven y a la madre de otro.

El regis­tro se pro­lon­gó has­ta las 10.15. El alcal­de, de Nafa­rroa Bai, se per­so­nó para inte­re­sar­se por la situa­ción, pero la Guar­dia Civil se limi­tó a decir­le que el caso esta­ba bajo secre­to. Entre las cosas que se lle­va­ron seis horas des­pués se pudo ver una talla de made­ra en la que se pue­de leer Espa­rru Gaz­tetxe, plás­ti­co para pan­car­tas, un panel infor­ma­ti­vo sobre el TAV… El local que­dó precintado.

La Guar­dia Civil tam­bién rom­pió la puer­ta de la herri­ko Joxe­pa­ne de Zal­di­bia. Varios ami­gos pudie­ron abra­zar al dete­ni­do, Xumai Matxain, antes de que se lo lle­va­ran a Madrid. En Andoain, la Poli­cía espa­ño­la se lle­vó a dos agen­tes muni­ci­pa­les para que hicie­ran de tes­ti­gos en la entra­da a la herri­ko, en la que se rom­pie­ron la per­sia­na, varias puer­tas y el mue­ble en que se guar­da­ba el dine­ro y la docu­men­ta­ción de la socie­dad. Se habrían lle­va­do unos 3.000 euros.

Ope­ra­ción abierta

La reda­da sigue abier­ta, aun­que el juez Gran­de-Mar­las­ka regre­só a Madrid al tiem­po que eran lle­va­dos tam­bién allí los dete­ni­dos. Según el movi­mien­to proam­nis­tía, las FSE acu­die­ron a los domi­ci­lios de otros sie­te jóve­nes a los que no encon­tró. Tres de ellos serían nava­rros: Aina­ra Bake­dano, Mikel Fer­nán­dez e Iker Mar­tí­nez. Dos más, de Lekei­tio: Zuri­ñe Goje­no­la y Gaiz­ka Liko­na. La lis­ta se com­ple­ta con Car­los Rene­do, de Otxar­koa­ga, y Olatz Iza­gi­rre, de Urnie­ta aun­que resi­den­te en Azpeitia.

El movi­mien­to pro-amnis­tía expli­có tam­bién que en Lekei­tio los uni­for­ma­dos acu­die­ron al domi­ci­lio de los padres de Haritz y Ama­goia Ola­ba­rria­ga, pero sin mos­trar orden de deten­ción algu­na. Según fuen­tes poli­cia­les cita­das por agen­cias espa­ño­las, en total se habían emi­ti­do cer­ca de 40.

Horas des­pués, las agen­cias espa­ño­las comen­za­ron a difun­dir los habi­tua­les currícu­los, en los que se des­ta­ca la impli­ca­ción de los dete­ni­dos en can­di­da­tu­ras de ANV o Sozia­lis­ta Aber­tza­leak. Esta vez se resal­ta­ba tam­bién que algu­nos «ocu­pa­ron car­gos de repre­sen­ta­ción estu­dian­til en la Uni­ver­si­dad». Y se cita inclu­so algún caso de mul­tas por infrac­cio­nes «deri­va­das del con­su­mo de drogas».

Ins­ti­tu­tos y universidades

Las deten­cio­nes fue­ron con­tes­ta­das rápi­da­men­te de modo espon­tá­neo en cen­tros edu­ca­ti­vos como la UPNA, don­de se cele­bra­ban elec­cio­nes al Claus­tro y se reali­zó una mani­fes­ta­ción por el exte­rior y el inte­rior del Aula­rio. En la HUHEZI de Esko­riatza ‑don­de estu­dia Maia­len Eldua- hubo paro y una mani­fes­ta­ción de 150 per­so­nas, en la que la Ertzain­tza iden­ti­fi­có a cin­co par­ti­ci­pan­tes y les siguió has­ta la puer­ta. En el cam­pus de Gas­teiz se reu­nie­ron unas 400. Y en el ins­ti­tu­to de Amu­rrio, 60.

Ya por la tar­de, hubo con­cen­tra­cio­nes en Amez­ke­ta (70), Eibar (40), Urdu­ña (36), Arra­sa­te (117), Hen­daia (50), Igo­rre (48), Errotxa­pea (50), Bakio (62), Gares (40), Urretxu-Zuma­rra­ga (60), Gros (100), Ama­ra (75), Bur­la­ta (100), Lego­rre­ta (37), Leioa (75), Irun (50), Zamu­dio (200)…

En Iurre­ta se hizo una mani­fes­ta­ción en la que par­ti­ci­pa­ron unos 300 veci­nos, en Tolo­sa fue­ron 150, en Ore­re­ta 250, en Ses­tao 400, en Zal­di­bia 500, en Andoain 150 y en la Par­te Vie­ja de Donos­tia 100. En muchos de estos luga­res se repe­ti­rán las con­vo­ca­to­rias mien­tras se man­ten­ga la incomunicación.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.