Diá­lo­go auto­má­ti­co

Jon Odrio­zo­la Perio­dis­ta

Ares­ru­bal­ca­ba: bee, guau, miao, bzzz. Biz­kar­let­ti: ron­ro­nea a su füh­rer­prin­zip, quie­re mimos y saber cuál es la siguien­te pata­da a seguir para «nor­ma­li­zar» el país, demo­crá­ti­ca­men­te, eso sí

Bares­si: hola, bue­nas, venía a dia­lo­gar. Ares­kal­ten­brün­ner: ñam, glup, gulp, crunch. Bares­si: entiendo,está usted comien­do, ven­dré más tar­de. Ares­bec­ken­bauer: zzz, grronzzz, ron, funn. Bares­si: y aho­ra se me ha dor­mi­do; espe­ra­ré, soy pacien­te. Ares­bor­mann: buaaa, ñif, snif. Baret­ta (que, hacien­do fili­gra­na, tro­có de nom­bre): aho­ra le da por llo­rar a este Boab­dil, supon­go que por­que cree que nadie le entien­de en estas tie­rras vas­cas. Are­seich­mann: uoooaaay. Baret­ta: des­pués de poner­se jere­mía­co, se pone a bos­te­zar, des­con­cer­tan­te este vikin­go. Areshimm­ler: glgl, naaagh. Baret­ta: ufa, ¿pues no se me está aho­gan­do tal que mis­ma­men­te aquí el gau­lei­ter? Encen­de­ré un cel­tas mien­tras se le pasa. Ares­rom­mel: coff, aatch, atchís. Baret­ta: Ottia, si sabe toser y estor­nu­dar en eus­ke­ra. Apa­ga­ré el piti­llo, que yo he veni­do a hablar en latín vul­gar diz­que en cris­tiano.

Areshitler: brrr, grr, brrggl, grfjtx, urgfff. Baret­ta: admi­ra­ble jeri­gon­za. Se ha enfa­da­do el jefe de las SS. Ares­göe­ring: clang, clong, cata­croc, pata­plaff, plof. Baret­ta: ¡Hala,qué ostión se ha dado el gui­ri! Menos mal que he traí­do una vacu­na anti­rrá­bi­ca para estos casos. Ares­goeb­bels: rata­ta­tá, taka­ta­ka­ta­ka, pam, zwing, ziip, paing, bang. Baret­ta: ¡jodó, aho­ra le da la vena de sul­fa­tar­me. Este fulano o está zum­bao o no tie­ne sen­ti­do del humor o no se lo hace mirar. Ares­geh­len: bocamm, bom, bonmm, boum. Baret­ta: esos últi­mos gru­ñi­dos son o bien que ha explo­ta­do o bien que se ha ido de bare­ta, dis­cul­pen el chis­te fácil con mi alias, no vol­ve­rá a ocu­rrir, lo juro y/​o lo pro­me­to, como hacen los minis­tros espa­ño­les.

Ares­bar­bie (no la muñe­ca, sino Klaus Bar­bie): hop, toing, boling, chof, poing. Biz­kar­let­ti (Bares­si y Baret­ta vol­vió a cam­biar­se el nom­bre pen­san­do, aca­so, que era uno y trino como la san­tí­si­ma tri­ni­dad, el Pan­tó­cra­tor y el acei­te Tres en Uno para las bie­las): ¡igual va a ser que has­ta me voy de esta moque­ta, oyes! ¿Pues no se pone a dar sal­ti­tos y brin­qui­tos, esta­rá sonao?

Are­sa­de­nauer: broom, roamm, wroooaaarrr. Biz­kar­let­ti: eso es o un regüel­do o bor­bo­rig­mo gro­se­ro e impro­pio de su car­go o que alu­ci­na pen­san­do que está arran­can­do una moto. Yo me las piro. Ares­gon­zá­lez: ring, tilín, riiing, ding-dong. Biz­kar­let­ti: y eso es que está sonan­do el telé­fono, esta vez lo puse fácil para el lec­tor enemi­go (que es más tor­pe). Ares­ru­bal­ca­ba: bee, guau, miao, bzzz. Biz­kar­let­ti: ron­ro­nea a su füh­rer­prin­zip, quie­re mimos y saber cuál es la siguien­te pata­da a seguir para «nor­ma­li­zar» el país, demo­crá­ti­ca­men­te, eso sí. Al menos metió una inter­vo­cá­li­ca fri­ca­ti­va y alveo­lar, es meri­to­rio. Ares­ló­pez: ñieccc, braaauum, skveeeek. Biz­kar­let­ti: tran­ki, tron­ko, no te pases, alba­ñil, ¿eso qué es: una fre­na­da o una ace­le­ra­ción, ein? Ares­ka­raox­tium: ¡Meca­goen­tupu­tama­drehi­jo­de­la­granpu­ta! Bares­si (reco­bró el nom­bre pri­me­ro): ¡Jo, qué carác­ter, pero por fin nos enten­de­mos! Aho­ra se te entien­de todo ese papia­men­to que se mar­có vos. Sobre todo esas inter­jec­cio­nes, ono­ma­to­pe­yas y soni­dos inar­ti­cu­la­dos pero recios, viri­les y gutu­ra­les. Un libro abier­to. Ya esta­re­mos. Cuí­de­se, mís­ter.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *