[Video] 25 años del ase­si­na­to por las FOP de un obre­ro, en la toma poli­cial de Eus­kal­du­na

Pin­cha aqui para ver el video, en el cual se rela­ta el ase­si­na­to de Pablo

http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​5​f​o​E​9​R​q​X​r54

No aca­ba­ba de salir el país de la con­mo­ción pro­du­ci­da por el ase­si­na­to de San­ti Brouard, cuan­do se pro­du­cía un nue­vo hecho trá­gi­co. Nue­va­men­te los pode­res del Esta­do exten­dían la des­gra­cia por Bil­bo: un tra­ba­ja­dor de 53 años, Pablo Gon­zá­lez Larra­za­bal, vecino de Basur­tu, moría duran­te el asal­to de la Poli­cía espa­ño­la a las depen­den­cias del asti­lle­ro de Eus­kal­du­na. El ata­que poli­cial dejó, ade­más, el siguien­te balan­ce: dos heri­dos gra­ves más, uno de ellos de bala, y 200 tra­ba­ja­do­res con­tu­sio­na­dos. Como vie­ne sien­do habi­tual el Gobierno Civil ala­bó la “pro­fe­sio­na­li­dad y dis­ci­pli­na” de las FOP.

La vís­pe­ra la Eus­kal Herria penin­su­lar se había para­li­za­do por com­ple­to en denun­cia del ase­si­na­to del par­la­men­ta­rio San­ti Brouard. Qui­zá como cas­ti­go ante el mul­ti­tu­di­na­rio apo­yo a la huel­ga gene­ral, una de las com­pa­ñías espe­cia­les de reser­va de la Poli­cía espa­ño­la, traí­da expre­sa­men­te para repri­mir las pro­tes­tas por la muer­te del diri­gen­te aber­tza­le, car­gó con espe­cial vio­len­cia con­tra los tra­ba­ja­do­res de Eus­kal­du­na, en lucha en defen­sa del asti­lle­ro y de su pues­to de tra­ba­jo des­de hacía un mes.

Los poli­cías asal­ta­ron el asti­lle­ro arma­dos de pis­to­las, metra­lle­tas y sub­fu­si­les. Pablo Gon­zá­lez Larra­za­bal, obre­ro de 53 años que comen­zó a tra­ba­jar en Eus­kal­du­na con 16 años, sufría un infar­to cuan­do huía como el res­to de tra­ba­ja­do­res a refu­giar­se en los bar­cos del fue­go real de pis­to­las y sub­fu­si­les dis­pa­ra­do por la Poli­cía espa­ño­la.

Tal vez pudo evi­tar­se la muer­te de Gon­zá­lez. Sin embar­go, los ser­vi­cios médi­cos y sus com­pa­ñe­ros no pudie­ron eva­cuar­lo has­ta pasa­dos 20 minu­tos. La Poli­cía lo impi­dió dicien­do que si baja­ban “los iban a matar a todos”.

Así mis­mo, otros dos tra­ba­ja­do­res resul­ta­ron heri­dos de gra­ve­dad al ser alcan­za­dos, uno por una bala afec­tán­do­le a la vena ilía­ca, y otro por un bote de humo que le que­mó par­te del cuer­po. Otros más de 200 tra­ba­ja­do­res resul­ta­ron heri­dos y con­tu­sio­na­dos de diver­sa con­si­de­ra­ción.

Esta nue­va muer­te vio­len­ta en esca­sos 3 días, fue res­pon­di­da por los tra­ba­ja­do­res y la socie­dad con nume­ro­sas movi­li­za­cio­nes en las que los gri­tos “gober­na­dor ase­sino” y “Sol­cha­ga ase­sino”, fue­ron una cons­tan­te.

Par­ti­dos y sin­di­ca­tos, sal­vo el PSOE, AP (anti­guo PP) y la UGT que no con­de­na­ron esta muer­te vio­len­ta, exi­gie­ron la dimi­sión del gober­na­dor civil que no para­ba de repe­tir que la Poli­cía espa­ño­la había actua­do con “pro­fe­sio­na­li­dad y dis­ci­pli­na”.

Pablo Gon­zá­lez Larra­za­bal, vecino de Basur­tu y naci­do en 1931, deja­ba mujer y dos hijos. Pablo, al igual que los otros dos trab­ja­do­res heri­dos gra­ves, Vicen­te Carril y Jesus Fer­nán­dez, nun­ca han sido con­si­de­ra­dos como víc­ti­mas del terror y de la vio­len­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *