Zapa­te­ro y su cuen­to de la bue­na pipa por JM Alvarez

En una jor­na­da, orga­ni­za­da el lunes por la revis­ta The Eco­no­mist, el pre­si­den­te del Gobierno, José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro, garan­ti­zó que «la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca se había ini­cia­do» aña­dien­do que el rit­mo de la mis­ma va a ace­le­rar­se. Sin embar­go afir­mó que no sabe si crea­rá empleo, por­que tam­po­co sabe cómo será la pro­gre­sión de la recu­pe­ra­ción, a pesar de que segun­dos antes, había dicho que sería acelerada.

En fin. No somos exper­tos, pero si va a haber cre­ci­mien­to len­to o rápi­do, tam­bién debe­ría cre­cer el empleo aun­que sólo fue­ra un poqui­to, pues ambas situa­cio­nes están estre­cha­men­te liga­das. Con­clu­sión: una vez más el pre­si­den­te no sabe lo que dice, hable de eco­no­mía, de meteo­ro­lo­gía o del pre­cio de un café con leche. Lo suyo es diva­gar, dis­cur­sear, girar retó­ri­ca­men­te sobre sí mis­mo y vol­ver al pun­to de par­ti­da de mane­ra infi­ni­ta, exac­ta­men­te igual que su socio Mariano Rajoy, por eso los pusie­ron a los dos ahí arriba.

Un día antes de que Zapa­te­ro se envol­vie­ra en sus dis­la­tes, el perió­di­co El País, titu­la­ba “El cré­di­to que no lle­ga», e infor­ma­ba que “la fal­ta de prés­ta­mos asfi­xia a miles de empre­sas y retra­sa la sali­da de la rece­sión». ¿Por qué las enti­da­des finan­cie­ras espa­ño­las (las más “sanea­das” del mun­do, nos decían) se mues­tran tan cica­te­ras? Por­que han uti­li­za­do las ayu­das públi­cas reci­bi­das, para tapar los agu­je­ros que las tie­nen al bor­de de la quie­bra. Para col­mo, la gene­ro­si­dad esta­tal rega­lan­do, incon­di­cio­nal­men­te, el dine­ro de todos, aumen­ta­rá la deu­da públi­ca e impli­ca­rá, si nos que­da­mos de bra­zos cru­za­dos, gra­ves recor­tes en gas­tos socia­les y reba­jas de los sala­rios de los obreros.

Zapa­te­ro, nos vuel­ve a rela­tar, una vez más, el cuen­to de la bue­na pipa, un cuen­to inter­mi­na­ble, dis­pa­ra­ta­do, luná­ti­co, ideal para la oli­gar­quía. Mien­tras tan­to, muchos exper­tos con­si­de­ran que todo apun­ta a que lo peor está por llegar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.